Sentencia nº 00521 de Tribunal de Familia, de 26 de Julio de 1995

PonenteOlivier Quirós Pérez
Fecha de Resolución26 de Julio de 1995
EmisorTribunal de Familia
Número de Referencia95-000308-0012-FA
TipoSentencia de fondo
Clase de AsuntoProceso abreviado de impugnación de reconocimiento de hijo

IMPUGNACION DE RECONOCIMIENTO

J.G.R..

CONTRA: O.A.J..

No.521-95.

TRIBUNAL SUPERIOR DE FAMILIA Y TUTELAR DE MENORES.San J., a las quince horas del veintiséis de julio de milnovecientos noventa y cinco.

PROCESO DE IMPUGNACION DE RECONOCIMIENTO, establecido por J.G.R., mayor, soltera, operaria industrial, portadora de la cédula de identidad número 0-000-000, vecina de B.C.R., P., contra

O.A. , mayor, casado,, comerciante, portador de la cédula de identidad 0-000-000, vecino de Barrio El Carmen de Paso Ancho. Expediente tramitado ante el Juzgado Primero de Familia de San José. Conoce este Tribunal del presente proceso, en virtud del recurso de apelación interpuesto por la actora contra la resolución dictada a las nueve horas del siete de abril de mil novecientos noventa y cinco, en cuanto declara desierto el proceso.

R.J.Q.P., y;

CONSIDERANDO:

I.En el Libro Primero del Código Procesal Civil, denominado "Disposiciones Generales", en sus artículos 204 a 220, se regulan las formas anormales de finalizar el proceso, dentro de las cuales se incluye la deserción. Esta última, también denominada caducidad del proceso, procede cuando concurren dos elementos: uno objetivo y otro subjetivo; el primero es el interés del Estado en que los asuntos no pendan indefinidamente sin solución y el segundo el abandono tácito de la parte actora o del interviniente en la prosecusión. El artículo primero de ese Código establece, que todo proceso se inicia con la demanda, pero se desarrolla por impulso oficial y por actividad de las partes. Por otro lado, el artículo 215 ibídem permite que la deserción sea declarada de oficio. Para armonizar ambas normas, se debe partir de que la oficiosidad en el impulso a que se refiere el artículo primero, se dirige a que el Juez resuelva el asunto debatido mediante la sentencia, que es la forma normal para finalizar el proceso. De esta manera, la deserción de oficio sólo procede cuando sea el único trámite al que puede recurrir el Juez para evitar que, pese al abandono del proceso, éste continúe en ese estado. En otras palabras, en aquéllos casos donde es posible el impulso para obtener sentencia definitiva sobre el fondo, al J. no le es permitido declarar la deserción de oficio aún cuando haya abandono de la parte actora o del interviniente, pues en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR