Sentencia Nº 2019016804 de Sala Constitucional, 06-09-2019

EmisorSala Constitucional (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de expediente19-011902-0007-CO
Fecha06 Septiembre 2019
Número de sentencia2019016804
Revisión del Documento

*190119020007CO*

Exp: 19-011902-0007-CO

Res. Nº 2019016804

SALA CONSTITUCIONAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las nueve horas veinte minutos del seis de setiembre de dos mil diecinueve .

Recurso de amparo que se tramita en el expediente n.° 19-011902-0007-CO, interpuesto por ALEJANDRA ELIZABETH PICADO UREÑA, cédula de identidad 0304020235, contra la MUNICIPALIDAD DE CARTAGO Y EL MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA.

Resultando:

1.- Mediante escrito recibido a las 8:17 horas del 8 de julio de 2019, la accionante interpone recurso de amparo. Indica que su casa de habitación se ubica en Corralillo de Cartago (110 metros este de la Iglesia de San Joaquín) y frente a ella discurren aguas jabonosas provenientes de los vecinos, la escuela de la comunidad y la plaza de deportes. Aduce que ello le ha ocasionado problemas de salud, ya que las aguas arrastran todo tipo de residuos que producen malos olores, circulando por su propiedad y en dos ocasiones ha tenido que reconstruir el camino debido a la cantidad de agua que se desborda. Acusa que ha acudido tanto a la municipalidad como al Área Rectora de Salud local buscando una solución a su problema; sin embargo, ambas instituciones solo trasladan el asunto a otras entidades. Refiere que toda esta problemática fue denunciada desde el 15 de diciembre de 2017 en la Municipalidad de San Cartago en el expediente n.° 252849 y en el Área Rectora de Salud a través de la denuncia n.° 7679-2017, pero la problemática aún no se ha resuelto, sino que empeora. Considera violentados sus derechos fundamentales por lo que solicita que se declare con lugar el recurso y se resuelva el problema que le aqueja.

2.- Informa bajo juramento Rolando Alberto Rodríguez Brenes, en su condición de Alcalde de Cartago, que el 15 de diciembre de 2017, la recurrente planteó una solicitud ante el municipio para que se visitara su propiedad a fin de que "me asesoren y me colaboren con las (sic) gestión y resolución sobre unas aguas jabonosas que pasan por mi propiedad, estas aguas son de caseríos vecinos y aguas de la plaza de deportes de la comunidad. / Hace aproximadamente un año con recursos propios realice (sic) una caja de registro para recoger todas esas aguas, esto por que afectaba el ingreso a mi casa, sin embargo, con los desastres ocasionado con la tormenta Nate se destruyó y ya ni siquiera tengo acceso, sin embargo, la cantidad de agua que baja por esta zona es mucha ya que son muchas las familias que desaguan ahí.". Menciona que mediante oficio CMO-OF-093-18, notificado el 6 de setiembre de 2018 al correo electrónico apicadourena@gmail.com, se respondió la gestión de la recurrente y se le indicó que ello escapaba de las competencias del Departamento de Construcción y Mejora de Obras de la municipalidad por tratarse de un litigio entre propiedades privadas donde no interviene ningún derecho de vía o infraestructura pública, por lo que el asunto debía ser denunciado por la recurrente ante el Ministerio de Salud. Refiere que el 18 de julio de 2019, personal del Departamento de Construcción y Mejora de Obras de la municipalidad inspeccionó nuevamente el predio de la recurrente donde "se evidenció la existencia de aguas jabonosas provenientes de la parte posterior de la Escuela de San Joaquín y de propiedades privadas, por lo tanto, como se indicó en el punto 5, esta materia debe ser abordada y denunciada por la propia interesada ante la autoridad sanitaria pertinente del Ministerio de Salud."

3.- Informa bajo juramento Andrea Morales Fiesler, en su condición de Directora del Área Rectora de Salud de Cartago, que el Área Rectora de Salud realizó una visita de inspección el 20 de febrero de 2018 en la cual se indicó que existe una alcantarilla con caja de registro ubicada a un costado de la carretera pública que recibe las aguas residuales provenientes de la comunidad, pero que, en un arreglo anterior, la Municipalidad de Cartago condenó un tubo que permitía la conducción de estas aguas sobre la cuneta en vía pública, las cuales son ahora trasportadas por una alcantarilla hacia la propiedad de la denunciante. Menciona que es imposible determinar con certeza las viviendas o establecimientos que vierten las aguas residuales hacia la cuneta en vía pública y que desfogan en la propiedad de la denunciante, por lo que el Ministerio de Salud trasladó el caso a la Municipalidad de Cartago el 10 de abril de 2018. Refiere que el 5 de junio de 2018 se recibió respuesta de la Municipalidad de Cartago, donde se indicaba que el manejo de las aguas corresponde al alcantarillado pluvial dentro del derecho de vía de la ruta nacional n.° 228, cuya administración corresponde al CONAVI, por lo que se envió el expediente al destacado del CONAVI para la zona de Cartago. Asegura que el 17 de setiembre de 2018, mediante correo electrónico, se le informó a la recurrente que su caso había sido remitido a la Municipalidad de Cartago para las acciones correspondientes.

4.- Informa Óscar Bermúdez García, en su condición de Director Regional Central Este del Ministerio de Salud, que aporta el informe técnico n.° Ministerio de Salud-DRRSCE-ARSC-IT-996-2019 producto de la nueva inspección efectuada con ocasión de la denuncia de la amparada.

5.- Mediante resolución de las 9:42 horas del 6 de agosto de 2019, se ampliaron las partes consignadas en este recurso y se confirió audiencia al Director Ejecutivo del CONAVI.

6.- Informa bajo juramento Mario Rodríguez Vargas, en su condición de Director Ejecutivo del CONAVI que, según oficio CE-ARSC-R-0318 del 23 de marzo de 2018 suscrito por el Área Rectora de Salud de Cartago, en una inspección realizada en el sitió se observó lo siguiente: "existe una alcantarilla con caja de registro ubicada a un costado de la carretera pública, la cual recibe las aguas residuales de la comunidad, y que en un arreglo anterior la Municipalidad de Cartago, condenó un tubo que permitía la conducción de estas aguas sobre la cuneta en la vía pública (…), mismas que ahora son transportadas por una alcantarilla hacia la propiedad de los denunciantes, situación que provoca serios inconvenientes en épocas lluviosas" (énfasis original). Agrega que, en oficio AS-OF-200-208, el Jefe de Alcantarillado Sanitario de la Municipalidad de Cartago, refirió no tener conocimiento de los trabajos realizados por el municipio para eliminar el tubo mencionado; además, afirmó que el lugar donde el Ministerio de Salud tomó las fotografías, “corresponde a elementos de alcantarillado pluvial dentro del derecho de vía de la ruta nacional 228, cuya administración corresponde al CONAVI”. Expone que, del informe GCSV-78-2019-8387 del 12 de agosto de 2019, rendido por el ingeniero de proyecto de las zonas 1-8 Turrialba y 1-7 Cartago de la Gerencia de Conservación de Vías y Puentes del CONAVI, se desprende que la ruta nacional 228 cuenta con un sistema de drenaje dotado de alcantarillas tubulares, tomas de agua, cabezales, cunetas revestidas, entre otros, lo que permite una adecuada y eficiente conducción de las aguas pluviales. Añade que, para tales efectos, se ha invertido en la ruta, entre 2018 y 2019, la suma de 199.193.413,52 de colones en actividades de mantenimiento como: chapeo de derecho de vía, limpieza de alcantarillas y cunetas, construcción de canal revestido, limpieza de canales y remoción de derrumbes. Argumenta que, en una reciente inspección, se comprobó que las aguas jabonosas no proceden del sistema de evacuación de la ruta nacional 228. Asegura que tampoco las aguas llovidas provenientes de dicha vía ingresan al inmueble. Sostiene que la fuente de emisión son las aguas residuales en la ruta cantonal, en particular, los predios privados de otros vecinos, establecimientos y demás. Acota que el terreno en cuestión no colinda con la carretera nacional, sino que se ubica a 100 metros de ella, por lo cual, no compete a CONAVI ocuparse del problema alegado. Destaca que, de acuerdo con la información del Registro Nacional, la propiedad ni siquiera limita con calle pública, sino con propietarios privados en los cuatro costados. Expone que, según la Ley General de Salud n.º 5295, es responsabilidad de los propietarios de cada predio (residencial o comercial) lo relativo a la conexión del sistema de eliminación de aguas negras y servidas al alcantarillado sanitario. Comenta que el control técnico de todo sistema de alcantarillado recae sobre el Ministerio de Salud. Resalta que, según el informe CE-ASRC-R-0318-2018 rendido por la autoridad de salud, en la visita al sitio efectuada por su personal, se observó una alcantarilla con una caja de registro situada a un costado de la carretera pública, la cual recibe aguas residuales de la comunidad y que un arreglo realizado por la Municipalidad de Cartago provocó que ahora dichas aguas sean transportadas por una alcantarilla hacia la propiedad de la amparada. Resalta que el Jefe de Alcantarillado del ayuntamiento no desmintió la realización de ese trabajo, solamente alegó no tener conocimiento de ello. Apunta inconsistencias en lo argumentado por el Alcalde de Cartago. Agrega que el ingeniero del CONAVI documentó la inadecuada atención que tienen las aguas jabonosas o residuales que se encuentran fuera del derecho de vía y que, por tanto, están a cargo del ente municipal. Menciona que el CONAVI no ha recibido ningún tipo de gestión escrita por parte de la amparada, donde suscriba queja alguna por afectación de aguas que provengan de dicha ruta nacional. Acota que el ámbito de acción del CONAVI engloba las carreteras nacionales, por lo que las acciones de orden cantonal, como considera que es el caso de este recurso, no requieren la intervención del CONAVI. Solicita que se declare sin lugar el recurso.

7.-En los procedimientos seguidos se han observado las prescripciones legales.

Redacta la Magistrada Monge Pizarro; y,

Considerando:

I.- Objeto del recurso. La recurrente aduce que frente a su casa de habitación -ubicada en Corralillo de Cartago- discurren aguas jabonosas provenientes de los vecinos, la escuela de la comunidad y la plaza de deportes. Alega que ello le ha ocasionado problemas de salud, ya que las aguas arrastran hacia su propiedad todo tipo de residuos que producen malos olores y obstruyen el camino de entrada. Acusa que ha denunciado la situación a la municipalidad y al Área Rectora de Salud local; sin embargo, ambas instituciones solo trasladan el asunto a otras entidades, pero siguen sin resolver la problemática, la cual solo empeora con el transcurso del tiempo.

II.- Hechos probados. De importancia para la decisión de este asunto, se estiman como debidamente demostrados los siguientes hechos, sea porque así han sido acreditados o bien porque el recurrido haya omitido referirse a ellos según lo prevenido en el auto inicial:

a) El predio de la recurrente se ubica en Corralillo de Cartago, a 100 metros de la Ruta Nacional n.° 228 (véase informe rendido y prueba aportada).

b) El 15 de diciembre de 2017, la recurrente planteó una solicitud ante el municipio recurrido para que se visitara su propiedad a fin de que "me colaboren con las (sic) gestión y resolución sobre unas aguas jabonosas que pasan por mi propiedad, estas aguas son de caseríos vecinos y aguas de la plaza de deportes de la comunidad. Hace aproximadamente un año con recursos propios realice (sic) una caja de registro para recoger todas esas aguas, esto por que (sic) afectaba el ingreso a mi casa, sin embargo, con los desastres ocasionado con la tormenta Nate se destruyó y ya ni siquiera tengo acceso, sin embargo, la cantidad de agua que baja por esta zona es mucha ya que son muchas las familias que desaguan ahí." (véase informe rendido y prueba aportada)

c) El 19 de diciembre de 2017, la recurrente denunció ante el Área Rectora de Salud de Cartago que las aguas residuales vecinas discurrían por su propiedad, lo que atentaba contra su salud (véase prueba aportada)

d) Conforme oficio CE-ARSC-R-318-2018 del 23 de marzo de 2018, el Área Rectora de Salud de Cartago indicó que el 20 de febrero de 2018 se hizo una inspección in situ en la propiedad de la recurrente, donde se observó que dicho terreno “recibe aguas residuales provenientes desde terrenos ubicados hacia arriba de la propiedad, las aguas en apariencia son vertidas por las viviendas de la gran mayoría de la comunidad de San Joaquín de Corralillo (…)en un arreglo anterior la Municipalidad de Cartago condenó un tubo que permitía la conducción de estas aguas sobre la cuneta en la vía pública(…) mismas que ahora son trasportadas por una alcantarilla hacia la propiedad de los denunciantes, situación que provoca serios inconvenientes en épocas lluviosas (…)No es posible determinar con certeza las viviendas o establecimientos que vierten sus aguas residuales hacia la cuneta en vía pública, que en consecuencia desfoga en la propiedad de la denunciante” (véase prueba aportada)

e) El 10 de abril de 2018, el Ministerio de Salud trasladó el caso de la recurrente a la Municipalidad de Cartago (véase informe rendido).

f) Mediante oficio AS-OF-200-2018 del 5 de junio de 2018, el Jefe del Alcantarillado Sanitario de la Municipalidad de Cartago indicó que las obras causantes de la afectación al inmueble de la recurrente estaban ubicadas en el derecho de vía de la Ruta n.° 228, cuya administración le compete al MOPT-CONAVI (véase prueba aportada).

g) Mediante oficio CMO-OF-093-18 del 5 de setiembre de 2018, el Departamento de Construcción y Mejora de Obras de la municipalidad recurrida indicó que la situación denunciada por la recurrente el 15 de diciembre de 2017 escapaba de las competencias de dicho departamento por tratarse de un litigio entre propiedades privadas donde no interviene ningún derecho de vía o infraestructura pública, por lo que el asunto debía ser denunciado por la recurrente ante el Ministerio de Salud (véase prueba aportada)

h) El oficio CMO-OF-093-18 del 5 de setiembre de 2018 fue notificado a la recurrente, vía correo electrónico, el 6 de setiembre de 2018 (véase informe rendido)

i) El 17 de setiembre de 2018, mediante correo electrónico, el Ministerio de Salud le informó a la recurrente que su caso había sido remitido a la Municipalidad de Cartago para las acciones correspondientes (véase informe rendido).

j) El 18 de julio de 2019, personal del Departamento de Construcción y Mejora de Obras de la municipalidad recurrida inspeccionó nuevamente el predio de la recurrente y " evidenció la existencia de aguas jabonosas provenientes de la parte posterior de la Escuela de San Joaquín y de propiedades privadas (…) esta materia debe ser abordada y denunciada por la propia interesada ante la autoridad sanitaria pertinente del Ministerio de Salud." (véase informe rendido)

k) Mediante oficio AS-OF-285-2019 del 9 de agosto de 2019, el Jefe del Alcantarillado Sanitario de la Municipalidad de Cartago reiteró que donde “se condenó un tubo” fue en derecho de vía de la ruta n.° 228 y que la municipalidad no había hecho esos trabajos. Además, reconoció que en el sitio se evidenciaba la presencia de aguas servidas provenientes de las casas de los vecinos de la zona (véase prueba aportada).

l) Mediante informe técnico MS-DRRSCE-ARSC-IT-996-2019 del 9 de agosto de 2019, el Área Rectora de Salud de Cartago indicó que “El 09 de Agosto del 2019 se realizó visita de inspección para la verificación de las condiciones actuales del sitio y para la ampliación del estado de la denuncia. En el lugar se observa que la porción del terreno de la propiedad que denuncia la recurrente, es una sección del camino de acceso a su vivienda que se construyó recientemente sobre la servidumbre pluvial, y que según indican los vecinos más cercanos data esta servidumbre desde hace más de 80 años, condición que ha sido utilizada por las nuevas construcciones para verter sus aguas pluviales en vista e (sic.) que la gradiente del terreno imposibilita sacar las aguas hacia la vía pública (…)el desvío de las aguas pluviales que provienen desde la carretera principal se convierten en la causa de mayor incidencia sobre la porción del terreno afectado (…) desde el centro de la comunidad donde provienen en apariencia las aguas que le afectan, asimismo, un aspecto importante es que la cuneta de aguas pluviales al ser desviada a esta servidumbre y por los volúmenes de agua que recupera, no hay capacidad hidráulica de dicha servidumbre para transportar estas aguas (…) se aportan imágenes entregadas por los vecinos en época lluviosa donde claramente se observa el caudal” (véase prueba aportada).

m) Mediante oficio GCSV-78-2019-8387 del 12 de agosto de 2019, la Gerencia de Conservación de Vías y Puentes del CONAVI indicó que la Ruta Nacional n.° 228 “cuenta con un sistema de drenaje pluvial adecuado y eficiente, en donde existen suficientes obras de drenaje tales como: alcantarillas tubulares, tomas de agua, cabezales, cunetas revestidas, etc., lo que permite una correcta conducción de las aguas pluviales, cumpliendo el objetivo para el cual los mismos fueron creados”. Asimismo, se consignó que, producto de una inspección in situ, se observó que las aguas pluviales de la Ruta Nacional n.° 228 no desembocan en el terreno donde se encuentra la casa de habitación de la recurrente; además, se señaló que “la casa de habitación de la señora Picado Ureña le dirigen aguas jabonosas (aguas residuales) provenientes de diversas fuentes de emisión tales como: casas de habitación de muchos vecinos, la escuela y la plaza de deportes de la comunidad, establecimientos comerciales cercanos, otras propiedades privadas, etc.” (véase prueba aportada).

III.- Hecho no probado. No se estima como debidamente demostrado el siguiente hecho de relevancia para la resolución de este asunto:

a) Que el Ministerio de Salud haya emitido orden sanitaria alguna tendente a la solución de la problemática denunciada por la recurrente desde el año 2017.

IV.-Sobre el caso concreto. La recurrente aduce que frente a su casa de habitación -ubicada en Corralillo de Cartago- discurren aguas jabonosas provenientes de los vecinos, la escuela de la comunidad y la plaza de deportes. Alega que ello le ha ocasionado problemas de salud, ya que las aguas arrastran hacia su propiedad todo tipo de residuos que producen malos olores y obstruyen el camino de entrada. Acusa que ha denunciado la situación a la municipalidad y al Área Rectora de Salud local; sin embargo, ambas instituciones solo trasladan el asunto a otras entidades, mas siguen sin resolver la problemática, la cual solo empeora con el transcurso del tiempo.

Del estudio de los autos, se acredita que el 15 de diciembre de 2017, la recurrente planteó una solicitud ante el municipio recurrido para que se visitara su propiedad a fin de que "me colaboren con las (sic) gestión y resolución sobre unas aguas jabonosas que pasan por mi propiedad, estas aguas son de caseríos vecinos y aguas de la plaza de deportes de la comunidad. Hace aproximadamente un año con recursos propios realice (sic) una caja de registro para recoger todas esas aguas, esto por que (sic) afectaba el ingreso a mi casa, sin embargo, con los desastres ocasionado con la tormenta Nate se destruyó y ya ni siquiera tengo acceso, sin embargo, la cantidad de agua que baja por esta zona es mucha ya que son muchas las familias que desaguan ahí.". En similar sentido, el 19 de diciembre de 2017, la accionante denunció ante el Área Rectora de Salud de Cartago que las aguas residuales vecinas discurrían por su propiedad, lo que atentaba contra su salud. Posteriormente, el 20 de febrero de 2018, el Área Rectora de Salud de Cartago indicó que, según una inspección in situ en la propiedad de la recurrente, se observó que dicho terreno “recibe aguas residuales provenientes desde terrenos ubicados hacia arriba de la propiedad, las aguas en apariencia son vertidas por las viviendas de la gran mayoría de la comunidad de San Joaquín de Corralillo (…)en un arreglo anterior la Municipalidad de Cartago condenó un tubo que permitía la conducción de estas aguas sobre la cuneta en la vía pública(…) mismas que ahora son trasportadas por una alcantarilla hacia la propiedad de los denunciantes, situación que provoca serios inconvenientes en épocas lluviosas (…)No es posible determinar con certeza las viviendas o establecimientos que vierten sus aguas residuales hacia la cuneta en vía pública, que en consecuencia desfoga en la propiedad de la denunciante” (énfasis agregado). En consecuencia, el 10 de abril de 2018, el Ministerio de Salud trasladó el caso de la recurrente a la Municipalidad de Cartago. Sin embargo, mediante oficio AS-OF-200-2018 del 5 de junio de 2018, el Jefe del Alcantarillado Sanitario de la Municipalidad de Cartago indicó que las obras causantes de la afectación al inmueble de la recurrente estaban ubicadas en el derecho de vía de la Ruta n.° 228, cuya administración le compete al CONAVI. Meses después, mediante oficio CMO-OF-093-18 del 5 de setiembre de 2018 (notificada un día después), el Departamento de Construcción y Mejoras de Obras de la municipalidad recurrida le indicó a la recurrente que la situación denunciada escapaba de las competencias de dicho departamento por tratarse de un litigio entre propiedades privadas donde no interviene ningún derecho de vía o infraestructura pública, por lo que el asunto debía ser denunciado ante el Ministerio de Salud. No obstante, el 17 de setiembre de 2018, el Ministerio de Salud le informó a la tutelada que su caso había sido remitido a la Municipalidad de Cartago para las acciones correspondientes. Diez meses después, el 18 de julio de 2019, personal del Departamento de Construcción y Mejoras de Obras de la municipalidad recurrida inspeccionó nuevamente el predio de la recurrente y "evidenció la existencia de aguas jabonosas provenientes de la parte posterior de la Escuela de San Joaquín y de propiedades privadas (…) esta materia debe ser abordada y denunciada por la propia interesada ante la autoridad sanitaria pertinente del Ministerio de Salud." (énfasis agregado). Ulteriormente, mediante oficio AS-OF-285-2019 del 9 de agosto de 2019, el Jefe del Alcantarillado Sanitario de la Municipalidad de Cartago reiteró que donde “se condenó un tubo” fue en derecho de vía de la ruta n.° 228 y que la municipalidad no había hecho esos trabajos. Además, reconoció que en el sitio se apreciaba la presencia de aguas servidas provenientes de las casas de los vecinos de la zona. Por su parte, el Área Rectora de Salud de Cartago, mediante informe técnico MS-DRRSCE-ARSC-IT-996-2019 del 9 de agosto de 2019, indicó que “El 09 de Agosto del 2019 se realizó visita de inspección para la verificación de las condiciones actuales del sitio y para la ampliación del estado de la denuncia. En el lugar se observa que la porción del terreno de la propiedad que denuncia la recurrente, es una sección del camino de acceso a su vivienda que se construyó recientemente sobre la servidumbre pluvial, y que según indican los vecinos más cercanos data esta servidumbre desde hace más de 80 años, condición que ha sido utilizada por las nuevas construcciones para verter sus aguas pluviales en vista e (sic.) que la gradiente del terreno imposibilita sacar las aguas hacia la vía pública (…)el desvío de las aguas pluviales que provienen desde la carretera principal se convierten en la causa de mayor incidencia sobre la porción del terreno afectado (…) desde el centro de la comunidad donde provienen en apariencia las aguas que le afectan, asimismo, un aspecto importante es que la cuneta de aguas pluviales al ser desviada a esta servidumbre y por los volúmenes de agua que recupera, no hay capacidad hidráulica de dicha servidumbre para transportar estas aguas (…) se aportan imágenes entregadas por los vecinos en época lluviosa donde claramente se observa el caudal”. Asimismo, mediante oficio GCSV-78-2019-8387 del 12 de agosto de 2019, la Gerencia de Conservación de Vías y Puentes del CONAVI refutó que el problema de las aguas denunciado obedeciera a la conducción de aguas en la Ruta Nacional n.° 228. En este sentido, en dicho oficio se consignó que, producto de una inspección in situ, se observó que las aguas pluviales de la Ruta Nacional n.° 228 no desembocan en el terreno donde se encuentra la casa de habitación de la recurrente; además, se señaló que “la casa de habitación de la señora Picado Ureña le dirigen aguas jabonosas (aguas residuales) provenientes de diversas fuentes de emisión tales como: casas de habitación de muchos vecinos, la escuela y la plaza de deportes de la comunidad, establecimientos comerciales cercanos, otras propiedades privadas, etc.” (énfasis agregado).

De esta manera, se acredita que las tres autoridades recurridas son contestes en que la propiedad de la recurrente se ve afectada por aguas residuales ajenas. Sin embargo, como se colige del cuadro fáctico descrito, la municipalidad recurrida asegura que el responsable del problema es el CONAVI, toda vez que las aguas residuales aludidas son canalizadas desde la Ruta Nacional n.° 228 hasta la casa de habitación de la accionante. Por otro lado, el CONAVI rechaza dicha aseveración e indica que la mala canalización proviene de las rutas cantonales, por lo que la solución del problema es competencia del municipio. Por su parte, el Área Rectora de Salud, con ocasión de la última inspección in situ efectuada, señala que la problemática obedece al desvío de las aguas pluviales que vienen desde la “carretera principal”, pero también especifica que las aguas provienen del centro de la comunidad y que las nuevas construcciones vierten sus aguas pluviales a la servidumbre que no tiene capacidad hidráulica. Así las cosas, no hay claridad de si el problema de canalización es resorte de municipio (en su condición de supervisor de las nuevas construcciones en el cantón y administrador de la rutas cantonales) o del CONAVI (en su condición de encargado del mantenimiento de las rutas nacionales de la red vial). También es menester destacar que, en el sub lite, se echa de menos que el Ministerio de Salud, en su condición de órgano técnico especializado, haya emitido orden sanitaria alguna tendente a la solución del problema que, pese a ser denunciado desde el año 2017, se mantiene irresoluto.

En mérito de las consideraciones esgrimidas, se impone declarar con lugar el recurso a fin de que las autoridades recurridas coordinen entre sí, ejecuten las acciones pertinentes y realicen las obras necesarias, dentro del ámbito de sus competencias, a efectos de que se solvente en forma definitiva la problemática de aguas residuales ajenas que afecta la propiedad de la accionante en Corralillo de Cartago.

V.-Nota del Magistrado Salazar Alvarado. Considero, en tesis de principio, que los casos relacionados con la inactividad de la Administración en la reparación, construcción, modificación o demolición de cualquier obra de infraestructura, deben ser desestimados por constituir esa omisión un tema de legalidad, cuya discusión corresponde a la jurisdicción ordinaria, ante la cual la persona interesada puede debatir, con mayor amplitud, sus disconformidades. Sin embargo, cuando de aquella conducta administrativa omisiva se derive alguna violación a otros derechos fundamentales tutelados en esta jurisdicción, o se afecten grupos considerados vulnerables, sí entro a conocer el fondo del asunto, tal y como sucede en este amparo en que está de por medio la vida y salud de las personas, pues discurren aguas jabonosas de los vecinos, la escuela y la plaza de deportes, entre otros, lo que ha provocado que hayan problemas sanitarios y malos olores provenientes de las aguas servidas, situación que constituye una excepción mi posición general en esta materia.

VI.- Documentación aportada al expediente. Se previene a las partes que de haber aportado algún documento en papel, así como objetos o pruebas contenidas en algún dispositivo adicional de carácter electrónico, informático, magnético, óptico, telemático o producido por nuevas tecnologías, éstos deberán ser retirados del despacho en un plazo máximo de 30 días hábiles contados a partir de la notificación de esta sentencia. De lo contrario, será destruido todo aquel material que no sea retirado dentro de este plazo, según lo dispuesto en el "Reglamento sobre Expediente Electrónico ante el Poder Judicial", aprobado por la Corte Plena en sesión Nº 27-11 del 22 de agosto del 2011, artículo XXVI y publicado en el Boletín Judicial número 19 del 26 de enero del 2012, así como en el acuerdo aprobado por el Consejo Superior del Poder Judicial, en la sesión Nº 43-12 celebrada el 3 de mayo del 2012, artículo LXXXI.

Por tanto:

Se declara con lugar el recurso. Se le ordena a Rolando Alberto Rodríguez Brenes, Andrea Morales Fiesler y Mario Rodríguez Vargas, por su orden Alcalde de Cartago, Directora del Área Rectora de Salud de Cartago y Director Ejecutivo del Consejo Nacional de Vialidad, o a quienes en su lugar ocupen esos cargos, que coordinen entre sí, ejecuten las acciones pertinentes y realicen las obras necesarias, dentro del ámbito de sus competencias, a efectos de que, dentro del plazo de 5 meses contado a partir de la notificación de esta sentencia, se solvente en forma definitiva la problemática de aguas residuales ajenas que afecta la propiedad de la accionante en Corralillo de Cartago. Todo lo anterior se dicta con la advertencia que de conformidad con el artículo 71 de la Ley de la Jurisdicción Constitucional, se impondrá pena de prisión de tres meses a dos años o de veinte a sesenta día multa a quien reciba una orden de esta Sala que deba cumplir o hacer cumplir y la inobserve, siempre que el delito no esté más gravemente penado. Se condena al Estado, la Municipalidad de Cartago y el Consejo Nacional de Vialidad, al pago de las costas, daños y perjuicios causados con los hechos que sirven de fundamento a esta declaratoria, los que se liquidarán en ejecución de sentencia de lo contencioso administrativo. Notifíquese este pronunciamiento a Rolando Alberto Rodríguez Brenes, Andrea Morales Fiesler y Mario Rodríguez Vargas, por su orden Alcalde de Cartago, Directora del Área Rectora de Salud de Cartago y Director Ejecutivo del Consejo Nacional de Vialidad, o a quienes en su lugar ocupen esos cargos, en forma personal. El Magistrado Salazar Alvarado pone nota.

Fernando Castillo V.

Presidente

Luis Fdo. Salazar A.

Jorge Araya G.

Marta Eugenia Esquivel R.

Ana María Picado B.

Mauricio Chacón J.

Lucila Monge P.

Documento Firmado Digitalmente

-- Código verificador --

*XVOHGYB8GF861*

XVOHGYB8GF861

EXPEDIENTE N° 19-011902-0007-CO

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR