Determinantes de la eleccion de una universidad para estudiantes de ultimo ano de educacion secundaria en Costa Rica.

Author:Zamora Araya, Jos
Pages:335(18)
 

ÍNDICE Resumen Abstract Antecedentes Educación Superior en Costa Rica Objetivo General Objetivos Específicos Las variables incluidas en el modelo Cuadro#1. Elección de universidad de acuerdo con la preferencia de estudiantes de secundaria Junio 2003 Cuadro#2. Comportamiento de las variables que usadas para la construcción de los diferentes índices de prestigio para cada universidad según la preferencia de estudiantes de secundaria Junio 2003 Cuadro#3. Variables independientes presentes en el modelo según estudiantes de secundaria Junio 2003 Métodos y datos POBLACIÓN DE ESTUDIO INFORMANTE UNIDAD PRIMARIA DE MUESTREO (UPM) UNIDAD DE ANÁLISIS MARCO MUESTRAL DISEÑO MUESTRAL Cuadro#4 UCR: muestra esperada en la encuesta de estudiantes de secundaria según tipo de colegio y número de alumnos. Septiembre 2003 Cuadro# 5 UCR: muestra realizada en la encuesta de estudiantes de secundaria según tipo de colegio y número de alumnos. Septiembre 2003 Método: Estimación del modelo multinomial de elección educativa Diagnósticos y programa MODELOS Cuadro# 6 Comparación de los modelos propuestos de acuerdo con el criterio de la deviancia Resultados Cuadro# 7 Resumen de la ecuación de regresión UNA vrs UCR con el modelo elegido Cuadro# 8 Resumen de la ecuación de regresión ITCR vrs UCR con el modelo elegido Cuadro# 9 Resumen de la ecuación de regresión Privada vrs UCR con el modelo elegido En conclusión Discusión Referencias ANTECEDENTES

La educación es un pilar muy importante en el desarrollo de un país y en la calidad de vida de sus habitantes y también es innegable que la educación es un medio de ascenso social. Por lo tanto la posibilidad que tenga un adolescente de ingresar a la educación terciaria marcará definitivamente no solo su futuro, sino el del país entero ya que un pueblo poco educado es un caldo de cultivo para la pobreza y la ignorancia de la cual se nutren la corrupción y la violencia.

De esta manera, es incuestionable la importancia que tiene la educación para un país y al vivir en tiempos donde el avance en la tecnología y las comunicaciones son el pan de cada día es imperativo, si queremos alcanzar el desarrollo, aumentar el porcentaje de habitantes con educación universitaria para poder afrontar los retos del nuevo milenio. Por ello es importante, no solo que los jóvenes tengan acceso a la educación superior sino que tengas buenas universidades que brinden carreras acode con los nuevos tiempos y de esta forma contar con un capital humano calificado y bien remunerado, para de una vez por todas dar el salto que se necesita para dejar de ser un país en vías de desarrollo.

Al respecto, Latiesa (1989) citando a Minger, Schultz y Becker establece que en la teoría del capital humano los individuos afrontan la educación como si de una inversión se tratara y critica que la teoría del capital humano no toma en cuenta que la elección de carrera está condicionada a la oferta de plazas en el mercado.

La demanda de educación superior se basa en que la elección que efectúa un joven al terminar la secundaria está determinada por las anticipaciones que hace sobre sus oportunidades de éxito académico, por las posibilidades de inserción profesional y sus gustos personales. Pero, esto está condicionado por las limitaciones contextuales de la oferta de plazas y las limitaciones escolares, sociales y condiciones objetivas.

En este mismo sentido, el estudio de Jiménez y Salas (1999) establece que más del 20% de los estudiantes que inician estudios en la facultad de ciencias económicas de la universidad de Granada España, declara que el principal motivo para demandar estudios superiores es la posibilidad de obtener mayores ingresos futuros derivados de la posición de un diploma universitario, siendo aquellos estudiantes provenientes de familias acomodadas los que tienen mayor posibilidad de optar por una carrera de ciclo largo.

Wright (2005) clasifica los modelos de toma de decisiones en tres tipos. Los primeros, denominados Modelos de racionalidad económica-instrumental, son los que la consideran como un proceso de obtención de evidencia y balance de costos y beneficios de un curso de acción posible, como lo hacen los teóricos del capital humano. El segundo grupo es el de los modelos estructuralistas, los cuales consideran las decisiones como el resultado de fuerzas exteriores, como identidad de género, antecedentes de clase, pertenencia étnica, influencia de otros individuos (padres, maestros), instituciones donde se estudió y condiciones económicas (como oportunidades laborales). Este segundo tipo de modelos enfatizan el papel de factores emocionales, preconcepciones y suposiciones (derivados de las fuerzas externas enunciadas antes), como elementos en la toma de decisiones. El tercer grupo es el de los modelos híbridos, los cuales son los más comunes en la investigación actual. En ellos se intenta articular el papel de las fuerzas externas con la identidad individual y con el sujeto como agente.

Latiesa (1989) encontró en su estudio que el 43% de los alumnos brillantes eligen Medicina y el resto está sobre representado en Derecho, Física y Matemáticas por su parte los menos aventajados académicamente eligen Derecho y están sobre representados en Geografía, Historia y Psicología.

Otros investigadores como, Canes y Rosen (1995) no encontraron ninguna influencia del género de los maestros en la selección del programa de educación superior. En México, Bartolucci (1994) encontró que la elección de carrera se derivaba del balance que el estudiante realizaba de su género, edad, origen social y desempeño escolar, entre otras variables, sin que alguna de éstas fuera preponderante sobre las demás. En cuanto a género el estudio de Gamboa y Marín (2009) encontró que el agrado por la carrera como elemento para seleccionarla, se relacionó con el género, el cual, aunque no presentó gran efecto principal, fue un factor importante cuando interactuó con la edad.

En este mismo sentido, investigaciones como las de Candela (2008) mostraron que tanto los estudiantes de secundaria, universitarios y profesionales en ejercicio presentan una visión estereotipada de las profesiones de Psicología e Ingeniería Industrial ya que la Psicología fue percibida como una carrera de rol tradicional femenino, y está ocupada por mayoría de mujeres y minoría de hombres que asumen el rol tradicional femenino. Lo mismo ocurre con la ingeniería industrial, donde hombres y mujeres asumen el rol tradicional masculino dominante en este tipo de trabajos. Así mismo, Gámez y Marrero (2003) encontraron que a la hora de la elección de la carrera para los hombres, parece que lo más importante es el poder, el logro y el prestigio y las mujeres, parecen más preocupadas por las relaciones personales sin dejar de lado sus metas de logro. En cuanto a las carreras el estudio determinó que los estudiantes de derecho son más sensibles al prestigio, al logro de una buena posición o a la importancia de influir en los otros y los biólogos se concentran más en el logro personal, autónomo, que es característico de una carrera de ciencias, y están mucho más preocupados por los problemas personales que por el poder y el prestigio.

En cuanto al prestigio de las universidades el estudio de Plotikn, M (2006) revela que los alumnos de la Universidad de Buenos Aires (Universidad Pública), poseedores de un menor capital social y cultural, dan menos importancia al prestigio dentro de los campos disciplinarios para la elección de universidades ya que ponderaron en mayor medida variables como "cercanía del hogar", y "horarios compatibles con el trabajo" en contraposición El "prestigio de la universidad" fue un factor de peso para la elección para los alumnos de universidades privadas nuevas sobre todo para los que prefieren la carrera de Economía.

Por su parte, Rodríguez (1984) encontró que en un estudio a 16100 estudiantes de Bogotá que los estudiantes de colegios académicos tienden a elegir estudios de prestigio social: medicina, ingeniería, ciencias de la educación, en su orden y cuando los estudiantes desean trabajar las ocupaciones preferidas son: docencia, empleados de contabilidad, secretariado, electricistas y técnicos en general. Dentro del grupo de los bachilleres vocacionales los alumnos de colegios técnicos son quienes tienden a elegir carreras más acordes con su formación académica. Además se halló que el área pedagógica tiene gran preferencia femenina así como el bachillerato de promoción social mientras que el bachillerato industrial es preferido por muchachos jóvenes que proceden de escuelas públicas cuyos padres tienen ocupaciones con nivel bajo.

Por su parte, Frisancho (2006) en un estudio de orientación vocacional en el área metropolitana de Lima encontró que la orientación vocacional en los colegios privados se realiza de manera más completa que en los colegios públicos. En la mayoría de los primeros, la orientación cubre tres de los cinco aspectos que debería contemplar, mientras que en la mayoría de los colegios públicos se cubre escasamente un solo aspecto.

En Costa Rica, de acuerdo con el primer informe sobre el estado de la educación la realidad no es muy distinta, no obstante, debemos empezar por contextualizarlo. Según el informe, el sistema educativo de educación terciaria de Costa Rica se divide en dos: el subsistema de educación para - universitaria que está compuesto por instituciones, públicas y privadas, reconocidas por el Consejo Superior de Educación, que es el ente encargado de autorizar su creación y aprobar sus carreras, así como de vigilar e inspeccionar su funcionamiento.

El objetivo principal de estas instituciones es ofrecer carreras cortas, de dos o tres años de duración. El subsistema de educación superior universitaria también está integrado por instituciones estatales y privadas teniendo estás últimas una gran proliferación durante la década de los 90's. Este incremento en el número de universidades viene acompañado de un mayor peso de los...

To continue reading

Request your trial