Sentencia Nº 2019-000359 de Sala Segunda de la Corte, 20-03-2019

Fecha de Resolución:20 de Marzo de 2019
Emisor:Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia
 
CONTENIDO
*180001750505LA*

Corte Suprema de Justicia
SALA SEGUNDA

Exp: 18-000175-0505-LA
Res: 2019-000359
SALA SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. S.J., a las once horas y cero minutos del veinte de marzo de dos mil diecinueve.
Proceso sumarísimo por violación del debido proceso, interpuesto ante el Juzgado de Trabajo de H., por [Nombre 001], administrador, contra la [Nombre 002], representada por su alcalde [Nombre 003], soltero; y el [Nombre 004]. Figura como apoderados especiales judiciales de la municipalidad co-demandada los licenciados F.U.S. y R.C.F.. Todos mayores, casados, abogados y vecinos de H.; con las excepciones indicadas.
Redacta la Magistrada V.A.; y,
CONSIDERANDO:
I.- ANTECEDENTES.- El actor demandó al [Nombre 004] y a la [Nombre 002] , donde laboraba como Administrador General, y reclamó que el acuerdo de la Junta Directiva de la Sesión n.° [Valor 001], que decretó su despido le fue notificad o el dos de febrero de 2018, cuando se encontraba incapacitado, además, la comunicación se hizo a través de su correo electrónico, a pesar de que aportó como medio para recibir notificaciones su trabajo, por lo que esta debió hacerse de manera personal. Por ello, pidió que lo reinstalaran en su puesto con el pleno goce de todos sus derechos, pago de salarios caídos, daños y perjuicios, intereses y ambas costas (escritos agregados al expediente a las 15:58:54 horas del 02/02/2018, 14:51:13 horas del 19/03/2018 y 13:01:45 horas del 31/03/2018). Los demandados contestaron negativamente la acción (escrito incorporado a las 15:35:41 horas del 13/04/20018). En sentencia n.º 1742 de las 14:08 horas del 22 de octubre de 2018, el Juzgado de Trabajo de H., declaró sin lugar la acción en cuanto a la nulidad del despido y la reinstalación. Para el reclamo de los demás extremos remitió a la vía ordinaria, por estimar que no corresponde su análisis en la vía sumarísima. Resolvió sin especial condena en costas (documento incorporado a las 14:08:37 horas del 22/10/2018).
II.- SÍNTESIS DEL RECURSO.- Contra el fallo del Juzgado, el actor interpone recurso de casación. Aduce que de la prueba que consta en el expediente, se colige que estableció como medio para recibir notificaciones su lugar de trabajo en el [Nombre 004] y nunca su correo personal. Indica que la Ley de Notificaciones Judiciales n.º 8687, en el artículo 19, dispone que cuando el lugar para recibir notificaciones es el trabajo, la misma debe ser personalísima. Añade que es improcedente despedir a un funcionario público mientras se encuentre incapacitado, razón por la que estima que la notificación de su despido está viciada de nulidad. Destaca que la sentencia impugnada carece de justificación. Por tales razones, pide que se anule el fallo recurrido.
III.- RECURSO POR RAZONES PROCESALES.- El ordinal 587 del Código de Trabajo, dispone los motivos por los que puede interponerse un recurso de casación por razones procesales. El punto quinto, indica que procede por “falta de fundamento o fundamento insuficiente de la sentencia”. En el apartado titulado “Análisis Final” del recurso interpuesto ante la Sala, el actor aduce que la resolución carece de fundamento; sin embargo, no indica puntos concretos que no hayan sido resueltos o explicados por la juzgadora. Al contrario, se aprecia que lo alegado es en el fondo una disconformidad con la manera en cómo se resolvió el proceso, aspectos que serán analizados en el considerando siguiente.
IV.- ANÁLISIS DEL CASO CONCRETO.- El actor laboró como Administrador en el [Nombre 004]. En sesión ordinaria n.º [Valor 002] del 25 de enero y ratificada en la [Valor 003] del 1º de febrero de ese año, se tomó la decisión de despedir al actor, la que le fue notificada al señor [Nombre 001] el 2 de febrero de 2018, cuando se encontraba incapacitado. El gestionante se opone a que el acto de despido le haya sido notificado cuando no estaba prestando sus servicios, sino que, como se indicó, estaba incapacitado. Sin embargo, esta condición no es impedimento para que se realice la comunicación del acto del despido. En ese sentido en el voto n.º 2015-001052 de las 9:50 horas del 30 de setiembre de 2015, la Sala expuso: “Con respecto a la nulidad del despido por haber sido decretado y notificado el demandante estando incapacitado, tampoco resulta procedente el alegato, pues tal y como lo indicó el tribunal y ha sostenido reiteradamente esta Sala, la incapacidad del servidor no impide el ejercicio de la potestad disciplinaria por parte de la empleadora (puede verse, entre otros, los votos números 49, 11:20 horas del 13 de febrero de 1998; 359, de las 16:00 horas del 29 de 06 de 2001; 150, de las 14:40 horas del 9 de abril de 2002; 326-05, y 545, 9:40 horas de 28 de junio de 2006 y 897-13 de las 10:05 horas del 9 de agosto de 2013)”. (Sic). Este tema también ha sido tratado por la Sala Constitucional, que en la sentencia n.º 2015-001806 de las 14:30 horas del 10 de febrero de 2015, citando el fallo n.º 2009-002217 de las 11:47 horas del 13 de febrero de 2009, explicó: “IV.- SOBRE LA NOTIFICACIÓN DEL DESPIDO EN PERIODO DE INCAPACIDAD. En cuanto al alegato del recurrente en el sentido que su despido se realizó cuando estaba incapacitado, cabe señalar que siguiendo la línea jurisprudencial de este Tribunal, debe recordarse que el hecho que la relación de servicio de un funcionario público esté suspendida en virtud de una incapacidad para el trabajo legalmente acordada, no tiene la virtud de enervar la potestad que tiene la Administración para separarlo del cargo conforme a la ley, ni la de suspender los efectos de los pronunciamientos dictados por los órganos competentes en virtud del ejercicio de la citada potestad, pues afirmar lo contrario implicaría reconocer una limitación a esa facultad que ni la Constitución, ni la ley establecen (ver en sentido similar sentencia de esta Sala No. 2001-12089 de las 10:21 hrs. del 23 de noviembre de 2001). De esta manera, en cuanto a este extremo, no se observa infracción a los derechos fundamentales del amparado”. (Sic). Es claro que no existe ninguna prohibición para notificar a un funcionario que esté incapacitado, el acuerdo de despido y la acción de personal donde se documenta ese acuerdo, pues por esa condición no pierde su condición de trabajador, solo que está justificado para no estar laborando mientras dura la condición de incapacitado. Tal y como se expuso en la sentencia recurrida, la incapacidad suspende temporalmente la relación laboral, y lo único que no debe realizar el trabajador es precisamente prestar sus servicios, pero dado que se trata de una condición temporal y que el trabajador se reincorporará a sus labores, el trámite de los procedimientos administrativos disciplinarios puede continuar. Tampoco se observa ninguna vulneración porque la notificación del acto de despido se hizo por medio de la cuenta personal de correo electrónico del promovente, porque no estamos ante un acto de traslado de cargos sino de la simple notificación del acto final del proceso disciplinario y, tal y como lo indicó el Juzgado, la notificación fue eficaz pues el mismo actor acepta en su demanda que recibió la comunicación, lo que implica que tuvo la oportunidad de ejercer su derecho de impugnar ese acto de despido, utilizando los recursos legales vigentes. Como bien lo señala la juzgadora de instancia, el acuerdo de despido se le notificó por medio de su correo electrónico personal. El hecho de que el actor hubiera señalado el lugar de trabajo para notificaciones y no el correo personal, no obligaba a la demanda a esperarle a que se reintegrara para notificarle el acto final del procedimiento disciplinario, ni es motivo de nulidad del despido que se ejecutó, pues no le causa indefensión. Es claro que si estaba incapacitado no se encontraba trabajando, por lo tanto la opción del empleador era notificarle por algún medio que garantizara la comunicación, la que se logró en su caso, como se indicó supra y así se acreditó con su confesión espontánea en la demanda, por lo que se logró la eficacia del acto del despido. Lo así resuelto por la demandada tiene respaldo en lo dispuesto en los numerales 239 y 243 de la Ley General de la Administración Pública en relación con los numerales 9,10 y 11 de la Ley de Notificaciones Judiciales, aplicable supletoriamente en cuanto existan alguna omisión en el primero de esos cuerpos normativos. El numeral 239 de la Ley General de la Administración Pública, dispone: “Todo acto de procedimiento que afecte derechos o intereses de las partes o de un tercero, deberá ser debidamente comunicado al afectado, de conformidad con esta Ley”. El fin último de la notificación es comunicar una decisión, un acto a la persona interesada para que ejerza los derechos que correspondan, lo que cumplió la demandada. Si bien, el ordinal 247 de la Ley General de la Administración Pública dispone que la comunicación hecha por un medio inadecuado, o fuera del lugar debido, u omisa será absolutamente nula, lo cierto es que agrega: “se tendrá por hecha en el momento en que gestione la parte o el interesado, dándose por enterado, expresa o implícitamente, ante el órgano director competente”. Por su parte, la Ley de Notificaciones Judiciales, dispone en el artículo 9°: “ Será nula la notificación contraria a lo previsto en esta Ley, salvo lo dispuesto en el artículo siguiente. En todo caso, la nulidad se decretará solo cuando se le haya causado indefensión a la parte notificada (…)” -el destacado es suplido-. Y agrega en el numeral 10 que se tendrá por notificada la parte que se apersone el proceso. De las normas mencionadas, se colige que para que una notificación sea declarada nula debe haber causado una indefensión, que no puede alegarse cuando se acepta que esta fue recibida y se han podido ejercer los recursos que, como lo indica la juzgadora, el actor tiene en trámite el proceso de agotamiento de la vía administrativa, mediante el recurso de jerarquía impropia que prevé el Código Municipal, cuyo trámite está en el mismo Juzgado de Trabajo de H., expediente número [Valor 004]. Conviene aclarar, que no procede en este asunto aplicar los principios citados por el señor [Nombre 001], concretamente el de primacía de la realidad e in dubio pro operario, toda vez que no estamos ante un caso donde se discuta sobre los hechos imputados al actor para el despido y que se genere una duda razonable que permita la aplicación del segundo de esos principios. Tampoco estamos ante los supuestos fácticos que obligaran a la juzgadora de instancia la aplicación del principio de primacía de la realidad.
V.- COLORARIO.- Por las razones expuestas, lo procedente es declarar sin lugar el recurso. Se aclara que lo dicho por la parte demandada en el escrito de réplica del recurso incoado por el actor, donde pide que se le condene al pago de costas, no puede ser atendido por la Sala, toda vez que no fue presentado como corresponde, sea por medio de un recurso.
POR TANTO:
Se declara sin lugar el recurso.


Orlando Aguirre Gómez



Julia V.A. Luis Porfirio Sánchez Rodríguez



Jorge Enrique Olaso Álvarez Roxana Chacón Artavia
Res: 2019-000359
RBC/RPC

2
EXP: 18-000175-0505-LA

Teléfonos: 2295-3671, 2295-3676, 2295-3675 y 2295-4406. Facsímile: 2234-71-41. Correos Electrónicos: imoralesl@poder-judicial.go.cr. y mbrenesm @poder-judicial.go.cr