Sentencia Nº 2019-0037 de Sala Tercera de la Corte, 18-01-2019

Fecha de Resolución:18 de Enero de 2019
Emisor:Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia
 
CONTENIDO
*180001480006PE*
Exp:18-000148-0006-PE
Res: 2019-0037
SALA TERCERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las once horas y cuarenta y uno minutos del dieciocho de enero del dos mil diecinueve.
            Visto el Procedimento de Revisión interpuesto en causa seguida contra [Nombre 004], por el delito de uso de documento falso y estafa mayor, en perjuicio de La Fe Pública y [Nombre 001], y;
             Considerando:
             I- El licenciado Danilo Loaiza Bolandi, en su calidad de Defensor Particular de la sentenciada [Nombre 004], formula procedimiento de revisión de la sentencia Nº 72-2015, dictada por el Tribunal Penal del Primer Circuito Judicial de San José, a las ocho horas y treinta minutos del veintitrés de enero del dos mil quince, y en contra de la sentencia Nº 2015-0769, dictada por el Tribunal de Apelación de Sentencia del Segundo Circuito Judicial de San José, a las quince horas veinte minutos del veintisiete de mayo del dos mil quince. 
II- Como único motivo, reclama la existencia de sentencias inconciliables, de acuerdo con el numeral 408 inciso a), del Código Procesal Penal. El petente realiza una sinopsis del caso en cuestión, en relación con los hechos vinculados con la sentencia penal en la que se condenó a [Nombre 004] por los delitos de uso de documento falso y estafa en concurso ideal, según sentencia Nº 72-2015, de las 08:30 hora, del 23 de enero del 2015, dictada por el Tribunal Penal del Primer Circuito Judicial de San José. También refiere la gestión planteada por la señora [Nombre 004] ante el Juzgado Segundo de Familia de San José, donde interpuso proceso de reconocimiento de hijo de mujer casada, proceso en el que se declaró que la niña [Nombre 003] es hija del señor [Nombre 001] y de la señora [Nombre 004] , ordenándose el pago de alimentos de parte del padre. Indica el revisionista que mientras la sentencia penal no sea anulada, existe impedimento de reactivar y continuar con el proceso de pensión alimentaria. Señala que la declaratoria jurisdiccional de la paternidad del señor [Nombre 001] y su obligación de alimentar a la menor desde su nacimiento, “…viene a cambiar los presupuestos fácticos en que el Tribunal Penal basó la sentencia cuya revisión y anulación aquí solicito. Dado lo anterior no es cierto que en perjuicio del señor [Nombre 001] (sic) hubiese ocurrido un enriquecimiento sin causa en tanto su hija sí tenía y tiene el derecho a recibir alimentos de su papá. Ahora, en cuanto a la falsedad ideológica ésta deviene inexistente en tanto ningún perjuicio real o potencial se derivó pues demostrado está que el señor [Nombre 001] si estaba obligado a darle pensión alimentaria a la niña, amén de que el señor [Nombre 001] se apersonó al Hospital de la Mujer a reconocer como suya a la niña […] y en el proceso de investigación de paternidad no solo se allanó sino que se mostró colaborador en tanto se apersonó a la Medicatura Forense a aportar sus muestras biológicas.” (f. 489-490). El interesado expone un resumen de las gestiones realizadas en el proceso de familia. En este caso, se informa que la señora [Nombre 004], interpuso ante el Juzgado Segundo de Familia de San José demanda de declaratoria de extramatrimonialidad e investigación de paternidad en contra de [Nombre 010] y [Nombre 001], con el fin de que se declarara que la niña [Nombre 003] es hija del señor [Nombre 001] y de la sentenciada, y no del señor [Nombre 010], proceso que se tramitó con el expediente Nº 15-000926-0187-FA. Mediante sentencia de primera instancia número 225-2018, dictada a las quince horas y treinta y un minutos del veintiocho de febrero del dos mil dieciocho, el Juzgado de Familia declaró con lugar la demanda establecida y declaró que la menor indicada no es hija de [Nombre 010] sino de [Nombre 001], con los consecuentes derechos que se generan; a su vez, se ordenó al padre el pago de alimentos retroactivos en beneficio de la menor de edad. La ejecutoria de dicha sentencia se presentó al Registro Civil para su inscripción. Según el petente, “existen dos sentencias contradictorias, la penal que declaró que la niña [Nombre 003] no era hija del señor [Nombre 001] y otra que, al amparo de prueba científica, determinó que si lo era, de manera que el principal presupuesto por el cual fue condena (sic) la señora [Nombre 004] nunca fue real, lo que perfectamente se hubiese podido acreditar en sede penal si la autoridad jurisdiccional, en sede penal, hubiese accedido a la realización de la prueba de marcadores genéticos tantas veces solicitado.” (f. 494). Señala que con la firmeza de la sentencia penal condenatoria, que declaró la falsedad ideológica de la sentencia de reconocimiento de la menor de edad, quedó sin efecto legal alguno la pensión alimentaria que el Juzgado Contravencional y de Pensiones Alimentarias de San Sebastián impuso a cargo del señor [Nombre 001], a favor de la niña. En resumen, para el quejoso se está en presencia de la causal invocada: “una que declara que es falso que la niña [Nombre 003] no es hija del señor [Nombre 001] y otra que declara que sí.” (f. 494). Solicita se anule la sentencia condenatoria Nº 72-2015, y la sentencia de apelación que la confirmó en alzada Nº 2015-0769, absolviendo de toda pena y responsabilidad a la sentenciada [Nombre 004]. Aporta como prueba el expediente 11-000766-0612-PE; certificación actualizada del certificado de nacimiento de la niña [Nombre 003], con el fin de acreditar que es hija del señor [Nombre 001], por lo que nunca hubo estafa o enriquecimiento ilícito en su contra, toda vez que él como padre tenía la obligación, en conjunto con la madre, de velar y satisfacer las necesidades alimentarias de la niña; adjunta también la sentencia ejecutoria número 225-2018. El reclamo es inadmisible por ser manifiestamente infundado. El motivo planteado por la defensa técnica de la sentenciada, relacionada con la inconciliabilidad de dos fallos de distinta naturaleza, no cumple con los requisitos de admisibilidad de acuerdo con la normativa legal. El inciso a) del artículo 408 del Código Procesal Penal señala que la revisión procede: “Cuando los hechos tenidos como fundamento de la condena resulten inconciliables con los establecidos por otra sentencia penal firme”. Acorde con lo anterior, se prevé la revisión frente a dos sentencias penales firmes, es decir de la misma especie, no siendo susceptible efectuar una interpretación extensiva en el entendido de pretender la referida inconciliabilidad frente a sentencias de otra naturaleza, sea civil, laboral o familia. La jurisprudencia de esta Sala ha señalado claramente que el principio de no contradicción se refiere a la imposibilidad de que coexistan dos fallos que afirmen y nieguen la existencia de un mismo hecho jurídico penal, siendo el punto medular la valoración del mismo marco fáctico. Sobre el particular ha dicho: “La contradicción se puede presentar en dos fallos. Es importante mencionar que, “la inconciabilidad (sic) debe existir entre los hechos que sirven de fundamento a las dos decisiones, (…), la contradicción de los dispositivos de dos sentencias sólo hace posible la revisión de la medida en que la misma repose sobre una contradicción de los hechos que sirven de fundamento a ambas sentencias”. (Castillo González, Francisco.- El Recurso de Revisión en Materia Penal, Editorial del Colegio de Abogados, Costa Rica, 1980. p.91.) La importancia de esta causal recae en preservar la certeza de la verdad en los procesos y sería ilógico que una sentencia acredite unos hechos y en otro fallo se valoren los mismos como falsos; resultaría un absurdo para el aparato judicial y para la confianza que el ciudadano le tiene. “El carácter de inconciliable debe existir entre los hechos tenidos por probados en dos sentencias penales firmes no entre una sentencia penal y una civil. No cabe la revisión cuando la diferencia entre las resoluciones estriba en la interpretación de la ley penal. No es necesario que exista divergencia entre las partes dispositivas de las sentencias. Hay inconciabilidad si alguno de los hechos en que se basa la sentencia recurrida para la condena, es contradictorio por alguno de los fijados en otra sentencia penal firme”.(Llobet Rodríguez, Javier.- Proceso Penal Comentado , Editorial Imprenta y Litografía Mundo Gráfico, Costa Rica, 2009. p. 588). De manera que, la contradicción debe presentarse en fallos atinentes a la materia penal; además, ambos resultados deben estar firmes ya que es la única manera de tener certeza sobre los hechos que se contemplan en el fallo. Resulta relevante mencionar que no es necesario que las partes dispositivas sean contrarias; ya que ambos fallos pueden establecer lo mismo; pero los hechos pueden ser antagónicos y por ende; no se pueden sostener. Para interponer una revisión de sentencia alegando como motivo dos sentencias contradictorias deben presentarse dos supuestos imprescindibles: “1 a.) Existencia de dos decisiones penales firmes, de las cuales una, por lo menos, debe ser una sentencia condenatoria. 2 a.) Inconciabilidad de los hechos tenidos como fundamento de la sentencia penal condenatoria con los hechos tenidos como fundamento de otra sentencia penal firme.” (Castillo González, Francisco.- El Recurso de Revisión en Materia Penal, Editorial del Colegio de Abogados, Costa Rica, 1980. p. 93). Se confirma, por lo tanto que, es necesario que la contradicción entre los hechos deben ser en dos sentencias penales diferentes, y una de ellas condenatoria; ya que es el motivo por el cual se le causa un perjuicio a un sujeto, debido a que si ambas fueran absolutorias no habría detrimento alguno. […] Según lo planteado, se busca mantener una uniformidad en las sentencias y que el mismo sistema no actúe de manera contradictoria, quien interpone la revisión debe probar la contradicción, ya sea en el modo de comisión del hecho, en tiempo o lugar, asuntos que realmente sean significativos para poder darle la razón al agraviado.” (Voto número 577-2011, de las 11:42 horas, del 20 de mayo de 2011). Como se aprecia, la inconciliabilidad está referida a los hechos probados de dos sentencias penales que hayan adquirido firmeza. En el caso que nos ocupa, no se dan los parámetros para determinar que exista el supuesto invocado, toda vez que el inconforme confronta la sentencia condenatoria penal número 72-2015, que condenó a la sentenciada [Nombre 004] por los delitos de uso de documento falso y estafa en concurso ideal, con la sentencia número 225-2018, dictada por el Juzgado Segundo de Familia del Primer Circuito Judicial de San José, referido a un proceso especial de filiación en su modalidad de declaratoria de extramatrimonialidad e investigación de paternidad (f. 497-503). Se trata de procesos de diferente naturaleza: el primero, de carácter penal donde se investigó y condenó a la imputada [Nombre 004], por los referidos ilícitos, hechos relacionados con la confección de una firma falsa del señor [Nombre 001], en un documento que usa la sentenciada para incoar una demanda por reconocimiento de hijo de mujer casada ante el Juzgado Segundo de Familia de San José, y así obtener un beneficio patrimonial antijurídico en perjuicio de [Nombre 001]. Por su parte, el segundo fallo se refiere al proceso especial de declaratoria de extramatrimonialidad de la menor [Nombre 003], como hija de [Nombre 001]. Es decir, se está ante dos procesos disímiles entre sí, no solo en cuanto a su naturaleza procesal, sino también, que el trámite seguido en la jurisdicción de familia no contempla hechos atinentes a la falsificación de la firma del señor [Nombre 001], sino únicamente a aspectos vinculados con la declaratoria de paternidad de la menor indicada, siendo incluso que dicho fallo aclara, sobre los daños y perjuicios reclamados por [Nombre 004] (f. 497), que la actora alude a “procesos distintos, independientes del presente”, que no facultan a la juzgadora a relacionarlos para los efectos del cobro pretendido por aquella (f. 502). No es cierto entonces que existan dos sentencias contradictorias como lo indica el quejoso, pues la sentencia penal no declaró que la niña [Nombre 003] no era hija del señor [Nombre 001], sino que acreditó que le falsificaron su firma, circunstancia conocida por [Nombre 004] para presentar la demanda ante la jurisdicción de familia logrando así inscribir a [Nombre 001] como padre de la menor, para de seguido reclamar alimentos en su favor; de ese modo, se indujo en error al Juzgado Contravencional y de Menor Cuantía de San Sebastián, al creerse que la inscripción como padre era legítima, cuando lo cierto es que el afectado desconocía que le falsificaron su firma (sentencia 72-2015, hechos probados, f. 414). En síntesis, analizado el reparo invocado por el petente, se excluye que nos encontremos ante lo indicado en el inciso a) del numeral 408 del Código Procesal Penal. En consecuencia, el planteamiento de este motivo es manifiestamente infundado, por lo que de conformidad con los artículos 411 y 437 del Código Procesal Penal, se declara inadmisible la demanda de revisión formulada por el defensor particular de la sentenciada.
       Por Tanto:
             Se declara inadmisible el procedimiento de revisión formulado por el defensor particular de la sentenciada. Notifíquese.

  
 
      Patricia Solano C.
 
 
 
 
Sandra Eugenia Zúñiga M.
Magistrada Suplente.

 
 
Jorge Enrique Desanti H.
Magistrado Suplente.

 


Jaime Robleto G.
Magistrado Suplente
 


Gerardo Rubén Alfaro V.
Magistrado Suplente.

 
SELIZONDOE
N. Int 549-1/6-6-18