Sentencia Nº 2021-01017 de Sala Tercera de la Corte, 27-08-2021

EmisorSala Tercera de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de expediente15-600069-0436-TC
Número de sentencia2021-01017
*156000690436TC*
Exp: 15-600069-0436-TC
Res: 2021-01017
SALA DE CASACIÓN PENAL. S.J., a las once horas diez minutos del veintisiete de agosto del dos mil veintiuno.
Visto el recurso de casación interpuesto en causa seguida contra D. González Sibaja, por el delito de lesiones culposas, en perjuicio de [Nombre 001], y;
Considerando:
I. Mediante resolución 2021-475 del Tribunal de Apelación de Sentencia Penal del Tercer Circuito Judicial de Alajuela, de las 15:30 horas, del 17 de mayo del 2021, se declaró sin lugar el primer motivo del recurso de apelación interpuesto por Xinia Madriz Campos, mientras que el segundo motivo fue declarado con lugar, por mayoría, anulando únicamente la pena principal y ordenando el reenvío para una nueva sustanciación en cuanto a dicho extremo (f. 269-275). Contra dicha resolución, la Defensora Pública interpuso recurso de casación (f.276-280).
II. Único motivo: inobservancia o errónea aplicación de un precepto legal procesal y sustantivo. Con base en los artículos 142, 184, 467 y 468 del Código Procesal Penal, así como el ordinal 8.2 de la Convención Americana sobre Derecho Humanos y los numerales 1, 39 y 41 de la Constitución Política, señala que si bien en el recurso de apelación se alegó que D. invadió el carril contrario, ello ocurrió porque una de las llantas delanteras cayó dentro de un hueco, momento cuando el vehículo se desvió al carril contrario, es decir, la invasión no se produjo por una acción humana, sino debido al efecto mecánico de la caída de la llanta. Sin embargo, dicho alegato que fue expuesto ante el Tribunal Penal como el Tribunal de Apelación de Sentencia no fue analizado. Explica que dicho argumento permite concluir la inexistencia de una acción humana que pueda ser reprochada a nivel penal. Resalta que tanto el a quo como el ad quem tuvieron por acreditado: la existencia de un hueco en la carretera en una curva muy cerrada, lugar donde cayó el vehículo y producto de esta circunstancia, se produjo la invasión del carril contrario y la colisión con la motocicleta. Refiere que el Tribunal de Apelación concuerda con la sentencia de primera instancia sobre la obligación del imputado de prever el hueco en la carretera, sin embargo, no se valora la imposibilidad de prever un hueco cada vez que se avanza, porque ello obligaría a detener el carro constantemente. Considera que según las máximas de la experiencia, se disminuye la velocidad o se detiene el vehículo, cuando se observan obstáculos en la vía, pero de lo contrario, se continúa. En su criterio, al encartado se le exige una forma de conducir anormal y extrema y afirma que si el ad quem hubiese analizado los alegatos, habría concluido que por la ubicación del hueco en la carretera, resultaba imposible observarlo y por ende, detenerse o disminuir la velocidad. Agrega que de haberse resuelto de conformidad con el principio de objetividad, se habría concluido que la conducción se realiza a partir de la observación y no de las predicciones. Fustiga que ni el Tribunal de Juicio ni el Tribunal de Apelación analizaron que de haber detenido el carro de manera intempestiva ante la existencia de un hueco ubicado en una curva muy cerrada, es posible que no existiera tiempo de poner las señales y estacionarse, lo que podría haber ocasionado la colisión del vehículo en circulación, por lo que la acción propuesta por los jueces produce una acción generadora de un riesgo para los que circulen detrás del automotor, contraviniendo la normativa de tránsito, aspecto no analizado por el Tribunal de Apelación. Precisa que el vicio se presenta debido a la ausencia de resolución de los argumentos expuesto ante el ad quem, concretamente que el imputado no conducía infringiendo la normativa de tránsito, sino que la llanta de su auto cayó sobre un hueco en carretera, el que resultaba imposible de observar en una curva pronunciada y que era imposible prever. Agrega que al caer la llanta sobre el hueco, la dirección del automotor hizo que el coche se dirigiera al carril contrario y que el carro impactara la motocicleta. Concluye que de haberse valorado la citada circunstancia, se habría establecido la ausencia de relación de causalidad, sin que pudiera preverse la existencia de un hueco en carretera, toda vez que siempre condujo de manera responsable. Como agravio, advierte que el Tribunal de Juicio condenó al encartado por el delito de lesiones culposas, a pesar que la acción causante del resultado no la generó el imputado y además, le resultaba imposible de prever. Como petitoria, solicita anular la sentencia y dictar la respectiva absolutoria. De forma subsidiaria, requiere la anulación de la sentencia y disponer el reenvío. El único motivo del recurso de casación interpuesto por la defensora pública X.M.C., en representación del imputado D. González Sibaja, se declara inadmisible. A partir de la lectura del libelo impugnaticio, se desprende que en contra de lo previsto en el ordinal 467 del Código Procesal Penal, la casacionista dirige sus argumentos -al menos parcialmente-, en contra de la sentencia de primera instancia, actuación que inobserva el numeral citado donde se dispone que el recurso de casación procede únicamente contra la resoluciones del Tribunal de Apelación de Sentencia. En este orden de ideas, en la impugnación reclama que “Pese a que dicho alegato fue expuesto tanto por el Tribunal de Juicio como en el Recurso de Apelación, no fue analizado por los señores jueces” (f. 277, subrayado no corresponde al original), de seguido agrega: “Al resolver el Tribunal de Apelación, concuerda con el Tribunal de Juicio en el sentido de que el imputado estaba en la obligación de preveer el huevo (sic) en la carretera, sin que ambos Tribunales (sic) analicen el hecho de que no puede conducir previendo un hueco cada vez que el vehículo avance” (f. 278, subrayado no corresponde al original), posteriormente refiere: “ ni el Tribunal de Juicio ni el de Apelación analizan el hecho de que detener el vehículo de manera intempestiva ante la existencia de un hueco que de repente se observa por estar ubicado en una curva “muy cerrada” puede que no de tiempo de poner las señales y de estacionarse” (f. 279, subrayado no corresponde al original) y finalmente, al precisar el agravio indica: El Tribunal de Juicio condena a mi representado por el delito de Lesiones Culposas (sic) a pesar de que la acción que originó el resultado no la generó el imputado y que además era imposible de prever” (f. 280, destacado no corresponde al original), razón suficiente para declarar inadmisible el recurso de casación. Aunado a lo anterior, la defensora pública incurre en una mezcla de motivos al indicar desde la titulación del motivo, que el objeto de la impugnación se refiere a vicios tanto de carácter procesal como sustancial (f. 276), mientras que en el desarrollo de la gestión reclama la falta de fundamentación debido a lo omisión de resolver los reclamos sobre las causas que produjeron el accidente -las que atribuye a un hueco en la carretera-; la ausencia de una acción humana en la producción del resultado de las lesiones sufridas por el ofendido, considerando que el accidente fue producto del efecto mecánico de la caída de la llanta en la dirección del vehículo; la violación al principio de objetividad en relación con la valoración de las circunstancias en que produjo la colisión; la ausencia de violación de la normativa de tránsito en referencia a la exigencia de haber detenido el vehículo en la curva ante la presencia de un hueco; y la violación de las reglas de la sana crítica en relación con la inobservancia de las reglas de la experiencia, vinculada con la obligación de disminuir la velocidad o detener el vehículo, únicamente cuando se observan obstáculos en la vía, razón adicional para declarar inadmisible la impugnación. Por estas razones, se declara inadmisible el recurso de casación interpuesto por la defensora pública Xinia Madriz Campos, en representación del encartado F.D.G.S..
Por Tanto:
Se declara inadmisible recurso de casación presentado por la defensora pública X.M.C., en representación del encartado F.D.G.S.. N..


Patricia Solano C.


Jesús Alberto Ramírez Q. Álvaro Burgos M.


Gerardo Rubén Alfaro V. Rosa Acon Ng.
Magistrada Suplente
No. Interno. 777-4/12-4-21
paa

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR