Sentencia Nº 2021-000895 de Sala Segunda de la Corte, 30-04-2021

EmisorSala Segunda de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de expediente18-000337-1288-LA
Número de sentencia2021-000895
*180003371288LA*
Corte Suprema de Justicia
SALA SEGUNDA
Exp: 18-000337-1288-LA
Res: 2021-000895
SALA SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las diez horas treinta minutos del treinta de abril de dos mil veintiuno.
Proceso ordinario establecido ante el Juzgado de Trabajo del Segundo Circuito Judicial de Alajuela, por [Nombre 001], desocupado y vecino de Alajuela, contra COOPERATIVA DE PRODUCTORES DE LECHE DOS PINOS DE RESPONSABILIDAD LIMITADA, representada por su apoderada general judicial la licenciada Silvia Elena Amador Bejarano, casada. Actúa como abogada de asistencia social del actor, la licenciada Sandra Isabel Hernández Alvarado, abogada y demás calidades desconocidas; y como apoderados especiales judiciales de la demandada, los licenciados Manuel Enrique Lizano Pacheco, casado; Carlos Cisneros Abrahams y Julia Sánchez Delgado. Todos mayores, solteros y vecinos de San José; con las excepciones indicadas.
Redacta la Magistrada Chacón Artavia; y,
CONSIDERANDO:
I.- ANTECEDENTES: En su escrito de demanda, el actor dijo haber trabajado para la empresa accionada, del 13 de diciembre de 2010 al 5 de marzo de 2018. Señaló que se le despidió sin responsabilidad patronal por incumplir su rol de coordinador y administrador de la bodega de Monterrey, causal que niega. Aseguró haber sido Encargado de Operaciones con las funciones que el Administrador del Almacén le asignaba. Dijo haber tenido un horario de lunes a viernes de las 7:00 a las 17:00 horas y sábado por medio de las 7:00 a las 12:00 horas; se le concedía una hora de alimentación, de la cual podía disponer libremente. Solicitó el pago de preaviso, cesantía, daños y perjuicios (artículo 82 del Código de Trabajo), horas extra y las diferencias que estas se generen en aguinaldos; pidió el pago de intereses, indexación y costas; así como que se remita mandamiento a la C.C.S.S. por tratarse de una infracción a las leyes del trabajo y seguridad social. La parte accionada se opuso a estas pretensiones e interpuso las excepciones de falta de derecho, falta de legitimación activa y pasiva, y pago. En sentencia de instancia se declaró parcialmente con lugar la demanda, ordenando a la accionada pagar al actor los extremos de preaviso, auxilio de cesantía, daños y perjuicios, intereses, indexación y costas, fijando los honorarios de abogado en el 20% del total de la condenatoria.
II.- AGRAVIOS: Ambas partes se muestran inconformes con lo dispuesto por el Juzgado y manifiestan los siguientes agravios. Recurso de la parte actora: Reprocha el actor que el a-quo denegara el pago de las horas extra. Asegura que el trabajador siempre laboró una hora extra diaria de lunes a viernes, la cual no le era pagada. Señala que la jornada extraordinaria que le fue pagada, correspondía a las horas que el actor tuvo que laborar fuera del horario establecido de 7:00 a 17:00 horas. Considera que la parte patronal no probó el pago del tiempo extraordinario y alega que esta debe ser calculado de forma diaria y no semanal. Afirma que el desglose del pago de las horas extra presentado por la parte patronal es omiso respecto de cantidad de horas que se están cancelando y estima que se no se dio una adecuada valoración de la prueba. Solicita se declare con lugar el recurso y se revoque parcialmente la sentencia respecto de los extremos recurridos. Recurso de la parte demandada: Reclama la parte accionada que el a-quo haya tenido por desvirtuada la causal de despido. Señala que al actor no se le despidió por haber cometido un delito, sino por incumplimiento de los procedimientos, al no realizar las actuaciones propias de su puesto, pues, de haberlas ejecutado, no se habría cometido el delito. El actor era el responsable de la supervisión de los señores [Nombre 004] y [Nombre 005], quienes fueron quienes cometieron la actividad delictiva. Se añade que el Informe de Investigación fue claro al indicar que el actor era el responsable de la supervisión directa del señor [Nombre 005] y que, en la minuta de la reunión del 05 de marzo de 2018, el demandante afirma estar a cargo de los inventarios, hecho que también afirma en la demanda. Hace ver que el actor no se presentó a la audiencia para rendir confesional y declaración de parte, razón por la que pide se apliquen los efectos que ello conlleva, es decir, la admisión tácita del interrogatorio. Los testigos declararon que, según la investigación realizada, se descubrió la falta cometida por el accionante y se contaba con prueba suficiente para sancionar al trabajador como se hizo. Alega que hace mal el Juzgado al cuestionarse si el Administrador tenía conocimiento de las labores que habían sido delegadas al señor [Nombre 004], ya que los testigos afirmaron era el actor quien debía percatarse de las situaciones anómalas, por ser el encargado de realizar los inventarios y el supervisor de los señores [Nombre 004] y [Nombre 005]. Indica que existe prueba suficiente de que el trabajador faltó a su deber de realizar inventarios y de supervisión, situación que fue aprovechada para cometer actos ilícitos contra la demandada. Pide se anule la sentencia en cuanto lo otorgado por el despido, intereses y costas.
III.- SOBRE LA CAUSAL DE DESPIDO: Reclama la parte accionada que el a-quo no haya tenido el despido como justificado. En este proceso se han recibido las declaraciones de tres testigos ofrecidos por la parte demandada (el actor no se hizo presente a la audiencia de juicio, ni tampoco presentó testigos). Los declarantes [Nombre 008] y [Nombre 009], explicaron que la empresa demandada cuenta con Almacenes Agro-veterinarios destinados a la venta de productos con dichos fines. Indicaron que se recibió información que señalaba la venta irregular de dichos productos Dos Pinos en la zona de Monterrey. A raíz de ello, se inició una investigación para determinar lo que estaba ocurriendo. Fueron testigos de que, en el Almacén Agro-veterinario de Monterrey, se estaba entregando carga de más, es decir, el cliente llegaba, facturaba en el área de cajas cierta cantidad de producto y, cuando llegaba a la zona de despacho, le entregaban esa cantidad y otra de más que no estaba facturada. Descubrieron que en estos hechos había gente involucrada que trabajaba tanto en la planta del Coyol, como en el almacén de Monterrey. Hicieron ver que la carga de más salía del Coyol y se estaba quedando en el mencionado almacén hasta su entrega irregular. Lograron determinar que en el almacén de Monterrey estaban involucrados dos montacarguistas, quienes conocían qué camiones llevaban carga de más cargada en el Coyol y la despachaban irregularmente. Ahora bien, es un hecho no controvertido que el actor era el Encargado de Operaciones del Almacén Agro-veterinario de Monterrey. Al despedírsele, en la carta de despido se indica la siguiente: “Le comunicamos que hemos decidido prescindir de sus servicios sin responsabilidad patronal, siendo su último día laboral, hoy 5 de marzo de 2018. // Lo anterior con base en el Artículo 81 Inciso I) del Código de Trabajo, al incumplir gravemente su rol de coordinador y administrador de la bodega del Almacén de Monterrey debido a la falta de control adecuado del inventario de los productos propiedad de la cooperativa. Esto debido a que entre el 8 de febrero y el 15 de febrero de 2018, se estuvo custodiando en dicha bodega, una tarima compuesta por 30 unidades (sacos) de producto Vap Feed, la cual no tenía soporte documental y dichos sacos fueron retirados de la bodega y entregados a particulares, generándose pérdida de producto de la cooperativa”. El artículo 81 inciso l) menciona como causa justa que faculta al patrono a dar por terminado el contrato de trabajo: “Cuando el trabajador incurra en cualquier otra falta grave a las obligaciones que el imponga el contrato”. La parte demandada asegura que actor no se le despidió por haber cometido un delito –como lo indicó el a-quo-, sino por incumplimiento de las actuaciones propias de su puesto, toda vez que era el responsable de los inventarios de las bodegas y el supervisor de los montacarguistas implicados en el despacho irregular de productos. Afirma que, el trabajador faltó a su deber de realizar inventarios y de supervisión, situación que fue aprovechada para cometer actos ilícitos contra la cooperativa accionada. Lleva razón la parte accionada. Ciertamente, en el hecho tercero de la demanda, el actor manifiesta que le correspondía realizar los inventarios de las bodegas. Además, en el documento electrónico aportado por la propia parte actora (imagen 11 de la vista completa del expediente del Juzgado), se indica que dentro de las funciones del puesto de Encargado de Operaciones se encuentran: asegurar el control de los niveles de inventario del punto de venta, días de inventario según rotación y costo, disponibilidad del producto, rentabilidad del inventario, coordinar la provisión de inventarios a los niveles requeridos, colocar los pedidos de reabastecimiento para asegurar la disponibilidad de inventarios, entre otros. En cuanto a la falta cometida por el actor, los testigos [Nombre 008] y [Nombre 009] indicaron que, durante la investigación, se descubrieron por lo menos 30 sacos que no fueron detectados en los inventarios. Mencionaron que el accionante era el responsable de hacer el inventario de las cosas que estaban en el almacén, porque todos los días entraba y salía producto que venía de la planta. Estos inventarios tenían que hacerse diariamente. No obstante, explicaron que el actor reconoció haber delegado esta función en uno de los monstagarguistas implicados en el ilícito, de nombre Víctor, delegación que, según el testigo [Nombre 008], no estaba autorizada (excepto para vacaciones o incapacidades). Ambos testigos señalan que el actor no controló bien las mercaderías e incumplió con las obligaciones de Encargado de Operaciones, al no detectar las cargas irregulares y la permanencia del producto de más en su bodega de Monterrey. Hicieron mención de una tarima de 30 sacos que permaneció del 2 al 9 de febrero sin ser detectada en los inventarios. Coincidieron en indicar que el problema radicó en que el demandante delegó esa función al montagarguista, a pesar de que esta era labor exclusivamente suya. Afirmaron que, de haber realizado él mismo los inventarios, se habría dado cuenta de esta situación, pues era evidente que el señor Víctor (montagarguista) nunca iba a reportar ese producto de más que llegaba a las bodegas por estar implicado en los hechos y que es ahí donde radica el grado de responsabilidad al actor en ese proceso. También explicaron que algunas veces llega producto de más al almacén y este debe ser devuelto; para ello hay un proceso establecido, que ordenaba mandar un correo a la planta para notificar el producto de más. Expusieron que, durante la investigación, uno de los transportistas involucrados, fue avisado de que estaba siendo vigilado y devolvió la tarima de más que le habían cargado. No obstante, el actor no siguió el procedimiento de devolución y no mandó el correo a la planta avisando del producto de más detectado, el cual ya no pudo ser encontrado. El señor [Nombre 008] agregó que no se determinó que el actor recibiera beneficio de esas transacciones, sino que se le consideró negligente al ceder la responsabilidad de llevar los inventarios. Estas declaraciones tienen sustento en la prueba documental que fue aportada por la parte accionada sobre el proceso de investigación que fue llevado a cabo y que puede observarse a imágenes 70 a 85 de la vista completa del expediente del Juzgado y merecen total credibilidad. Según los hechos expuestos se considera que lleva razón la parte accionada en sus agravios. Efectivamente, el actor incumplió con las obligaciones propias de su puesto de Encargado de Operaciones y no existe prueba alguna que le releve ser considerado responsable de los perjuicios sufridos por la accionada en razón de su actuar negligente. Evidentemente incumplió con su obligación de realizar inventarios, delegando injustificadamente esta función -intrínseca de su puesto de trabajo- a otra persona. Esta actuación, provocó que el actor perdiera el control sobre el material que se encontraba en bodega y propició que se cometieran las irregularidades antes descritas. Se considera que la causal de despido endilgada al trabajador se encuentra probada y debe tenerse por cierta, ya que los hechos antes descritos crean un insuperable recelo. Según lo expuesto, se considera que, efectivamente, la sentencia recurrida incurrió en una errónea valoración de la prueba y el despido del trabajador debe ser considerado como justificado.
IV.- SOBRE LAS HORAS EXTRA: Asegura la parte actora que la jueza debió calcular la jornada extraordinaria de forma diaria y no semanal y conceder al actor una hora extra diaria de lunes a viernes, al no haberse probado su pago. No existe controversia en cuanto a que el actor trabajaba de lunes a viernes de las 7:00 a.m. a las 5:00 p.m., en una jornada discontinua con una hora de almuerzo (hecho sexto de la demanda y su contestación). Es decir, su jornada diaria era de 9 horas efectivas de trabajo. Lleva razón la parte actora en cuanto a que la jornada extraordinaria debe establecerse por día y no por semana. Según los numerales 136 y 139, quien labore en jornadas de trabajo diurnas de ocho horas diarias ordinarias y que además permanezcan más de ese tiempo en sus labores, tiene derecho al pago del cincuenta por ciento adicional a su salario por concepto de horas extra. El límite de la jornada semanal no está previsto para calcular a partir de ella la jornada extraordinaria, como lo pretende la accionada, pues de ser así la limitación diaria no tendría ningún sentido. El tiempo extraordinario debe computarse diariamente y no en forma acumulativa semanal, porque si bien es cierto la jornada está sujeta a un límite diario y a otro semanal, la hora extra de trabajo se configura desde que se excede el límite diario, aunque no se alcance el semanal. De ahí que una persona trabajadora perfectamente se puede hacer acreedora al pago de tiempo extraordinario por el exceso diario de la jornada, sin que exceda la jornada semanal. También se reclama que el Juzgado tuviera como pagadas las horas extraordinarias reclamadas según la certificación de tiempo extraordinario que se muestra en imágenes 86 a 101. Lleva razón la parte actora. Al contestarse al hecho sexto de la demanda, la empresa accionada mencionó: “Asimismo, el actor cuando laboró alguna hora extra, la misma fue cancelada por mi mandante, tal y como consta en certificación emitida por el departamento de Capital Humano”, es decir, dichos pagos no correspondían a la jornada diaria reclamada por el actor. Con relación a este tema, el declarante [Nombre 010] manifestó que al trabajador se le pagaban las horas extra laboradas antes de las 7:00 a.m. o después de las 5:00 p.m. Por consiguiente, corresponde modificar lo resuelto por el a-quo en este sentido y conceder una hora extra de lunes a viernes del 13 de diciembre de 2010 al 05 de marzo de 2018, debido a que no viene siendo discutido en esta instancia el hecho probado a) de la sentencia recurrida, donde se establece que el actor siempre fungió como Encargado de Operaciones durante este período. Asimismo, deberán descontarse los días de vacaciones que constan en la certificación de imagen 102 ibídem.
PERÍODO DE TRABAJO DEL 13 DE DICIEMBRE DE 2010 AL 5 DE MARZO DE 2018PERÍODO DE TRABAJO DEL 13 DE DICIEMBRE DE 2010 AL 5 DE MARZO DE 2018PERÍODO DE TRABAJO DEL 13 DE DICIEMBRE DE 2010 AL 5 DE MARZO DE 2018PERÍODO DE TRABAJO DEL 13 DE DICIEMBRE DE 2010 AL 5 DE MARZO DE 2018
AÑO
SEMANAS
HORAS EXTRA POR SEMANA
TOTAL DE HORAS EXTRA
2010
3
5
15
2011
52
5
260
2012
52
5
260
2013
52
5
260
2014
52
5
260
2015
52
5
260
2016
52
5
260
2017
52
5
260
2018
9
5
45
1880
DESCUENTO DE DÍAS DE VACACIONES DESCUENTO DE DÍAS DE VACACIONES DESCUENTO DE DÍAS DE VACACIONES
69
TOTAL DE HORAS EXTRA LABORADAS TOTAL DE HORAS EXTRA LABORADAS
1811
Según el Reporte de Salarios aportado al expediente (imágenes 29 a 31 de la vista completa del expediente virtual del Juzgado), el salario promedio del actor fue de ¢593.897,75, dando como resultado un salario diario promedio de ¢19.796,59 y un precio promedio por hora de ¢2.474. El valor de la hora extra equivale a multiplicar el valor de la hora por 1,5 lo que significa que el valor de la hora extra es de ¢3.711,86. Según se desglosó anteriormente, al actor se le adeudan 1811 horas extra, para un total de ¢6.722.180,16. Por diferencias en aguinaldos se concede la suma de ¢560.181,68, resultante de dividir el valor total de horas extra adeudadas entre 12 (meses).
SALARIO PROMEDIO DEL ACTORSALARIO PROMEDIO DEL ACTORSALARIO PROMEDIO DEL ACTORSALARIO PROMEDIO DEL ACTOR
TOTAL SALARIOSTOTAL SALARIOS
¢52.263.001,98¢52.263.001,98
TOTAL MESES LABORADOSTOTAL MESES LABORADOS
8888
SALARIO PROMEDIO SALARIO PROMEDIO
¢593.897,75¢593.897,75
SALARIO DIARIO PROMEDIOSALARIO DIARIO PROMEDIO
¢19.796,59¢19.796,59
PRECIO PROMEDIO POR HORAPRECIO PROMEDIO POR HORAPRECIO PROMEDIO POR HORA
¢2.474,57
VALOR DE LA HORA EXTRAVALOR DE LA HORA EXTRA
¢3.711,86¢3.711,86
HORAS EXTRA ADEUDADASHORAS EXTRA ADEUDADAS
¢6.722.180,16¢6.722.180,16
DIFERENCIAS POR AGUINALDO DIFERENCIAS POR AGUINALDO DIFERENCIAS POR AGUINALDO
¢560.181,68
La sumatoria total de estas cifras corresponde a la cantidad de ¢7.282.361,83 que deberá pagar la parte demandada al actor. Se reconocen intereses e indexación sobre las sumas adeudadas.
V.- DISPOSICIONES FINALES: Como corolario de lo expuesto, procede acoger los recursos interpuestos por ambas partes. Corresponde anular la sentencia recurrida en cuanto concedió al actor daños y perjuicios, auxilio de cesantía y preaviso, extremos que deben ser denegados, acogiendo la excepción de falta de derecho. Según lo expuesto en los considerando anteriores, deberá la parte demandada a pagar al actor ¢6.722.180,16 por horas extra y ¢560.181,68 por diferencias en aguinaldos. Sobre estas cantidades deberán cancelarse intereses e indexación. Por la foma en que se resuleve, esta Sala considera que, analizadas las circunstancias del caso concreto, se estima que debe absolverse a las partes del pago de las costas. Aunque la regla general dispone que corresponde la satisfacción de este rubro al vencido (artículo 562 del Código de Trabajo), se observa que las proposiciones del accionante prosperaron solo parcialmente (los extremos de daños y perjuicios, auxilio de cesantía y preaviso fueron denegados). Por consiguiente, en aplicación del inciso 2 del numeral 563 de la normativa laboral, se procede a resolver sin especial condena en costas.
POR TANTO:
Se declaran con lugar los recursos interpuestos por ambas partes. Se anula la sentencia recurrida en cuanto concedió al actor daños y perjuicios, auxilio de cesantía y preaviso, extremos que se deniegan acogiendo la excepción de falta de derecho. Se condena a la parte demandada a pagar al actor seis millones setecientos veintidós mil ciento ochenta colones con dieciséis céntimos por horas extra y quinientos sesenta mil ciento ochenta y un colones con sesenta y ocho céntimos por diferencias en aguinaldos. Sobre estas cantidades se condenan intereses e indexación. Se resuelve sin especial condena en costas.
Orlando Aguirre Gómez
Julia Varela Araya Luis Porfirio Sánchez Rodríguez
Jorge Enrique Olaso Álvarez Roxana Chacón Artavia

Res: 2021-000895

DMARINC/DMENESES

1
EXP: 18-000337-1288-LA

Teléfonos: 2295-3671, 2295-3676, 2295-3675 y 2295-4406. Facsímile: 2295-3009. Correos Electrónicos: imoralesl@poder-judicial.go.cr y jmolinab@poder-judicial.go.cr

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR