Muerte de policías en su deber hunde en penurias a sus familias

La joven madre sostiene una fotografía en los regazos. El pequeño Alonso Alberto, de cuatro años de edad, ve la imagen y exclama: ¡Ese mi papá! Lo reconoce aunque su padre, el oficial de la Fuerza Pública Pedro Alberto Fallas Zamora, murió en el 2007, antes de que el niño naciera. El policía fue baleado cuando intentó detener a unos asaltantes en la parada de buses de Limón, en San José.Ella se llama Laura Mora Navarro; cuando su esposo fue asesinado tenía 28 años, dos hijas (de 4 y 10 años) y un embarazo de tres meses. No tenía casa propia y recibía unos ¢90.000 por su trabajo en una empresa de comidas, que abandonó para dedicar meses a gestionar una indemnización por la muerte de su compañero.También renunció para cuidar a sus hijos. 'Trabajar afuera y pagarle a otra persona para que los cuide, como que no es viable', afirma Mora.Los cuatro miembros de esta familia subsisten hoy con una pensión de ¢156.000 que les otorgó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) bajo el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte.Viven en San Sebastián, San José, en una pequeña casa de cemento que ella levantó con ¢18 millones que le fueron entregados por parte del Ministerio de Seguridad. Esa plata correspondió al pago de 60 salarios que contempla la Ley General de Policía para la familia de los oficiales fallecidos en el cumplimiento del deber, más prestaciones.'Compré el terreno y lo que quedó me ayudó a medio levantar lo que ahora ve, porque una casa que me ofrecieron nunca llegó. En ese momento el ministro era (Fernando) Berrocal; él y el viceministro me hablaron de ayudarme a conseguir una propiedad', recuerda Mora.A lo de la pensión, le suma los pocos ingresos que logra pintando uñas. Con eso debe enfrentar las necesidades como las que vendrán con la entrada a clases, cuando sus...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR