Dictamen n° 037 de 16 de Febrero de 2001, de Ministerio de Hacienda

Emisor:Ministerio de Hacienda
 
EXTRACTO GRATUITO

C-037-2001

16 de febrero de 2001 Señor

Álvaro A. Castro Méndez

Director General de Hacienda

Ministerio de Hacienda

Estimado señor:

Mediante la presente, damos respuesta a la consulta planteada mediante oficio 068-01 de 9 febrero del 2001.

En su misiva, usted expone que solicita el criterio sobre los alcances del decreto legislativo recientemente aprobado, pero aún no promulgado, bajo el expediente 14263, que interpreta auténticamente el artículo 2º de la Ley Reguladora de todas la Exoneraciones Vigentes, su Derogatoria y Excepciones, número 7293 de 31 de marzo de 1992, en relación con la vigencia de las exoneraciones otorgadas mediante diversas leyes a favor de organismos o entidades de vocación internacional.

Lo anterior, se solicita, según usted expone, en virtud de que cabe la duda sobre cuáles son los impuestos que resultan exonerados por aplicación de esa nueva ley, una vez que sea sancionada por el Poder Ejecutivo.

El Decreto Legislativo que usted cita, contiene un artículo único, en el que se indica:

"Interprétese auténticamente el artículo 2 de la Ley Nº 7293 de 31 de marzo de 1992, Ley reguladora de las exoneraciones vigentes, derogatorias y excepciones, en el sentido de que de la derogatoria del artículo primero también se exceptúan aquellas exenciones tributarias otorgadas por el Estado de Costa Rica a instituciones u organismos de vocación internacional establecidas mediante ley."

Lo que se solicita es que se indique si dicha norma implica que las instituciones u organismos de vocación internacional se encuentran exonerados del pago de impuestos, según recomendación emitida por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Con el objeto de evacuar su consulta, se considera necesario hacer referencia a los métodos de interpretación de la norma tributaria, en específico, de las normas contentivas de exoneraciones tributarias.

A nivel doctrinario, podemos encontrar que existió una gran discusión en torno a si este tipo de normas requerían de métodos especiales de interpretación, o bien, si son de aplicación los sistemas de interpretación normativa aplicables en todas las ramas del derecho, especialmente, las de derecho público.

Originalmente, se optó por considerar que eran normas especiales que requerían de una interpretación restrictiva, para finalmente, llegar a la conclusión de que, si bien eran normas especiales, los criterios de interpretación que se tenían que utilizar eran los comunes.

Lo dicho anteriormente se sintetiza en las siguientes citas:

"La afirmación fundamental es que las normas tributarias se interpretan como todas las demás normas jurídicas. Como lo sostiene la doctrina más autorizada, la labor del intérprete debe tener por exclusivo objeto determinar el verdadero significado de la norma.

(…) la interpretación extensiva es aquella por la que el intérprete asigna a los términos utilizados en una ley un sentido más amplio que el gramatical y restrictivo, como su nombre lo indica, cuando se restringe el sentido literal del término. Ambos resultados, si se apartan de la interpretación simplemente declarativa, son procedentes cuando el intérprete, después de una investigación científica, llega a la conclusión de que el término no ha sido impropiamente utilizado por el legislador. Cuando llega a esa conclusión debe extender o restringir el significado de los términos equivocadamente utilizados por el legislador y ajustarlos a la auténtica voluntad de la ley, cualquiera que fuere el beneficiado o perjudicado por esa extensión o restricción." (Ramón Valdés Costa, Curso de Derecho Tributario, 2da edición, Depalma-Marcial Ponds, Madrid, 1996, págs. 256 y 270)

En concreto, sobre la interpretación de las normas que contienen exoneraciones, ese mismo autor afirma:

"La aplicación de las reglas precedentes a las normas que otorgan exoneraciones, o, en general, beneficios o franquicias, ha sido objeto de importantes y prolongadas discrepancias. Es tal vez la cuestión que ha quedado más retrasada en la evolución de nuestra disciplina.

En la doctrina contemporánea puede afirmarse que predomina el concepto de que las normas que crean exoneraciones no escapan a la regla general. Si el intérprete debe declarar el verdadero significado de la norma y lograr ese objetivo debe restringir o extender el significado gramatical de los términos utilizados impropiamente por el legislador, no se ve por qué razón la estará vedado hacerlo cuando debe interpretar las normas jurídicas que establezcan exenciones.

(…) Como dijimos en la exposición de motivos del modelo ‘debe tenerse presente que estas normas contienen, como todas las demás normas jurídicas, sus fundamentos, que deben ser puestos de manifiesto cuando el intérprete compruebe alguna insuficiencia u oscuridad en el texto’. Por otra parte, se señalaba que si se acepta la interpretación extensiva y restrictiva de las normas que crean los tributos, por aplicación del principio de igualdad de las partes, se impone su utilización en las normas exoneratorias.

Coviello dice al respecto que es necesario ‘guardarse bien de la errónea máxima tan divulgada y tenida generalmente como axioma, de que las disposiciones de índole excepcional no son capaces de interpretación extensiva. Este principio no se funda ni en la razón ni en alguna disposición de derecho positivo, sino solo en una deplorable confusión de ideas… La voluntad del legislador debe ser respetada en su integridad aun dentro de las normas excepcionales. Estas deben desplegar su fuerza obligatoria en los límites que el legislador quiso establecerlas; si no se puede traspasar esos límites, tampoco es lícito no llegar hasta ellos… La interpretación extensiva tiene por objeto no rebasar esos límites, sino alcanzarlos’. Y más adelante, refiriéndose a la interpretación restrictiva, anota que la recordada falsa máxima suele formularse de una manera más inexacta aún y que produce mayor confusión de ideas, diciendo que ‘las disposiciones excepcionales deben interpretarse en sentido restrictivo’, es decir, ni siquiera en sentido literal o declarativo." (Op....

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA