Sentencia nº 00769 de Sala 3ª de la Corte Suprema de Justicia, de 6 de Diciembre de 1996

PonenteAlfonso Chaves Ramírez
Fecha de Resolución 6 de Diciembre de 1996
EmisorSala Tercera de la Corte Suprema de Justicia
Número de Referencia96-000703-0006-PE
TipoSentencia de fondo
Clase de AsuntoRecurso de casación

Resolución 769-F-96.D.. MCP

VOTO N 769-F-96

SALA TERCERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

S.J., a las diez horas treinta minutos del seis de diciembre de mil novecientos noventa y seis.-

Recurso de casación interpuesto en la presente causa seguida contra C.A.C.P., conocido como: "PORRAS PEÑA", mayor, casado, cerrajero, vecino de San José, hijo de E.C.M. y de M.P.G., cédula de identidad número 0-000-000; por los delitos de ESTAFA, TENTATIVA DE ESTAFA y USO DE DOCUMENTO FALSO EN CONCURSO IDEAL, en perjuicio de LA

ASOCIACION DE EMPLEADOS SOLIDARISTAS DE LA REPUBLIC TOBACCO COMPANY, LOCAL COMERCIAL 1001 y TIENDAS MARNEL. Intervienen en la decisión del recurso los Magistrados D.G.A., P.; J.A.R.Q., M.A.H.V., A.C.R. y R.C.M.. También intervienen los licenciados E.F.M., como defensora pública del imputado y G.S.P., en representación del Ministerio Público.-

RESULTANDO:

  1. - Que mediante sentencia N° 34-C-96 dictada a las dieciséis horas treinta y cinco minutos del veinticinco de junio de mil novecientos noventa y seis, el Tribunal Superior Segundo Penal, Sección Tercera de San José, resolvió: "POR TANTO: De conformidad con lo expuesto, normas legales citadas, artículos 39 y 40 de la constitución Política; 1, 392, 395, 396, 399, y 544 del Código de Procedimientos Penales; 1, 21, 22, 24, 30, 45, 71 a 74, 76, 216 inciso 1), 361 y 363 del Código Penal, se DECLARA a C.A.C.P.C.C.P. PEÑA autor responsable de un delito de ESTAFA Y USO DE DOCUMENTO FALSO EN CONCURSO IDEAL y un delito de TENTATIVA DE ESTAFA Y USO DE DOCUMENTO FALSO EN CONCURSO IDEAL en perjuicio de LA ASOCIACION DE EMPLEADOS SOLIDARISTAS DE LA REPUBLIC TABACO COMPANY; un delito de ESTAFA Y USO DE DOCUMENTO FALSO EN CONCURSO IDEAL en perjuicio de LOCAL COMERCIAL 1003; un delito de TENTATIVA DE ESTAFA Y USO DE DOCUMENTO FALSO EN CONCURSO IDEAL en perjuicio de LOCAL COMERCIAL 1001 y un delito de ESTAFA Y USO DE DOCUMENTO FALSO EN CONCURSO IDEAL en perjuicio de TIENDAS MARNEL. Existiendo dos grupos de DELITO CONTINUADO, el cometido en perjuicio de la Asociación Solidarista de Empleados de la Republic Tobacco Co. y el cometido en perjuicio de los otros ofendidos, se le impone el tanto de TRES AÑOS DE PRISION conforme a las reglas del delito continuado y del concurso material, condena que deberá descontar previo abono de la preventiva sufrida, en el lugar y forma que determinen los respectivos Reglamentos Penitenciarios. Son los gastos del proceso a cargo del Estado. Firme el fallo inscríbase en el Registro Judicial. C. al Juzgado de Ejecución de la Pena y al Instituto Nacional de Criminología para lo de sus cargos. Interpuesta Acción de Inconstitucionalidad en contra del artículo 60 del Código Penal, publicado en el boletín Judicial N 114 del 17 de junio del año en curso, se omite pronunciamiento en cuanto a los beneficios que ahí se establecen, hasta tanto la misma sea resuelta. D. en inmediata libertad al imputado si otra causa penal no lo impide. Hágase saber. LICDA. E.T.V.. LIC. C.A.R.. DR. J.L.R.. JUECES SUPERIORES LUZ MARINA ARIAS BADILLA PROSECRETARIA" (Sic).-

  2. - Que contra el anterior pronunciamiento la licenciada D.G.S., interpuso recurso de casación. Acusa violación de los artículos 76, 77 y 363 del Código Penal.- Solicita se case la sentencia y se ordene el reenvío para una nueva sustanciación.-

  3. - Que verificada la deliberación respectiva, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 481 del Código de Procedimientos Penales, la Sala entró a conocer del recurso.-

  4. - Que en los procedimientos se han observado las prescripciones legales pertinentes.-

INFORMA EL MAGISTRADO C.R.; y,

CONSIDERANDO:

  1. Recurso por la forma. Como primer agravio del recurso por vicios in iudicando interpuesto por la Licda. D.G.S., se acusa la inobservancia de los artículos 76, 77 y 363 del Código Penal, porque en realidad hay un delito continuado en lo referente a los ilícitos de Estafa y un concurso real en lo relativo a los delitos de Uso de Documento Falso, de manera que la pena no debió fijarse en tres años de prisión. Por ello solicita que se case la sentencia para que se le impongan al imputado: a) dos años de prisión por el delito continuado de Estafa aumentando dicha pena en un año de prisión, para un total de tres años, de acuerdo con lo previsto en los artículos 216 inciso. 1 y 77 del Código Penal; y b) dos años de prisión por cada Uso de Documento Falso, para un total de seis años de prisión, en aplicación del triple de la mayor que estipula el artículo 76. Todo esto lo pide la recurrente para lograr un total de nueve años de prisión, por el delito continuado de Estafa y 7 delitos de Uso de Documento Falso, en concurso real, de acuerdo con lo previsto en el artículo 22. Considera esta S. que efectivamente hay un error en la fijación de la pena, por las siguientes razones.-

  2. Al revisar la sentencia se puede corroborar que el Tribunal de mérito estimó que el imputado es responsable de los siguientes hechos, que realizó con pleno conocimiento y voluntad:

    1) Estafa en Concurso Ideal con Uso de Documento Falso, en perjuicio de la Asociación de Empleados Solidaristas de la Republic Tobacco Company. Esto así por haberse presentado a una agencia bancaria a cambiar un cheque por 192.000 colones de la cuenta de la ofendida girado a su favor, a sabiendas de que ese título era falso, habiéndose apoderado de esa suma de dinero.

    2) Tentativa de Estafa en Concurso Ideal con Uso de Documento Falso, en perjuicio de la Asociación de Empleados Solidaristas de la Republic Tobacco Company. Por presentarse a otra agencia bancaria para cobrar otro cheque falso de la ofendida y por la misma suma, lo que no logró hacer porque el cajero hizo consulta del cheque, lo que aprovechó el encartado para huir del lugar.

    3) Tentativa de Estafa en Concurso Ideal con Uso de Documento Falso, en perjuicio de Tiendas del Río (perteneciente a la cadena de tiendas 1003). Por haberse presentado a dicho establecimiento para comprar una jacket de cuero valorada en 28.940 colones, que intentó pagar con un cheque de la cuenta cerrada de J.E.M.C., el cual confeccionó en su totalidad de su puño y letra. Antes de recibir la mercadería, la dependiente logró percatarse de la anomalía del título valor y el encartado, al ser descubierto, se fue corriendo del lugar, dejando el cheque.

    4) Estafa en Concurso Ideal con Uso de Documento Falso, cometido en perjuicio del establecimiento denominado Comercial Mil Tres, por haber adquirido en ella bienes por la suma de 28.000 colones que pagó con un cheque de la cuenta de M.C. y que no se pudo hacer efectivo por ser falso y encontrarse la cuenta cerrada.

    5) Una Tentativa de Estafa en Concurso Ideal con Tres Usos de Documento Falso, en perjuicio de la Tienda Marnel, por haber intentado adquirir bienes por la suma de 16.000 colones que pretendió cancelar con dos cheques falsos de la cuenta cerrada de M.C. y presentando una cédula de identidad falsa a nombre de dicho señor pero con la fotografía del encartado, siendo detenido al detectarse que los documentos eran falsos. A la hora de establecer la sanción penal correspondiente a estos delitos, razonó el Tribunal de mérito que existen:

    ...dos grupos de DELITO CONTINUADO, el cometido en perjuicio de la Asociación Solidarista de Empleados de la Republic Tobacco Co. y el cometido en perjuicio de los otros ofendidos, toda vez que se afectaron bienes de la misma naturaleza en una unidad de acción por parte del mismo acusado, en razón de lo cual, se le impone el tanto de TRES AÑOS DE

    PRISION conforme a las reglas del delito continuado y del concurso material, condena que deberá descontar previo abono de la preventiva sufrida, en el lugar y forma que determinen los respectivos Reglamentos Penitenciarios» (cfr. folio 321, líneas 1 a 10). De lo anterior deduce esta Sala que el Tribunal de mérito dividió los cinco concursos ideales en dos delitos continuados, estableciendo un concurso material entre estos dos últimos, operación cuyo resultado arrojó tres años de prisión como pena imponible, sin que resulte posible determinar -ya que no se indica en la sentencia- cómo fijó la pena correspondiente a cada uno de los concursos ideales, cómo determinó la relacionada con cada uno de los dos delitos continuados y cómo dispuso la relativa al concurso material entre los dos delitos continuados.-

  3. A efecto de revisar la fijación de la pena resulta oportuno hacer las siguientes consideraciones: A) Sobre la penalidad del concurso ideal. Según el artículo 75, para el concurso ideal, el juez aplicará la pena correspondiente al delito más grave y aún podrá aumentarla. Hay concurso ideal cuando con una sola acción u omisión se violan diversas disposiciones legales que no se excluyen entre sí (artículo 21), como sucede en este caso, en cada una de las oportunidades en que el imputado usó un documento falso para estafar. El delito más grave es el de Uso de Falso Documento, para el que se dispone una pena de uno a seis años de prisión (artículo 363). De ahí que para los hechos enumerados del 1) al 5) en el considerando anterior, los concursos ideales deben sancionarse cada uno con una pena de uno a seis años de prisión, por lo menos, ya que la ley faculta al juez para aumentarla. B) Sobre la penalidad del delito continuado. El artículo 77 del Código Penal dispone que: Cuando los delitos en concurso fueren de la misma especie y afecten bienes jurídicos patrimoniales, siempre que el agente persiga una misma finalidad, se aplicará la pena prevista para el más grave, aumentándola hasta en otro tanto». Como se puede apreciar esta figura supone una pluralidad de acciones temporalmente discontinuas pero dependientes entre sí (en tanto persiguen una misma finalidad), pero que impide en la práctica la aplicación de las consecuencias previstas para el concurso real o material (ya sea heterogéneo u homogéneo), sin perjuicio de que una pluralidad de delitos continuados concursen materialmente. ¿Cuál es el criterio que permite diferenciar entre un delito continuado y un concurso material de delitos? Considera esta Sala que debe consistir en que la finalidad que persigue el autor, en relación a los bienes jurídicos que está afectando con sus acciones, sea incompatible con la naturaleza del concurso material. De otra manera, se llegaría al absurdo de que el autor habitual de robos, por ejemplo, tendría la oportunidad de unir con su "finalidad" (la decidida habitualidad en el robo) hechos sin ninguna otra relación entre sí, a los que corresponde la pena del concurso real o material de delitos y no la de un solo delito continuado: sería absurdo porque se favorecería injustamente a quien mayor desprecio manifiesta de hecho hacia los bienes jurídicos patrimoniales, dada su habitualidad o reincidencia, siendo que la figura del delito continuado es una excepción sui géneris a las reglas del concurso material, tanto así que la ley dispone que solo es aplicable si se afectan bienes jurídicos patrimoniales. De ahí que la doctrina señale que la aplicación del delito continuado está sujeta a criterios subjetivos y objetivos. En este sentido señala C.C. que:

    Inicialmente se parte de un criterio subjetivo: la unidad de designios del autor (el cajero del banco que, decidido a reunir una determinada cantidad de dinero, lo procura sustrayendo sumas menores de la caja en distintas oportunidades). Pero, si nos conformásemos con ese criterio para determinar la dependencia, otorgaríamos al autor la injusta oportunidad de unir con su designio los hechos más dispares, merecedores de la pena del concurso, y no de la de un solo delito, por lo cual tenemos que completarlo con criterios objetivos; precisamente, en torno -como resultado- del requisito de homogeneidad desde el punto de vista de la acción, se habla de la vinculación de los distintos hechos a una misma "empresa delictiva", lo cual no depende exclusivamente del designio del autor, sino también de circunstancias objetivas que condicionan la adecuación de los distintos hechos dentro de aquel concepto, como es la unidad de bien jurídico atacado, para lo cual no bastará la analogía de los bienes afectados por los distintos hechos, sino la identidad del titular (no puede haber continuación entre el hurto perpetrado hoy contra J. y el perpetrado mañana contra P., por más que su autor los haya unido con su designio común) y, por lo menos, que los objetos materiales de los distintos hechos pueden considerarse componentes de una "universalidad natural" (el hurto por el empleado de la máquina de la oficina no se puede continuar con el hurto de la cartera que un compañero de trabajo ha dejado en su escritorio). Pero ambos criterios de dependencia tienen que presentarse reunidos para que se pueda hablar de continuación (la circunstancia de que el autor haya actuado con el designio de equipar un taller, no hace dependientes el hurto de llaves a J., de una fresadora a P. y de una morza a E., aunque todos esos objetos vayan a parar a la "universalidad del taller"; la circunstancia de que el autor haya actuado con el designio de formar un plantel de cincuenta vacas de cría no hace dependientes los hurtos de diez cabezas a S., veinte a T. y veinte a F.. Pero todos esos hurtos pueden ser dependientes entre sí, pasando a integrar un delito continuado, si el autor forma el taller apoderándose de varias herramientas, en distintas oportunidades, en la fábrica donde trabaja, o en el plantel de cría lo forma con hacienda que va sacando poco a poco de un mismo sujeto pasivo)» [Derecho Penal Parte General, Editorial Astrea, Buenos Aires, 1988, págs. 241 a 242].

    A lo anterior debe agregarse que, objetivamente, la penalidad del delito continuado solamente resulta aplicable cuando los delitos en concurso sean de la misma especie y afecten bienes jurídicos patrimoniales, razón por la cual se afirma que no puede haber continuación... en los delitos que afecten bienes jurídicos distintos de los patrimoniales, aunque el agente persiga, en todos los delitos, una misma finalidad» (CASTILLO, F.: El concurso de Delitos en el Derecho Penal Costarricense, S.J., L.L.S.A., 1981, pág. 91), así como que la persecución "de una misma finalidad" debe distinguirse de la mera resolución de cometer una cadena de hechos homogéneos, pues tal resolución no basta para fundamentar el elemento subjetivo del delito continuado, si falta en ellos un mismo "para qué" y un total programa, del cual los actos sean la ejecución» (Ibídem, pág. 104). Lo anterior resulta claro si se considera que el delito continuado debe ser necesariamente doloso, ya que el autor debe tener conocimiento y voluntad de realizar una pluralidad de delitos de la misma especie, que afecten bienes jurídicos patrimoniales y que persigan una misma finalidad, de tal manera que los actos individuales se expliquen sólo como una realización sucesiva del todo querido unitariamente» (BACIGALUPO, E.: Principios de Derecho Penal, 2ª edición, Ediciones Akal, Madrid, 1990, págs. 282 a 283). Hechas estas consideraciones generales, se puede afirmar que en la especie no resulta aplicable la figura del delito continuado. En primer lugar, porque cada una de las cinco Estafas consumadas o tentadas concursa idealmente con un delito de Uso de Documento Falso, que no tutela bienes jurídicos patrimoniales. En segundo lugar, porque en este caso la diversidad de sujetos ofendidos (a saber, una asociación solidarista, tres negocios mercantiles, un banco y la Fe Pública) no es compatible con una vinculación objetiva de los hechos a una misma finalidad o designio. En tercer lugar, porque no se acreditó la existencia -mucho menos el contenido concreto- de una misma finalidad perseguida por el imputado, condición necesaria para esta figura. N. que los dos delitos continuados se fundaron simplemente en "que se afectaron bienes de la misma naturaleza en una unidad de acción por parte del mismo acusado" (cfr. folio 321, líneas 1 a 6), resultando evidente que en el presente caso ni siquiera hay unidad de acción entre las cinco Estafas consumadas o tentadas, siendo que el delito continuado supone necesariamente un mínimo de dos acciones para poderse aplicar.-

    1. Sobre la penalidad del concurso real o material. Señala el artículo 22 del Código Penal que Hay concurso material cuando un mismo agente comete separada o conjuntamente varios delitos». Para este concurso, que puede ser homogéneo o heterogéneo, ...se aplicarán las penas correspondientes a todos los delitos cometidos, no pudiendo exceder del triple de la mayor y en ningún caso de cincuenta años de prisión. El juez podrá aplicar la pena que corresponda a cada hecho punible, siempre que esto fuere más favorable al reo» (artículo 76). Como se dijo anteriormente, en el presente caso se acreditó la existencia de cinco Estafas consumadas o tentadas, cada una de ellas en concurso ideal con el delito de Uso de Documento Falso, de lo cual se concluye -una vez excluida la aplicación de la penalidad del delito continuado- que hay un concurso material entre los cinco concursos ideales indicados. También se señaló que para cada uno de los cinco concursos ideales la pena aplicable sería, por lo menos, de uno a seis años de prisión. Tomando en cuenta que el imputado es una persona joven, de escasos recursos económicos, de baja escolaridad, que carece de juzgamientos anteriores y que algunos de los hechos que se le atribuyen quedaron en estado de tentativa, esta S. considera que a los hechos enumerados en al Considerando II de esta resolución como 2), 3) y 4) debe aplicarse el extremo menor de la pena imponible, es decir, un año de prisión. Al hecho enumerado como 1) corresponde aplicar dos años de prisión, porque en ese caso el imputado, haciendo uso de un documento falso, indujo en error a la agencia bancaria para apoderarse efectivamente de una suma considerable de dinero propiedad de la asociación referida. También debe imponerse dos años de prisión en el hecho 5) pues, a pesar de que la Estafa no se consumó, durante su ejecución sí se consumaron tres delitos de Uso de Documento Falso, de los cuales cabe destacar el uso de una falsa cédula de identidad. En estos dos últimos casos (1 y 5), para fundamentar la imposición de una pena por encima del extremo menor, debe agregarse la consideración que se ha hecho del injusto desprecio evidenciado por las conductas del imputado hacia los bienes jurídicos tutelados en cada caso, particularmente el modo en que indujo a error sobre su identidad, haciendo uso de una cédula falsa o aprovechándose de la circunstancia que se comenta en el Considerando IV de esta resolución. La suma de estas penas da como resultado siete años de prisión, pero en función de las reglas del concurso material, la pena total que deberá descontar el encartado es de SEIS AÑOS DE

    PRISION (ya que no puede exceder el triple de la mayor), lo cual se declara en esta sentencia, casando el fallo impugnado para resolver el caso de conformidad con la ley sustantiva aplicable, en los términos que se han indicado.-

  4. En otro orden de ideas, se acreditó que el imputado C.A.C.P., conocido como P.P., fue inscrito en el Registro Civil como hijo de E.C.M. y M.P.G., nacido el día 2 de diciembre de 1967, en razón de lo cual se le asignó la cédula de identidad número 0-000-000, e igualmente como hijo de C.A.P.A. y M.P.G., nacido el día 3 de diciembre de 1966, en virtud de lo cual se le asignó la cédula 1-874-378, circunstancia de la que se prevaleció para solicitar en épocas distintas ambas cédulas de identidad, las cuales le fueron extendidas. Por ello esta Sala considera necesario ordenar al Registro Civil tomar nota de esta situación para que proceda como corresponda.-

    POR TANTO:

    Se declara con lugar el recurso por el fondo, y se casa la sentencia únicamente para declarar a C.A.C.P., conocido como P.P., autor de los siguientes delitos: dos Estafas y tres Tentativas de Estafa, cada uno de estos delitos independientes en concurso ideal con Uso de Documento Falso, cometidos en perjuicio de la Asociación de Empleados Solidaristas de la Republic Tobacco Co., Tiendas del Río, Comercial Mil Tres, Tienda Marnel y la Fe Pública, imponiéndole por ello la pena de SEIS AÑOS DE

    PRISION. El resto de la sentencia se mantiene incólume. C. lo resuelto al Registro Civil para que proceda como corresponda.-

    Daniel González A.

    Jesús A. Ramírez Q. Mario A. Houed V.

    Alfonso Chaves R. Rodrigo Castro M.

    dig.imp.fvv/.-

    Exp. N° 703-4-96

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR