Sentencia Nº 002778 de Sala Primera de la Corte, 24-11-2020

Emisor:Sala Primera de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de sentencia:002778
Revisión del Documento

*161000150927CI*

Exp. 16-100015-0927-CI

Res. 002778-A-S1-2020

SALA PRIMERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las diez horas treinta y cinco minutos del veinticuatro de noviembre de dos mil veinte .

En proceso ordinario presentado por MANUEL ENRIQUE HIDALGO MORERA, JENNIFER VÍQUEZ BARRANTES y OSVALDO ARAYA HERNÁNDEZ, este último en representación de ARAGONZA Y GONZARA S.A., contra DJOEL SOCIEDAD ANÓNIMA, el representante de la parte demandada interpuso recurso de casación en contra de la sentencia no. 160-2019 dictada por el Tribunal Colegiado de Primera Instancia Civil del Primer Circuito Judicial de Guanacaste. Intervienen como abogados directores de la parte actora y demandada, respectivamente, los abogados Juan Carlos Gutiérrez González y Licenciado Franklin Morera Sibaja.

CONSIDERANDO

I.- De los asuntos admisibles en casación: De conformidad con el artículo 69.7.2 del Código Procesal Civil -ley n.° 9342- (CPC), corresponde a esta Sala pronunciarse sobre la admisión del recurso de casación. La Sección II del Capítulo IV, Título II del Código Procesal Civil, denominada MEDIOS DE IMPUGNACIÓN establece como disposiciones generales -aplicables para la totalidad de los recursos regulados en ese cuerpo normativo- los siguientes filtros de admisibilidad: i) la regla de taxatividad de los medios de impugnación (v.g. Art. 65.1), ii) la delimitación de la legitimación para impugnar (v.g. Art. 65.2) y; iii) la obligatoriedad de motivar la impugnación (v.g. Art. 65.5). Ulteriormente, en ese mismo texto se individualizaron otros presupuestos de admisibilidad según las tipologías de recursos, a saber: revocatoria, apelación y casación. Este último cuenta con requisitos preliminares y otros que conllevan un análisis de admisibilidad de mayor complejidad (v.g. Art. 69). En lo que respecta a las condiciones mínimas del recurso, la normativa ordena que se indique la naturaleza del proceso, las partes y la identificación de la resolución recurrida (69.4.1.). Por mandato de ley se interpondrá contra las sentencias dictadas en procesos ordinarios de mayor cuantía o inestimables (69.1) y, deberá presentarse ante el Tribunal que dictó la resolución que se impugna en el plazo de 15 días (69.3.). En lo referente a la motivación como requisito material de admisión de la impugnación, es necesaria la expresión de los motivos concretos constitutivos del fundamento de la casación, expuestos de manera ordenada, clara y concisa (69.4.3). El incumplimiento de tal carga se sanciona con el rechazo de plano de la gestión (69.5.4). Además, es menester la indicación de las normas de derecho infringidas o erróneamente aplicadas (69.4.2). En igual sentido, la falta de fundamentación jurídica constituye un motivo de denegatoria de la admisión de la gestión (69.5.5). De acuerdo a lo expuesto, para que un recurso supere el control de admisión, se precisa la correspondiente mención y vinculación de las normas aplicables que se estimen infringidas con los fundamentos de la sentencia cuestionada. De omitirse lo anterior, la impugnación incumple el requisito previsto en la legislación procesal, imponiéndose su rechazo de plano ordinal 69.5 del CPC-. En este sentido, puede consultarse, entre muchas otras, además de la indicada resolución, la no. 2268-S1-2019 de las 14 horas 9 minutos del 3 de setiembre de 2019.

II.- Cuestiones preliminares de admisión: Los requisitos introductorios han sido cumplidos por la parte disconforme, pues la sentencia impugnada corresponde a un proceso ordinario de mayor cuantía. Por otro lado, el recurso interpuesto se presentó en tiempo por las siguientes razones: i) La última comunicación a las partes de la sentencia recurrida fue realizada el día 27 de junio de 2019 (acta de notificación asociadas al escritorio virtual el día 27/06/2019 14:46:58), siendo la fecha de dicha notificación el día 28 de junio de 2019, conforme a lo dispuesto en el numeral 38 de la Ley de Notificaciones Judiciales; ii) Las partes contaban con plazo para recurrir hasta el día 19 de julio de 2019, fecha en que fue presentado el recurso (Escritorio Virtual, documento del 19/07/2019 a las 15:58:24). Las anteriores corresponden a exigencias preliminares de admisibilidad; los demás requerimientos del recurso se conocen de seguido.

Casación por razones sustantivas

III.- En el primer reclamo se acusa la infracción a las reglas legales de valoración probatoria y error en la interpretación de la prueba. Específicamente, se reprocha el quebranto del ordinal 41.5 del CPC, al no haberse aplicado las reglas de la lógica, la experiencia y el correcto entendimiento humano en la apreciación de la prueba, lo que llevó al tribunal a entender que el depósito efectuado por la actora a favor de la demanda constituyó un buen pago y no lo considerará como insuficiente para atender las obligaciones garantizadas con hipoteca en favor de su representada. En su criterio, el tribunal incurre en tal yerro por las siguientes razones: 1) A partir de las testimoniales y de un correo electrónico concluye que al representante de la demandada se le había dado en tiempo el aviso previsto en la constitución de la hipoteca de que sería cancelada en forma anticipada. Discrepa de tal inferencia. Razona, en el correo remitido no se mencionó fecha, lugar ni el monto del pago a efectuarse, sino la posibilidad del mismo, la que nunca fue aceptada por el representante de la demandada como erradamente y contrario a la prueba se concluye en sentencia. Se agrava la infracción, desde su perspectiva, si se considera que las comunicaciones enviadas a la acreedora no las despachó el representante de la actora, sino un abogado, además de que lo que se indicó en el correo del 22 de diciembre de 2015 era la posibilidad de renovar el crédito por un año más, pero nunca la cancelación anticipada. Describe de seguido el contenido de la respuesta y comunicaciones subsiguientes, afirmando que fue con menos de un mes de anticipación que el abogado de la actora avisó que se haría el pago total, por lo que el aviso fue dado en forma extemporánea y no se cumplió con lo requerido en la hipoteca dicha, por lo que el pago que debió de haberse efectuado debía de contener además la suma de cinco mil doscientos cincuenta dólares, por concepto de penalidad por no haberse dado aviso con la antelación pactada. Por ende, afirma, el pago que debió de haber efectuado la actora era de trescientos seis mil ciento catorce dólares, el efectuado fue solo de trescientos un mil ochocientos dólares, con el cual no cubre la obligación total, no libera la hipoteca y no es buen pago, siendo errada la conclusión de la sentencia, que por este motivo debe de ser casada. 2) Los jueces concluyeron que las testimoniales y la confesión de la actora prueba en contra de la parte demandada. Aduce, la confesional o declaración de parte se debe entender que prueba en contra de quien la emite, mas no en contra de la parte contraria. De todas formas, arguye, ni las declaraciones de los testigos ni la confesional contradice ni desvirtúa lo indicado en los correos electrónicos referidos, presentados por la actora y que son claros.

IV.- Análisis de admisión. El cargo será rechazado por las razones que se dirán: 1) Falta de fundamentación Jurídica. El recurrente no mencionó los preceptos sustantivos infringidos a raíz de los vicios acusados en la valoración probatoria, como es menester en este tipo de reclamos, de acuerdo al requisito de admisión dispuesto en el ordinal 69.4.2 del CPC y a la causal invocada que es por Violación de las normas sustantivas aplicables al caso concreto. Desde vieja data esta cámara se ha pronunciado sobre esa carga en los agravios asociados a la valoración de la prueba (v.g., en los votos no. 55-F-98 de las 14 horas 30 minutos del 29 de mayo de 1998, 226-F-S1-2016 de las 10 horas 5 minutos de 10 de marzo de 2016, 88-A-S1-2019 de las 11 horas 54 minutos del 17 de enero de 2019), la cual subsiste al amparo del Código Procesal Civil vigente, al haberse encuadrado en una misma causal por violación de normas sustantivas la transgresión de las normas legales de valoración probatoria. Es decir, para ser relevante, la transgresión de estas últimas debe implicar la de las primeras al haber causado su desaplicación o aplicación indebida, por lo que debe hacerse mención también de las normas infringidas de manera indirecta. Por ende, la fundamentación jurídica del agravio es insuficiente al no enlazarse las transgresiones normativas sobre la valoración de la prueba con las normas de fondo conculcadas de manera refleja. Además, algunas de las alegaciones probatorias carecen de sustento normativo. Así, afirma el recurrente que la confesional solo prueba en contra del declarante, pero no indica cuál es la norma que sustenta su posición. Valga acotar, si bien el ordinal 41.5 ibídem contiene la norma general de valoración probatoria, ello no exime el deber de señalar las normas que sustenten alegatos sobre reglas de valoración específicas como la aducida sobre la confesión. La falta de fundamentación jurídica advertida se sanciona con el rechazo de plano como así se declara (ordinal 69.5.5 del Código Procesal Civil). 2) Imprecisión en la motivación. A mayor abundamiento, ha advertido esta cámara que la exposición de motivos no observa un grado de precisión satisfactorio en su relación con el fallo. El casacionista contradice la conclusión fáctica a la que arribó el tribunal al estimar que la actora avisó a la demandada su acreedora que cancelaría anticipadamente la obligación aquí debatida. Sin embargo, no hace una referencia clara a los argumentos expuestos por el tribunal para sostener tal determinación. Nótese, el recurrente se dedica a exponer sus propias apreciaciones, pero no confronta, como debió, los razonamientos contenidos en el acto que recurre no solo al valorar la prueba sino incluso al adjudicarle el Derecho aplicable a los hechos probados. Por ende, incumple con la carga general recursiva contenida en el numeral 65.5 del CPC, conforme al cual toda impugnación debe contener, () bajo pena de inadmisibilidad, las razones claras y precisas que ameritan la modificación o nulidad de lo resuelto. Asimismo, desatiende el requisito propio del recurso de casación enunciado en el ordinal 69.4.3, consiste en La expresión de los motivos concretos constitutivos del fundamento de la casación, expuestos de forma ordenada, clara y concisa., incurriendo en la causal de rechazo de plano correspondiente a la falta de expresión clara y precisa de las infracciones acusadas (numeral 69.5.4 ibídem). Todo ello implica una imprecisión y falta de fundamentación por la evidente desvinculación de los alegatos con la sentencia.

V.- El segundo motivo por el fondo se relaciona a la condenatoria en costas. Se acusa la infracción del ordinal 73.2, inciso 4, del Código Procesal Civil. El recurrente se queja de que el tribunal aplicó la condenatoria dispuesta en el ordinal 73.1 del código de rito por el simple hecho de que la actora resultara gananciosa sin haber valorado la causal de exoneración prevista en el numeral 73.2.4 ibíd., que establece que no procede la condenatoria en costas cuando la parte perdidosa haya actuado con buena fe y sin haber abusado del proceso. Además, sostiene, de haberse efectuado una adecuada valoración de la prueba como se indicó en el primer motivo de disconformidad, su representada no hubiese sido perdidosa. Por ende, afirma, el tribunal debió de haber aplicado la norma infringida, sea el numeral 73.2 del Código Procesal Civil, o bien, condenar a la parte actora conforme al numeral 73.1 ibídem.

VI.- El cargo será rechazado de plano. Si bien el casacionista cumple en señalar los preceptos normativos que estima infringidos, omite expresar, con claridad y precisión el motivo de la infracción y, más concretamente, las razones por las que se debió aplicar la previsión que echa de menos. Se queja de que el tribunal aplicara la regla general dispuesta en el ordinal 73.1 del Código Procesal Civil sin valorar la aplicabilidad de la causal prevista en el ordinal 73.2.4 del mismo cuerpo normativo. En sus propias palabras, “…el Tribunal ni siquiera valoró la posibilidad de exenciones a tal aplicación que contempla el numeral infringido, sea el artículo 73.2 inciso 4 que establece que no se condenará en costas cuando la parte perdidosa haya actuado con buena fe y sin haber abusado del proceso () Debió de haber aplicado el Tribunal la norma infringida, sea el artículo 73.2 del Código Procesal Civil y no haber condenado al pago de costas a la parte actora. (Imágenes 6 y 7 del recurso). Sin embargo, no expone una sola razón por la cual, en su criterio, haya ajustado su conducta a la buena fe, la lealtad, la probidad y al uso racional del sistema procesal. Nótese, si pretendía que se enmendara el fallo en ese extremo y se aplicara la causal en cuestión debió señalar las razones que, en el caso en concreto, debieron llevar a la aplicación de la causal de exoneración en cuestión. Tal grado de vaguedad no puede sino subsumirse en el supuesto de imprecisión sancionado con el rechazo de plano del alegato (numeral 69.5.4 ejúsdem). Luego, lo alegado sobre la variación que implicaría en el extremo de costas el acogimiento de la primera causal resulta igualmente inatendible al haber sido esta rechazada de plano.

VII.- De las costas del recurso. Las costas corresponden a la repercusión económica que implica para las partes su participación en la contienda judicial. Según lo establecido en el artículo 73.1 del CPC, su pronunciamiento debe realizarse de oficio en toda resolución que ponga fin al proceso, debiendo imponerse cargo de la parte vencida, salvo aquellos casos en los que concurra uno o más de los supuestos de exención previstos en la ley (numeral 73.2). Por ende, su resolución requiere de un criterio valorativo por parte de la autoridad jurisdiccional. El recurso de casación, es una de esas resoluciones, ya que con esta se decide definitivamente el contradictorio y responde a un juicio de utilidad y necesidad. Además, su sola presentación implica un emplazamiento a la contraparte, lo que impedirá la firmeza de la sentencia recurrida, le sujetará a continuar la discusión del asunto ante una instancia superior, mantendrá abierta la discusión de los puntos en controversia, y de igual forma, le implicará incurrir en gastos adicionales por tener que apersonarse y gestionar ante dicha autoridad. De este modo, es que resulta procedente su pronunciamiento y en ese tanto, por no superar la fase de admisibilidad, se condena a la parte casacionista al pago de las costas generadas en esta fase, las cuales deberá liquidar la parte beneficiada en la etapa procesal correspondiente.

POR TANTO

Se rechaza de plano el recurso. Son las costas del recurso a cargo de la parte recurrente vencida, las que deberá liquidar la parte beneficiada en ejecución de sentencia. DRUDIN

Luis Guillermo Rivas Loáiciga

Román Solís Zelaya

Rocío Rojas Morales

William Molinari Vilchez

Damaris Vargas Vásquez

Documento Firmado Digitalmente

-- Código verificador --

*4DFI9ET9G43Q61*

4DFI9ET9G43Q61

Teléfonos: (506) 2295-3658 o 2295-3659, correo electrónico sala_primera@poder-judicial.go.cr