Contradicción entre leyes impide al AyA proveer agua

RESUMEN

'Hay una contradicción entre la ley de AyA y la Ley Forestal y eso nadie lo había identificado y se venía haciendo', asegura Yamileth Astorga, presidenta ejecutiva del AyA:

 
EXTRACTO GRATUITO

Dos normativas vigentes incluyen normas contradictorias que, en este momento, tienen paralizado al Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) para llevar agua a al menos seis localidades del país.

Por una parte, la Ley constitutiva del Instituto faculta a la entidad a crear áreas de protección hídrica y adquirir los terrenos que sean necesarios para desarrollar nuevos proyectos que provean de líquido a las comunidades.

En contraposición, la Ley Forestal le impide a la institución aprovechar esas fuentes y realizar obras en esas zonas que adquirió.

Además, esta última legislación -que entró a regir en 1995-, estipula que todos los bosques y terrenos forestales pertenecientes a entidades autónomas se convierten en patrimonio natural del Estado.

Según la misma normativa, en las propiedades bajo esa categoría solo pueden autorizarse labores de investigación, capacitación y ecoturismo.

De esta forma, se excluye el desarrollo de infraestructura y el aprovechamiento del agua que esté en tales regiones, aun cuando sea para cubrir las necesidades de la población.

De acuerdo con la presidenta del AyA, Yamileth Astorga, esta situación 'amarra' a la entidad, pues cuando se crea un área de protección automáticamente se convierte en patrimonio natural del Estado.

'Hay una contradicción entre la ley de AyA y la Ley Forestal y eso nadie lo había identificado y se venía haciendo.

'Lo que pasó es que nosotros veníamos con un proyecto en Coto Brus (zona sur del país) para tomar más agua de Las Tablas, que es un área de protección donde AyA toma agua pero, igual, ya el caudal no es suficiente; pedimos permiso y nos dice que no se puede (el Sistema Nacional de Áreas de Conservación ), y en Guanacaste, en otra zona (con similar condición), nos dicen que sí se puede', explicó la jerarca.

Complejo. Ante el choque entre estas dos leyes, el AyA planteó una consulta a la Procuraduría General de la República. En su respuesta, esa institución terminó por cerrar las posibilidades del AyA, al determinar que para solventar la confusión, se requiere una nueva normativa.

En un dictamen fechado el 8 de junio del 2016, ese ente estableció que 'el AyA no está legalmente autorizado para aprovechar el recurso hídrico dentro de las áreas silvestres protegidas de dominio público estatal para abastecimiento poblacional (...). A fin de realizar ese aprovechamiento, se requiere una ley expresa que amplíe las actividades permitidas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS