Guardameta dejó licor y drogas para ser la mejor

 
EXTRACTO GRATUITO

Cuando se toca fondo, no hay más que salir adelante. Es una frase trillada para quienes nunca han caído hasta abajo, pero quienes lo han vivido en carne propia saben lo que eso significa. Gabriela Valverde Tristán, portera de Saprissa, es fiel reflejo de eso.Gabriela experimentó lo que es ver la luz al final del túnel. Su vida cambió hace más de siete años y ahora recoge los frutos.Luego de 10 años de adicción a las drogas y al alcohol, convocatorias a la Selección Nacional perdidas, ausencias a entrenamientos y partidos y un sinnúmero de obstáculos, esta futbolista es otra.El sábado anterior recibió algo más que un galardón. Fue condecorada como la mejor portera del campeonato nacional femenino, torneo en el que campeonizó con Saprissa.'No ha sido nada fácil', es su primera frase, la que antecedió una amplia conversación con La Nación .Ejemplo. Gabriela quiere que su vida sea un libro abierto, como ella misma dice. Desea que su experiencia cale hondo en otras personas.'Esto es algo con lo que voy...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA