Sentencia Nº 2021-001024 de Sala Segunda de la Corte, 07-05-2021

EmisorSala Segunda de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de sentencia2021-001024
Número de expediente19-000017-0694-LA
*190000170694LA*
Corte Suprema de Justicia
SALA SEGUNDA
Exp: 19-000017-0694-LA
Res: 2021-001024
SALA SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las trece horas diez minutos del siete de mayo de dos mil veintiuno.
Proceso ordinario establecido ante el Juzgado Civil y de Trabajo del Tercer Circuito Judicial de Alajuela por [Nombre 001], casado, desempleado, vecino de Alajuela; contra la CAJA COSTARRICENSE DE SEGURO SOCIAL, representada por su apoderada general judicial, la licenciada María Isabel Albert y Lorenzana, de estado civil y domicilio ignorados. Ambos mayores.
Redacta el Magistrado Aguirre Gómez; y,
CONSIDERANDO:
I.- ANTECEDENTES: El actor expresó en la demanda que padece las secuelas de un evento cerebral occipital derecho, el cual le ocurrió en marzo del 2016 y le generó hemianopsia, homónima izquierda, cardiopatía valvular mitral operada, hipertensión arterial, hernia discal L4 y L5 que le produce lumbalgia crónica, enfermedad de pequeños vasos, cambios isquémico antiguos de la región temporo-occipital derecha, leve atrofia cerebral que le generan mareos, razón por la cual ha estado internado en el hospital de San Ramón. Indicó que actualmente es un paciente anticoagulado. Señaló que ha perdido al menos las dos terceras partes de su capacidad general orgánica, lo que incide en el desarrollo normal de sus labores como cajero, chofer u otro oficio, situación que le ha imposibilitado cubrir sus necesidades. Relató, el 21 de diciembre del 2016, solicitó una pensión por invalidez que le fue denegada por la Comisión Calificadora del Estado de Invalidez el 03 de agosto del 2017. En virtud de lo anterior, solicitó que se condene a la demandada en sentencia a lo siguiente: 1. Otorgarle una pensión por invalidez desde la solicitud administrativa. 2. Reconocer el daño moral. 3. Cancelar los intereses sobre las cuotas vencidas, desde su exigibilidad y hasta el efectivo pago. 4. Pagar ambas costas de la acción (véase imágenes 1-5 del documento incorporado al escritorio virtual del Juzgado de Trabajo a las 15:17:57 del 22/01/2019). La apoderada general judicial de la accionada contestó la demanda e interpuso la excepción de falta de derecho. Asimismo, indicó que el actor padece de las siguientes enfermedades: secuelas de evento cerebral occipital derecho, hemianopsla homónima izquierda, cardiopatia valvular operada, mustia, hipertensión arterial, hernia discal L4-L5 izquierda por resonancia magnética, lumbalgia crónica sin déficit neurológico (véase escrito agregado al escritorio virtual del Juzgado de Trabajo a las 14:17:46 del 12/03/2019). El Juzgado de Trabajo de San Ramón, mediante la sentencia número 2020-156 de las 17 horas y 49 minutos del 14 de mayo del 2020, acogió la excepción de falta de derecho. Declaró sin lugar la demanda. Resolvió sin especial condena en costas.
II.- AGRAVIOS: El actor presenta recurso de casación, en el cual alega que, según la sentencia recurrida no cumple con los requisitos de edad y cuotas establecidos en los ordinales 6, 7 y 8 del Reglamento de Invalidez, Vejez y Muerte, para acceder a la pensión demandada; sin embargo, a su juicio, no procede la denegatoria total de la pretensión, pues se debe reconocer una pensión proporcional. Afirma que, para el año 2017, fecha de presentación de su solicitud administrativa, tenía 52 años y 120 cuotas. Menciona que de acuerdo con el artículo 6 del Reglamento referido tiene derecho a la pensión por invalidez la persona que sea declarada en tal condición, siempre que se encuentre asegurada. Para el impugnante, la sentencia impugnada presenta inconsistencias, dado que en ella se indica que él no estaba inválido cuando dicha situación se tuvo por acreditada y en el por tanto se indica el nombre de otra persona como actor del asunto.
III.- SOBRE LA PENSIÓN POR INVALIDEZ: De conformidad con el artículo 6 del Reglamento de Invalidez, Vejez y Muerte vigente para la fecha en que el actor solicitó la pensión en la sede administrativa (22 diciembre del año 2016), para tener derecho a una pensión por invalidez completa, la persona asegurada se debe encontrar en esa condición y haber aportado el número de cotizaciones que se indican en dicho ordinal, según la edad del asegurado o la asegurada al momento de la declaratoria de ese estado. El numeral 6 del Reglamento de cita, en rigor para el momento de la solicitud administrativa del actor indica, “Tiene derecho a la pensión por invalidez, el asegurado que sea declarado inválido por la Comisión Calificadora, conforme a lo previsto en los artículos 7 y 8 de este Reglamento y siempre que el asegurado se encuentre en algunas de las siguientes condiciones: a) Haber aportado al menos 180 cotizaciones a la fecha de la declaratoria de invalidez, cualquiera que sea la edad del asegurado. b) Haber aportado al menos doce cuotas durante los últimos 24 meses antes de la declaratoria del estado de invalidez si ocurre esta antes de los 48 años, o haber cotizado un mínimo de 24 cuotas durante los últimos 48 meses, si la invalidez ocurre a los 48 o más años de edad (…)”. Por su parte, el artículo 8 de ese Reglamento, establece, “Para los efectos de este seguro se considerará inválido el asegurado que, por alteración o debilitamiento de su estado físico o mental, perdiera dos terceras partes o más de su capacidad de desempeño de su profesión, de su actividad habitual o en otra compatible con su capacidad residual, y que por tal motivo no pudiese obtener una remuneración suficiente, todo a juicio de la Comisión Calificadora del Estado de Invalidez...” (…). Ahora bien, en autos quedó demostrado que el accionante sí alcanza las dos terceras partes de pérdida de la capacidad general para la realización de sus actividades habituales y laborales (véase dictamen número 2020-535 del 27 de febrero del 2020 incorporado al escritorio virtual a las 14:49:03 del 02/03/2020). También se acreditó que el señor [Nombre 001] cotizó 141 mensualidades para el Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte y, que nació el 22 de enero de 1967 (véase imágenes 7 y 8 del escrito agregado al escritorio virtual del Juzgado de Trabajo a las 14:17:49 del 12/03/2019). Por su parte, el artículo 6 del Reglamento de Invalidez, Vejez y Muerte de la C.C.S.S. establece que la persona que cuente con 48 años al momento de la declaratoria, así como un mínimo de cotizaciones de 120 mensualidades, tiene derecho al reconocimiento de una pensión por invalidez. De la prueba documental se extrae que el señor [Nombre 001] sí alcanza las dos terceras partes de pérdida de la capacidad general. Vale destacar que, del análisis de dicho dictamen, se desprende que al momento de la solicitud administrativa el accionante ya era portador de los padecimientos que llevaron a la Unidad Médica Legal a determinar su invalidez, entre estos: cardiopatía, hipertensión arterial con complicaciones neurovasculares, insuficiencia mitral leve, valvulopatía operada hace siete años, anticoagulado con warfarina y antecedente de evento cerebrovascular con isquemia transitoria occipital en el año 2016 clase funcional 1, daño cerebrovascular hipertensivo con secuelas neurológicas, hemianopsia homónima izquierda. Asimismo, al momento de la solicitud en la sede administrativa, contaba con 48 años y 11 meses, debiendo tener 120 cuotas, requisito que sí cumple, pues como consta en el reporte de estudio de cuotas de la Gerencia de Pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social incorporado al escritorio virtual del Juzgado de Trabajo a las 14:17:49 del 12 de marzo del 2019, el accionante tenía reportado un total de 141 cotizaciones durante el período comprendido entre el 11 de noviembre del 2001 y abril del 2016, razón por la cual, esta Sala considera que lleva razón el recurrente en su reproche, pues contrario a lo resuelto por el a quo, al actor sí le asiste derecho a una pensión por invalidez, dado que cumple los requisitos reglamentarios establecidos para el beneficio para el momento de su solicitud en administrativa. Por otra parte, el impugnante refiere que en la sentencia se presentan inconsistencias,pues, se indica que él no está inválido cuando dicha situación se tuvo por acreditada. Al respecto, vale destacar que en el fallo se tuvo por demostrado que el señor [Nombre 001] se encuentra inválido, de conformidad con lo determinado en el dictamen 535-2020 del 07 de febrero del 2020. Asimismo, el accionante aduce que, en la parte dispositiva del fallo, se indica el nombre de otra persona como actor del asunto. Se debe señalar que, mediante la resolución de las 10 horas y 07 minutos del 27 de mayo del 2020, se expresó que dicha situación se debió a un error material, y se corrigió (véase escrito incorporado al escritorio virtual del Juzgado a las 10:07:39 del 27/05/2020).
IV.- CONSIDERACIONES FINALES: Por las razones expuestas, lo procedente es acoger el recurso presentado por el actor, anular la sentencia recurrida, declarar parcialmente con lugar la demanda, denegar la excepción de falta de derecho en lo concedido y acogerla en lo denegado. Condenar a la Caja Costarricense de Seguro Social a reconocer al señor [Nombre 001] una pensión por invalidez, a partir de la fecha de solicitud en sede administrativa (22 de diciembre del 2016) o desde el momento en que deje de laborar en caso de que lo esté haciendo. Asimismo, deberá la demandada reconocer los intereses legales sobre las rentas dejadas de percibir desde la fecha en que eran exigibles hasta su efectivo pago, conforme a la tasa pasiva que tengan los certificados a seis meses plazo del Banco Central de Costa Rica, por así establecerlo los artículos 565 del Código de Trabajo vigente y 497 del Código de Comercio. El monto de dicha pensión se determinará al actor ante la sede administrativa, para lo cual se debe presentar en las oficinas de la demandada una vez firme esta resolución. Lo anterior, sin perjuicio de que, en caso de inconformidad por parte de la accionante, pueda recurrir al trámite de ejecución de sentencia en la vía judicial. Procede condenar a la accionada al pago de las costas de la acción, fijándose las personales en el monto de trescientos mil colones, al amparo del artículo 562 del Código de cita. Se rechaza la pretensión relativa al daño moral, por cuanto, según el artículo 477 del Código referido, la carga de la prueba de los hechos controvertidos le corresponde a quien los invoca en su favor, y en el caso concreto el actor no demostró ninguna situación de hecho que pueda ser considerada fuente de un daño moral.
POR TANTO:
Se acoge el recurso interpuesto por el actor. Se anula la sentencia recurrida. Se declara parcialmente con lugar la demanda. Se deniega la excepción de falta de derecho en lo concedido y se acoge en lo denegado. Asimismo, procede condenar a la Caja Costarricense de Seguro Social a reconocer al señor [Nombre 001] una pensión por invalidez, a partir de la fecha de solitud en sede administrativa, a saber el veintidós de diciembre del dos mil dieciséis ó desde el momento en que deje de laborar en caso de que lo esté haciendo. Se otorgan los intereses legales sobre las rentas dejadas de percibir desde la fecha en que eran exigibles hasta su efectivo pago, conforme a la tasa pasiva que tengan los certificados a seis meses plazo del Banco Central de Costa Rica, por así establecerlo los artículos quinientos sesenta y cinco del Código de Trabajo vigente y cuatrocientos noventa y siete del Código de Comercio. El monto de dicha pensión se determinará al actor ante la sede administrativa, para lo cual se debe presentar en las oficinas de la demandada una vez firme esta resolución. Lo anterior, sin perjuicio de que, en caso de inconformidad por parte de la accionante, pueda recurrir al trámite de ejecución de sentencia en la vía judicial. Procede condenar a la accionada al pago de las costas de la acción, fijándose las personales en el monto de doscientos mil colones. Se rechaza el daño moral pretendido.
Orlando Aguirre Gómez
Julia Varela Araya Luis Porfirio Sánchez Rodríguez
Jorge Enrique Olaso Álvarez Roxana Chacón Artavia

Res: 2021001024

PMADRIGALE/mrg

1
EXP: 19-000017-0694-LA

Teléfonos: 2295-3671, 2295-3676, 2295-3675 y 2295-4406. Facsímile: 2295-3009. Correos Electrónicos: imoralesl@poder-judicial.go.cr. y jmolinab@poder-judicial.go.cr

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR