Sentencia Nº 000057 de Sala Primera de la Corte, 17-01-2019

Fecha de Resolución:17 de Enero de 2019
Emisor:Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia
 
CONTENIDO
Revisión del Documento

*130002600638CI*

Exp. 13-000260-0638-CI

Res. 000057-A-S1-2019

SALA PRIMERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. S.J., a las nueve horas cuarenta y cuatro minutos del diecisiete de enero de dos mil diecinueve .

En el proceso ordinario, establecido en el Juzgado Civil de Mayor Cuantía del Primer Circuito Judicial de Alajuela, de R.C.Á. contra H.A.H., la actora, formula recurso de casación contra la sentencia 15-2017 de las 15 horas 15 minutos del 31 de enero de 2017 del Tribunal Civil y Laboral del Primer Circuito Judicial de Alajuela.

CONSIDERANDO

I.- De conformidad con lo dispuesto por los numerales 591, 594, 595 y 596 del Código Procesal Civil, el recurso resulta admisible, salvo el agravio procesal numerado primero, que se rechaza de plano por las razones que se dirán.

II.- En materia de impugnaciones rige el principio dispositivo. Es por iniciativa del interesado y a través de su ruego específico, que el juez que dictó una resolución o su superior, según sea el tipo de recurso de que se trate, debe analizarla, a los efectos de determinar si se encuentra o no ajustada a derecho. Para llevar a cabo esa función contralora, es menester la exposición de motivos concretos de agravio, los cuales delimitarán el examen de lo resuelto, no pudiendo el juzgador abarcar aspectos diversos de los reclamados ni decidir en perjuicio del único recurrente. El recurso de casación participa de estas características, y, además, impone el riguroso cumplimiento de ciertos requisitos de admisibilidad. Se restringe al estudio de los cargos sometidos a la S., la cual, por disposición del artículo 608 del Código Procesal Civil, solo podrá conocer de los puntos objeto del recurso, no pudiendo verificar un examen oficioso de lo decidido por los jueces de instancia. Requiere, entonces, que el casacionista formule, de manera diáfana y manifiesta, las objeciones que tiene contra la resolución impugnada. De otro modo, es imposible establecer si se han cometido defectos formales, capaces de calificar como causales de índole procesal, o bien, quebrantos normativos, propios de la casación por razones de fondo. Desde esta orientación, el legislador ha dispuesto, en los artículos 596 y 597 ibídem, el deber del recurrente de explicar, clara y precisamente, en qué radican los yerros cometidos por el Ad quem, debiendo el recurso, en orden a esas exigencias, bastarse a sí mismo, en cuanto a su cabal entendimiento, para evitar que la S. tenga que verse obligada a interpretarlo, a fin de desentrañar todo aquello que el casacionista debió decir de modo explícito y comprensible. Por lo expuesto, la falta de precisión y claridad conducen a su rechazo de plano. Relacionado con lo anterior y en lo que al caso interesa, esta S. ha indicado que, al amparo de los cánones mencionados del Código de rito civil, la violación de ley puede acontecer, de manera indirecta, por errores de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba. En ambos supuestos, debe precisarse la prueba mal valorada y las normas sustantivas que se habrían infringido con ese proceder. En el último de los yerros, además, deben invocarse las disposiciones atinentes al valor del elemento probatorio cuya ponderación desacertada se reclama. En segundo lugar, la infracción de ley puede ser directa ya sea por errónea interpretación, aplicación indebida o falta de aplicación. Esto no resulta necesario que la norma de manera expresa lo indique, pues es labor del intérprete colegir tal aspecto. Salvo para el primer supuesto –errónea interpretación- siempre existirán dos normas conculcadas. De esta forma, si se alegare violación de ley por aplicación indebida, existirá otra norma quebrantada por falta de aplicación y viceversa.

III.- La actora presenta recurso de casación contra el voto N° 15-2017, emitido por el Tribunal Civil y Laboral del Primer Circuito Judicial de Alajuela, a las 15 horas 15 minutos del 31 de enero de dos mil 2017, dentro de Proceso Ordinario de R.C.Á., contra H.A.H.. En el caso concreto la casacionista establece ocho apartados en su recurso de casación, en los que formula su inconformidad con lo resuelto y en los que reitera los motivos de su recurso de apelación. En su expresión de agravios inicia, manifestando que lo resuelto en la parte dispositiva de la resolución es incorrecta e inadecuada, lo que evidencia un vicio de motivación, pues considera, no se hizo un análisis serio de su recurso de apelación, ya que además de que no se dice nada sobre la prueba ofrecida, se omite resolver lo peticionado, razón por la que acusa incongruencia en la sentencia de la que solicitó adición y aclaración. Del análisis de lo anterior, se estima que el cargo primero por razones procesales que se plantea por “incongruencia”, no resulta admisible. Debe recordarse, que la incongruencia como causal de casación, supone una desarmonía entre las pretensiones de la demanda y su contestación, con el dispositivo del fallo, según los términos previstos en el inciso 3°) del numeral 594 del Código Procesal Civil. En ese sentido, lo que se aduce no determina una desarmonía entre las pretensiones de la parte actora y el “Por Tanto”; ya que en lo medular se enfoca en un vicio de motivación en la forma de redactar la sentencia, pues indica lo que hace el juzgador es aglutinar sus pretensiones esbozadas en el recurso de apelación. Además, cuando se reprocha la incongruencia, necesariamente, para efectos de que la S. entre a su análisis, debe acusarse de manera expresa la infracción de los artículos 99, 153 o 155 del Código Procesal Civil, lo cual se echa de menos en el planteamiento analizado. Producto de tales desatenciones, se concluye que este agravio resulta impreciso y carente de fundamentación jurídica, lo que obliga sin más a que sea rechazado de plano.

IV.- Voto salvado de la magistrada R.M. en relación con el rechazo parcial del recurso.

Me aparto del criterio de mayoría y estimo que el recurso no debe ser rechazado parcialmente por los siguientes motivos: en la actualidad el instituto de la casación se aparta de los orígenes e influencias políticas, filosóficas y jurídicas que le dieron nacimiento. El Tribunal de Casación y la S. I de la Corte Suprema de Justicia, ante la realidad jurídica actual debe ajustar aquél instituto decimonónico a las nuevas retos que suponen la implementación de los nuevos procesos -contencioso administrativo, civil, laboral, agrario-, partiendo para ello del Derecho de la Constitución y de los principios de tutela judicial efectiva y, justicia pronta y cumplida (vgr correcta, oportuna), sin denegación. En mi opinión se han venido exigiendo una serie de requisitos para admitir la casación, que no potencian los principios señalados y, bajo una nueva reflexión sobre las implicaciones que tales exigencias tienen para la justicia del caso concreto (ej citar normas mal aplicadas o dejadas de aplicar, no combatir de manera clara lo dispuesto por la sentencia, detallar claramente los motivos del recurso, etc ) estimo se debe implementar un sistema más flexible que, salvo evidentes improcedencias -por error grueso en la formulación del recurso o extemporaneidad del mismo-, potencien el principio pro recurso, previniendo si fuere necesario para la mejor inteligencia del mismo, la corrección bajo pena de inadmisibilidad (doctrina del numeral 596 párrafo segundo del art. 596 CPC). Adicionalmente, estimo improcedente la admisión parcial del recurso, que ha dispuesto la mayoría de este órgano colegiado. De los numerales 594 y 595 del Código Procesal Civil, la S. solicitará el expediente -en una misma actuaión-, (art. 600 CPC) sin pueda interpretarse que es posible analizar parcialmente el recurso y proceder a un rechazo que no es total. Tal interpretación solo sería posible si ello potenciara una justicia más célere, sin embargo, nada obtiene el casacionista con un rechazo parcial prematuro, dado que los motivos le fueron admitidos no le son analizados con más celeridad. En este caso debe procederse a dictar una resolución sobre todos los extremos del recurso, sin que sea legalmente admisible separar motivos y no resolver todos en un solo momento procesal. Estimo que rechazar unos motivos y admitir otros, conspira contra la unidad jurídica que el abogado de la parte configura al acudir a esta sede. El examen del recurso debe abarcar todos los motivos expuestos por el casacionista en un solo momento procesal, tal y como se deprende -reitero- de la legislación procesal citada. Por lo expuesto, me separo de la posición de la mayoría que rechaza parcialmente el recurso y lo curso de manera completa para su análisis de fondo en una sola resolución de este órgano colegiado.

POR TANTO

Por mayoría, se admite el recurso, salvo el cargo primero por razones procesales, que se rechaza de plano. Salva el voto la magistrada R.M.. GCASAFONT

Luis Guillermo Rivas Loáiciga

Román Solís Zelaya

Rocío R.M.

William Molinari Vilchez

Yazmín Aragón Cambronero

Documento Firmado Digitalmente

-- Código verificador --

*FJKPZEZDAN461*

FJKPZEZDAN461