Niños mayores de cinco años tienen pocas opciones de ser adoptados

La historia de Sara y Enrique (identidades protegidas) podría ser la misma. Sin embargo, ella es la excepción y él, la norma.Ambos llegaron a albergues del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) cuando rondaban los cinco años. A partir de esa edad, las opciones que tienen los niños de ser adoptados son ínfimas, por no decir nulasA Enrique nunca lo adoptaron. Pasó 13 años entre albergues y hoy, al llegar a la mayoría de edad, se enfrenta al reto de ser convertirse en adulto sin tener una familia a su lado.Sara, por el contrario, conoció a su papá y a su mamá en febrero pasado; ella está a punto de cumplir siete años.Entre 2014 y 2018, unos 27 niños y adolescentes en proceso de adopción se quedan al año sin encontrar un hogar, ya sea en el país o en el extranjero, según datos del PANI.Dicha cifra representa un 16,3% de los 163 expedientes nuevos que, en promedio, recibió la institución al año en ese mismo periodo.La situación no tiene que ver con falta de interesados en adoptar, ya que siempre hay entre 90 y 140 familias esperando por menores, de acuerdo con el Patronato.El problema radica en que los niños disponibles no "cumplen" con las características que los futuros padres desean, sobre todo que el menor no supere los cinco años, que se "parezca" físicamente a ellos y que no tengan ninguna enfermedad o discapacidad.Tal "incompatibilidad" entre las características de los niños y las preferencias de los adultos hace que, cada año, el 52% de las familias en espera se quede sin recibir menores.Trámite extensoLa muestra de 163 expedientes contemplados en este análisis no incluye la totalidad de casos que atiende el PANI al año, sino solo los de aquellos niños que ya tienen el visto bueno —administrativo y judicial— para poder ser ubicados en una familia y, eventualmente, ser adoptados.Para llegar a esa etapa, los menores deben superar todo un proceso previo con tres escenarios posibles de culminación. Unos se quedan solo un tiempo en un albergue y vuelven a sus hogares; y otros son colocados con algún familiar. El tercer grupo, como última instancia, ingresa al proceso de adopción.Durante ese trámite, puede ser que algunos de los niños superen la barrera de los cinco años y, con ello, se acrecienten las posibilidades de prolongar su estadía en el PANI hasta los 18 años, edad en la que deben iniciar una vida por sus propios medios.El calvario de cumplir 5 añosEl 90% de las familias que se acercan al PANI para empezar un proceso de adopción...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba