Sentencia Nº 002771 de Sala Primera de la Corte, 24-11-2020

Emisor:Sala Primera de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de sentencia:002771
Revisión del Documento

*071009350642CI*

Exp. 07-100935-0642-CI

Res. 002771-A-S1-2020

SALA PRIMERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las diez horas cero minutos del veinticuatro de noviembre de dos mil veinte .

Proceso ordinario interpuesto en el antiguo Juzgado Civil y Agrario de Puntarenas; actualmente Tribunal Colegiado de Primera Instancia Civil de Puntarenaspor THE LORD OF THE RINGS L.R. SOCIEDAD ANÓNIMA contra ÉDGAR VEGA ESPINOZA y SARA TREJOS SANDOVAL, en el cual,la partedemandadapresentó recurso de casación contra de la sentencia no. 101-C-2019 de las 15:49 horas del 27 de junio de 2019 emitida por el Tribunal de Apelación de Puntarenas. Intervienen, el licenciado Erick Alberto Lizano Bonilla, el licenciado Gustavo Adolfo Fernández Zelada. El primero en calidad de abogado director de la parte actora y el segundo en su condición de apoderado especial judicial de la parte demandada.

CONSIDERANDO

I.- De los asuntos admisibles en casación: El Código Procesal Civil -ley no. 9342- dispone en el Transitorio II que contra las resoluciones que estuvieran dictadas al entrar en vigor el Código -el día 8 de octubre de 2018-, cabrán los recursos autorizados por las disposiciones procesales vigentes al momento en que se dictaron. En lo que respecta al recurso de casación que aquí se conoce, este impugna una resolución cuya emisión es posterior a la fecha mencionada; no obstante, es el pronunciamiento de primera instancia (de las 15:24 horas del 31 de enero de 2018) que precede al 8 de octubre de 2018; el que marcó el régimen recursivo por el cual la sentencia subsiguiente sería impugnada. Entonces, el recurso debe conocerse de conformidad con las normas procesales contenidas en el Código Procesal Civil ley no. 7130, tal y como fue previsto en el transitorio. A partir de esas premisas, esta Sala infiere que, al habilitar la ley no. 9342 un régimen recursivo vigente al momento del dictado de la sentencia; concomitantemente habilitó que, tanto el contenido de la impugnación como el pronunciamiento al que esta da origen, se funden también, en los preceptos legales del régimen probatorio y los reguladores de los demás actos procesales vigentes en esa data. Por lo tanto, la admisibilidad del recurso se hace con base en el Código Procesal Civil ley no. 7130.

II.- Cuestiones preliminares del recurso: La sentencia impugnada corresponde al proceso ordinario no. 07-100935-0642-CI, emitida por un tribunal superior civil (v.g. Art. 591 inciso 1). Por otro lado, el recurso se presentó dentro del plazo enunciado en el numeral 596 por las siguientes razones: i) La comunicación de la sentencia impugnada, fue trasmitida por última vez al común de las partes -de conformidad con el ordinal 38 de la Ley de Notificaciones Judiciales- el día 28 de junio de 2019 (Escritorio Virtual, acta de notificación del 28/06/2019 de las 10:36:43 horas) y correspondió al día 01 de julio de 2019 a la fecha de la notificación; ii) El plazo recursivo venció el 22 de julio de 2019 y; iii) El recurso fue presentado el día 21 de julio de 2019 (fax 2661-2714) con fecha de la Oficina de Recepción de documentos de Puntarenas y dirigido al Tribunal de Apelación Civil y de Trabajo (Materia Civil) (Escritorio Virtual, documento del 22/07/2019 de las 8:45:49 horas). Al respecto del lugar de presentación del recurso, si bien el numeral 596 del Código Procesal Civil -aplicable al caso concreto- dispone que el recurso de casación se presenta directamente ante la sala de casación, debe tenerse en consideración que el Transitorio I del Código Procesal Civil vigente -ley no. 9342- permite ajustar los procesos pendientes en trámite a la nueva legislación. En razón de esto, si el numeral 69.3 de este último cuerpo normativo determina que el recurso de casación se presenta ante el tribunal que dictó la resolución recurrida, también en el plazo de 15 días; entonces la aplicación de ese transitorio habilitó al recurrente a presentar el recurso también ante el Tribunal de Apelación que dictó la sentencia recurrida. Así las cosas, el recurso sobre el cual la Sala se pronuncia corresponde al presentado ante el Tribunal de Apelación Civil y de Trabajo de Puntarenas (Escritorio Virtual, documento del 22/07/2019 de las 8:45:49 horas) y no el que consta con fecha de presentación 26 de agosto de 2019 (Escritorio Virtual, documento del 26/08/2019 de las 10:37:28 horas), documento extemporáneo, presentado ante esta Sala. Las anteriores corresponden a exigencias preliminares de admisibilidad; los demás requerimientos se conocen de seguido.

III.- Único agravio. La parte casacionista presenta un desarrollo de argumentos, de los cuales se extrae: En el recurso de apelación que se interpuso contra la sentencia de primera instancia, se argumentó claramente que, no se tuvo por demostrado en ese fallo y en este que se recurre ahora, pues no se hace mención ni del porqué del rechazo de tan importante solicitud de mis representados, toda vez que tienen más de quince años de estar en posesión del terreno que ahora pretende la parte actora se acredite que le pertenece, en su totalidad, pues claro quedo durante toda la tramitación del proceso, incluso desde el inicio del mismo proceso ante el JUZGADO CIVIL DE MAYOR CUANTÍA DE PUNTARENAS, que quien ejercía la posesión sobre los terrenos ahora en disputa lo eran mis representados, quienes a vista y paciencia de la sociedad actora, construyeron sus viviendas, tomaron posesión quieta pública y pacífica a título de dueños, sin ninguna objeción por parte de la SOCIEDAD ACTORA, ni de ninguna persona que manifestara que esos terrenos les pertenecían, por el contrario, los aquí demandados, compraron derechos posesorios, de buena fe, nunca se actuó con malicia, y hasta la fecha han ejercido el justo título como poseedores de buena fe, por lo que resulta erróneo que se les tenga como poseedores de mala fe y que se les declare con lugar la acción en su contra, no siendo ello justo.- (ver imagen segunda). En cuanto a los artículos 508 y 509 del Código Civil, los cuales vincula con la prueba confesional, documental, pericial y testimonial, señala que no es cierto lo indicado en el fallo venido en alzada, que hayan construido dentro de los terrenos sin la autorización del poseedor registral. Inclusive, dentro de la expresión de motivos, se lee: la sociedad actora, no ha ejercido, solamente aportó la certificación registral argumentando que su representada es la dueña registral de una finca madre, donde se encuentran los terrenos en discusión en este proceso, ... (ver imagen 5). Asimismo, señala: los terrenos de ambos demandados, se encuentran en Herradura de Jacó de Puntarenas, donde habitan muchas personas que están en iguales condiciones que ellos, y que a lo largo de muchos años, han trabajado en forma honrada, honesta, y sin fines de lucro en esos terrenos, para que ahora sencillamente por un fallo judicial, se les despoje de los mismos, y lo peor del caso se les tenga como poseedores de mala fe y se les condene al pago de las costas tanto procesales como personales. (imagen 3 parte final). El agravio no se admite. El mismo es informal. Tal y como se desprende del extracto citado, no realiza la parte casacionista en forma concreta mención de alguna de las casuales de casación que establecía el anterior Código Procesal Civil. Al respecto se indica que el recurso de casación se encuentra regido por causales expresamente indicadas en el Código Procesal Civil, los requisitos se encuentran a partir del artículo 593 del anterior cuerpo normativo procesal. Al respecto, se ha de indicar que procede el recurso de casación por violación de leyes que establecen el procedimiento, así como por violación de la ley en la parte dispositiva de la sentencia, en cuanto al fondo del asunto. En relación a las razones de orden procesal, el artículo 594 ibídem enumeraba siete causales y, por razones de fondo, se adicionan tres causales más (Art. 595 del Código Procesal Civil). Ahora bien, tomando como punto de partida el cardinal 596 del mismo cuerpo legal citado, en forma expresa indicaba que el recurso debía contener la mención de la ley o leyes infringidas, así como la expresión clara y precisa sobre, en qué consiste la infracción, lo sanciona con el rechazo de plano, el numeral 597 del anterior Código Procesal Civil. Como se puede denotar con facilidad, el recurso de casación no puede de ninguna forma presentarse de forma informal, ya que la normativa le atañe expresamente los requisitos que el mismo debe cumplir. Además, quien recurre mezcla entre sí diferentes temáticas sobre las cuales gira la disconformidad (derecho de posesión, justicia o hechos justos, mejoras, lugar donde habitan muchas personas, prescripción positiva, aplicación de una buena sana crítica, entre otras). El recurso así presentado por el representante de la parte accionada en el proceso principal se reviste de la informalidad que caracteriza otros medios de impugnación (v.g. recurso de revocatoria y apelación), los cuales no enlistan causales de forma taxativa, como si lo exige el recurso de casación. Esta técnica de casación genera un problema a la promotora del recurso, la Sala no tiene claridad de cuál es el planteamiento que la casacionista ha hecho sobre cada una. Es decir, al no individualizar las razones brindadas, se desconoce sobre qué argumentos debe ser analizada cada una de ellas. Dicha situación genera que en realidad no hay una expresión de los motivos concretos constitutivos del fundamento de la casación, expuestos de forma ordenada, clara y concisa tal y como lo exigía el cardinal 596, párrafo segundo del anterior Código Procesal Civil. En definitiva, la redacción no es ordenada, no aporta claridad y tampoco es breve. El incumplimiento de ese requisito conlleva un rechazo de plano de conformidad con el artículo 597 del Código Procesal Civil: Rechazo de plano: () o que no contiene la cita de la ley infringida, o que no expresa con claridad y precisión en que consiste la infración. El agravio así estructurado es informal e inadmisible y por lo cual no supera el filtro de admisibilidad.

POR TANTO

Se rechaza de plano el recurso presentado. DORELLANA

Luis Guillermo Rivas Loáiciga

Román Solís Zelaya

Rocío Rojas Morales

William Molinari Vilchez

Damaris Vargas Vásquez

Documento Firmado Digitalmente

-- Código verificador --

*IXFYGQUXDSU61*

IXFYGQUXDSU61

Teléfonos: (506) 2295-3658 o 2295-3659, correo electrónico sala_primera@poder-judicial.go.cr