Sentencia Nº 000118-F-TC-2021 de Tribunal de Casación Contencioso Administrativo y Civil de Hacienda, 17-06-2021

EmisorTribunal de Casación Contencioso Administrativo y Civil de Hacienda
Número de sentencia000118-F-TC-2021
Fecha17 Junio 2021
Número de expediente13-004166-1027-CA
Revisión del Documento



Exp. 13-004166-1027-CA

Res. 000118-F-TC-2021

TRIBUNAL DE CASACIÓN DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO Y CIVIL DE HACIENDA. S.J., a las nueve horas diez minutos del diecisiete de junio de dos mil veintiuno.

Proceso de conocimiento establecido en el Tribunal Contencioso Administrativo y Civil de Hacienda por C.E.B.V.; contra la CAJA COSTARRICENSE DE SEGURO SOCIAL, representada por sus apoderados generales judiciales, C.O.D. y Y.Q.M.. Figuran como apoderados especiales judiciales, del actor, M.J.H. y F.Z.G.; por la CCSS, R.S.D. y W.D.V.Q..

Redacta el magistrado L.G.

CONSIDERANDO

I.- Según los hechos tenidos por demostrados en la sentencia recurrida, y no impugnados por el casacionista, mediante notas fechadas 27 de junio de 2012, remitidas al Jefe de Servicio de Patología del Hospital San Juan de Dios, las señoras M.S.F., E.E.A. y G.C.Z., interpusieron denuncia en contra del señor C.B.V. por acoso y hostigamiento sexual. Mediante resolución administrativa de la Jefatura de Servicio de Patología del Hospital San Juan de Dios, no. SPATAD-432 de las 11 horas del 09 de julio de 2012, se suspendió con goce de salario al señor B.V., mientras se instruía el procedimiento administrativo disciplinario en su contra. Mediante resolución administrativa de las 10 horas del 27 de setiembre de 2012, del Centro para la Instrucción de Procedimiento Administrativo de la CCSS, se convocó al señor B.V. para ser evaluado psicológicamente. La P.M.F.B., en lo que interesa, concluyó: "[...] C. presenta una depresión significativa. En cuanto a una conclusión sobre el eventual acoso sexual en perjuicio de tres compañeras, no presenta conductas que pudieran sugerir que es una persona que tiene comportamientos propios del acoso sexual. Por lo general, las personas que cometen este tipo de conductas presentan rasgos antisociales, los cuales no se ven reflejados en él, así como que también es poco probable que haya mantenido una relación de amistad con una compañera, sin que se presentaran conductas propias de acoso sexual, y después de años de amistad tome la decisión de iniciar con estos comportamientos hacia ella. Sin embargo, no es posible dar una conclusión definitiva ya que una seria limitante para este peritaje es el no haber podido entrevistar a las supuestas víctimas". Mediante resolución administrativa de la Jefatura de Servicio de Patología del Hospital San Juan de Dios, no. SPAT.047-2013 de las 08 horas del 30 de enero de 2013, se propuso sancionar al señor B.V. con el despido sin responsabilidad patronal, por haber incurrido en comportamientos inapropiados de acoso y hostigamiento sexual en perjuicio de las tres denunciantes. Mediante oficio no. JNRL-096-2013 de fecha 23 de febrero de 2013, la Junta Nacional de Relaciones Laborales de la CCSS emitió su criterio referente a la propuesta de sanción de despido, considerando por unanimidad que atentaba contra los principios constitucionales de gradualidad y proporcionalidad de la sanción, y que lo procedente era una suspensión de cuatro días sin goce de salario. Mediante resolución administrativa final no. 141 de las 14 horas del 07 de marzo de 2013, la Jefatura del Servicio de Patología del Hospital San Juan de Dios decidió apartarse de la recomendación emitida por la Junta Nacional de Relaciones Laborales, ratificando la sanción de despido sin responsabilidad patronal. El señor B.V. planteó recurso de revocatoria con apelación en subsidio, y nulidad concomitante, contra el acto final. Dichas impugnaciones fueron denegadas mediante oficios no. SPATAD-163-2013 del 19 de marzo de 2013, de la Jefatura de Servicio de Patología del Hospital San Juan de Dios, y resolución administrativa de las 08 horas del 10 de abril de 2013, de la Dirección General del Hospital San Juan de Dios, respectivamente. Con fundamento en lo anterior, don C.B.V. demandó a la Caja Costarricense de Seguro Social, pretendiendo: "1. Se solicita la Nulidad del Acto de Comunicación al Trabajador que ratifica el despido sin responsabilidad patronal al ser las catorce horas del 7 de marzo del 2013 (folios 439 al 452 expediente disciplinario) y se deje sin efecto la sanción propuesta, por ser una conducta contraria a los principios de legalidad, seguridad jurídica, discrecionalidad, razonabilidad y proporcionalidad, motivación de las resoluciones administrativas, sana critica y objetividad de la prueba, al omitirse material y formalmente criterios de sustento fáctico y jurídico en la ponderación y decisión final./2. Se ordene la reinstalación inmediata del accionante a mi puesto ocupacional que venía ocupando en propiedad previo al despido sin responsabilidad patronal./3. Se condene a la parte demandante (sic) al pago de daños materiales como consecuencias (sic) de salarios caídos, ajustes salariales de ley, vacaciones y aguinaldos dejados de percibir, salario escolar y otros pluses salariales que serán cuantificables en el proceso de ejecución de sentencia y asimismo, se condene al pago de daño subjetivo por el dolor sufrido, el estrés causado, la zozobra, ansiedad y el daño psicológico por este acto ilegal, mismo que estimo en la suma de ¢10.000.000,00 (Diez millones de colones) mas (sic) la indexación correspondiente de estos montos y los intereses de ley que correspondan en caso de mora en su cancelación". La CCSS contestó negativamente y opuso la excepción de falta de derecho. El Tribunal Contencioso Administrativo y Civil de Hacienda, Sección VII, mediante sentencia no. 100-2018 de las 09 horas 20 minutos del 12 de diciembre de 2018, acogió la excepción invocada y declaró sin lugar la demanda en todos sus extremos, con la consecuente condena en costas al actor. Éste, inconforme con lo resuelto, planteó recurso de casación.

II.- El recurrente plantea los siguientes agravios sustantivos. Primero. Alega, el Tribunal incurrió en error al apreciar la prueba, con la consecuente violación de los preceptos 211 y 213 de la Ley General de la Administración Pública, por no existir equivalencia entre la supuesta conducta del accionante y la sanción impuesta. Sostiene, con prueba técnica (informe psicológico) demostró que no tiene comportamientos propios de acoso sexual; peritaje éste fue realizado por una profesional de planta de la CCSS, especialista en temas de acoso sexual. Enfatiza, resulta improcedente que, si esa profesional determinó que el perfil del actor no concuerda con el de un acosador sexual, tanto el órgano decisor del procedimiento como el Tribunal sentenciador hayan desacreditado dicha prueba. Destaca, no solamente resulta sospechoso el hecho de que las denunciantes no quisieran someterse a un examen psicológico, sino la forma cómo el órgano decisor, sea el Dr. E.J., manejó el asunto, puesto que, una vez conocida la denuncia simultánea planteada por las tres mujeres, no siguió los protocolos establecidos por el Hospital para el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR