Eliminación de datos personales provocó mayoría de las 133 denuncias ante agencia de protección

 
EXTRACTO GRATUITO

Los ciudadanos en Costa Rica reconocen poco a poco el valor de sus datos, la urgencia de protegerlos y el peso de la actualización de su información en las bases de datos de diversas empresas y otras entidades.Al país le falta, empero, avanzar en la capacitación de los responsables, en la divulgación a la población, en el aumento de la capacidad de respuesta ante incidentes, en el mapeo completo de las bases de datos y en el cumplimiento de los estándares globales.Un indicador del avance es que las solicitudes de eliminación de datos personales generaron la mayoría de las 133 denuncias presentadas en el 2018 ante la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes (Prodhab).Se trata de un incremento, más importante por lo significativo que por el volumen, respecto a las 114 denuncias presentadas en 2017.En 11 casos se falló ya a favor de los solicitantes y la Prodhab solicitó a los responsables de las bases de datos que eliminaran o actualizaran información de los solicitantes.Las organizaciones involucradas son "frecuentemente" entidades financieras y "burós" de crédito."La agencia ha ordenado, en los casos legalmente procedentes, que las bases de datos actualicen o eliminen información de los usuarios", respondió Ana Karen Cortés, directora nacional de Prodhab.En casos mucho más específicos se aplicaron sanciones que van desde los ¢2,5 millones hasta los ¢15 millones.Cortés aclaró que dependiendo de la falta, puede que la denuncia deba ser presentada ante la Oficina del Consumidor Financiero, el Ministerio Público o la Prodhab.La Agencia es una institución adscrita al Ministerio de Justicia y Paz. Su objetivo es garantizar a las personas -independientemente de la nacionalidad, residencia o domicilio- los derechos a la autodeterminación informativa en relación con sus datos privados.DébilesLa principal debilidad en materia de protección de la información sigue siendo la falta de cuidado que tienen los mismos usuarios a la hora de presentar y divulgar sus datos personales.Tampoco se tiene mayor cuidado cuando se brindan datos a diferentes empresas o instituciones sin revisar las condiciones de uso.La agencia recalca que en el país continúa siendo un reto romper las barreras para que los ciudadanos se adueñen de su información, así como para que reconozcan los derechos que tienen en materia de protección y actualización de sus datos.A eso se une la falta de inscripción de las bases de datos generadas por las empresas, pese a que en 2018...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA