Sentencia Nº 2021-00958 de Sala Tercera de la Corte, 13-08-2021

EmisorSala Tercera de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de sentencia2021-00958
Fecha13 Agosto 2021
Número de expediente18-000011-0532-PE
*180000110532PE*
Exp: 18-000011-0532-PE
Res: 2021-00958
SALA DE CASACIÓN PENAL. S.J., a las once horas cincuenta y cuatro minutos del trece de agosto de dos mil veintiuno.
Visto el recurso de casación interpuesto en la presente causa seguida contra G.Z.P., por los delitos de falsedad ideológica y estafa mayor, cometidos en perjuicio de Televisora de Costa Rica S.A., [Nombre 001], [Nombre 006] y [Nombre 011]; y:
Considerando:
I. Mediante memorial visible a folios 5899 a 5917, tomo XI del expediente principal, el máster W.E.M.R., defensor particular del [Nombre 028] G.Z.P., interpone recurso de casación contra la resolución 2021-0377, de las diez horas con treinta minutos del diez de marzo de 2021, emitida por el Tribunal de Apelación de Sentencia Penal del Segundo Circuito Judicial de S.J., sede Goicoechea, que resolvió lo siguiente: “POR TANTO: Se declara sin lugar el recurso de apelación de sentencia interpuesto por el M.Sc. W.E.M.R., en su condición de abogado defensor del imputado G.Z.P.. NOTIFÍQUESE”. (cfr. folio 5896).
II. Único motivo: Alega “ fundamentación intelectiva insuficiente y contradictoria, lo cual se extrae del razonamiento del Tribunal de Apelación de Sentencia, al violentar las reglas de la debida y correcta fundamentación. Por ello, no se logró establecer de forma clara y específica, las conductas ilícitas con las cuales se debía establecer una determinación de reproche justo. Lo anterior conduce al quebranto del principio de cosa juzgada material, defecto causado especialmente por la inobservancia de los artículos 30 inciso J y 375 del Código Procesal Penal” (folio 5902). Indica que la debida fundamentación de la sentencia, además de ser un derecho legal, también es un derecho constitucional consagrado en los artículos 39 y 41 de nuestra Constitución Política, por lo que es, incluso, de control jurisdiccional vía recurso de casación. Apoya su tesis en el voto 2012-154 de las once horas y veintiséis minutos, del veintiocho de setiembre del dos mil doce, de la S. Tercera de la Corte Suprema de Justicia. De seguido transcribe las normas atinentes a la fundamentación del fallo y valoración de la prueba. A partir de lo anterior, argumenta que “se materializa” el vicio cuando “ el Tribunal de Apelación de Sentencia, asume como propios los hechos tenidos por demostrados por el Tribunal de juicio y sus razonamientos. Aunado a ello, el Tribunal de Apelación expone los razonamientos que brindan sustento jurídico al voto que ahora se recurre en casación” (folio 5906). Además, el mismo voto de segunda instancia, descarta como violación al debido proceso y sobre todo al derecho que tiene el destinatario del ius puniendi a que se valore esta pretensión sancionatoria estatal, incluyendo todo aquel aspecto favorable que de previo a la definición del quantum de la sanción pueda afectar. Reprocha que el Tribunal de Apelación de Sentencia Penal, pasa por alto condiciones o circunstancias que a todas luces favorecerían al sentenciado Z.P. en el momento de dictarse la sentencia condenatoria correspondiente. Ello, desnaturaliza por completo el grupo redactor de la sentencia de segunda instancia, al menospreciar en pleno, el resarcimiento del daño causado a The North Western Bank, como una manera de responsabilidad social, empatía con el agraviado, y no por menos, una conducta de sometimiento a las reglas de orden social. Además, se impidió a la defensa exponer estas observaciones porque el Tribunal de Sentencia, no atendió la petición de la defensa de ser escuchado en vista oral, tal y como lo permite el artículo 375 del Código Procesal Penal vigente. Criterio que es avalado por el ad quem. Aclara el recurrente que “no situó el motivo de este recurso en el rechazo dictado por el A quo, siendo mi protesta totalmente dirigida a los argumentos esbozados por el Grupo de Segunda Instancia, a la hora de resolver mi alegato sobre el privar a mi defendido del derecho a ser escuchado de previo al dictado de la sentencia de primera instancia” (folio 5911). Adicionalmente, arguye una ausencia de fundamentación de la resolución del Tribunal de Apelación de Sentecia Penal, en cuanto no logra concretar y responder a la defensa, cuáles son las razones por las que el resarcimiento conciliatorio recibido por The North Western Bank, quedan por fuera de la discusión sobre la dimensión del daño causado como parte de una conducta ilícita que si bien tiene su definición dogmática como un grupo de delito cometidos en concurso material, no están los mismos separados uno del otro en cuanto al fin perseguido por el autor como meta de su comportamiento. Señala como agravio, en el proceder del Tribunal de Alzada, de manera incorrecta y sin fundamento alguno, en la confirmación de la sentencia del Tribunal de Juicio y asumir como propios los hechos que declara probados. Solicita, declarar con lugar el presente motivo por la forma y, como consecuencia, anular la resolución del Tribunal de Apelación de Sentencia Penal y ordenar el reenvío de las actuaciones, ante el mismo órgano, a fin de que dicten una resolución que cumpla todos los requisitos legales.
III. El recurso de casación es inadmisible. Como norma básica en materia recursiva, el ordinal 437 del Código Procesal Penal señala: “…Las resoluciones judiciales serán recurribles solo por los medios y en los casos previamente establecidos…”. En cuanto a las resoluciones que son susceptibles del recurso de casación, el artículo 467 del código de rito dispone que: “El recurso de casación procederá contra las resoluciones dictadas por los tribunales de apelación de sentencia, que confirmen total o parcialmente, o bien resuelvan en definitiva, la sentencia dictada por el tribunal de juicio.”. De esta última norma se desprende que únicamente los fallos emitidos en alzada son cuestionables a través de la casación, por lo que queda excluida cualquier otra resolución judicial, como lo sería la sentencia dictada por el Tribunal de Juicio. En el presente caso , esta S. advierte que, a pesar de que al inicio de su exposición la defensa indica que el recurso se dirige contra la sentencia emitida por el ad quem, en realidad la fundamentación se encuentra direccionada a atacar la sentencia de juicio, por cuanto estima que no se otorgó la audiencia ante el a quo que conoció el proceso especial abreviado, no valoró adecuadamente la prueba respecto al resarcimiento del daño y que éste resulta suficiente para acreditar el quantum de la pena. Ninguno de estos aspectos puede ser admitido para su estudio de fondo, debido a que, como se indicó supra, la sentencia emitida en la fase de juicio no puede ser cuestionada a través del recurso de casación, sino únicamente a través del recurso de apelación, mismo que fue ejercido por la defensa técnica y declarado sin lugar por el Tribunal de Alzada. Resulta evidente que el petente con su recurso procura que esta S. entre a conocer de manera directa los defectos que se atribuyen a la sentencia de juicio, lo que es improcedente, en virtud de que la casación no constituye una tercera instancia del proceso, sino que se trata de un medio de impugnación excepcional, restringido y formal que solo posibilita un examen de mera legalidad del fallo emitido en segunda instancia, cuando se verifique alguna de las hipótesis expresamente establecidas por el legislador. En ese sentido, como razón adicional de inadmisibilidad, es posible denotar que bajo un mismo motivo, el impugnante introduce la discusión sobre diferentes de reproches, que se observan porque por un lado se argumenta sobre la falta de fundamentación intelectiva en el tema del daño causado, a su vez, reclama una violación al derecho de defensa, porque no se le concedió audiencia para discusión de la sanción en el procedimiento abreviado y finalmente reprocha sobre la falta de valoración del acuerdo conciliatorio en el análisis del daño. Lo anterior, en detrimento de la separación de fundamentos y agravios que exige el artículo 469 del Código Procesal Penal. Al respecto, esta S. ha insistido en que: “En primer lugar, se denota una falta de técnica en la formulación del recurso de casación, por cuanto existe una evidente mezcla de motivos, lo cual es razón suficiente para declarar inadmisible los reproches, toda vez que los artículos 469 y 471, prescriben, bajo pena de inadmisibilidad, que el recurso estará debidamente fundado e indicará por separado los motivos en que se basa. Esto significa que no es válido exponer de manera entremezclada diversos alegatos por vicios procesales como lo realiza el recurrente, sino que cada uno deberá exponer tanto su fundamentación fáctica, jurídica, con su respectivo agravio y pretensión, lo cual no ocurre en el líbelo que se somete a conocimiento por parte de esta S..” (Voto 2015-0053, de las 09:49 horas, del 16 de enero de 2015. Integran: C., R., A., P. y A.. Aparejado a dicho defecto en la formulación de sus reproches, el recurrente describe en su motivo una serie de apreciaciones que a su juicio se constituyen vicios, como por ejemplo, la falta de fundamentación, violación a las reglas de la sana crítica e inobservancia al derecho de defensa, pero sin especificar en este extremo en qué consisten los supuestos yerros que invoca, con lo que, consecuentemente omite exponer en sus argumentos en qué vulnera la resolución del ad quem la aplicación de las normas procesales o sustantivas. Aunado a ello, omite indicar cuál fue el agravio que causó al acusado la resolución del Tribunal de Apelación de Sentencia Penal. Esto significa que la inobservancia de una forma legal, por sí misma, no basta para justificar el examen de un reclamo en la vía recursiva, sino que para la procedencia del reclamo, es menester justificar una afectación concreta (agravio), a la parte que invoca el defecto (interés). Lo anterior, tiene asidero en el numeral 439 del Código Procesal Penal que establece: “Las partes sólo podrán impugnar las decisiones judiciales que les causen agravio, siempre que no hayan contribuido a provocarlo. El recurso deberá sustentarse en el reproche de los defectos que causan la afectación.”. En concordancia con ello, el artículo 469 del mismo cuerpo normativo, dispone que la indicación del agravio es un requisito de interposición del recurso. En el caso particular, el impugnante no logra exponer un agravio concreto asociado al vicio que se alega. Es decir, no establece con claridad suficiente de qué manera se le afectó con la situación que reclama, limitándose a indicar que la audiencia oral solicitada ante el Tribunal de Juicio no fue señalada, y que no se fundamentó la sentencia en los temas del daño causado, el acuerdo conciliatorio, inconformidad que resulta insuficiente, por genérica para sustentar un recurso de casación, conforme a las formalidades que la ley exige. El recurrente debía concretar la afectación directa a sus intereses procesales, requisito ineludible para poder sustentar adecuadamente la impugnación, con el fin de establecer la incidencia que el presunto yerro tendría en el proceso y de qué manera podría haber cambiado el resultado del mismo, resultando insuficiente a efectos de establecer un agravio real y efectivo, la alusión genérica que hace el encartado por una presumible afectación al debido proceso. (En ese sentido, resolución N° 930-2019, de las 10:40 horas, del 9 de agosto del 2019: R. Q. Solano C., D.H., Z.M. y S.B.. Ante estas circunstancias, resulta evidente que los reclamos del recurso no reúnen los requisitos formales de interposición, lo que motiva la inadmisibilidad de su gestión. Con base en lo dispuesto en el numeral 471 de la ley de rito, que establece: Admisibilidad y trámite. La S. de Casación declarará inadmisible el recurso cuando no se cumplan los requisitos legales para su interposición, según lo establece el artículo 470 anterior; además, cuando la resolución no sea recurrible, la parte no tenga el derecho de recurrir, cuando el recurso tenga como finalidad modificar los hechos probados o cuando el recurso sea absolutamente infundado, en cuyo caso lo declarará así y devolverá las actuaciones al tribunal de origen.”, se declara inadmisible el recurso de casación.
Por Tanto:
Se declara inadmisible el recurso de casación interpuesto por el defensor particular, M.Sc. W.E.M.R.. N..

Jesús Alberto R. Q.


Álvaro Burgos M.


Gerardo Rubén Alfaro V.


Sandra Eugenia Z.M.


Miguel Fernández C.
Magistrado Suplente.

Roleon
Int: 507-3/8-3-21

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR