Reglamento que reduce cargas sociales a microempresarios se empantana en la CCSS

 
EXTRACTO GRATUITO

El reglamento que flexibiliza los montos que las pymes deben aportar al seguro de salud de sus empleados cumple casi un año varado en los pasillos de la Caja Costarricense de Seguro Social. El texto fue aprobado por la junta directiva de la institución el 30 de julio de 2018 y tuvo una primera consulta —y única de momento— hasta diciembre del 2018. En casi 12 meses el documento sigue sin entrar en vigencia. En consecuencia las medidas que incluye son inútiles.La lentitud con que avanza este reglamento —esperado por el sector pymes, demandado por cámaras empresariales y apoyado por el mismo Poder Ejecutivo—, contraste con la labor que otras instancias públicas realizan en la actualización de normativa. Por ejemplo, el del impuesto de renta publicado por el Ministerio de Hacienda tuvo menos de un mes de consulta entre sus dos primeras versiones."Visualizamos una coordinación más cercana y estrecha con la Caja, normalmente la gente no la ve como un ente que pueda ayudar a dinamizar la economía. Ahí hay un enorme potencial para pasar de la informalidad a la formalidad. Quizá hay que hacer un esfuerzo mayor con la junta directiva." Pilar Garrido, ministra de Planificación. Mientras los oficiales de prensa de la CCSS se limitan a señalar que el reglamento sigue en "construcción", la cantidad de trabajadores en condición de informalidad ha crecido hasta superar 1 millón de personas en Costa Rica, según datos de la más reciente Encuesta Continua de Empleo (ECE) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Una propuesta simple en el papelCualquier empresa que esté acreditada como pyme ante el Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC) o como pequeños y medianos productores agropecuarios (pympa) ante el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), que esté inscrita ante la CCSS y que opere como persona física o jurídica, puede contar con el beneficio del reglamento, según la versión del texto hecha pública el año pasado.Este beneficio sería un pago diferenciado del 14% que se cotiza por el seguro de salud de cada trabajador. De este porcentaje, un 9% lo pagan los patronos y se calcula con base en el salario de cada empleado. Este monto gozaría de un pago escalonado y reducido.En el primer año después de la inscripción, solo tendrían que pagar un 4,25% por la cuota de cada trabajador. En el segundo año el monto sube a 5,25%, para pasar a 6,25% al tercer año y a 7,25% en el cuarto año.Es hasta el quinto año que la tarifa se ajustará...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA