Gobierno promueve una ambiciosa reforma financiera

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno promueve una ambiciosa reforma financiera con la presentación de seis proyectos de ley, uno que ya fue aprobado y que da más autonomía al Banco Central; dos que presentó el 8 de marzo pasado para que los bancos extranjeros puedan abrir sucursales en Costa Rica y otro que incluye varios cambios a la Ley Reguladora del Mercado de Valores y vienen tres más.Los próximos serán: un proyecto de ley de supervisión consolidada, otro de seguro de depósitos y resolución bancaria, y otro de protección al consumidor financiero, según informó la ministra coordinadora del Consejo Económico, Edna Camacho.De aprobarse este conjunto de reformas, sería el grupo más extenso de proyectos desde la mitad de los años 80 y 90 cuando se reformaron las leyes del Banco Central, del sistema bancario y la del mercado de valores. Las iniciativas están enmarcadas en la adhesión de Costa Rica a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).Camacho explicó que el objetivo de estos proyectos es que el sistema financiero sea más competitivo y eficiente para el beneficio de los usuarios.Los temas de seguro de depósitos y supervisión consolidada se han discutido antes en el país. Por ejemplo, en el 2013, en la Asamblea Legislativa se tramitó un proyecto de ley para crear un seguro de depósitos, que logró el dictamen de la Comisión de Asuntos Económicos, pero no avanzó más.En el 2012 se había tramitado el plan en el Proyecto de Ley para el Manejo Eficiente de las Finanzas Públicas que proponía que la totalidad del costo de supervisión del sistema financiero recayera sobre los mismos regulados.Lo que plantean los proyectosLa reciente ley que le da más autonomía al Banco Central. Entre los principales cambios incluye que el nombramiento del presidente de la entidad se realizará 12 meses después de que el Gobierno inicie su gestión y que el ministro de Hacienda en la junta directiva tendrá derecho a voz, pero no a voto.El proyecto de ley de sucursales abre a los bancos extranjeros la opción de que tengan en el país una sociedad anónima, como sucede actualmente, o una sucursal.La sociedad anónima es una entidad legal separada, autorizada y supervisada por los órganos competentes en el país (la Superintendencia General de Entidades Financieros, Sugef, por ejemplo), sin que su casa matriz tenga obligación legal de apoyarla si llega a tener problemas.Una sucursal, en cambio, es una entidad legalmente inseparable de su casa matriz, la cual es plenamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA