Sentencia Nº 2020-00872 de Tribunal de Apelación de Sentencia Penal III Circuito Judicial de Alajuela San Ramón, 16-09-2020

Fecha de Resolución:16 de Septiembre de 2020
Emisor:Tribunal de Apelación de Sentencia Penal, III Circuito Judicial de Alajuela, San Ramón
PODER JUDICIAL
TRIBUNAL DE APELACIÓN DE SENTENCIA DEL TERCER CIRCUITO JUDICIAL DE ALAJUELA, SAN RAMÓN
Tel: 2456-9069 tapelacion-sra@poder-judicial.go.cr Fax: 24569029
__________________________________________________________________________________
Exp: 14-004482-0494-TR
Res: 2020-00872
TRIBUNAL DE APELACIÓN DE SENTENCIA DEL TERCER CIRCUITO JUDICIAL DE ALAJUELA, SECCIÓN CUARTA. San Ramón, a las nueve horas cincuenta minutos (09:50 a.m.) del dieciséis de setiembre de dos mil veinte.
RECURSO DE APELACIÓN DE SENTENCIA interpuesto en la presente causa seguida contra ARIANA MERCEDES MÉNDEZ BEJARANO, mayor, costarricense, cédula de identidad 2-0699-0796, por el delito de LESIONES CULPOSAS que en perjuicio de [Nombre 001]. Intervienen en la decisión del recurso, los jueces Raúl Madrigal Lizano, Jose Blanco González y la jueza Ana Lucrecia Hernández Chavarría. Se apersonan en apelación de sentencia, la licenciada Marcela Morera Molina, representante del Ministerio Público, el licenciado Álvaro Yannarella Montero, defensor de la aquí imputada.
RESULTANDO:
I.- Que mediante sentencia número 367-2019 de las nueve horas del diez de junio del dos mil diecinueve, el Tribunal de Juicio de Alajuela, resolvió: "POR TANTO: De conformidad con lo expuesto, artículos 36, 39 y 41 de la Constitución Política; 8, inciso segundo de la Convención Americana de Derechos Humanos; 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; 1 128, 329 y 367 del Código Penal; 1 al 9, 142, 180 al 182, 184, 265, 360, 361, 363 al 366 del Código Procesal Penal, 199 de La Ley de Tránsito; por unanimidad, se ABSUELVE a ARIANA MÉNDEZ BEJARANO por el delito de LESIONES CULPOSAS que en perjuicio de [Nombre 001] le fue atribuido por el Ministerio Público y por el Querellante [Nombre 001] . Se ABSUELVE a KENNETH GONZÁLEZ GONZÁLEZ por los delitos de FALSEDAD IDEOLÓGICA y FAVORECIMIENTO PERSONAL que el Ministerio Público le atribuyó en perjuicio de LA FE PÚBLICA y LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA. Se declara sin lugar la Acción Civil Resarcitoria que fue promovida por los Actores Civiles [Nombre 001] y [Nombre 001] ARCE en contra de los Demandados Civiles ARIANA MÉNDEZ BEJARANO y KENNETH BOLÍVAR HAUGHTON VARGAS. Se ordena el cese de cualquier medida cautelar que con
ocasión de este asunto haya sido ordenada en contra de ARIANA MÉNDEZ BEJARANO y KENNETH GONZÁLEZ GONZÁLEZ. Tanto en lo penal como en lo civil, se resuelve sin especial condenatoria en costas. Quedan los gastos del proceso a cargo del Estado. Firme la sentencia, debe el Ministerio Público proceder a disponer de toda la evidencia que pueda existir en esta causa y que no haya sido puesta a la orden de este Tribunal para la resolución de este asunto; además, se ordena la destrucción de este expediente y con él, de todos los discos compactos en los que se hayan documentado actuaciones de este proceso. NOTIFÍQUESE MEDIANTE LECTURA" (sic).
II.- Que contra el anterior pronunciamiento, la licenciada Morera Molina, interpuso recurso de apelación de sentencia.
III.- Que verificada la deliberación respectiva, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 465 del Código Procesal Penal, el Tribunal de Apelación de Sentencia del III Circuito Judicial de Alajuela, San Ramón, procedió a conocer del recurso.
IV.- Que en los procedimientos se han observado las prescripciones legales pertinentes.
Redacta el juez de apelación de sentencia Madrigal Lizano; y,
CONSIDERANDO:
I.- La licenciada Marcela Morera Molina, en representación del Ministerio Público, presentó recurso de apelación en contra de la sentencia absolutoria N°367-2019, la que fue dictada por el Tribunal Penal del Primer Circuito Judicial de Alajuela, a las 09:00 horas del 10 de junio de 2019. En su primer motivo alega “inconformidad con la valoración de la prueba” y “ violación a las reglas de la sana crítica”. Aduce que se vulneraron los artículos 142, 184 y 363 del Código Procesal Penal. Opina que, de la lectura del fallo recurrido, se aprecia la existencia de vicios en el razonamiento que empleó el tribunal de mérito, ello con relación a la prueba testimonial, lo cual produjo que lo llevara a conclusiones equivocadas y que tuviera los hechos acusados como no probados. Estima que el razonamiento empleado por el a quo fue decisivo en el resultado del proceso. Apunta que, de la simple lectura de la sentencia apelada, se observa que los testigos brindaron extensas declaraciones, las cuales fueron plasmadas en el sumario de prueba pero su análisis se limitó a la indicación de que no existió controversia con respecto al accidente, su dinámica y las lesiones sufridas por el agraviado. Sobre este último aspecto, la fiscal menciona que, de acuerdo a la autoridad jurisdiccional de juicio, la totalidad de los testigos -de cargo y descargo- fueron contestes en describir que el conductor del vehículo invadió el carril por el cual transitaba con derecho de vía el ofendido y, asimismo, se contó con prueba documental que consistió con los partes policiales de tránsito, la denuncia y los dictámenes médico legales. La fiscal impugnante precisa que el punto medular del debate consistió en determinar quién era la persona que conducía el vehículo que provocó el accidente y, para ello, el Ministerio Público y el querellante brindaron cuatro testigos y la defensa contó con las declaraciones de ambos imputados y de una deponente adicional. No obstante, reclama la impugnante, el tribunal de mérito lejos de estudiar los testimonios recibidos en juicio e indicar si existieron elementos controvertidos e incongruentes o coincidencias en alguno de los criterios defendidos por las partes, lo que hizo fue exponer una conclusión, pero sin establecer, de manera fundada, las premisas que llevaron a esta. Transcribe un extenso pasaje del fallo impugnado, del cual señala que fue lo que se limitó la autoridad jurisdiccional a quo a indicar y comenta que versó sobre el accidente y la acreditación de quién lo cometió. La licenciada Morera Molina considera que, la conclusión de absolver a la justiciable Ariana Méndez Bejarano, al amparo del artículo 9 del Código Procesal Penal, constituye un falso juicio de raciocinio, en virtud de que el tribunal de mérito no realizó el análisis de los motivos por los cuales decidieron otorgar credibilidad a la totalidad de los testimonios, sin estudiar los planteamientos esbozados por el Ministerio Público, como la existencia de testigos presenciales que observaron a dicha encartada conducir tal automotor o la explicación del por qué no se estableció en el parte policial de tránsito que fuera otra la conductora responsable del accidente. Al respecto, señala que el oficial Kendall Pérez explicó, en el juicio, que fue otro policía de tránsito quien atendió al agraviado y no quedó consignado en el parte lo que pudo haberle dicho el ofendido a tal agente. Expone que el oficial Pérez reseñó, en su informe policial, la información que le suministró el acusado Kenneth González. La fiscal reclama que la autoridad jurisdiccional de juicio no exploró las contradicciones en que entraron los imputados con la testigo de nombre Martha y el descrédito de la presencia de esta última declarante para el momento en que se dieron los hechos. La impugnante considera que debió analizarse los aspectos antes enumerados y algunos otros que formaron parte del juicio, para así tener claridad en la motivación del tribunal de mérito para absolver a la encartada y no solamente hacer meras conjeturas. Opina que si se hubiese analizado, de manera correcta, la totalidad de la prueba testimonial y documental, el resultado o conclusión debió ser la condena de la encartada Méndez Bejarano. Explica que resulta insuficiente, para aplicar el principio in dubio pro reo , el argumento de que ninguno de los deponentes impresionó que hubiera mentido para favorecer a alguna de las partes en litigio pues no se ahondó en los aspectos debatidos en el contradictorio. Destaca que no comprende por qué motivo, si en el fallo apelado se le otorgó crédito a lo dicho por el ofendido y sus testigos, no se efectuó una explicación mayor para desacreditarlos. Por tal razón, estima que los juzgadores de mérito incurrieron en un error en la valoración de la prueba testimonial al violentar los postulados de la sana critica. Opina que si se analiza los elementos de prueba objetivamente, bajo las reglas de la lógica y la experiencia, la única conclusión a la que se pudo haber llegado es que la imputada Méndez Bejarano fue la autora del delito de lesiones culposas y, consecuentemente, la autoridad jurisdiccional a quo valoró indebidamente el material existente para acreditar, con la certeza necesaria, que el acusado González González fue el autor de los delitos de falsedad ideológica y favorecimiento personal. Gestiona que se “case” la sentencia recurrida por la forma y se ordene el reenvío con base en el artículo 466 del Código Procesal Penal, al existir una violación de los artículos enunciados al inicio de este acápite. Se acoge el motivo. De previo a efectuar el pronunciamiento sobre el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba