Sentencia Nº 2021-01460 de Sala Tercera de la Corte, 09-12-2021

EmisorSala Tercera de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Fecha09 Diciembre 2021
Número de expedienteExp:
Número de sentencia2021-01460
Revisión del Documento

????????????????

Exp: 19-001323-0042-PE

Res: 2021-01460

SALA DE CASACIÓN PENAL. S.J., a las diez horas veintiocho minutos del nueve de diciembre de dos mil veintiuno.

Vistas las solicitudes de aclaración y adición interpuestas en la presente causa seguida en contra de A.E.A.G., por el delito de robo agravado, cometido en perjuicio de Instituto Costarricense de Electricidad, Cable Visión DVSA y Cabletica Sociedad Anónima; y,

Considerando:

I. Mediante memorial visible del folio 256 al 261, los licenciados C.L.R.G. y D.M.M., defensores particulares del imputado A.E.A.G., formulan “solicitud de adición y aclaración”. Los gestionantes solicitan se adicione y aclare el fallo 2021-01323, de las nueve horas con cincuenta y tres minutos, del cinco de noviembre de dos mil veintiuno, en el cual la S. Tercera declaró inadmisible el recurso de casación que dichos profesionales interpusieron contra la sentencia 2021-1073, dictada por el Tribunal de Apelación de Sentencia Penal del Segundo Circuito Judicial de S.J., a las trece horas con cincuenta minutos, del veinte de julio del año dos mil veintiuno, en la cual se declaró sin lugar el recurso de apelación planteado (confrontar folio 129 al 149). Luego de enunciar las consideraciones que, en sus criterios, esta Cámara estimó para inadmitir su impugnación, aducen que: “…la resolución no es clara y sí más bien oscura, ambigua y contradictoria. También, por consecuencia de ello es omisa porque no resuelve en el trámite de admisibilidad, los aspectos que sí darían lugar a la entrada a casación las referencias que se hacen de lo resuelto por el Tribunal de Juicio no muestran exactamente un deseo de impugnar lo que esa sentencia resuelveel hecho que en las pretensiones se diga que se pretende la nulidad del fallo del tribunal de juicio, es porque, precisamente, en el numeral 473 del Código Procesal Penal indica que cuando la S. estima pertinentepuede pronunciarse acerca de la anulación del debate y la sentencia” (confrontar folio 257 y 258). Amplían indicando que, al ad quem se le solicitó una revisión integral del fallo de primera instancia. Reclaman que la S. Tercera es ambigua al considerar inadmisible un reparo por solicitar la anulación de la resolución del a quo, lo que consideran es un aspecto de fondo más que de admisibilidad. Reprochan también que, al señalarse que en el recurso no se individualizaron los agravios, se evidencia que hay una errada interpretación por parte de la S. Tercera, dado que, lo que se hizo fue hacer el planteamiento en dos apartados, uno sobre las consideraciones previas y otro de los antecedentes jurisprudenciales relacionados con el concurso material. Adicionan que, la mezcla de motivos, las diversas quejas planteadas y la incoherencia del reclamo, fueron la base de la resolución de esta Cámara, misma que presenta una falacia de composición por cuanto alegan que se: “deslegitima la interposición del recurso porque censura aspectos puntuales de eventuales yerros procesales en su interposición, atribuyéndoles a lo que constituye la totalidad del recurso y a lo que en realidad es la voluntad de los recurrentes. La omisión del tribunal de considerar los aspectos de la voluntad impugnativa con la presentación de los agravios, debidamente deducidos, y la fijación de una pretensión que es clara y concreta. Confunde la decisión del rechazo de la admisibilidad porque la S. echa mano del expediente de la mezcla de reclamos, porque se acude a censar la forma como fueron acumuladas las causas y a la contrariedad de los tribunales de juicio y apelación respecto a lo que la jurisprudencia de la misma S. ha sostenido en punto a juzgar diversos hechos en concurso material, teniendo por ciertos algunos de esos hechos considerando la prueba globalmente y no de manera específica para cada suceso delictivo…” (confrontar folio 259). Afirman que, con la intensión de cumplir con lo preceptuado por el ordinal 438 íbidem es que se realizó un preámbulo con los aspectos que permitían delinear el reclamo central de la impugnación. Destacan que, lo citado sobre la acumulación de causas y la forma como se pronunció el a quo acerca de la acreditación de los hechos, era un elemento previo para poder acreditar por que la sentencia impugnada se aparta de manera directa de los pronunciamientos jurisprudenciales sobre el particular. Estiman que, para la exposición del motivo por precedentes contradictorios era menester hacer una referencia a la forma en la que se desembocó en un juicio de culpabilidad, a partir de una distorsionada apreciación de los eventos. Sostienen que, la única resolución recurrida es la del tribunal de apelación y que no es verdad que se hayan combinado reclamos ni se haya planteado de manera incorrecta las pretensiones. Aducen que el fallo 2021-01323, aunque voluminoso y rico en detalles, no corresponde a un examen detenido del líbelo impugnaticio: “… el razonamiento nos parece equivocado, confuso y omiso. Hay una generalización en él (sic) puesto que se abarca una serie de cuestionamientos para concluir de manera equivocada la resolución es omisa porque no se refiere propiamente al agravio central del recurso…” (confrontar folio 260). Consideran que lo que correspondía era la prevención de corrección de defectos, según lo estipula el numeral 15 del código de rito. Solicitan que se proceda a aclarar y adicionar la resolución referida. La gestión es improcedente. De conformidad con el artículo 147 del Código Procesal Penal: En cualquier momento, el tribunal podrá aclarar los términos oscuros, ambiguos o contradictorios en que estén redactadas las resoluciones o adicionar su contenido, si se ha omitido resolver algún punto controversial, siempre que tales actos no importen una modificación de lo resuelto…”. Tal y como esta S. lo ha indicado en reiteradas ocasiones, tanto la adición, como la aclaración, son instrumentos procesales previstos para que el órgano que ha resuelto determinado asunto enmiende eventuales errores que contenga el fallo, ya sea de oficio, o a solicitud de parte; siempre y cuando la corrección no implique modificar lo resuelto. Se trata entonces de dos mecanismos diferentes, por cuanto, con la aclaración los términos oscuros, ambiguos o contradictorios pueden esclarecerse y con la adición, se puede agregar al fallo la resolución de algún punto controversial, dejado de considerar. Los recurrentes se limitan a mostrar una mera inconformidad con la decisión adoptada, planteando consideraciones superficiales e infundadas contra el fallo emitido por esta Cámara: “…la resolución no es clara y sí más bien oscura, ambigua y contradictoria. También, por consecuencia de ello es omisa porque no resuelve en el trámite de admisibilidad, los aspectos que sí darían lugar a la entrada a casación…” (confrontar folio 257). No obstante, lo anterior, no se indica cuál es el aspecto oscuro, contradictorio o ambiguo presente en la sentencia o, cuál es el punto omitido, sobre el cual esta Cámara se debió pronunciar. Los peticionarios se desgastan en tratar de explicar la forma dada al recurso interpuesto, su distribución y pretenden, más bien, aclarar que solamente se cuestionaba la sentencia de segunda instancia, siendo evidente el fin último, acreditar la impugnabilidad objetiva y, de manera aislada, la ausencia de mezcla de motivos, discrepando de la decisión tomada en cuanto la inadmisibilidad de su recurso, por lo que subyace la intensión de modificar lo resuelto, pretendiendo dotar a su gestión de una virtud de la cual carece, y abrir una etapa recursiva inexiste. No se aprecia que en la parte dispositiva se haya omitido resolver algún punto controversial o que existan términos oscuros, ambiguos o contradictorios que se deban aclarar. Como último punto, reclaman que no se les haya prevenido la corrección de los defectos presentes en su recurso de casación, ante lo cual se debe hacer ver que, contrario a lo indicado por los gestionantes, en este caso no procedía la prevención de defectos formales prevista en el artículo 15 del Código Procesal Penal, para que se subsanaran los yerros presentes en la impugnación, toda vez que según lo ha indicado ya esta Cámara, la casación es un recurso de naturaleza formal, estricto y extraordinario, en el cual no cabe la prevención para subsanar defectos, siendo ese un instituto propio del procedimiento ordinario, no de esta etapa extraordinaria (en ese sentido, entre otros, voto N° 00617-2017, de las nueve horas con cuarenta y ocho minutos, del ocho de agosto de dos mil diecisiete, S. Tercera integrada por las M.A., Z. y los M.R., C. y S. ). La resolución de esta S. número 2021-01323, es diáfana al exponer en su “considerando segundo”, las razones por las cuales, el recurso de casación presentado por los defensores técnicos del sentenciado, eran inadmisibles, por lo que es improcedente la gestión.

II. En escrito agregado a los autos entre los folios 262 al 264, el sentenciado interpone un “recurso de aclaración y adición” contra la resolución 2021-01323, emitida por esta S., que declaró inadmisible su recurso de casación. Desarrolla su reclamo indicando que, solicita se aclare y adicione el voto referido en el siguiente punto: “…que los precedentes contradictorios no son tales y, para ello se fundamenta en lo siguiente: En el asunto bajo examen, el recurrente cumple con la mención de los fallos que considera contradictorios, pero no indica en qué consiste la similitud de los supuestos de hecho que se resuelven en dichos precedentes, no identifica adecuadamente el punto jurídico de interés y cuya errónea aplicación discute y continua el fallo no existe correspondencia por lo que no se puede tenerlas por tales, y esto es así porque la aplicación de las reglas generales del derecho en cada una de ellas estuvieron enfocadas a aspectos medulares diferentes…” (confrontar folio 262). Frente a lo cual refuta que, la S. y el Tribunal de Apelación de Cartago, siempre fueron claros en que no pueden confundirse y entremezclarse la forma de juzgar un concurso ideal con las reglas del concurso material, y afirma que fue claro en que el fallo impugnado contiene una errónea interpretación del canon 184 del Código Procesal Penal, mostrando complacencia con el tribunal de primera instancia, y contraviniendo los lineamientos que, sobre el particular, ha definido la S. Tercera. Reclama que, la forma de resolverse su recurso, le obstaculiza su derecho de defensa material. Adiciona que, en su criterio, la acumulación es usada para efectos administrativos y no para valoración de prueba. Destaca que la sentencia impugnada fue la emitida por el ad quem y que, si bien es cierto, solicitó que se anulara la sentencia condenatoria fue en razón que, al ser el fallo de segunda instancia contrario a la jurisprudencia, estimó que el fallo condenatorio debería ser anulado de manera paralela. La gestión es improcedente. Tal y como se indicó en el anterior considerando, la adición y aclaración es una solicitud para aclarar términos oscuros, ambiguos o contradictorios en la redacción o para adicionar su contenido, en cuya virtud no puede modificarse lo ya resuelto. Dicho instituto no constituye un recurso o medio de impugnación, como parece entenderlo el sentenciado, cuando dice interponer un “…recurso de aclaración y adición…”. En el caso que nos ocupa, se declaró inadmisible el recurso de casación formulado por el imputado A.E.A.G., en virtud que sus reclamos presentaban yerros así sancionados por el Código Procesal Penal, como son la falta de impugnabilidad objetiva, entremezcla de motivos, entre otros; y en este sentido, no era procedente el pronunciamiento sobre el fondo que extraña el recurrente. El memorial de referencia detalla, también, aspectos relacionados con las motivaciones en que se sustentó el rechazo de su reparo por precedentes contradictorios, y las razones por las cuales no comparte ese criterio, afirmando que se está quebrantando su derecho de defensa material al analizarse sus reclamos de manera rigurosa, y al igual que sus defensores, desea aclarar que la sentencia recurrida era la emitida por el ad quem. El análisis de dicho planteamiento deja en evidencia que se procura acreditar la inexistencia de los errores apuntados por esta Cámara contra su recurso de casación, por lo que más que desear que se aclaren o adiciones aspectos del fallo, se infiere la pretensión de modificar lo resuelto, lo que, como se indicó en el anterior considerando, no es procedente. No se aprecia que en la parte dispositiva se haya omitido resolver algún punto controversial o que existan términos oscuros, ambiguos o contradictorios que se deban aclarar, por lo que la misiva es improcedente.

Por tanto:

Se declara improcedente la solicitud de adición y aclaración interpuesta por los licenciados C.L.R.G. y D.M.M., defensores particulares del imputado A.E.A.G.. Se declara inadmisible el recurso de adición y aclaración planteado por el imputado A.E.A.G.. N..

Patricia Solano C.

Jesús Alberto Ramírez Q.

Álvaro Burgos M.

Gerardo Rubén Alfaro V.

Miguel E. Fernández C.

Magistrado suplente

Int: 919-2/5-2-21

SLEIVAA

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR