Competencia perfecta: La polarización amenaza la reforma del Estado

 
EXTRACTO GRATUITO

Dos amenazas se ciernen sobre los impostergables acuerdos que los costarricenses debe procurar alcanzar sobre el rol y la estructura del Estado: el fiscalismo extremo y la intransigencia ideológica.Para algunos, la reforma del Estado se vuelve un tema presupuestario, es decir, su énfasis debería estar en la reducción del gasto y en el cierre de programas e instituciones redundantes o irrelevantes.Para otros, la discusión está en el plano ideológico; para los defensores de lo público el marco institucional termina siendo un garante de justicia e igualdad de oportunidades sin el cual imperaría la más descarnada selección natural; mientras que para los de la acera de enfrente, la intervención estatal no es más que un aparato opresivo ominoso e innecesario que cercena los beneficios que espontáneamente surgirían de la iniciativa y la capacidad de los individuos. En los tiempos que corren, este debate está lejos de mantenerse en el plano de la razón utópica y, alimentado por la polarización de una sociedad esquizofrénica y paranoica, termina siendo un factor más de división y tribalización, que en nada contribuye con la lógica de transparencia, negociación y acuerdo que requiere la toma de decisiones en democracia."Una reforma estatal surgida en la arena de la polarización y el extremismo ideológicos de poco servirá. Al final del día, el esbozo institucional que surja de ella no reflejará el resultado de un acuerdo saludable...". Una reforma del Estado guiada por el fiscalismo extremo no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA