Contraloría atribuye a Conavi descontrol en seguimiento y vigilancia de proyectos de obra pública

 

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) intenta llevarle el pulso al desarrollo de obras públicas, pero sin lograr un verdadero control por falta de sistematización, trazabilidad y hasta comunicación entre las instancias involucradas.Esta es la principal conclusión de un informe de auditoría (el DFOE-IFR-IF-00009-2019 del 21 de agosto pasado) donde la Contraloría General de la República (CGR) detalla las falencias del Consejo, adscrito al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).Por ejemplo, los analistas de la CGR hallaron que el seguimiento y control de plazos, costos, avance físico y solidez financiera de varios proyectos estudiados carecen de una metodología estandarizada de control y seguimiento.Sus conclusiones resultan de la revisión del manejo de cinco obras. Estos proyectos fueron el mejoramiento de la ruta 606, tramo Guacimal-Santa Elena, en Monteverde, Puntarenas, el mejoramiento de la ruta 160 (tramo Cóbano-Los Mangos) también en Puntarenas, y el diseño y construcción de estructuras de drenaje mayor en la ruta 121 (San Rafael de Escazú-Ciudad Colón).También se examinó el diseño y construcción del puente sobre el río Pedregoso (ruta nacional 243) en San Isidro de Pérez Zeledón y el diseño, ampliación y rehabilitación de la ruta 32, tramo intersección ruta nacional 4 entre el cruce a Sarapiquí y Limón.Además, el supuesto control y seguimiento está impregnado de procedimientos aislados y desactualizados donde, por ejemplo, cada ingeniero durante la ejecución de obra es el único que define cómo se gestionará todo el proyecto.La CGR afirma que esta práctica limita la capacidad institucional del Conavi para una comunicación transparente hacia los diferentes involucrados sobre la situación real del proyecto "impidiendo así la toma de decisiones para la generación oportuna de acciones y control de los riesgos", precisa el documento.Otro...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba