Saprissa vivió con tensión su clasificación ante el Águila en Concacaf

 

Saprissa tuvo que lidiar con la tensión en una serie que pudo haber matado en su casa. El triunfo de 2-0 en la ida ante el Águila había dejado algo muy claro: los morados fueron superiores pero perdonaron mucho. Eso provocó una incógnita para el siguiente compromiso: ¿sufriría la S para cerrar la clasificación? Jugar en El Salvador normalmente se convierte en suplicio para equipos ticos o la Selección Nacional.Esta vez fue solo un susto de varios minutos, porque al final el club tibaseño salió del Estadio Cuscatlán con el boleto a los cuartos de final de la Liga Concacaf. Eso sí, para llegar a ese boleto debió soportar más de lo que esperaba. Tanto que los últimos minutos los jugó con línea de cinco para proteger su gol a favor. Hata los 77 minutos, Saprissa jugó con el reloj de su lado y para eso no necesitó de buen fútbol. Le tocó aplicar experiencia de varios jugadores para manejar la ansiedad del rival por anotar rápido.Poco importó jugar bonito, lucir el 'toque, toque' o ser explosivo en el ataque. La lucha férrea, inteligencia y paciencia se antepusieron. Con eso se aprovechó de sus dos tantos, aunque siempre sabiendo de lo engañoso que puede ser ese marcador. Eso también lo vivió. Es evidente que para el club tibaseño lo mejor hubiera sido tener control del duelo y anotar el gol que liquidara la serie, pero tomando en cuenta cómo se desarrollo el compromiso, su negoció salió bien. Lo positivo del conjunto dirigido por Wálter Centeno fue no desesperarse en varios tramos del cotejo, aunque falló en dejarle la pelota por completo a los salvadoreños y con eso provocar nerviosismo innecesario. Pero si se debe señalar el mayor yerro, sin duda ese se dio en casa, cuando no anotó las tantas posibilidades creadas en la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba