Sentencia nº 01157 de Sala 1ª de la Corte Suprema de Justicia, de 13 de Septiembre de 2012

Fecha de Resolución13 de Septiembre de 2012
EmisorSala Primera de la Corte Suprema de Justicia
Número de Referencia04-000100-0004-FA
TipoSentencia de fondo
Clase de AsuntoSolicitud para obtener el exeqúatur de una sentencia de divorcio

040001000004FA

NUE: 04-000100-0004-FA

RES: Nº 001157-E-12

SALA PRIMERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA.-

S.J., a las diez horas cuarenta minutos del trece de setiembre del año dos mil doce.

Solicitud para obtener el exequátur de una sentencia de divorcio, establecidas por G., […], contra L., […]. Intervienen, además, los licenciados K.M.D. y L.M.A.Q., […], en calidad de apoderados especiales judiciales del actor y accionada, respectivamente. […].

RESULTANDO

  1. En escrito presentado el 28 de junio del año 2004, el Lic. K.M.D., en su calidad de apoderado especial judicial del actor G., solicita el exequátur de la sentencia de divorcio cuya certificación acompaña, dictada el 3 de diciembre del 2002 por la Vigésima Segunda Corte Distrital Judicial para la Parroquia de St. Tammany, Estado de Louisiana, Estados Unidos de América, que declaró disuelto el matrimonio celebrado entre él y la señora L., el 2 de junio de 1988, e inscrito en el Registro de Matrimonios de la Provincia de […].

  2. -

    Conforme lo ordena el artículo 707 del Código Procesal Civil, esta S. dio curso a la gestión y confirió audiencia a la demandada L., en auto de las 10 horas 25 minutos del 5 de julio del 2004, y su apoderada especial judicial, L.. L.M.A.Q., la contestó, oponiéndose al otorgamiento del exequátur por aducir, en lo pertinente, que el fallo a homologar es omiso al declarar el divorcio, sea, sin emitir pronunciamiento sobre el derecho a solicitar una pensión alimentaria para su representada y a cargo de su marido, y respecto a distribución de bienes gananciales y, por estimar, que si bien la separación de los cónyuges por más de tres años es causal de divorcio, lo cierto es que tal se ha de invocar ante los tribunales nacionales. Aduce, además que el documento que contiene la sentencia por homologar no cumple con los requisitos de autenticación para ser válida.

  3. En los procedimientos se han observado las prescripciones de ley; y,

    CONSIDERANDO

    I.-

    La documentación presentada está debidamente legalizada y autenticada, y con ella resultan demostrados los siguientes hechos: 1) Que los señores G. y L., contrajeron matrimonio en Alajuela, el 2 de junio de 1988, el cual se inscribió en el Registro Civil en la Sección de Matrimonios de la Provincia de […] (certificación del Registro Civil de folio 1). 2) Que la señora L., acudió ante la Vigésima Segunda Corte Distrital Judicial para la Parroquia de St. Tammany, Estado de Louisiana, Estados Unidos de América, con el propósito de instaurar demanda de divorcio contra su cónyuge G., a lo cual accedió la citada Corte el 3 de diciembre del 2002, con fundamento en el artículo 102 del Código Civil de Louisiana, y luego de considerar los alegatos presentados y escuchado el testimonio ofrecido (ejecutoria y su traducción de folios 2 y 3).

    II.-

    Se tiene por no demostrado: Único) La solicitud de la aquí demandada ante el Tribunal extranjero, para que le conceda el derecho a constituirse acreedora del disfrute de una pensión alimentaria a cargo de su exmarido por ser cónyuge inocente, y a la distribución de bienes gananciales habidos en el matrimonio (misma prueba anterior y los autos).

    III

    Conviene advertir, a los efectos de emitir el fallo respectivo, que esta S., en los procedimientos de exequátur, no tiene competencia para reabrir la discusión y volver a lo decidido por parte del Tribunal extranjero. Sus funciones se circunscriben al estudio y verificación de los requisitos establecidos en el artículo 705 del Código Procesal Civil, sea, lo que atañe a la autenticidad del documento aportado como ejecutoria; su carácter de tal en el país de origen; la intervención o rebeldía de la demandada y que hubiere sido notificada legalmente de la sentencia, auto con carácter de sentencia o laudo; si la pretensión invocada es competencia exclusiva de los tribunales costarricenses; de la inexistencia en Costa Rica de un proceso en trámite, o una sentencia ejecutoriada por un Tribunal nacional, capaz de producir cosa juzgada; y, si la sentencia es contraria al orden público. También, debe examinarse lo concerniente a la personería, aunque de ello no haga alusión expresa el artículo 705.

    IV

    La apoderada de la señora L., L.. L.M.A.Q., en su oportunidad, se opuso al otorgamiento del exequátur, por cuanto aduce que, el documento que contiene la sentencia a homologar no cumple con los requisitos de autenticación y, porque tal pronunciamiento no puede surtir efectos en Costa Rica, por no resolver sobre los extremos que ordena la legislación patria en materia de divorcio, concretamente en lo que atañe a pensión alimentaria y distribución de bienes gananciales y, por estimar que, si bien la separación de los cónyuges por más de tres años es causal de divorcio, lo cierto es, que ello se ha de invocar ante tribunales costarricenses.

    V.-

    Respecto a la falta de autenticación del documento que contiene el fallo a homologar, se debe de aclarar a la oponente que, esa circunstancia se subsanó con la presentación el 30 de enero del año en curso, de la nueva ejecutoria que le fuera prevenida al promovente, la cual cumple a cabalidad con los requisitos de apostillado que en la actualidad se estila, al suscribir Costa Rica el Convenio de La Haya de La Apostilla.

    VI

    El artículo 57 del Código de Familia literalmente señala: “ARTICULO 57.- En la sentencia que declare el divorcio, el tribunal podrá conceder al cónyuge declarado inocente una pensión alimentaria a cargo del culpable. Igual facultad tendrá cuando el divorcio se base en una separación judicial donde existió cónyuge culpable.Esta pensión se regulará conforme a las disposiciones sobre alimentos y se revocará cuando el inocente contraiga nuevas nupcias o establezca unión de hecho.Si no existe cónyuge culpable, el tribunal podrá conceder una pensión alimentaria a uno de los cónyuges y a cargo del otro, según las circunstancias. No procederá la demanda de alimentos del excónyuge inocente que contraiga nuevas nupcias o conviva en unión de hecho. (Así reformado por el artículo 65 de la Ley de Pensiones Alimentarias Nº 7654 del 19 de diciembre de 1966).” (la negrita es suplida). Del contenido de este ordinal se colige que es facultativo del respectivo juzgador imponer o no una obligación alimentaria a cargo, en primer término, del cónyuge culpable y en favor del inocente y, de no existir cónyuge culpable, la misma puede concederse si las circunstancias lo ameritan. Es claro entonces, que la no fijación de una pensión en un pronunciamiento de divorcio como el presente, aún partiendo de que la ahí demandante es cónyuge inocente -lo cual no se estableció-, así cuanto la indisposición sobre distribución de bienes gananciales, no tiene el efecto de contrariar el orden público, razón suficiente para denegar la oposición. En todo caso, la demandada no demostró que existieran bienes gananciales por distribuir y, si los hubiera en el país, debió al momento de solicitar su divorcio, invocar lo pertinente en la Corte extranjera. Sin embargo, de existir bienes gananciales por distribuir, la homologación que se solicita, en nada perjudica los eventuales derechos de la oponente, desde que el fallo en ese aspecto, no entraña el efecto de la cosa juzgada y mucho menos si en tal sentido no se pronunció, de modo que, de haberlos, bien pueden los tribunales nacionales pronunciarse al respecto.

    VII.-

    De acuerdo con el inciso 8), del ordinal 48 del Código de Familia, la separación de hecho por un término superior a tres años es causal de divorcio y, lo es igualmente de separación judicial si se mantiene en forma consecutiva por un plazo de un año, la que decretada lleva al divorcio por vía indirecta cuando transcurran los plazos que señala el citado ordinal en su inciso 5), es decir, después de un año de la firmeza de la sentencia de separación judicial, y en tanto dentro de ese lapso se celebren comparecencias judiciales de reconciliación, o de dos años en el supuesto contrario. En la especie, se cumplen los requisitos que establece el artículo 705 del Código Procesal Civil, pues ya han pasado más de tres años desde que se celebró el matrimonio, lo cual aconteció el 2 de junio de 1988 y, porque el tribunal extranjero decretó el divorcio con fundamento en una separación de hecho por más de ciento ochenta días. Como se aprecia de la sentencia, entre las partes existía una separación de hecho, de manera que, al momento de decretarse el divorcio el 3 de diciembre del 2002, se conocía que, al menos esa separación pudo haberse iniciado ciento ochenta días atrás en que la demandante y aquí oponente registra su petición de disolución ante la Corte extranjera y, desde entonces, a la fecha, han transcurrido más de los tres años previstos en el inciso 8) del aludido ordinal 48 del Código de Familia, por lo que la separación de hecho acontecida, hace viable la homologación del divorcio, habida cuenta de que tal plazo ha sido superado sobradamente. Así, el fallo dictado no se opone a los principios de orden público que rigen en estos casos.

    VIII.-

    Por las razones expuestas, y al cumplirse con los requisitos que establece el artículo 705 del Código Procesal Civil, el exequátur debe otorgarse con arreglo al artículo 707 del mismo Código y 48 inciso 8), del Código de Familia.

    PORTANTO

    Se desestima la oposición de la demandada y, se concede el exequátur solicitado a la sentencia de divorcio dictada el 3 de diciembre del 2002, por la Vigésima Segunda Corte Distrital Judicial para la Parroquia de St. Tammany, Estado de Louisiana, Estados Unidos de América. En consecuencia, procédase a la ejecución, por lo que se ordena expedir ejecutoria de la presente resolución aprobatoria, con inserción de la homologada, una vez que alcance firmeza, a fin de que la interesada gestione lo que corresponda ante el Registro Civil.

    AnabelleLeón Feoli

    Luis Guillermo Rivas LoáicigaRomán Solís Zelaya

    Oscar Eduardo González Camacho Carmenmaría Escoto Fernández

    Muñoz

    Exeq0467-04sen2

    Teléfonos: (506) 2295-3658 o 2295-3659, correo electrónico sala_primera@poder-judicial.go.cr

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR