Paté Centeno le ‘pega baile’ al destino

 
EXTRACTO GRATUITO

Ingresé despacio, titubeando, entre expectante y nervioso, por el portón que da a lo desconocido detrás de aquella de tapia de latas, algunas herrumbradas, otras llenas de grafitis.Ingresé, aunque no personalmente, en la narración de nuestro compañero José Pablo Alfaro, de vuelta en la redacción de La Nación después la inimaginable visita a Bajo Piuses, ahí donde un mocoso, de piel morena y talento innato, una vez soñó con jugar al fútbol como los grandes. Creció detrás de ese portón de latas, donde un callejón lleva otro, y ese otro a unos cuantos más. Después de cada portón aparecen las apretujadas casas. Después de las apretujadas casas es posible encontrar un portón más...Lo imagino mientras escucho el relato, entonces a punto de convertirse en reportaje, bajo el riesgo de que algún lector interprete en él un intento de desprestigiar al hoy técnico de Saprissa, sin sospechar el asombro y admiración en las palabras de nuestro redactor. Ajenas a colores de camiseta, tan solo fluyen sin mezquindad para quien surgió desde abajo, donde muchos se hunden.Paté Centeno "pegó baile" al destino. Ahí donde las dificultades económicas y sociales arrinconan cual feroz pressing, salió jugando con pelota dominada.Este domingo también lo intentará en la cancha, en una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA