El águila no caza moscas

Esta reciente novela de Eduardo Estevanovich es un imaginativo, desbordado y cuerdo delirio: culto, bello, poético, irreverente, iconoclasta, irónico.Escrito en un delicioso español, fluye sin detenerse un segundo a lo largo de 152 páginas.Es el diálogo de un presidente con su conciencia plebeya y con su hermano: su alter ego en el poder.El presidente toca todo lo humano y lo divino porque se siente por encima del resto de los mortales, lo que le sale muy caro pues su hermano lo engaña.El presidente ha sido internado en una pequeña habitación supuestamente para que descanse -constantemente lo inyectan-; en realidad para alejarlo del poder. Allí repasa su vida, trasladándose a los momentos más importantes. Entrañables su infancia, la relación con la maestra y con sus abuelos, y los relatos de reyes que el padre le cuenta. Reveladora su relación con Beatriz y Penélope y en general con las mujeres.La trama se va tejiendo a partir de citas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR