Lío por alquiler obliga a Lehmann a dejar la que fue su casa por 103 años

 

A partir del próximo 1.° de octubre la avenida central perderá a uno de sus inquilinos más antiguos, la Librería Lehmann. El negocio familiar abandonará en esa fecha el emblemático edificio que fue su hogar desde 1916.La decisión puede parecer drástica para la mayoría de ticos que guardan recuerdos de las visitas que realizaban a este negocio para hacer sus compras, pero lo cierto es que está precedida por una larga serie de desavenencias entre la familia y las diferentes juntas directivas al frente del Hogar de Ancianos Carlos María Ulloa, entidad dueña del inmueble.Lo anterior no quiere decir que la compañía dejará de ser un punto de referencia en el escenario josefino, como ha sido el caso desde que fue fundada hace 123 años. Sus clientes actuales y futuros podrán seguir recorriendo sus anaqueles, en búsqueda del producto de su preferencia, pero esta vez ingresando por calle 3, al costado oeste del edificio Omni.En ese punto se ubica el edificio adjunto de seis pisos que desde hace muchos años complementaba la estructura centenaria. El traslado del mobiliario y el acondicionamiento de la construcción ya está en proceso, pronto seguirá el traslado de la mercadería.Una serie de rotulaciones colocadas el martes en las puertas y ventanas de la fachada original, avisan a los transeúntes del cambio: "En este edificio se hizo historia. En este continuaremos escribiéndola", se puede leer en uno de los mensajes, que también cuenta con fotografías de ambas construcciones."Es difícil pensar en deshacerse de algo así, porque es un cariño que se le tiene muy grande a este edificio", expresó Antonio Lehmann Gutiérrez, gerente de la empresa.Punto de inflexiónEl final de la relación contractual entre los Lehmann y la junta directiva del Hogar de Ancianos, se venía gestando desde años atrás, en gran medida por la molestia de la empresa con respecto a los incrementos en las tarifas de los alquileres, que a criterio del titular de la compañía, han crecido de manera exponencial."Situaciones que se han madurado por muchos años y que lejos de mejorar van empeorando", dijo en relación con el vínculo que han mantenido ambos actores.Pero la ‘gota que derramó el vaso’ y que motivó finalmente la decisión de los Lehmann, tiene un origen más cercano, ya que se remontaría a finales de 2017.El gerente de la empresa contó a La Nación que producto de los desechos acumulados de las palomas y las lluvias, se bloquearon los bajantes del edificio, provocando que parte del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba