Antiguos edificios de isla San Lucas están en riesgo de desaparecer

 
EXTRACTO GRATUITO

Los viejos edificios construidos durante los 117 años que operó la cárcel de la isla San Lucas, en Puntarenas, corren el riesgo de desaparecer y de que sus espacios sean nuevamente reclamados por la naturaleza.La falta de mantenimiento de las estructuras es notable. Una de las edificaciones en peores condiciones es el dispensario médico que, poco a poco, ha perdido las tablas de madera que forman sus paredes.De no tomar acciones rápidas, este inmueble podría correr la suerte de otras construcciones icónicas de la isla, que ahora solo viven en libros, fotografías y recuerdos de quienes las conocieron.En igual estado de abandono están las casas que formaban el barrio Las Jachas, donde se encontraban los reclusos de confianza y en las cuales podían recibir la visita de sus familiares. Es poco lo que queda del lugar.O la comandancia, que funcionó como plantel administrativo de la cárcel desde su creación, en 1927, hasta que fue consumida por un incendio, la madrugada del sábado 25 de noviembre del 2017.Era un edificio de 300 metros cuadrados de construcción, de tres niveles; el primero de concreto armado con partes en bahareque francés, y los otros dos, de madera.Una nueva historiaLa necesidad de intervenir las estructuras fue reconocida por el Gobierno de la República este viernes, durante la presentación de un proyecto para reactivar el turismo a la isla y como una de las acciones a corto plazo que se efectuarían.Inicialmente se tiene prevista una inversión de ¢1.500 millones que serán aportados por el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop), el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplán) y el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).La idea es que San Lucas tenga para Costa Rica la misma relevancia que otros sitios turísticos con antecedentes parecidos, como Alcatraz, en la bahía de San Francisco, Estados Unidos, y Coiba, en el golfo de Chiriquí, Panamá.El presidio operó entre 1873 y 1991; sus edificaciones constituyen un patrimonio nacional. Por su parte, la isla goza de la categoría de Refugio de Vida Silvestre.Trabajos por realizarLa primera medida por tomar sería evitar que lo que existe "se llegue a desmoronar", indicó Diego Meléndez, director del Centro de Patrimonio."Pero de una forma muy respetuosa, para que el edificio no colapse, pero que no pierda todas sus características, eso es lo más importante"...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA