Sentencia Nº 000312 de Sala Primera de la Corte, 02-04-2024

Fecha02 Abril 2024
Número de expediente22-000135-0004-CA
Número de sentencia000312
EmisorSala Primera de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)

Exp: 22-000135-0004-CA

Res. 000312-A-S1- 2024

SALA PRIMERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. S.J.éa las nueve horas cuarenta y dos minutos del dos de abril de dos mil veinticuatro

Demanda de revisión interpuesta por L.A.R.íguez C., representado por su apoderado especial judicial, doctor E.R.F., contra el auto dictado por esta Sala no. 001399-A-SI-2022, de las 09 horas 35 minutos del 18 de agosto de 2022, dentro del proceso de conocimiento, expediente no. 17-006023-1027-CA, formulado en el Tribunal Contencioso Administrativo, Segundo Circuito Judicial de San José, por él, contra el Banco Nacional de Costa Rica (BNCR).

CONSIDERANDO

I.- De previo a entrar a conocer de la revisión planteada, se hace constar que mediante auto de las 09 horas 53 minutos del 30 de junio de 2023, esta Sala dispuso acoger la inhibitoria de los magistrados R. Loáiciga, R.M., J.énez R.írez y V.V., por haber concurrido en la resolución de esta Sala del cual se solicita el presente análisis de conformidad con lo que establece el artículo 12 y 13 del Código Procesal Civil. Por resolución de las 15 horas 57 minutos del 26 de julio de 2023, se comunicó que mediante sorteo no. 11458 fueron seleccionados los magistrados suplentes G.án S.G.ía, J.A.L.ópez G.ález y Y.L.ópez C. y para que conozcan del presente asunto.

II.- Conviene recordar que, según lo preceptúa el canon 154 inciso 1) del Código Procesal Contencioso Administrativo (CPCA), el recurso extraordinario de revisión se rige por las normas establecidas para el proceso civil. Así, de conformidad con el artículo 72.1 del Código Procesal Civil, La revisión procederá contra pronunciamientos que tengan efecto de cosa juzgada material, siempre que concurra alguna de las siguientes causales: . Tiene por objeto combatir los efectos procesales del fallo, concretamente los dispuestos en el numeral 64 del citado cuerpo legal. Además, aplica el principio de taxatividad de las causales, pues el recurrente solo puede invocar un motivo autorizado por el legislador. Le corresponde a esta Sala verificar la comunidad de ambas exigencias y, en caso de incumplimiento, disponer el rechazo de plano del recurso. Igualmente, para efectos de admisibilidad, se debe considerar el plazo para presentar la demanda de revisión, todo a tenor de las distintas hipótesis contenidas en los cardinales 30 y 72 ibídem.

III.- En la especie, pretende el promovente se revise el auto de esta Sala no. 001399-A-SI-2022, de las 09 horas 35 minutos del 18 de agosto de 2022, que dispuso el rechazo de plano el recurso de casación, que, como tal, no es una sentencia firme con autoridad de cosa juzgada material que es, de conformidad con lo expuesto en el considerando anterior, la única que puede ser objeto de una demanda de esta naturaleza. Ello dice de su improcedencia y obliga sin más, a su rechazo de plano.

IV.- NOTA DE LOS MAGISTRADOS LOPEZ GONZALEZ Y SERRANO GARCÍA. El Código Procesal Civil de 1990 regulaba la Revisión como un recurso y lo conceptuaba como tal. Así se puede leer en el artículo 619.Hay que recordar que el Código Procesal Civil de 1990, estaba inspirado en la Ley de Enjuiciamiento Civil española de 1881 y que esa legislación estaba determinada por las teorías del procesalista español J.G., para quien la Revisión era un recurso (G.J., Derecho Procesal Civil, Tomo II, Editorial Civitas, 4 E.ón, 1998, pág. 713). Desde hace mucho tiempo, la doctrina es pacífica en cuanto a que la Revisión no es un recurso. Y no lo es, porque los recursos, científicamente hablando, son los instrumentos jurídicos puestos a disposición de los ciudadanos para impugnar resoluciones que no están firmes; y, la Revisión está prevista para impugnar resoluciones que ya están firmes y en estado de cosa juzgada. Al respecto nos dice la doctrina moderna, representada por el redactor de la Ley de Enjuiciamiento Civil española 1/200: La revisión es un medio extraordinario de rescisión de sentencias firmes. Se basa en motivos tasados a través de los cuales el justiciable pone de manifiesto un hecho desconocido durante la sustanciación del proceso, que demuestra que la sentencia fue injustamente dictada.La revisión es un proceso autónomo y distinto de aquel en que se dictó la sentencia cuya rescisión se pide. La acción que se afirma en la revisión es una acción de impugnación autónoma. La revisión no es, por tanto, un recurso frente a la sentencia firme. (Lo destacado con negrita no aparece así en el original. De la Oliva Santos, A.és, El proceso de Declaración, Editorial de Estudios Ramón A.S., Madrid, 2000, pág. 527). Reconocida la influencia de la Ley de Enjuiciamiento Civil española 1/2000 en la nueva normativa procesal civil costarricense, que, además, es la normativa general procesal, aplicable en ausencia de norma expresa en otras normativas procesales, es dable concluir que en el ordenamiento jurídico costarricense, la Revisión dejó de ser conceptuada como un recurso y ahora es un proceso autónomo y distinto de aquel en el cual se dictó la sentencia que se impugna. Autónomo y distinto, porque el objeto y causa de ambos procesos (el primero y el segundo), son diametralmente diversos. Hasta aquí, es posible deducir, que la cuestión no es meramente conceptual o semántica. El funcionamiento eficaz de los institutos jurídicos, descansa en su entendimiento correcto dentro del modelo procesal.Así las cosas, la Revisión, de conformidad con la reforma que se introdujo con el Código Procesal Civil de 2018, adquirió la naturaleza de proceso y nuestra legislación no autoriza el rechazo de plano de una demanda, que podría dar inicio a un proceso. El derecho constitucional de acceso a la justicia obligar a ver el tema desde esa perspectiva. Para negar el acceso a la justicia, en supuestos excepcionales, y debidamente fundamentados, el legislador ha dispuesto el instituto de la demanda improponible (35.5 del Código Procesal Civil) y la inadmisibilidad por incumplimiento de requisitos de la demanda (35.4 del Código Procesal Civil). Entre los tipos de proceso, la Revisión debe ubicarse como especial, porque no entra en la categoría de ordinario, ni de sumario. Disponer el rechazo de plano de una demanda de R.ón, en supuestos no previstos por el legislador, implica seguir conceptuándola como un recurso, lo que es técnica y científicamente incorrecto y contrario al actual ordenamiento procesal costarricense. La Revisión es un proceso nuevo con una demanda nueva, que tiene como finalidad activar el funcionamiento del sistema de justicia para rescindir (objeto del proceso) una sentencia firme, cuya competencia se atribuye por disposición de ley (72.4 del Código Procesal Civil) a la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, con las limitaciones recursivas que nuestro ordenamiento jurídico establece. Y no se trata de una aplicación analógica, es aplicación pura y simple de la legislación nacional. Para este servidor, con respeto de cualquier otra idea, el Código Procesal Civil vino a remozar la Revisión en el Código Procesal Contencioso Administrativo. Ese cuerpo normativo establece en el inciso 1) del artículo 154, que la Revisión será de conocimiento de la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia: en los mismos términos establecidos para el proceso civilDe la lectura de ese numeral 154, escudriñando su naturaleza, salvo la mención a la palabra recurso, no se desprende que se trate de un recurso. Es en definitiva una Revisión, proceso autónomo y distinto de aquel en el que se dictó la sentencia que se impugna. Por lo expuesto, aunque estamos de acuerdo en negarle acceso a la demanda, estimamos que es por improponibilidad y no por rechazo de plano, porque la Revisión no es un recurso.

V.- NOTA DEL MAGISTRADO YURI LÓPEZ CASAL. Estoy completamente de acuerdo con la decisión tomada en este asunto. En esta nota solamente quiero indicar que, en mi humilde criterio, el artículo 154 del Código Procesal Contencioso Administrativo le da, a la revisión, el carácter expreso de recurso. De esta manera, en ese campo jurídico, la revisión es un recurso, no es una demanda. Como reza el conocido aforismo jurídico, que proviene del Derecho Romano, "In claris non fit interpretatio". El hecho de que, con posterioridad al Código Procesal Contencioso Administrativo, se hubiese promulgado y hubiese entrado en vigencia el Código Procesal Civil de 2016, no es razón suficiente para sostener que, al recurso de revisión, previsto en el Código Procesal Contencioso Administrativo, se le debe dar el carácter y el tratamiento jurídico de una demanda. El recurso de revisión, en materia contencioso-administrativa, cuenta con regulación legal expresa y clara, así que no es posible aplicar, supletoriamente, el Código Procesal Civil, según se desprende del numeral 220 del Código Procesal Contencioso Administrativo.

POR TANTO

Por improcedente, se rechaza de plano la demanda de revisión. Los magistrados López G.ález y López C. ponen nota.NSOTO



BCI0QAKZCLM61
G.J.S.G. - MAGISTRADO/A



9WT43C0LCVVA61
J.L.P. - MAGISTRADO/A



L8EHZSJ5RRK61
J.A.L.G. - MAGISTRADO/A



MPJDBM5HF0061
Y.L.C. - MAGISTRADO/A



QUPQXQWQF9U61
D.V.V. - MAGISTRADO/A

Teléfonos: (506) 2295-3658 o 2295-3659, correo electrónico sala_primera@poder-judicial.go.cr

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR