Sentencia Nº 2021-000851 de Sala Segunda de la Corte, 28-04-2021

EmisorSala Segunda de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de expediente19-000656-0639-LA
Número de sentencia2021-000851
*190006560639LA*
Corte Suprema de Justicia
SALA SEGUNDA
Exp: 19-000656-0639-LA
Res: 2021-000851
SALA SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las diez horas cuarenta y cinco minutos del veintiocho de abril de dos mil veintiuno.
Proceso ordinario establecido ante el Juzgado de Trabajo del Primer Circuito Judicial de Alajuela por [Nombre 001], divorciado, conductor, vecina de Alajuela; contra el ESTADO, representado por su procuradora adjunta, la licenciada Laura Rodríguez Benavides. Figura como apoderado especial judicial de la parte actora, el licenciado Carlos Mauricio Sierra Sánchez. Todos mayores, casados, abogados y vecinos de San José, con las excepciones indicadas.
Redacta el Magistrado Olaso Álvarez; y,
CONSIDERANDO:
I.- ANTECEDENTES: El actor expresó en la demanda que inició a laborar para el Ministerio de Salud de San José desde el año 1994, como chofer. Refirió que trabajó en un horario de lunes a viernes de las 8:00 a.m. a las 4:00 p.m., contando con diez minutos de desayuno, cuarenta minutos de almuerzo y quince minutos para tomar el café. Aseguró que, no se le cancelaba el salario mínimo legal para las labores desempeñadas. En virtud de lo anterior, solicitó que se condene al demandado en sentencia a lo siguiente: 1. Reconocer las diferencias salariales desde que inició la relación laboral hasta el 12 de abril del 2019. 2. Reajustar el pago de horas extra, anualidades y aguinaldo. 3. Pagar los intereses. 2. Cancelar ambas costas del proceso (imágenes 1-5 del expediente virtual del Juzgado). La representante estatal contestó la demanda e interpuso la excepción de falta de derecho. Asimismo, indicó que la demanda no cumple con los requerimientos establecidos por el numeral 495 del Código de Trabajo reformado, por cuanto, no establece en forma clara sus pretensiones y tampoco señala el porqué, considera que no se le reconoce el salario mínimo. Aseguró que, al promovente se le ha venido cancelando el salario mínimo conforme a los lineamientos normativos que al efecto rige la relación de empleo público con el Estado. Explicó, el salario pasa por los distintos filtros de aprobación para determinar que este ajustado a derecho; y, de esta manera se plasma en la acción de personal, la cual debe ser aprobada por la Dirección General de Servicio Civil y finalmente, por el presupuesto del Ministerio de Hacienda (imagen 23-44 del expediente virtual del Juzgado). El Juzgado acogió la excepción de falta de derecho. Declaró sin lugar la demanda. Condenó a la parte actora al pago de ambas costas del proceso, fijándose las personales en la suma de ¢150.000,00 (imágenes 264-278 del expediente virtual del Juzgado).
II.- AGRAVIOS: La parte actora se muestra inconforme con lo resuelto. Al inicio del recurso, el demandante expresa que existe errónea interpretación de las pruebas, error la sana crítica y contraposición a los votos de la Sala Segunda en cuanto a los extremos no otorgados. Luego, como único reproche, sostiene que la condena en costas es desproporcionada, pues no existe mala fe procesal. Incluso, hace énfasis en que en el recurso se entiende el fondo del asunto, por lo que no presenta agravios relacionados con el análisis en ese sentido, sino solamente con el tema de las costas.
III.- SOBRE LAS COSTAS: Del análisis del recurso, se entiende que lo agraviado va dirigido únicamente contra la resolución de las costas. El numeral 562 del Código de Trabajo reformado, en lo que resulta de interés, estipula: “ En toda sentencia […] se condenará al vencido […] al pago de las costas personales y procesales causadas. /Si la sentencia resuelve el asunto por el fondo […] las personales no podrán ser menores del quince por ciento (15%) ni mayores del veinticinco por ciento (25%) del importe líquido de la condenatoria o de la absolución, en su caso…” El ordinal 563 siguiente, por su parte, señala: “ No obstante, se podrá eximir al vencido del pago de las costas personales y aun de las procesales, cuando: 1) Se haya litigado con evidente buena fe. /2) Las proposiciones hayan prosperado parcialmente. /3) Cuando haya habido vencimiento recíproco. /La exoneración debe ser siempre razonada… /No podrá considerarse de buena fe a la parte que negó pretensiones evidentes que el resultado del proceso indique que debió aceptarlas, no asistió a la totalidad de la audiencia, adujo testigos sobornados o testigos y documentos falsos, no ofreció ninguna probanza para justificar su demanda o excepciones, si se fundaran en hechos disputados…” De conformidad con lo anterior, la regla es imponer el pago de estos gastos a la parte que resultó vencida. En el caso bajo análisis, no se estima estar en presencia de un caso que amerite el ejercicio de esa potestad para desaplicar la regla general, toda vez que, la demanda formulada carece de asidero jurídico y existe vasta jurisprudencia que ha denegado pretensiones similares.
IV.- CONSIDERACIÓN FINAL: Como corolario de lo expuesto, lo procedente es declarar sin lugar el recurso interpuesto.
POR TANTO:
Se declara sin lugar el recurso.

Orlando Aguirre Gómez
Julia Varela Araya Luis Porfirio Sánchez Rodríguez
Jorge Enrique Olaso Álvarez Roxana Chacón Artavia

Res: 2021000851

AVMIRANDAS/mrg

1
EXP: 19-000656-0639-LA

Teléfonos: 2295-3671, 2295-3676, 2295-3675 y 2295-4406. Facsímile: 2295-3009. Correos Electrónicos: imoralesl@poder-judicial.go.cr. y jmolinab@poder-judicial.go.cr

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR