Sentencia Nº 2021-01448 de Sala Tercera de la Corte, 03-12-2021

EmisorSala Tercera de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de expediente18-000193-1185-PE
Número de sentencia2021-01448
Fecha03 Diciembre 2021
*180001931185PE*
Exp: 18-000193-1185-PE
Res: 2021-01448
SALA DE CASACIÓN PENAL. S.J., a las doce horas veinte minutos del tres de diciembre de dos mil veintiuno.
Visto el recurso de casación interpuesto en la presente causa seguida contra Jorge Ademar Quesada Rodríguez, por el delito de abuso sexual contra persona menor de edad, cometido en perjuicio de [Nombre 001].; y,
Considerando:
I. El licenciado A.M.P., en su condición de defensor público del acusado, J.A.Q.R., de conformidad con los numerales 467 y 468 inciso b) del Código Procesal Penal, formula recurso de casación en contra de la sentencia N° 2021-0721, de las 14:30 horas del 21 de julio de 2021, dictada por el Tribunal de Apelación de Sentencia del Segundo Circuito Judicial de Alajuela, sede S.R..
II. Como único motivo , alega el gestionante “inconformidad con la determinación de los hechos. Falta de correlación entre acusación y sentencia” (folio 16 del legajo de recurso de apelación). Considera el recurrente que en sentencia se tuvieron por demostrados hechos distintos a los acusados, y que de forma errada se indica que dichos acontecimientos son los estipulados en el punto tercero de la acusación que indica lo siguiente: "3. Sin poder precisar fecha y hora, pero si el mes de octubre del años dos mil diez, cuando la menor agraviada M.Q.S. se encontraba en el apartamento donde se ubicaba el acusado J.A.Q.R., localizado en San Francisco de Peñas Blancas de S.R., 700 metros al este del restaurante El Gran Abuelo, el acusado J.A.Q.R., con el propósito de ejecutar actos de índole sexual en contra de la menor agraviada, lo anterior de manera abusiva y libidinosa. Lo anterior aprovechándose de su condición de abuelo paterno y la relación de poder que le generaba respecto a la menor ofendida" (cfr. folio 16). Dice el casacionsita que se denota en el hecho anterior de la acusación, el año donde supuestamente se da la misma data del 2010, cuando la menor ofendida tenía cinco años de edad, sin embargo, en el contradictorio la menor indica que dichos hechos ocurren cuando la misma tiene 3 años de edad, es decir eventos ocurridos en el 2008. Más adelante, indica la ofendida que ese mismo hecho se da cuando tenía cinco años no tres, lo anterior ante cuestionamientos de uno de los jueces del Tribunal, sin embargo cuando se le cuestiona cuanta diferencias hay entre los hechos que la misma narra, la menor indica que entre el hecho primero y segundo son meses de diferencia ya que se dan cuando la misma tiene 3 años y que en último hecho se da cuando la misma tiene 5 años. Empero, este último tiene como ubicación la casa de habitación del imputado en la localidad de Grecia, si se analiza lo anterior efectivamente existe una duda si los hechos narrados por la ofendida se dan cuando la misma tenía tres o cinco años de edad. El numeral 365 del Código Procesal Penal, establece el principio de correlación entre acusación y sentencia que indica que, en caso de dictarse una sentencia condenatoria en contra del imputado, los hechos por los que se sanciona deben estar contenidos en la acusación fiscal. Considera el recurrente que del “análisis de lo declarado por la menor en comparación con lo acusado en el punto tres de la acusación no existe armonía en relación con el tiempo donde ocurren los hechos, y cuando se dan circunstancias que generan dudas estas necesariamente deben favorecer al imputado. De manera que no tuvo que condenarse a mí defendido debido a que la descripción de los supuestos acaecimientos por parte de la menor no son claras de cuándo ocurrieron y en detrimento de los intereses de mi defendido” (sic. cfr. folio 17). Señala que existe un agravio, en el tanto, el vicio denunciado causa un gravamen irreparable al imputado, quien resultó condenado mediante una resolución que no respetó las reglas de la sana crítica racional y que no se encuentra ajustada a derecho. Ofrece como prueba, la grabación del juicio (en formato DVD). Solicita: se admita el recurso de Apelación de Casación; se declare la nulidad de la resolución impugnada y se ordene el reenvió al Tribunal de origen para que con una nueva conformación se proceda a realizar nuevamente el juicio con observancia de los aspectos omitidos en la sentencia recurrida. El motivo incoado es inadmisible. Un examen atento del primer motivo de la impugnación planteada por el licenciado A.M.P., permite colegir que este no satisface los requisitos normativamente exigidos para decretar su admisibilidad. Según advierte esta Sala de Casación, el impugnante incurre en una clara entremezcla de reproches, pues al motivar la gestión, concretamente a folios 15 y 16, el defensor se funda entre otros, en los artículos 184 y 365 del Código Procesal Penal, relacionados con la aplicación de las reglas de la sana crítica, en la apreciación de las pruebas producidas durante el juicio y como parte integral de la fundamentación de la sentencia, reclamando concretamente que: “… en el contradictorio la menor indica que dichos hechos ocurre cuando la misma tiene 3 años de edad, es decir hechos ocurridos en el 2008. Más adelante la misma indica que ese mismo hecho se da cuando tenía cinco años no tres, lo anterior ante cuestionamientos de uno de los jueces del Tribunal, sin embargo cuando se le cuestiona cuanta diferencias hay entre los hechos que la misma narra, la menor indica que entre el hecho primero y segundo son meses de diferencia ya que se dan cuando la misma tiene 3 años y que en último hecho se da cuando la misma tiene 5 años sin embargo este último tiene como ubicación la casa de habitación del imputado en la localidad de Grecia, si se analiza lo anterior efectivamente existe una duda si los hechos narrados por la ofendida se dan cuando la misma tenía tres o cinco años de edad…” (folio 16). Si bien, pareciera que el recurrente estaría delimitando claramente el yerro a un vicio de fundamentación por vulneración de las reglas de la sana crítica, al sustanciar la queja, también se alega la vulneración al principio de correlación entre acusación y sentencia. En ese sentido, acusa que: “El numeral 365 de nuestra normativa procesa, establece el principio de correlación entre acusación y sentencia que indica que, en caso de dictarse una sentencia condenatoria en contra del imputado, los hechos por los que se sanciona deben estar contenidos en la acusación fiscal. (sic. folio 16). Es claro, así, que dentro del motivo que se formula, el recurrente hace planteamientos de distinta naturaleza de manera entremezclada (al alegar tanto la vulneración a las reglas de la sana crítica en la valoración de la prueba, como la violación del principio de correlación entre acusación y sentencia), incurriendo por lo tanto, en una confusión de alegatos, con lo que se violenta la normativa procesal, que establece bajo sanción de inadmisibilidad, la presentación separada de cada uno de los motivos con sus fundamentos y agravios que exige el artículo 469 del Código Procesal Penal. A mayor abundamiento, en criterio de esta Cámara, lo que hizo el defensor, fue insistir en la protesta que en ese sentido fue planteada ante el ad quem en el único motivo del recurso de apelación interpuesto (cfr. folio 4 vuelto). Lo cual evidencia únicamente una inconformidad con lo resuelto. Con base en las anteriores consideraciones, se declara inadmisible el primer motivo incoado, conforme a lo dispuesto en los artículos 467, 468, 469 y 471 del Código Procesal Penal.
Por Tanto:
Se declara inadmisible el recurso de casación interpuesto por el licenciado Andrés Mesén Paniagua. N..
Patricia Solano C. Patricia Solano C. Patricia Solano C.
Jesús Alberto Ramírez Q.
Álvaro Burgos M.
Gerardo Rubén Alfaro V.
Sandra Eugenia Zúñiga M.
Roleon / Int: 0965-3/8-3-21

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR