Dictamen n° 319 de 16 de Diciembre de 2011, de Instituto Mixto de Ayuda Social

EmisorInstituto Mixto de Ayuda Social

16 de diciembre de 2011

C-319-2011

MSc. Mayra Díaz Méndez

Gerente General

Instituto Mixto de Ayuda Social

Estimada señora:

Me refiero a su atento oficio N. GG-1970-11-2011 de 2 de noviembre último, por medio del cual consulta:

“…si dentro de los alcances de la Ley 8184, resulta procedente manejar, dentro de la estructura del Fideicomiso, la facultad de otorgar, de manera complementaria al crédito, recursos no reembolsables (ideas productivas), concurriendo las dos modalidades de financiamiento (reembolsable y no reembolsable) en un mismo plan de inversión, aportando recursos para diferentes rubros, en cuyo caso actúen simultáneamente; lo anterior bajo el concepto, de otro mecanismo de apoyo a las iniciativas empresariales de la población en condiciones de pobreza, para facilitar el otorgamiento de créditos con tasa de interés favorables.

Segundo, se consulta si resulta posible facilitar recursos financieros en administración a sujetos privados sin fines de lucro, para que estos otorguen pequeños créditos, en donde la población en condiciones de pobreza con iniciativas empresariales, se sitúan muy lejos del límite normal de costos de transacción del Banco Nacional de Costa Rica o en cuyo caso, no son sujetos de crédito del Banco, por tener el expediente manchado y sin posibilidades crediticias para salir adelante con sus pequeños negocios. Este modelo intermediario reconoce que los prestatarios finales están muy alejados de la frontera normal de un Banco, relativa a costos de transacción y riesgos, de modo que un sujeto privado sin fines de lucro especializado actúa como intermediario entre el Fideicomiso y el prestatario final.

Tercero: de incorporarse otros mecanismos de apoyo descritos anteriormente, se deberá hacer ajustes a los instrumentos de Convenio y Contrato de Fideicomiso y sus addendum, suscritos en el marco de la Ley N. 8184?”.

Adjunta Ud. el oficio N. AJ-C-1309-10-2011 de 13 de octubre anterior, de la Asesoría Jurídica del IMAS. Considera la Asesoría que la Ley 8184 no hace referencia a la autorización de beneficios no reembolsables. Agrega que el legislador procuró otorgar las autorizaciones que estimó pertinentes, no como una lista taxativa o cerrada de acciones que debe realizar el FIDEIMAS, sino listado competencias que pueden variar en su operatividad, por lo que el IMAS puede desarrollar todas las acciones que considere oportunas para dar seguimiento, capacitar, financiar con garantías adicionales y otorgar créditos competitivos y la forma en que lo haga dependerá del apego a este artículo que no habla de autorizar el otorgamiento de recursos no reembolsables. Añade que el texto no puede ser analizado aisladamente ya que el legislador lo insertó en una ley especial, cuyo contenido debe ser considerado. Así, el accionar del fideicomiso se encuentra inserto en una coordinación interinstitucional pero limitada a lo que la autorización legal establece, no pudiéndose ampliar. El resto de artículos de la ley sí facultan al IMAS a realizar acciones que permitan otorgar subsidios, que no pueden ser menores al 30% del salario mínimo de un misceláneo 1 según Régimen de Servicio Civil. En su criterio, el otorgamiento de los créditos en condiciones competitivas se orienta a fortalecer las acciones que el IMAS realiza, de forma que las Áreas Regionales están facultadas y obligadas a ejecutar los recursos para atender a la población que indica la Ley en análisis, así como para dar debido cumplimiento a la Ley 4760. Además, opina que el FIDEIMAS solo puede ejecutar los recursos para implementar mecanismos de apoyo orientados fundamentalmente a facilitar el otorgamiento de créditos con tasas de interés favorables, el financiamiento de garantías adicionales y subsidiarias a estos créditos y la prestación de servicios de apoyo, capacitación y seguimiento de la actividad productiva en todas sus fases, con el fin de dar sostenibilidad a los proyectos productivos en beneficio de las mujeres o las familias en situación de pobreza. Competencias que dejan un pequeño margen de acción al IMAS o FIDEIMAS, al señalar que establecerá “mecanismos de apoyo”, “prestación de servicios de apoyo”, “capacitación” y “seguimiento de la actividad productiva en todas sus fases”, conceptos que le permiten determinar la forma y los procedimientos que le permitirán cumplir tales competencias. Esta discrecionalidad no permite girar recursos contra el capital del fideicomiso de manera no reembolsable. Por el contrario, al IMAS se le permite girar recursos no reembolsables desde las instancias ejecutoras y girar recursos bajo créditos con condiciones favorables desde el FIDEIMAS. Estima que si es procedente que desde el fideicomiso del IMAS se apoye a las mujeres que viven en condición de pobreza con el otorgamiento de recursos para fondos locales de solidaridad siempre y cuando los recursos vuelvan al capital fideicometido más los intereses favorables que menciona la Ley 7769. Concluye indicando que el FIDEIMAS no puede ejecutar recursos para ideas productivas, porque estas están conceptualizadas para beneficiar a personas físicas o jurídicas con recursos no reembolsables, pero sí podría ejecutar los recursos bajo la modalidad de fondos locales de solidaridad siempre que los recursos vuelvan al capital fideicometido más los intereses favorables y esos recursos se dirijan a la población objetivo que pretende beneficiar el fideicomiso.

A-. UN FIDEICOMISO PARA EL OTORGAMIENTO DE CREDITOS

Consulta Ud. si dentro de la estructura del fideicomiso se pueden otorgar, en forma complementaria al crédito, recursos no reembolsables, de manera que en un mismo plan de inversión concurran recursos reembolsables y no reembolsables, aportando recursos para diferentes rubros.

La Ley 8184 autoriza al Instituto Mixto de Ayuda Social a constituir un fideicomiso con uno de los bancos del Estado. Para ese fin el IMAS utilizará fondos propios o del Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares. El fin y clase del fideicomiso son determinados por la ley 8184.

1 . El fideicomiso: un negocio comercial dirigido a crear un patrimonio de afectación

El contrato de fideicomiso tiene como objeto la creación de un patrimonio autónomo para el cumplimiento de determinados fines. En ese sentido, es un negocio traslativo de la propiedad para disponer de bienes o derechos dentro de los límites y con sujeción a las modalidades previstas para el cumplimiento de determinados fines. Empero, se trata de una propiedad imperfecta o limitada. El fideicomiso se constituye para la ejecución de un encargo respecto de un bien, por lo que la facultad de disposición del fiduciario es reducida.

En ese orden de ideas dispone el artículo 633 del Código de Comercio:

“Por medio del fideicomiso el fideicomitente transmite al fiduciario la propiedad de bienes o derechos; el fiduciario queda obligado a emplearlos para la realización de fines lícitos y predeterminados en el acto constitutivo”.

El fideicomiso entraña la transmisión de derechos, tanto reales como personales, al fiduciario para que los destine al cumplimiento de un fin que es determinado en el acto constitutivo. La nota característica de este contrato es la transferencia de la propiedad del bien o derecho sobre el que recae el negocio a título fiduciario. Es un negocio traslativo de la propiedad...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR