Sentencia de Tribunal Disciplinario Notarial, 25-11-2021

Fecha25 Noviembre 2021
Número de sentencia16-000327-0627-NODE:
EV Generación de M.: D:\Gestion-Judicial\Servidor de Archivos\PENAL\TNSEN006.dpj

"Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuere" Ulpiano

PROCESO DISCIPLINARIO NOTARIAL

EXPEDIENTE No. 16-000327-0627-NO

DE: DIRECCIÓN NACIONAL DE NOTARIADO

CONTRA: A.E.J..É.NEZ

VOTO No. 0200-2021

TRIBUNAL DISCIPLINARIO NOTARIAL. Primer Circuito Judicial de San José, a las diez horas y veintiocho minutos del veinticinco de noviembre del dos mil veintiuno.

Proceso D. establecido por el licenciado L.G.C.J.énez, quien es mayor, abogado y notario, cédula de identidad número dos-cuatrocientos veintiocho-setecientos setenta y uno, en su condición de apoderado general judicial de la Dirección Nacional de Notariado, contra el licenciado A.E.J.énez, quien es mayor, abogado y notario, cédula de identidad número uno-ochocientos noventa y cuatro-doscientos ochenta y uno, vecino de San José.

Redacta el J.E.S., y;

CONSIDERANDO:

I.- Antecedentes: a) Actos de alegación de parte y trámite (síntesis de las alegaciones, pretensiones y defensas). Queja: La Dirección Nacional de Notariado denunció al licenciado A.E.J.énez, con ocasión de los hallazgos efectuados en la fiscalización llevada a cabo en su notaría. Señaló el citado órgano, que en el tomo treinta y dos del protocolo del notario denunciado, consta al folio setenta y tres vuelto, una declaración jurada fechada tres de noviembre del dos mil quince, que fue reportada en el respectivo índice quincenal, como autorizada. Sin embargo, analizado el citado tomo, se determinó en la citada visita, efectuada el diecinueve de enero del dos mil dieciséis, que esa declaración no estaba firmada por el compareciente (folios 41 y 42). Defensa: El licenciado E.J.énez manifestó que la omisión se debió a un error, pues la compareciente no firmó y no se percató del faltante de esa rúbrica. Dijo que la declarante ya firmó y envió la documentación correspondiente ante la Dirección Nacional de Notariado. Opuso las excepciones de falta de derecho y prescripción. Esta última fue declarada sin lugar, mediante auto número cuatrocientos veintiuno-dos mil diecisiete, de las ocho horas y cincuenta y siete minutos del diecisiete de octubre del dos mil diecisiete (folios 74 y 75).b) R.ón impugnada: La autoridad de primera instancia, dictó la sentencia número cuatrocientos sesenta y tres-dos mil veintiuno, a las diecinueve horas y cuarenta y nueve minutos del treinta de junio del dos mil veintiuno, mediante la cual, el Máster J.C.G.V., declaró sin lugar la excepción de falta de derecho interpuesta y declaró con lugar la acción disciplinaria establecida contra el acusado, a quien impuso la corrección disciplinaria de un mes de suspensión en el ejercicio de la función notarial. c) Recurrente: Disconforme con lo así resuelto, el licenciado E.J.énez interpuso recurso de apelación y nulidad contra esa impugnación, la cual fue admitida por la autoridad de primera instancia.

II.- Hechos Probados: Por corresponder al mérito de los autos y no haber sido aportada contraprueba que los contradiga y cuestione, se aprueba la relación de hechos demostrados realizada por el señor juez de primera instancia.

III.- Sobre el Recurso: El licenciado A.E.J.énez, en desacuerdo con la sentencia, apeló y señaló que el día en que se efectuó la inspección a su notaría, se presentaron el licenciado J.V.P. y otro colega y se percataron de la falta de firma de la compareciente D.A.J.énez E. en una declaración jurada y señaló que esa situación acaeció, en virtud de que la señora J.énez E., en lugar de suscribir esa declaración, firmó otro documento y apuntó que los señores inspectores le indicaron que llamara de inmediato a la declarante para que firmara y que posteriormente enviara la documentación a la Dirección Nacional de Notariado. Dijo que no se causó perjuicio alguno y solicitó se revocara y anulara la sentencia.

IV.- Nulidad. En forma concomitante con el recurso, el apelante pidió la nulidad del fallo, sin embargo, no fundamentó ese pedimento en alguna situación que le haya ocasionado indefensión o en algún vicio grave del procedimiento generador de ese efecto y como no se observa protesta en ese sentido, la petición debe ser rechazada por infundada.

V.- El artículo 157 de Código Notarial dispone, en lo concerniente a los recursos, cuáles resoluciones son apelables y el plazo en que debe se interpuesto, pero omite regular las disposiciones generales que rigen los recursos, por lo que en atención a su sistema de fuentes, debe acudirse al Código Procesal Civil (numeral 163 ibid). Este Código sí tiene una regulación extensa sobre el punto y conforme su artículo 65.5, la apelación debe contener, bajo pena de inadmisibilidad, las razones claras y precisas que ameritan la modificación o nulidad de lo resuelto y la razón es clara y se encuentra en que el Tribunal no puede enmendar o revocar la resolución en lo que no sea objeto de recurso (con la salvedad ahí contenida) y en este sentido, la doctrina, al desarrollar esta norma, explicó: Fundamentar el recurso de apelación es explicar, razonar y expresar jurídicamente, los motivos de agravio que alega el recurrente, bien con argumentos jurídicos, fácticos o probatorios, que lo hacen disentir o atacar la resolución que apela. Es concretar y explicar los motivos por los cuales cree se equivocó el a-quo, en la resolución que ataca. La motivación es la exposición de motivos en que se ampara el recurso. La argumentación es el razonamiento de pertinencia de cada uno de los agravios para combatir la resolución. En rigor, no basta con que el recurrente diga o exprese que desea recurrir la resolución, hay que explicar los defectos (agravios) y las razones (alegatos o argumentaciones) por los cuales se encuentra inconforme con lo resuelto (P.V., C. y A.B., S.. Comentarios al Nuevo Código Procesal Civil, Tomo II, 2da edición, San José, Costa Rica, Editorial Jurídica Faro, página 67). Esta norma y doctrina encuentra aplicación en el caso, pues si bien es claro que el apelante está disconforme con lo resuelto por el señor juez, expresar agravios implica exponer en forma razonada y clara, los motivos por los cuales estima que la autoridad de primera instancia erró, sea al apreciar los hechos, por incurrir en un yerro al valorar la prueba o al aplicar el derecho. No sería suficiente, entonces, con que se exponga, nuevamente, lo ocurrido, como se hizo en el recurso, en tanto el apelante señaló que faltaba una firma el día de la fiscalización y que fue un error de la declarante, quien firmó un documento por otro. Esas manifestaciones equivalen, en forma general, a los hechos que tuvo por demostrados el señor juez de primera instancia y no entrañan un vicio en su apreciación, que no se cuestiona. Luego, el apelante señaló que existió un error y que no hubo perjuicio. El tema del error fue abordado por el señor juez en su sentencia y el recurrente no atacó las consideraciones ahí expuestas, según las cuales, ese desacierto y descuido, generó responsabilidad disciplinaria. Así, señalar que lo sucedido seria atribuible a un mero error, no sería suficiente para que este Tribunal conozca el agravio, pues los errores, es decir, los incumplimientos culposos (por negligencia o imprudencia) de los deberes a los cuales está sujeto una persona notaria, pueden generar responsabilidad disciplinaria y el disconforme debió combatir que en este caso no lo produjo. La circunstancia de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR