Sentencia Nº 2021012095 de Sala Constitucional, 28-05-2021

EmisorSala Constitucional (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de expediente21-005079-0007-CO
Fecha28 Mayo 2021
Número de sentencia2021012095

*210050790007CO*

Exp: 21-005079-0007-CO

Res. Nº 2021012095

SALA CONSTITUCIONAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las ocho horas treinta minutos del veintiocho de mayo de dos mil veintiuno .

Recurso de amparo que se tramita en el expediente n. ° 21-005079-0007-CO, interpuesto por [Nombre 001], [Nombre 002], cédula de identidad [Valor 001], [Nombre 003] , cédula de identidad [Valor 002], [Nombre 004], cédula de identidad [Valor 003], [Nombre 005], cédula de identidad [Valor 004], [Nombre 006], [Nombre 007], cédula de identidad [Valor 005], [Nombre 008] , [Nombre 009], cédula de identidad [Valor 006], [Nombre 010], cédula de identidad [Valor 007], [Nombre 011], cédula de identidad [Valor 008], [Nombre 012] , cédula de identidad [Valor 009] , [Nombre 013] , cédula de identidad [Valor 010], [Nombre 014], cédula de identidad [Valor 011], [Nombre 015], cédula de identidad [Valor 012], [Nombre 016], [Nombre 017], cédula de identidad [Valor 013], [Nombre 018] , cédula de identidad [Valor 014], [Nombre 019], cédula de identidad [Valor 015], [Nombre 020], otro tipo de identificación [Valor 016], [Nombre 021], cédula de identidad [Valor 017], [Nombre 022], cédula de identidad [Valor 018], [Nombre 023], otro tipo de identificación [Valor 019], [Nombre 024], cédula de identidad [Valor 020], [Nombre 025], cédula de identidad [Valor 021], [Nombre 026], ninguno, [Nombre 027], cédula de identidad [Valor 022], [Nombre 028], cédula de identidad [Valor 023], [Nombre 029], cédula de identidad [Valor 024], contra la DIRECCIÓN GENERAL DE ADAPTACIÓN SOCIAL y el CENTRO DE ATENCIÓN INSTITUCIONAL (CAI) JORGE ARTURO MONTERO CASTRO.

Resultando:

1.- Por escrito incorporado al expediente digital a las 15:45 horas de 12 de marzo de 2021, los accionantes plantean recurso de amparo. Indican que se encuentran recluidos en el ámbito D, pabellón D-4 del CAI Jorge Arturo Montero Castro. Refieren que los oficiales penitenciarios de las escuadras A y B abusan de su autoridad. Aducen que desde las primeras horas de la mañana (entre las 3:00 y las 4:00 horas) sus familiares hacen fila para hacer entrega de las encomiendas y comida. Mencionan que el centro penal abre las puertas entre 7:30 y 8:00 horas; sin embargo, tales oficiales les hacen llegar los alimentos a eso de las 16:30 horas, motivo por el cual llegan en mal estado. Sostienen que cuando consultan por qué tardan tanto, los oficiales les contestan que no pueden hacer nada. Arguyen que los oficiales manipulan la comida con cucharas sucias y la ponen en un mueble de aluminio donde les pega el sol. Refieren que también les dicen “hijueputas ratas”. Agregan que durante las requisas, los oficiales les tiran la comida y la ropa al suelo, quiebran los radios, se llevan las sabanas y los tratan de forma inhumana. Por lo anterior, solicitan la intervención de la Sala.
2.- Mediante resolución de las 14:43 horas de 15 de marzo de 2021, la Presidencia de la Sala se dio curso al proceso. En adición, solicitó informe al director general y al jefe de seguridad del ámbito de convivencia D, ambos del CAI Jorge Arturo Montero Castro; así como a la directora general de Adaptación Social.
3.- Por escrito incorporado al expediente digital a las 10:11 horas de 18 de marzo de 2021, rinde informe bajo juramento Viviana Boza Chacón, en su condición de directora general de Adaptación Social. Expone lo siguiente: “ II. Como punto de partida se señala que formalmente la Dirección de la Policía Penitenciaria no depende jerárquicamente de la Dirección General de Adaptación Social; ello es así desde que la Procuraduría General de la República (PGR) elaboró el Dictamen 327-2015, donde consideró que este cuerpo de seguridad mantiene independencia policial y administrativa en el ejercicio de sus funciones; otorgándole una determinada estructura y organización administrativa. Asimismo, la PGR entendió que al existir incompatibilidad entre la Ley General de Policía (No. 7410) y la Ley de Creación de la Dirección General de Adaptación Social (No. 4762), se debe considerar que aquella vino a derogar implícita o tácitamente lo dispuesto por el artículo 5 de la Ley de Creación de la Dirección General de Adaptación Social, quedando entonces sujeto dicho cuerpo policial, para todo efecto, al régimen jurídico y organizativo previsto por la citada Ley General de Policía. (con dependencia del ministro del ramo). Siguiendo este criterio, se aprobó el Reglamento de Organización Administrativa del Ministerio de Justicia y Paz, Decreto 41109-JP, del catorce de marzo de dos mil dieciocho, que viene a incorporar lo dispuesto por la PGR en el Dictamen ya citado. Efectivamente, el artículo 137 del referido Reglamento indica que “La Dirección de la Policía Penitenciaria depende jerárquicamente del despacho del ministro (a)…”. Con fundamento en la normativa citada, la Dirección General respetuosamente solicita a ese honorable Tribunal Constitucional, que lo relacionado con supuestas actuaciones de ese cuerpo de seguridad, se requiera el informe respectivo a la Dirección de la Policía Penitenciaria, instancia competente y con conocimiento de los hechos alegados por el recurrente. III. Únicamente se adiciona que la gestión penitenciaria se ha encaminado para cumplir con los preceptos constitucionales y con lo estipulado en la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, aprobada por nuestro país en el año 1985 mediante la Ley 7834, asimismo, observando lo señalado por el Reglamento del Sistema Penitenciario Nacional en el Art. 5 que reza “ Principio de respeto a la dignidad humana. A toda persona privada de libertad se le garantizará su integridad física, psíquica, moral y el respeto a su dignidad humana, conforme a los derechos y garantías fundamentales establecidas en la Constitucional Política, los instrumentos internacionales sobre derechos humanos y la normativa nacional” y lo que establece el Artículo 16” Prohibición de Tortura y de tratos o penas crueles inhumana o degradantes. Queda prohibida toda acción, omisión o medida constitutiva de tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes a la persona privada de libertad…”. Por otra parte, desde la Escuela de Capacitación Penitenciaria se instruye sobre el tema, mediante las diferentes capacitaciones en materia de Derechos Humanos, Buenas Prácticas Penitenciarias, normativa constitucional e institucional y otros contenidos afines, que se imparte periódicamente a los funcionarios de las diferentes disciplinas. El tema ha sido prioritario para la Dirección General, desde el año 1999 se emitió la Circular No 12-99 dirigida a directores de Centro y Jefes de Seguridad de centros penitenciarios, relacionada con la observancia y respeto de los derechos humanos que cobijan a la población privada de libertad. En ese documento se apunta que, en reiteradas circulares, reglamentos, instrucciones por escrito y verbales, así como en procesos de capacitación se ha señalado como política institucional el respeto de los derechos humanos de las personas privadas de libertad. En la misma línea, el 5 de enero de 2006, se emitió la Circular DG 01-2006 en la que se establece el “Deber de elevar para investigación quejas planteadas por población privada de libertad sobre actuaciones irregulares o agresiones por parte del personal penitenciario” dirigida a directores, Administradores y Supervisores de Seguridad de todos los centros del país. Aunado a los puntos señalados anteriormente, es fundamental hacer del conocimiento de ese Tribunal que todos los procesos de formación que se imparten en la Escuela de Capacitación Penitenciaria – tal y como se indicó supra - así como en los espacios de análisis de órganos colegiados técnicos y de seguridad y los diferentes foros de análisis y alimentación, tienen como elemento común, el constante y claro mandato del respeto de los derechos humanos y la terminante y absoluta reprochabilidad a los tratos crueles y denigrantes para con la población privada de libertad”.
4.- Por escrito incorporado al expediente digital a las 12:17 horas de 19 de marzo de 2021, rinden informe bajo juramento Santiago Arroyo Brenes y Greivin Alfaro Araya, por su orden director a.i. y supervisor policial del ámbito de convivencia D, ambos del CAI Jorge Arturo Montero Castro. Manifiestan que los recurrentes se encuentran a la orden del Instituto Nacional de Criminología. Exponen lo siguiente: Sobre los hechos de abuso de autoridad por parte de los oficiales de la escuadra A y B , dentro de la actuación nuestra como Administradores de Justicia, nos fue asignada la responsabilidad de velar por los derechos de las personas privadas de libertad que se tiene bajo custodia. Por estas razones, la Institución ha forjado sus propios instrumentos legales y emitidos las formas de supervisión y control sobre ellos, el velar por el buen comportamiento y la buena convivencia carcelaria. Aunado a lo anterior, dentro del concepto de seguridad concurren algunas funciones que se consideran típicas de dicha área, como lo es la custodia fija o dinámica, el traslado físico a otro medio o ambiente como el hospitalario, el manejo de información, la comunicación oportuna, los registros preventivos, el control de diversos disturbios, la distribución de personas, la capacitación y la protección de los bienes de la Administración Penitenciaria. En ese mismo sentido, la protección es una de las funciones primordiales que realiza el personal de seguridad penitenciaria, siendo además que, con la protección de derechos individuales, se salvaguarda además el bienestar social y el orden institucional. Asimismo, cabe hacer saber, que los Puestos asignados a los Oficiales no son estáticos, ya que una vez que ingresan al Centro, durante la semana que trabajan, se les asigna algún puesto dentro de la totalidad de la propiedad donde se asienta el recinto. Es así como, de manera indistinta, y en días diferentes, cumplirá la función encomendada, pudiendo ser en un fortín, o custodiando algún dormitorio, en el puesto de ingreso al Centro u otro. Sobre la entrega de encomiendas y comida. En fecha 28 de setiembre del 2020, la Dirección Genera! de Adaptación Social en coordinación con la Dirección de la Policía Penitenciaria, emitieron la Circular DGAS-DPP-02-2020, referente a la nueva clasificación de objetos: permitidos, de uso restringido, objetos prohibidos e ilícitos en los centros del sistema cerrado del Sistema penitenciario Nacional y Módulos de Apremios Corporales, misma que efectivamente deroga la circular DG-DPP-01-2018. La emisión de la misma se efectúa de conformidad con las atribuciones conferidas mediante la siguiente normativa: Ley N°6739 del 28 de abril de 1982, Ley Orgánica del Ministerio de Justicia y Paz, la Ley N°4762 del 08 de mayo de 1971 que Crea la Dirección General de Adaptación Social, la Ley N°7410 del 26 de mayo de 1994, Ley General de Policía, el Decreto Ejecutivo N°40849-JP del 09 de enero del 2018, Reglamento del Sistema Penitenciario Nacional, y las facultades y competencias otorgadas a la Dirección General de Adaptación Social ahí y la Dirección de la Policía Penitenciaria. Siendo de suma importancia tener clara la necesidad de periódicamente analizar y actualizar, los aspectos relacionados con el ingreso, uso y tenencia de objetos destinados para las personas privadas de libertad en los centros del Sistema Penitenciario Nacional, además de la importancia de que con ello se estandaricen criterios y aclaren conceptos. Respecto a las cantidades, objetos y restricciones establecidas mediante la Circular DGASDPP202-2020, las ahí dispuestas son las ya establecidas por las autoridades penitenciarias, y de la forma ahí indicada es como debe de realizarse su ingreso y aplicación. Por lo que es claro que su aplicación y lo establecido en la misma no es producto de un acto antojadizo del CAI Jorge Arturo Montero Castro, sino en acatamiento a la circular que así lo dispone, así las cosas, este centro debe de aplicar lo ahí establecido. Siendo que efectivamente con base a lo señalado por el recurrente existen modificaciones en las cantidades y modo en que ingresan los alimentos señalados por el mismo, no obstante, este centro no tiene injerencia en las modificaciones efectuadas mediante la circular ya que la misma fue emitida por la Dirección General y la Dirección de la Policía para nuestro acatamiento. Específicamente en la Sección E, de dicha circular se regula los alimentos y golosinas, la cual se aporta, indica lo siguiente: (...) "Para desayuno, almuerzo y cena, los recipientes para comida no pueden superar los 8 cm de alto y 15 cm diámetro (Comúnmente llamado 1 entero chino). No pueden superarse los 05 recipientes por privados de libertad para comidas principales. Otros alimentos que no sean los principales, si no se especifica la cantidad el recipiente no puede superar los 5 cm de alto y 15 cm de diámetro (Comúnmente llamado ½ chino). Todos los recipientes o bolsas deben ser plástica transparente. Excepto cuando por la naturaleza del producto no sea posible, en este caso deben venir en envase original sellado de fábrica, de presumirse alterado el sello de fábrica, no se recibe el producto." (...) Asimismo, contamos con un protocolo de entrega de encomiendas a las personas privadas de libertad, que fue implementado desde la alerta médica en cuestión, para la entrega de esas encomiendas, como lo describimos a continuación: -Anteriormente la recepción de encomiendas se realizaba únicamente los días martes y jueves, ante la suspensión de las visitas a los privados de libertad, se permite que esa entrega sea todos los días de la semana, con un horario desde las ocho horas, hasta las catorce horas. -A cada persona que realice la fila para entregar la encomienda se le entrega una ficha, con su nombre y número de cédula, de modo que únicamente se permite una encomienda por persona cada día. De esta manera se evitan las filas y tiempos de espera prolongados. -El lavado de manos antes de ingresar a Puesto 1 es imperativo. -El personal de Seguridad vela constantemente porque se mantenga el distanciamiento en la fila de al menos un metro con ochenta centímetros, entre cada una de las personas que realizan la fila. -Se prohíbe guardar campos en esta fila. -Constantemente se les insta a las personas que realizan la entrega de encomiendas, que denuncien ante nuestro cuerpo policial presente, cualquier incumplimiento de estas medidas. Además, la Administración del Centro Penal, indicó, que ninguna persona adulta mayor cuenta con algún tipo de restricción para poder apersonarse al Centro de Atención Institucional Jorge Arturo Montero Castro a efectos de entregar valores a nombre de cualquier privado de libertad o apremiado que se encuentre bajo nuestra tutela. La prohibición radica en que ingresen al Centro, dado los factores de riesgo que puedan presentar. Aunado a lo anterior, según el informe de seguridad del ámbito de convivencia D, SAD-1409- 2021, de fecha 18 de marzo del 2021, indican que, efectivamente los recurrentes, se encuentran ubicadas en este Ámbito específicamente en el módulo D-4. No es cierto que las encomiendas se empiecen a recibir después de las 07:30 horas, ya que a las personas se les permite ingresar al Centro desde las 06:30 horas para seguridad y comodidad de los mismos, y para agilizar el proceso de recepción de encomiendas. Una vez que inicia el proceso de recepción y revisión de encomiendas también inicia la distribución de las mismas, para esto la Jefatura Policial dispone de un vehículo tipo pick up el cual las distribuye en todo el Centro, por lo que cuando las encomiendas llegan a este Ámbito inmediatamente se entregan a las personas privadas de libertad. Este proceso por lo general tarda un promedio de 1 hora a 2 horas desde que se inicia hasta que se entrega, esto debido a lo grande de este Centro penal y la gran cantidad de encomiendas que ingresan. La revisión de encomiendas, se realiza cumpliendo con las medidas de higiene necesarias y en un área cerrada bajo techo y acondicionada para estas labores, además se le invita a las personas que vienen a entregar las encomiendas que traigan sus propios utensilios para revisarlas con la única condición de que estos deben de ser de plástico duro por razones de seguridad. Sobre los hechos de la requisa. De conformidad con el Reglamento del Sistema Penitenciario Nacional, en su artículo 320, nos habla de los procedimientos de revisión y requisa de personas, revisión de bienes y supervisión de espacios tienen como objetivo detectar e impedir el ingreso y la permanencia en los centros, ámbitos, unidades y oficinas del sistema penitenciario nacional, de sustancias u objetos prohibidos por nuestro ordenamiento jurídico, o que no hayan sido autorizados por la Dirección General de Adaptación Social y la Dirección de la Policía Penitenciaria cuando así se requiera. La revisión de objetos y bienes es la acción cuidadosa y diligente que realiza la Policía Penitenciaria de los objetos y bienes que ingresan, permanecen o egresan a cualquiera de las instalaciones de los centros, ámbitos o unidades, así como de los diferentes espacios que conforman las mismas, en el Artículo 321 .- Los funcionarios de la Policía Penitenciaria que practiquen los procedimientos y los funcionarios penitenciarios en general, tendrán los siguientes deberes relacionados con los procedimientos de revisión y requisa de personas, revisión de bienes y supervisión de espacios: Prohibición de trato denigrante: Se prohíbe toda práctica institucional que atente contra la dignidad de los visitantes, de las personas privadas de libertad y personal penitenciario. Los procedimientos de revisión y requisa de personas deben ejecutarse dentro del más estricto respeto, cuidándose de no infligirle tratos crueles, degradantes o inhumanos, respetando en todo momento la condición humana y la normativa vigente. Deber de cuidado: La revisión de los bienes de los visitantes, de las personas privadas de libertad y del personal penitenciario, debe efectuarse con el cuidado necesario para no destruirlos, inutilizarlos o contaminarlos. La supervisión de espacios seguirá en lo que aplica las mismas reglas. Durante los procesos de revisión de espacios se procura tener cuidado para no destruir algún aparato o pertenencia y no regar las comidas, siendo que lo único que se egresa son los artículos o sustancias prohibidas que se detecten dentro y las sabanas que colocan en las ventanas para obstaculizar la visibilidad por el mal uso que les dan a las mismas y ya que esto representa un riesgo a la seguridad institucional, de estos procedimientos se deja constancia mediante la respectiva acta e informe de revisión. Por último, no se omite recalcar, que la Administración Penitenciaria tiene la obligación de velar por el efectivo cumplimiento y aplicación de la normativa que nos rige, siendo que partimos del principio Constitucional de Igualdad (artículo 33), de ahí que a todos los privados de libertad se les garantiza los derechos fundamentales que les asisten a todos por igual, así como las garantías particulares que se derivan de su permanencia en el Sistema Penitenciario, sin más distinciones que las derivadas de la modalidad de custodia. Asimismo, el trato del personal policial con las personas privadas de libertad se realiza con cordialidad, profesionalismo y en total apego a la normativa vigente”. Solicitan que se declare sin lugar el recurso.
5.- Mediante resolución de las 15:51 horas de 4 de mayo de 2021, el magistrado instructor solicitó como prueba para mejor resolver al director del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de la Defensoría de los Habitantes y al director del Área Rectora de Salud Alajuela 2, que efectuaran una inspección en el CAI Jorge Arturo Montero Castro a los efectos de que revisen el procedimiento que recolección y entrega de encomiendas con alimentos a las personas privadas de libertad que se encuentran en el pabellón D-4 del ámbito de convivencia D; además, pidió un informe en el que describa los hallazgos de la inspección, los procedimientos seguidos por las personas funcionarias del centro penal, los lugares en los que se colocan los alimentos, los utensilios que se utilizan para la revisión de los alimentos, los protocolos que se siguen y los tiempos de entrega a las personas privadas de libertad, así como los demás aspectos que estimen convenientes en relación con la higiene y el respeto al derecho a la salud de los privados de libertad con respecto a tales procedimientos.
6.- Por escrito incorporado a las 16:27 horas de 10 de mayo de 2021, se apersona Róger Víquez Gairaud, en su condición de director ejecutivo del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura. Expone lo siguiente: Sobre las acciones realizadas por el MNPT en cumplimiento de lo ordenado por la Sala Constitucional. A fin de cumplir con lo ordenado por la Sala Constitucional, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura conformó un equipo interdisciplinario -Derecho, Trabajo Social y Ciencias Políticas-, para poder cumplir con un proceso de verificación de la información compilada, el cual se encargó de realizar una inspección en el Centro de Atención Institucional Jorge Arturo Montero Castro el día jueves 6 de mayo de 2021. La inspección inició a las 6:55 horas y finalizó a las 10:45 horas. Para operacionalizar la solicitud planteada en el Recurso de Habeas Corpus, se utilizan tres técnicas de compilación y verificación de información, las cuales se detallan a continuación: Entrevistas: Cuando se obtiene información mediante entrevista, se procura que la misma sea corroborada mediante otras entrevistas, en la revisión documental o de registros, o durante el proceso de observación. -Se entrevistó de forma individual al menos a 10 personas visitantes que llegaron a dejar encomiendas al CAI Jorge Arturo Montero Castro. -Se entrevistó de forma individual a 15 policías penitenciarios, quienes participan en el proceso de recepción y entrega de encomiendas. -Se entrevistó de forma individual a 8 personas privadas de libertad del Ámbito D. Revisión Documental: El MNPT procedió con la revisión de diversas fuentes de documentación escrita, las cuales fueron filtradas con base en su importancia para la investigación. De tal manera se procedió con la revisión de: -Revisión de Boletas de entrega de encomienda en las cuales se consigna el detalle de las mismas. -Revisión de Listas de entrega de encomiendas, con indicación del Ámbito y nombre de la persona privada de libertad. Observación: se realizó el estudio de determinadas situaciones en “su contexto natural”, eso implica que estudia los hechos actuales, es decir, no es posible estudiar los hechos del pasado por medio de esta técnica. Por ello, el personal del MNPT procedió a realizar las siguientes acciones de observación durante la inspección en el CAI Jorge Arturo Montero Castro: - Observación de todos espacios físicos en los cuales se desarrolla la entrega y recepción de encomiendas. -Observación del proceso que deben seguir las personas visitantes para entregar las encomiendas a la policía penitenciaria. -Observación del proceso de revisión e inspección de las encomiendas por parte de la policía penitenciaria. -Observación del proceso de separación, distribución de entrega de las encomiendas. -Observación de la carga, traslado, descarga y entrega de las encomiendas en los vehículos de la policía penitenciaria. -Observación del proceso de recepción de las encomiendas en el Ámbito D, distribución por pabellones. -Observación del proceso de entrega en los Pabellones D-1, D-2, D-3 y D-4. Se prestó especial atención a las entregas en el módulo de D-4, de las llamadas informativas de la policía penitenciaria, y de la respuesta de la población privada de libertad. PRINCIPALES HALLAZGOS DE LA INVESTIGACIÓN REALIZADA. Proceso de entrega de encomiendas A partir de la triangulación de las diferentes fuentes de información, el MNPT procede a presentar sus principales hallazgos de la inspección. Se hace énfasis en identificar las diferentes fases del proceso de entrega, recepción, revisión y traslado de las encomiendas a los Ámbitos del CAI Jorge Arturo Montero Castro. Según los datos de la Policía Penitenciaria, en el Centro de Atención Institucional Jorge Arturo Montero Castro, diariamente se reciben y entregan entre 250 y 350 encomiendas al día. Todas las encomiendas del CAI pasan por un mismo puesto de ingreso, lo cual incluye los Ámbitos A, B, C, D, E, F, Unidad de Pensiones Alimentarias y Centro Nacional de Atención Específica. 1) Puestos de ingreso para entrega de encomiendas. Las personas que llevan encomiendas deben presentarse al puesto de ingreso del CAI, y la primera fila se realiza en la acera del Centro. El MNPT se apersonó al CAI, y al ser las 06:50 horas, había en la acera una fila de unas 15 personas en espera de ingreso; se observó el proceso de ingreso, y se entrevistó al menos a una persona que permanecía haciendo fila en la acera. Según las manifestaciones de las personas visitantes y la policía, las filas pueden iniciar desde horas de la madrugada. En la acera se encuentra demarcada la distancia para que las personas esperen mientras ingresan a la casetilla (ver en anexos fotos 1 y 2). Aproximadamente a las 6:00 horas un oficial recoge las cédulas siguiendo el orden de la fila. A eso de las 6:30 horas ingresan a las personas al primer puesto donde se le llena una boleta con el nombre de la persona que entrega la encomienda, el nombre de la persona privada de libertad y el puesto donde se encuentra ubicada (ver en anexos foto 3). Una vez que ingresan las personas, se mantienen bajo techo y un dispositivo de perling permite que las personas puedan mantenerse sentadas. El lugar se observó limpio y con basureros (ver en anexos fotos 4 y 5). Se entrevistó a varias personas que estaban en la fila de ingreso hacia la ventanilla y señalaron que no todos conocen con claridad lo permitido, que, si bien están pegados en una pared la circular, no tiene claridad cuales alimentos u objetos pueden ingresar. Las personas deben presentarse a otro puesto de Control (ver en anexos foto 6), donde la policía penitenciaria verifica tres datos mediante el sistema IGNIS: a) que la persona visitante no tenga impedimento de ingreso al CAI; b) se corrobora que la persona privada de libertad a quien va dirigida la encomienda, efectivamente se encuentre ubicada en el CAI, y en cual Ámbito está; y c) en caso de traer artículos especiales, que se cuente con los permisos respectivos. Una vez pasan el primer punto, continúan hacia otra área de fila denominada “Caracol” (ver en anexos foto 7), previo al ingreso al área de revisión y entrega. Ahí deben permanecer durante un tiempo que puede durar entre 30 minutos, y 2 horas, dependiendo del día y la movilidad de las filas. Entre las 7:15 horas y las 7:30 horas, el MNPT entrevistó a varias de las personas ubicadas en dicho puesto. Algunas personas señalaron que en algunas ocasiones los (as) oficiales que se encuentran ordenando la fila en el sector del “caracol”, les revisan los alimentos y los obligan a botar algunos; no obstante, que ese trabajo lo realizan los oficiales que se encuentran adentro. El MNPT obtuvo información confidencial que efectivamente esa situación sucede algunas veces y que las personas ingresan molestas al momento de la revisión de los alimentos. Señalaron que pueden ingresar 5 tazas chinas trasparentes y media taza de ensalada, además de algunos alimentos en bolsa trasparente. Con respecto a la revisión de la alimentación, el MNPT recibió información respecto a que a las personas visitantes no se les permite ingresar algún tipo de utensilio para la revisión de los alimentos. Por su parte, el personal de la Policía Penitenciaria manifestó que la revisión se realiza con los utensilios que les proporciona el Ministerio de justicia y Paz, señalando que desconocen por qué no se aplica lo que se indica en la circular DGAS-DPP-02-2020-1, donde se le permite a la persona llevar paletas de madera. Algunas personas entrevistadas se quejaron del trato que reciben por parte de algunos (as) oficiales, considerándolo irrespetuoso, al menos una persona indicó, “lo tratan a uno como su fuera un privado de libertad”. 2.) Revisión y entrega de las encomiendas A las 7:30 horas, el personal del MNPT ingresó a Puesto 1. Ahí se verificó que cuando la persona visitante ingresa al puesto de revisión, debe pasar las encomiendas por un scanner, mediante el cual la Policía Penitenciaria verifica que no haya objetos prohibidos (ver en anexos foto 8). Posteriormente se pasa al área de revisión, donde estaban dispuestas aproximadamente 10 mesas con dos o tres oficiales cada una recibiendo las encomiendas, de las cuales solamente unas 7 están dispuestas de manera ordinaria en el lugar, siendo así, las que contaban con un lavaplatos dispuesto para el lavado constante de los utensilios con los que se revisa la comida. (ver en anexos foto 9 y 10) Los puestos de revisión ordinarios cuentan con un monitor, teclado y una pequeña impresora, además de los utensilios de revisión y de desinfección para manos y mesa. Tres de los puestos de revisión ubicados en la parte posterior, que parecen provisionales, no cuentan con mampara para la división entre oficiales y personas visitantes, con computadora ni con pila para el lavado de utensilios. Todas y todos los funcionarios portaban sus mascarillas; siendo el único equipo de protección en uso en la totalidad de los casos. El día de la inspección había suficiente personal de seguridad atendiendo a las personas visitantes para la entrega de alimentos o materiales, por lo que el proceso era ágil y rápido, según informaron las personas visitantes y los funcionarios de seguridad, los días martes, jueves y viernes, son los días de mayor afluencia y donde el proceso se vuelve más lento. Al ingresar al área de revisión, las encomiendas se colocan en un escáner donde la oficial toma la boleta la información y la anota en un libro de actas, foliado y sellado. Este libro de actas se observó incompleto en el momento de su registro ya que solicita la hora en que ingresó al escáner, pero la oficial destacada en el puesto indica que no tiene reloj y no puede portar su celular, por lo que omite este dato. Las anotaciones en días anteriores si tenían la hora de ingreso ya que se encontraba otro oficial en el puesto. El contenido de la encomienda es registrado en el sistema digital denominado IGNIS con el nombre de la persona que entrega, el nombre de la persona privada de libertad, el puesto y el dormitorio, el contenido detallado de la encomienda y registra la firma del funcionario que recibe y la hora. Esta boleta se imprime y se engrapa a la encomienda. (Ver foto 2). En el caso de los puestos en apariencia provisionales, dejan la boleta que fue llenada a mano con anterioridad, por no contar con computadora para llenarla digitalmente. Algunas mesas de trabajo están herrumbradas, por lo que el personal ha optado por forrarlas con tape transparente para trabajar de manera más higiénica. Se observó que, en algunos puestos, el personal realiza el respectivo lavado de utensilios entre cada revisión de encomiendas. En otros puestos se observó que utilizan un paño para limpiar el utensilio, sin utilizar en ningún momento la pila, siendo que los menos, no limpiaron sus cuchillos antes de realizar una nueva revisión. Algunas y algunos oficiales utilizan utensilios propios para revisar las encomiendas, pues prefieren no utilizar los que el Ministerio de Justicia brinda para estos fines (ver en anexos foto 11). Hay un puesto para el registro de encomiendas en la boleta denominada Control de Entrega de Encomiendas a las Oficialías, donde se anota la fecha, el nombre del chofer que entrega el ámbito/puesto, y en los espacios numerados se registra el nombre de la persona privada de libertad, el nombre de quien recibe y la hora. Este documento se lleva junto con las encomiendas para su respectivo recibido. Al llegar a la mesa, una persona que traía las encomiendas entregó la boleta al funcionario o funcionaria encargada, junto con su cédula. Sacó una bolsa plástica que debía proveer para guardar los recipientes y comenzó a mostrarlos. El funcionario introduce dos cuchillos –que tenía en la mesa y que no lavó previamente- en un pollo, un queso, un salchichón, entre otras cosas. Los paquetes de pan, galletas, gomitas, entre otros, los abrió y comenzó a revisar por encima de la bolsa su interior. Para ello, no utilizó guantes en ningún momento. Se observó otros casos en que la funcionaria introdujo un palillo metálico en los refrescos para removerlo. En dos oportunidades, las funcionarias se extrajeron la mascarilla para acercarse el alimento a su nariz y olerlo. Cada encomienda revisada y lista para ser distribuida, se colocó en un estante general dispuesto por ámbitos, el cual se encontraba bajo techo (ver en anexos foto 12). Siete oficiales entrevistados durante el proceso de recepción y entrega de alimentos no tenían conocimiento de protocolo, lineamiento o circular oficial en el que se indique el procedimiento a seguir en este procedimiento, siendo que el personal destacado para esta labor siempre es el mismo, a pesar de que el día de la inspección sí manifestaron contar con un grupo de apoyo adicional. 3) Traslado de las encomiendas a los Ámbitos A las 8:15 horas, llegó un vehículo estilo pick up para recoger las encomiendas e iniciar la carga y posterior repartición. Se observó que la carga de los paquetes en el carro se hace verificando la lista de encomiendas y las boletas que fueron previamente completadas para los efectos (ver en anexos foto 13). Es importante indicar que el personal del MNPT se dividió en dos grupos, uno permaneció en Puesto 1, corroborando el proceso de entrega y revisión de los alimentos, y el otro grupo siguió el proceso de entrega de los alimentos en los ámbitos. Desde Puesto 1, el personal del MNPT corroboró las siguientes salidas y entradas del vehículo institucional a cargo de las entregas de las encomiendas: 1. Salida: 8:24 am regreso: 8:44 am 2. Salida: 8:55 am regreso: 9:19 am 3. Salida: 9:25 am regreso: 9:45 am 4. Salida: 9:57 am - - Estos movimientos de entrega de alimentos se realizan a los distintos Ámbitos del Centro de Atención Institucional, incluida la Unidad de Pensiones Alimentarias. El personal del MNPT que siguió el vehículo encargado de hacer las entregas en los Ámbitos, verificó que el mismo llegó al Ámbito C a las 8:25 horas, e hizo entrega de las encomiendas. A las 8:30 horas, el mismo vehículo llegó al portón de ingreso del Ámbito D. Traía 34 encomiendas para este ámbito. El MNPT verificó todo el proceso de descarga y entrega de las encomiendas, en el cual el oficial a cargo del vehículo las entrega una por una a otro oficial destacado en el Ámbito D. El personal a cargo del transporte de las encomiendas y el que recibió en el puesto, hicieron un control cruzado entre la lista que se confeccionó en Puesto 1 y los paquetes que se fueron trasladando al carretón. Cada uno tenía el nombre de la persona privada de libertad escrito con marcador en la bolsa, así como la boleta –física o digital- engrapada (ver en anexos foto 15 y16). A su vez, una persona privada de libertad tiene a cargo recoger las encomiendas y subirlas en un carretón para ingresarlas al interior del ámbito (ver en anexos foto 14), y llevarlas a una zona llamada “Puesto Patagallo”. Este proceso se realiza con el acompañamiento del oficial del Ámbito. En el Puesto Patagallo estaban dispuestas dos mesas para realizar una nueva revisión de cada encomienda. Debe destacarse que este puesto está bajo techo por lo que los alimentos están protegidos de lluvia y sol (ver en anexos fotos 17 y 18). Según indicó el oficial a cargo del puesto, esta es una disposición tomada por la supervisión y la dirección del ámbito, pero que tiene conocimiento que en otros ámbitos también lo realizan Para estos efectos, había 4 oficiales encargados de abrir las bolsas y revisar superficialmente los paquetes, siendo que en este punto no abrieron los recipientes para revisar la comida por dentro. Este proceso de revisión de las 34 encomiendas finalizó a las 09:05 horas. 4) Entrega de las encomiendas a las personas privadas de libertad. A las 9:06 horas, en un carretillo se llevaron las encomiendas correspondientes a los pabellones D1 y D2. Al ingreso de estos, fuera del portón, llamaron a cada persona y se le entregó la boleta para que la revisara y la firmara y se le entregó su encomienda (ver en anexos fotos 19 y 20). Al ser las 9:12 horas, los oficiales a cargo de la entrega de encomiendas llegaron al ámbito D3 y D4. Hicieron el mismo procedimiento descrito anteriormente; no obstante, en este caso, de las 12 encomiendas aproximadamente que iban dirigidas al Pabellón D4, el MNPT corroboró que el personal policial llamaba a quienes tenían encomiendas a su nombre, aunque solamente salieron 3 personas privadas de libertad a recoger el suyo. Durante 15 minutos se hizo un proceso de observación a distancia sobre el llamado del personal policial a las personas privadas de libertad para hacer entrega de las encomiendas, y la respuesta por parte de la población. A las 9:30 el personal del MNPT se apersonó al portón del Pabellón D-4 del Ámbito D con la finalidad de entrevistar a la población privada de libertad. Al momento de la inspección había un total de 59 personas privadas de libertad en el Pabellón D-4 del Ámbito D. Se entrevistaron alrededor de 7 personas quienes manifestaron haber presentado el Recurso de Amparo en virtud de que en ocasiones las encomiendas llegan temprano y en otras llegan tarde. En relación con el Recurso de Amparo de marras, esto fue lo indicado por la población privada de libertad del Pabellón D-4; durante las entrevistas se brindó información al MNPT sobre otras temáticas no relacionadas al Recurso. A las 9:50 horas, una vez finalizadas las entrevistas a las personas privadas de libertad, el MNPT se retiró del lugar, no sin antes comprobar que quedaban 5 encomiendas sin recoger. Tanto el supervisor como 8 oficiales destacados en el ámbito indicaron dar fe de que es una situación recurrente, siendo que, en muchas ocasiones, a la hora del recuento en la tarde, ellos mismos deben ingresar las encomiendas porque en ese pabellón suelen no salir a recogerlas (ver en anexos foto 21). El MNPT también se apersonó a la Oficialía de Guardia, allí verificó que las boletas de cada día se escanean, siendo que se guarda en un registro y se envía una copia a la Jefatura de seguridad del CAI. Si bien, el MNPT no observó este procedimiento tal cual, se revisaron los registros de días anteriores, siendo que, al respecto, se verificó que efectivamente existen registros digitales escaneados de las boletas (ver en anexos foto 22). Cuando el MNPT se retiraba del Centro, se observó que la primera fila de ingreso había tres personas, las cuales estaban siendo atendidas en la ventanilla, en el sector del caracol no había ninguna persona y en revisión de alimentos había solamente tres, de tal manera que el flujo de ingreso de personas visitantes había bajado considerablemente. El MNPT sostuvo una conversación con las funcionarias del Ministerio de Salud, en torno al trabajo realizado y algunos hallazgos. La Inspección finalizó al ser las 10:35 horas. CONCLUSIONES Luego de analizados todos los hallazgos encontrados durante la inspección realizada al Centro de Atención Institucional Jorge Arturo Montero Castro, el MNPT llega a las siguientes conclusiones: I. Sí existe un procedimiento estructurado de ingreso, revisión y entrega de las encomiendas en el CAI Jorge Arturo Montero Castro, así verificado en sitio por el MNPT mediante registros documentales, boletas, observación y entrevistas. II. El plazo que puede durar una encomienda durante todo el procedimiento, desde que se recibe hasta que se entrega, es muy variable en la cantidad de tiempo. Este plazo puede varias dependiendo de: la cantidad de encomiendas recibidas durante el día, el personal policial disponible para revisión de las encomiendas, la frecuencia de los carros que reciben y entregan, y la respuesta de la población y los funcionarios. III. El MNPT estima un plazo mínimo de 2 horas, desde que una persona visitante ingresa con una encomienda, hasta que la misma es recibida por la persona privada de libertad. Este tiempo se cumpliría si todas las etapas se realizan sin demoras; los plazos máximos pueden ser muy superiores, dependiendo de la fluidez de las diferentes etapas del procedimiento. IV. EL MNPT observó que los alimentos y encomiendas siempre estuvieron resguardados a la sombra, en mesas o estantes”.
7.- Por escrito incorporado al expediente digital a las 9:42 horas de 12 de mayo de 2021, se apersona Ronald Enrique Mora Solano, en su condición de director del Área Rectora de Salud Alajuela 2. Expone lo siguiente: III.- En relación a lo anterior se procede de la siguiente manera: 1. El 05 de mayo de 2021, vía correo electrónico, se gestionó la inspección interinstitucional con el señor Róger Víquez Gairaud, Director Ejecutivo del MNPT, el cual dispuso realizarla el jueves 06 de mayo de 2021, en horas de la mañana, debido a la complejidad del caso y al plazo otorgado por la Sala Constitucional. 2. El 06 de mayo de 2021, esta Dirección de Área Rectora de Salud de Alajuela 2, encomendó a las funcionarias la Licda. Claudia Hernández Víquez y la Licda. Diana Espinoza Navarro, de Regulación de la Salud del Area (sic), quienes se apersonaron a las instalaciones del CAI Jorge Arturo Montero Castro, específicamente en Puesto 1 y en la Oficialía del Ámbito de Convivencia D. 3. En el sitio fueron atendidas primeramente por el oficial Gregory Sánchez Gómez, Puesto 1, y posteriormente el señor Bryan Castro Boyd, de la Oficialía del Ámbito de Convivencia D. En Puesto 1 se contactó con los señores Róger Víquez Gairaud y Lorna Elizondo Cubero (MNPT), pertenecientes a uno de los grupos de esta Unidad que se encontraban en el centro penitenciario. 4. Respecto a las condiciones denunciadas por los recurrentes, se presenta el siguiente cuadro:
Aspecto
Situación encontrada
a) Proceso de
recepción de
encomiendas
• La recepción de alimentos y otros objetos están regulados por la circular DGAS-DPP-02-2020 de la Dirección General de Adaptación Social (DGAS) y Dirección de la Policía Penitenciaria (DPP). La cual se encuentra disponible para todo público y se informa en rótulos (ver anexo1).
• El horario de atención oficial es de 8:00 -14:00 todos los días; sin embargo, el ingreso de los visitantes se realiza desde las 6:30 am. Se permite que una persona autorizada pueda entregar una encomienda por día al privado de libertad; y cada visitante puede tener máximo 3 autorizaciones.
• Desde el mes de noviembre se habilitó un nuevo espacio techado para las visitas (ver anexo 2).
• El recorrido que realizan los visitantes para entregar encomiendas se describe en el anexo 3. El tiempo de espera varía, según la cantidad de visitantes, y del número de alimentos y objetos que contiene la encomienda.
• En cuanto a la revisión de los alimentos, posterior al escaneo de la encomienda, los visitantes se distribuyen en 10 mesas de revisión (ver anexo 4), las cuales son operadas por dos funcionarios (registro digital y
revisión manual). El procedimiento se detalla en el anexo 5.
La revisión manual de los alimentos es efectuada en cada uno de los recipientes o empaques, así pues, los recipientes transparentes (tipo entero y ½ entero chino) se abren y se revisan detenidamente el contenido de estos, con cuchillos (cortes y pinchazos); mientras que los alimentos empacados se abren y se tocan por afuera de la bolsa.
Una vez terminada, tanto la revisión manual como el registro de la encomienda en el sistema IGNIS, se guardan los alimentos y otros artículos en la bolsa plástica rotulada (nombre y ubicación del privado de libertad) y la visita revisa la boleta de desglose de la encomienda, la cual se engrapa en la bolsa.
A modo de referencia, se observaron varias revisiones y en promedio la duración es de 15 minutos.
Con relación a la manipulación de los alimentos, propiamente y tomando como referencia el Reglamento para los Servicios de Alimentación al Público (DE-37308-S), es importante señalar que:
- Se desconoce si en la preparación y transporte de las comidas preparadas (encomiendas) se cumplieron las condiciones necesarias para mantener la inocuidad y calidad de los alimentos. Estos aspectos no pueden ser supervisados ni por el Ministerio de Justicia y Paz ni el Ministerio de Salud, ya que los alimentos provienen de casas de habitación.
- Las encomiendas de los privados de libertad se empacan en una bolsa común, que incluye: comidas preparadas caseras, alimentos varios (cereales, fideos precocida, azúcar, pan cuadro, leche en polvo), artículos de limpieza e higiene personal.
- Dado que la encomienda tiene varios tipos de productos la refrigeración no es viable durante la recepción, transporte y distribución de las encomiendas. Por lo que no se puede mantener un rango de temperatura que inhiba el crecimiento de microorganismos en los alimentos preparados.
- En relación con el manejo de los alimentos, se observaron algunas deficiencias, que deben ser corregidas mediante la aplicación de las siguientes medidas como:
*Usar cofia o gorra
*Utilizar guantes (cambiarlos constantemente)
*Tener las uñas recortadas, limpias y sin esmaltado.
*No utilizar maquillaje
*No portar ningún tipo de joyas (relojes, aretes, cadenas u otros).
*Aumentar la cantidad de pilas en el área de revisión de encomiendas.
*Capacitar a los oficiales de seguridad en materia de manipulación de alimentos
*Utilizar lavaplatos y esponjas, en lugar de jabón en polvo y agua.
*Colocar jabón de manos y toallas en las pilas de las mesas de revisión, para el lavado de manos de los funcionarios.
*Realizar un lavado de manos completo antes y después de la revisión manual de las encomiendas.
*Estandarizar el procedimiento de lavado, secado y almacenamiento de los cuchillos utilizados en las revisiones.
*Suspender el uso de pañitos donde se colocan y guardan los cuchillos o bien estandarizar el procedimiento de lavado, secado y almacenamiento de estos. Preferir toallas de papel.
*Acondicionar las superficies de las mesas de revisión de modo que sean de fácil limpieza y desinfección.
*Realizar una limpieza de las superficies antes de cada revisión de las encomiendas con dilución de cloro 1:100 (1 parte de cloro y 99 partes de agua) preparada el mismo día que se va a utilizar.
Concerniente a los lineamientos COVID-19, la cantidad máxima de oficiales por mesa debe ser 2 y se deben colocar pantallas de acrílico en las mesas de atrás (ver anexo 4), ya que se atienden visitantes en esos puestos.
Aunado a lo anterior, se debe considerar una ampliación del espacio destinado a las mesas de revisión, ya que la afluencia de visitantes es mayor a la normal.
(…)
(…)
c) Condiciones
de almacenamiento
temporal, transporte
y distribución de
encomiendas
Cuando se termina la revisión y registro de las encomiendas, otro oficial recoge la bolsa cerrada y la coloca en una repisa, esta consta de dos niveles y se clasifican por ubicación de los privados de libertad (ámbitos).
Conforme van llegando las encomiendas, se organizan rutas para distribuirlas utilizando una móvil exclusiva, tipo pick up. Esta realiza entregas continuas.
Acorde con las observaciones de los funcionarios del MNPT al ser las 8:25 am se habían realizado tres viajes. Durante la inspección se observó un despacho. Acerca de la manipulación de alimentos en este punto, se debe mencionar que la encomienda está cerrada, se encuentra bajo techo en las repisas y se despacha en un vehículo que no cumple con lo establecido en el artículo 56 del DE-37308-S.
Una vez que se llega al destino de las encomiendas, se entregan al oficial a cargo del sitio, este las entrega al privado de libertad y se confronta la boleta de registro para su firma.
d) Medidas
disponibles para
conservar los
alimentos en los
dormitorios
En cada dormitorio se dispone de un microondas para calentar los alimentos, no se limita el tiempo para el calentamiento de la comida.
No se dispone de una refrigeradora para almacenar los alimentos perecederos, solamente para guardar ciertos medicamentos.
Así las cosas, no es viable preservar alimentos perecederos por más de un día.
e) Procedimiento
de requisas y revisión
Este tipo de operaciones están reguladas por los artículos 320 y 321 del Reglamento del Sistema Penitenciario Nacional. Según se consultó en la Oficialía del Ámbito de Convivencia D, estas se realizan portando mascarilla y guantes, y utilizando alcohol en gel.
En primera instancia, se les solicita a los privados de libertad que dejen en la cama sus pertenencias. Luego se hacen los cacheos corporales (uno por uno), conforme son revisados, los privados de libertad van saliendo del dormitorio.
Seguidamente, ingresan los oficiales a la habitación y revisan las pertenencias, camarotes, batería de baño, etc. En caso de que el detector de metales diera una señal, se le solicita permiso a la jefatura para abrir o bien romper el objeto sospechoso. Del acto descrito se levanta un acta.
Cuando se termina la revisión, según indican los oficiales, los privados se apresuran para entrar y recoger sus pertenencias, en ocasiones ocurren hurtos
y daños a bienes.
Este aspecto y el supuesto trato irrespetuoso a los privados de libertad por parte de la policía penitenciaria no se pudo corroborar en campo debido a que la inspección no coincidió con la realización de una requisa.
5. Observaciones generales: La DGAS y la DPP son las dependencias que emiten los criterios sobre las condiciones para recibir las encomiendas de alimentos. Es importante señalar que los privados de libertad y apremiados corporales recluidos en el CAI Jorge Arturo Montero Castro, tienen acceso a tres comidas principales (desayuno, almuerzo y cena), y café de la tarde. En el caso de las personas con indicación de dieta, por parte de los Servicios de Salud Penitenciarios (pacientes crónicos), se les brinda adicionalmente meriendas y refuerzos de comida. Todos los alimentos mencionados son preparados en la Cocina Única del centro penitenciario y distribuidos a los diferentes ámbitos del CAI y a otros centros cercanos. El día de la inspección, según indicaron los funcionarios del CAI y los visitantes, la afluencia de personas era menor a la normal, por lo que los tiempos de espera (filas, revisiones y despachos) eran inferiores a los habituales. Acerca de la manipulación de alimentos en general, el MJP puede optimizar aquellos aspectos concernientes a etapas posteriores de la elaboración y transporte inicial de comidas preparadas; sin embargo, no se puede garantizar la inocuidad de los alimentos, porque no son preparados por la institución. En relación con los temas expuestos, se ha evidenciado que el consumo de este tipo de alimentos perecederos (comidas preparadas caseras) conllevan una serie de problemas a lo interno del CAI, por ejemplo, plagas de fauna nociva, sobre almacenamiento de alimentos en los dormitorios, posibles problemas gastrointestinales (diarreas e intoxicaciones alimentarias); justamente porque no es posible darles trazabilidad a los alimentos desde el origen hasta su consumo. Por los motivos descritos, en otros centros penitenciarios como las Unidades de Atención Integral, se han prohibido el ingreso de este tipo de alimentos en las encomiendas y solo se permite durante las visitas familiares, íntimas y especiales; con la condición de que deben consumir los alimentos y aquellos que sobren se los debe llevar el visitante (Sección E para UAI de la circular N° DGAS-DPP-02–2020). Considerando lo anterior, las direcciones, DGAS y DPP, deben analizar si es pertinente continuar recibiendo este tipo de alimentos. En caso de que se mantengan los criterios vigentes, salvo mejor criterio, se recomienda solicitar un plan de contingencia al CAI Jorge Arturo Montero Castro, en el cual priorice las medidas antes citadas (ítem A del cuadro) para su implementación gradual en Puesto 1”.
8.-En los procedimientos seguidos se han observado las prescripciones legales.

Redacta el Magistrado Rueda Leal; y,

Considerando:

I.- Objeto del recurso. Los accionantes, quienes se encuentran recluidos en el ámbito D del pabellón D-4 del CAI Jorge Arturo Montero Castro, indican que los oficiales penitenciarios de las escuadras A y B abusan de su autoridad. Aducen que desde las primeras horas de la mañana (entre las 3:00 y las 4:00 horas) sus familiares hacen fila para hacer entrega de las encomiendas y comida. Mencionan que el centro penal abre las puertas entre las 7:30 y las 8:00 horas; sin embargo, tales oficiales les hacen llegar los alimentos aproximadamente a las 16:30 horas, motivo por el cual llegan en mal estado. Sostienen que cuando consultan por qué tardan tanto, los oficiales les contestan que no pueden hacer nada. Arguyen que los oficiales manipulan la comida con cucharas sucias y la ponen en un mueble de aluminio donde les pega el sol. Refieren que también les dicen “hijueputas ratas ”. Agregan que durante las requisas, los oficiales les tiran la comida y la ropa al suelo, quiebran los radios, se llevan las sábanas y los tratan de forma inhumana. Por lo anterior, solicitan la intervención de la Sala.
II.-Hechos probados. De importancia para la decisión de este asunto, se estiman como debidamente demostrados los siguientes hechos:
a) Los accionantes se encuentran recluidos en el ámbito D del pabellón D-4 del CAI Jorge Arturo Montero Castro. (Informe de las autoridades del CAI recurrido).
b) El supervisor policial del ámbito de convivencia D del CAI accionado, mediante oficio SAD-1409-2021 de 18 de marzo de 2021 dirigido al director de ese ámbito, indicó que las personas con encomiendas para privados de libertad pueden ingresar al CAI a partir de las 6:30 horas; además, señaló que, una vez iniciado el proceso de recepción y revisión de encomiendas también comienza su distribución; asimismo, expuso que tal procedimiento tarda un promedio de una a dos horas desde su inicio y hasta su entrega. (Prueba aportada por las autoridades del CAI recurrido).
c) La revisión de las encomiendas se efectúa en un lugar cerrado bajo techo. (Informe de las autoridades del CAI recurrido).
d) El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de la Defensoría de los Habitantes, en la inspección llevada a cabo de las 6:55 a las 10:45 horas de 6 de mayo de 2021 en el CAI Jorge Arturo Montero Castro, efectuó los siguientes hallazgos y conclusiones:
“PRINCIPALES HALLAZGOS DE LA INVESTIGACIÓN REALIZADA.
Proceso de entrega de encomiendas
A partir de la triangulación de las diferentes fuentes de información, el MNPT procede a presentar sus principales hallazgos de la inspección. Se hace énfasis en identificar las diferentes fases del proceso de entrega, recepción, revisión y traslado de las encomiendas a los Ámbitos del CAI Jorge Arturo Montero Castro.
Según los datos de la Policía Penitenciaria, en el Centro de Atención Institucional Jorge Arturo Montero Castro, diariamente se reciben y entregan entre 250 y 350 encomiendas al día. Todas las encomiendas del CAI pasan por un mismo puesto de ingreso, lo cual incluye los Ámbitos A, B, C, D, E, F, Unidad de Pensiones Alimentarias y Centro Nacional de Atención Específica.
1)Puestos de ingreso para entrega de encomiendas.
Las personas que llevan encomiendas deben presentarse al puesto de ingreso del CAI, y la primera fila se realiza en la acera del Centro. El MNPT se apersonó al CAI, y al ser las 06:50 horas, había en la acera una fila de unas 15 personas en espera de ingreso; se observó el proceso de ingreso, y se entrevistó al menos a una persona que permanecía haciendo fila en la acera. Según las manifestaciones de las personas visitantes y la policía, las filas pueden iniciar desde horas de la madrugada.
En la acera se encuentra demarcada la distancia para que las personas esperen mientras ingresan a la casetilla (ver en anexos fotos 1 y 2). Aproximadamente a las 6:00 horas un oficial recoge las cédulas siguiendo el orden de la fila. A eso de las 6:30 horas ingresan a las personas al primer puesto donde se le llena una boleta con el nombre de la persona que entrega la encomienda, el nombre de la persona privada de libertad y el puesto donde se encuentra ubicada (ver en anexos foto 3).
Una vez que ingresan las personas, se mantienen bajo techo y un dispositivo de perling permite que las personas puedan mantenerse sentadas. El lugar se observó limpio y con basureros (ver en anexos fotos 4 y 5). Se entrevistó a varias personas que estaban en la fila de ingreso hacia la ventanilla y señalaron que no todos conocen con claridad lo permitido, que, si bien están pegados en una pared la circular, no tiene claridad cuales alimentos u objetos pueden ingresar.
Las personas deben presentarse a otro puesto de Control (ver en anexos foto 6), donde la policía penitenciaria verifica tres datos mediante el sistema IGNIS: a) que la persona visitante no tenga impedimento de ingreso al CAI; b) se corrobora que la persona privada de libertad a quien va dirigida la encomienda, efectivamente se encuentre ubicada en el CAI, y en cual Ámbito está; y c) en caso de traer artículos especiales, que se cuente con los permisos respectivos.
Una vez pasan el primer punto, continúan hacia otra área de fila denominada “Caracol” (ver en anexos foto 7), previo al ingreso al área de revisión y entrega. Ahí deben permanecer durante un tiempo que puede durar entre 30 minutos, y 2 horas, dependiendo del día y la movilidad de las filas. Entre las 7:15 horas y las 7:30 horas, el MNPT entrevistó a varias de las personas ubicadas en dicho puesto.
Algunas personas señalaron que en algunas ocasiones los (as) oficiales que se encuentran ordenando la fila en el sector del “caracol”, les revisan los alimentos y los obligan a botar algunos; no obstante, que ese trabajo lo realizan los oficiales que se encuentran adentro. El MNPT obtuvo información confidencial que efectivamente esa situación sucede algunas veces y que las personas ingresan molestas al momento de la revisión de los alimentos.
Señalaron que pueden ingresar 5 tazas chinas trasparentes y media taza de ensalada, además de algunos alimentos en bolsa trasparente.
Con respecto a la revisión de la alimentación, el MNPT recibió información respecto a que a las personas visitantes no se les permite ingresar algún tipo de utensilio para la revisión de los alimentos. Por su parte, el personal de la Policía Penitenciaria manifestó que la revisión se realiza con los utensilios que les proporciona el Ministerio de justicia y Paz, señalando que desconocen por qué no se aplica lo que se indica en la circular DGAS-DPP-02-2020-1, donde se le permite a la persona llevar paletas de madera.
Algunas personas entrevistadas se quejaron del trato que reciben por parte de algunos (as) oficiales, considerándolo irrespetuoso, al menos una persona indicó, “lo tratan a uno como su fuera un privado de libertad”.
2.) Revisión y entrega de las encomiendas
A las 7:30 horas, el personal del MNPT ingresó a Puesto 1. Ahí se verificó que cuando la persona visitante ingresa al puesto de revisión, debe pasar las encomiendas por un scanner, mediante el cual la Policía Penitenciaria verifica que no haya objetos prohibidos (ver en anexos foto 8).
Posteriormente se pasa al área de revisión, donde estaban dispuestas aproximadamente 10 mesas con dos o tres oficiales cada una recibiendo las encomiendas, de las cuales solamente unas 7 están dispuestas de manera ordinaria en el lugar, siendo así, las que contaban con un lavaplatos dispuesto para el lavado constante de los utensilios con los que se revisa la comida. (ver en anexos foto 9 y 10)
Los puestos de revisión ordinarios cuentan con un monitor, teclado y una pequeña impresora, además de los utensilios de revisión y de desinfección para manos y mesa. Tres de los puestos de revisión ubicados en la parte posterior, que parecen provisionales, no cuentan con mampara para la división entre oficiales y personas visitantes, con computadora ni con pila para el lavado de utensilios.
Todas y todos los funcionarios portaban sus mascarillas; siendo el único equipo de protección en uso en la totalidad de los casos.
El día de la inspección había suficiente personal de seguridad atendiendo a las personas visitantes para la entrega de alimentos o materiales, por lo que el proceso era ágil y rápido, según informaron las personas visitantes y los funcionarios de seguridad, los días martes, jueves y viernes, son los días de mayor afluencia y donde el proceso se vuelve más lento.
Al ingresar al área de revisión, las encomiendas se colocan en un escáner donde la oficial toma la boleta la información y la anota en un libro de actas, foliado y sellado. Este libro de actas se observó incompleto en el momento de su registro ya que solicita la hora en que ingresó al escáner, pero la oficial destacada en el puesto indica que no tiene reloj y no puede portar su celular, por lo que omite este dato. Las anotaciones en días anteriores si tenían la hora de ingreso ya que se encontraba otro oficial en el puesto.
El contenido de la encomienda es registrado en el sistema digital denominado IGNIS con el nombre de la persona que entrega, el nombre de la persona privada de libertad, el puesto y el dormitorio, el contenido detallado de la encomienda y registra la firma del funcionario que recibe y la hora. Esta boleta se imprime y se engrapa a la encomienda. (Ver foto 2). En el caso de los puestos en apariencia provisionales, dejan la boleta que fue llenada a mano con anterioridad, por no contar con computadora para llenarla digitalmente.
Algunas mesas de trabajo están herrumbradas, por lo que el personal ha optado por forrarlas con tape transparente para trabajar de manera más higiénica.
Se observó que, en algunos puestos, el personal realiza el respectivo lavado de utensilios entre cada revisión de encomiendas. En otros puestos se observó que utilizan un paño para limpiar el utensilio, sin utilizar en ningún momento la pila, siendo que los menos, no limpiaron sus cuchillos antes de realizar una nueva revisión. Algunas y algunos oficiales utilizan utensilios propios para revisar las encomiendas, pues prefieren no utilizar los que el Ministerio de Justicia brinda para estos fines (ver en anexos foto 11).
Hay un puesto para el registro de encomiendas en la boleta denominada Control de Entrega de Encomiendas a las Oficialías, donde se anota la fecha, el nombre del chofer que entrega el ámbito/puesto, y en los espacios numerados se registra el nombre de la persona privada de libertad, el nombre de quien recibe y la hora. Este documento se lleva junto con las encomiendas para su respectivo recibido.
Al llegar a la mesa, una persona que traía las encomiendas entregó la boleta al funcionario o funcionaria encargada, junto con su cédula. Sacó una bolsa plástica que debía proveer para guardar los recipientes y comenzó a mostrarlos. El funcionario introduce dos cuchillos –que tenía en la mesa y que no lavó previamente- en un pollo, un queso, un salchichón, entre otras cosas. Los paquetes de pan, galletas, gomitas, entre otros, los abrió y comenzó a revisar por encima de la bolsa su interior. Para ello, no utilizó guantes en ningún momento.
Se observó otros casos en que la funcionaria introdujo un palillo metálico en los refrescos para removerlo. En dos oportunidades, las funcionarias se extrajeron la mascarilla para acercarse el alimento a su nariz y olerlo.
Cada encomienda revisada y lista para ser distribuida, se colocó en un estante general dispuesto por ámbitos, el cual se encontraba bajo techo (ver en anexos foto 12).
Siete oficiales entrevistados durante el proceso de recepción y entrega de alimentos no tenían conocimiento de protocolo, lineamiento o circular oficial en el que se indique el procedimiento a seguir en este procedimiento, siendo que el personal destacado para esta labor siempre es el mismo, a pesar de que el día de la inspección sí manifestaron contar con un grupo de apoyo adicional.
3) Traslado de las encomiendas a los Ámbitos
A las 8:15 horas, llegó un vehículo estilo pick up para recoger las encomiendas e iniciar la carga y posterior repartición. Se observó que la carga de los paquetes en el carro se hace verificando la lista de encomiendas y las boletas que fueron previamente completadas para los efectos (ver en anexos foto 13).
Es importante indicar que el personal del MNPT se dividió en dos grupos, uno permaneció en Puesto 1, corroborando el proceso de entrega y revisión de los alimentos, y el otro grupo siguió el proceso de entrega de los alimentos en los ámbitos. Desde Puesto 1, el personal del MNPT corroboró las siguientes salidas y entradas del vehículo institucional a cargo de las entregas de las encomiendas:
1. Salida: 8:24 am regreso: 8:44 am
2. Salida: 8:55 am regreso: 9:19 am
3. Salida: 9:25 am regreso: 9:45 am
4. Salida: 9:57 am - -
Estos movimientos de entrega de alimentos se realizan a los distintos Ámbitos del Centro de Atención Institucional, incluida la Unidad de Pensiones Alimentarias.
El personal del MNPT que siguió el vehículo encargado de hacer las entregas en los Ámbitos, verificó que el mismo llegó al Ámbito C a las 8:25 horas, e hizo entrega de las encomiendas.
A las 8:30 horas, el mismo vehículo llegó al portón de ingreso del Ámbito D. Traía 34 encomiendas para este ámbito. El MNPT verificó todo el proceso de descarga y entrega de las encomiendas, en el cual el oficial a cargo del vehículo las entrega una por una a otro oficial destacado en el Ámbito D.
El personal a cargo del transporte de las encomiendas y el que recibió en el puesto, hicieron un control cruzado entre la lista que se confeccionó en Puesto 1 y los paquetes que se fueron trasladando al carretón. Cada uno tenía el nombre de la persona privada de libertad escrito con marcador en la bolsa, así como la boleta –física o digital- engrapada (ver en anexos foto 15 y16).
A su vez, una persona privada de libertad tiene a cargo recoger las encomiendas y subirlas en un carretón para ingresarlas al interior del ámbito (ver en anexos foto 14), y llevarlas a una zona llamada “Puesto Patagallo”. Este proceso se realiza con el acompañamiento del oficial del Ámbito.
En el Puesto Patagallo estaban dispuestas dos mesas para realizar una nueva revisión de cada encomienda. Debe destacarse que este puesto está bajo techo por lo que los alimentos están protegidos de lluvia y sol (ver en anexos fotos 17 y 18). Según indicó el oficial a cargo del puesto, esta es una disposición tomada por la supervisión y la dirección del ámbito, pero que tiene conocimiento que en otros ámbitos también lo realizan
Para estos efectos, había 4 oficiales encargados de abrir las bolsas y revisar superficialmente los paquetes, siendo que en este punto no abrieron los recipientes para revisar la comida por dentro. Este proceso de revisión de las 34 encomiendas finalizó a las 09:05 horas.
4) Entrega de las encomiendas a las personas privadas de libertad.
A las 9:06 horas, en un carretillo se llevaron las encomiendas correspondientes a los pabellones D1 y D2. Al ingreso de estos, fuera del portón, llamaron a cada persona y se le entregó la boleta para que la revisara y la firmara y se le entregó su encomienda (ver en anexos fotos 19 y 20).
Al ser las 9:12 horas, los oficiales a cargo de la entrega de encomiendas llegaron al ámbito D3 y D4. Hicieron el mismo procedimiento descrito anteriormente; no obstante, en este caso, de las 12 encomiendas aproximadamente que iban dirigidas al Pabellón D4, el MNPT corroboró que el personal policial llamaba a quienes tenían encomiendas a su nombre, aunque solamente salieron 3 personas privadas de libertad a recoger el suyo.
Durante 15 minutos se hizo un proceso de observación a distancia sobre el llamado del personal policial a las personas privadas de libertad para hacer entrega de las encomiendas, y la respuesta por parte de la población. A las 9:30 el personal del MNPT se apersonó al portón del Pabellón D-4 del Ámbito D con la finalidad de entrevistar a la población privada de libertad.
Al momento de la inspección había un total de 59 personas privadas de libertad en el Pabellón D-4 del Ámbito D. Se entrevistaron alrededor de 7 personas quienes manifestaron haber presentado el Recurso de Amparo en virtud de que en ocasiones las encomiendas llegan temprano y en otras llegan tarde. En relación con el Recurso de Amparo de marras, esto fue lo indicado por la población privada de libertad del Pabellón D-4; durante las entrevistas se brindó información al MNPT sobre otras temáticas no relacionadas al Recurso.
A las 9:50 horas, una vez finalizadas las entrevistas a las personas privadas de libertad, el MNPT se retiró del lugar, no sin antes comprobar que quedaban 5 encomiendas sin recoger. Tanto el supervisor como 8 oficiales destacados en el ámbito indicaron dar fe de que es una situación recurrente, siendo que, en muchas ocasiones, a la hora del recuento en la tarde, ellos mismos deben ingresar las encomiendas porque en ese pabellón suelen no salir a recogerlas (ver en anexos foto 21).
El MNPT también se apersonó a la Oficialía de Guardia, allí verificó que las boletas de cada día se escanean, siendo que se guarda en un registro y se envía una copia a la Jefatura de seguridad del CAI. Si bien, el MNPT no observó este procedimiento tal cual, se revisaron los registros de días anteriores, siendo que, al respecto, se verificó que efectivamente existen registros digitales escaneados de las boletas (ver en anexos foto 22).
Cuando el MNPT se retiraba del Centro, se observó que la primera fila de ingreso había tres personas, las cuales estaban siendo atendidas en la ventanilla, en el sector del caracol no había ninguna persona y en revisión de alimentos había solamente tres, de tal manera que el flujo de ingreso de personas visitantes había bajado considerablemente.
El MNPT sostuvo una conversación con las funcionarias del Ministerio de Salud, en torno al trabajo realizado y algunos hallazgos. La Inspección finalizó al ser las 10:35 horas.
CONCLUSIONES
Luego de analizados todos los hallazgos encontrados durante la inspección realizada al Centro de Atención Institucional Jorge Arturo Montero Castro, el MNPT llega a las siguientes conclusiones:
I. Sí existe un procedimiento estructurado de ingreso, revisión y entrega de las encomiendas en el CAI Jorge Arturo Montero Castro, así verificado en sitio por el MNPT mediante registros documentales, boletas, observación y entrevistas.
II. El plazo que puede durar una encomienda durante todo el procedimiento, desde que se recibe hasta que se entrega, es muy variable en la cantidad de tiempo. Este plazo puede varias dependiendo de: la cantidad de encomiendas recibidas durante el día, el personal policial disponible para revisión de las encomiendas, la frecuencia de los carros que reciben y entregan, y la respuesta de la población y los funcionarios.
III. El MNPT estima un plazo mínimo de 2 horas, desde que una persona visitante ingresa con una encomienda, hasta que la misma es recibida por la persona privada de libertad. Este tiempo se cumpliría si todas las etapas se realizan sin demoras; los plazos máximos pueden ser muy superiores, dependiendo de la fluidez de las diferentes etapas del procedimiento.
IV. EL MNPT observó que los alimentos y encomiendas siempre estuvieron resguardados a la sombra, en mesas o estantes”. (Prueba para mejor resolver solicitada).
e) El Área Rectora de Salud Alajuela 2, en inspección hecha el 6 de mayo de 2021 en el CAI Jorge Arturo Montero Castro, encontró las siguientes situaciones:
Aspecto
Situación encontrada
a) Proceso de
recepción de
encomiendas
• La recepción de alimentos y otros objetos están regulados por la circular DGAS-DPP-02-2020 de la Dirección General de Adaptación Social (DGAS) y Dirección de la Policía Penitenciaria (DPP). La cual se encuentra disponible para todo público y se informa en rótulos (ver anexo1).
• El horario de atención oficial es de 8:00 -14:00 todos los días; sin embargo, el ingreso de los visitantes se realiza desde las 6:30 am. Se permite que una persona autorizada pueda entregar una encomienda por día al privado de libertad; y cada visitante puede tener máximo 3 autorizaciones.
• Desde el mes de noviembre se habilitó un nuevo espacio techado para las visitas (ver anexo 2).
• El recorrido que realizan los visitantes para entregar encomiendas se describe en el anexo 3. El tiempo de espera varía, según la cantidad de visitantes, y del número de alimentos y objetos que contiene la encomienda.
• En cuanto a la revisión de los alimentos, posterior al escaneo de la encomienda, los visitantes se distribuyen en 10 mesas de revisión (ver anexo 4), las cuales son operadas por dos funcionarios (registro digital y
revisión manual). El procedimiento se detalla en el anexo 5.
La revisión manual de los alimentos es efectuada en cada uno de los recipientes o empaques, así pues, los recipientes transparentes (tipo entero y ½ entero chino) se abren y se revisan detenidamente el contenido de estos, con cuchillos (cortes y pinchazos); mientras que los alimentos empacados se abren y se tocan por afuera de la bolsa.
Una vez terminada, tanto la revisión manual como el registro de la encomienda en el sistema IGNIS, se guardan los alimentos y otros artículos en la bolsa plástica rotulada (nombre y ubicación del privado de libertad) y la visita revisa la boleta de desglose de la encomienda, la cual se engrapa en la bolsa.
A modo de referencia, se observaron varias revisiones y en promedio la duración es de 15 minutos.
Con relación a la manipulación de los alimentos, propiamente y tomando como referencia el Reglamento para los Servicios de Alimentación al Público (DE-37308-S), es importante señalar que:
- Se desconoce si en la preparación y transporte de las comidas preparadas (encomiendas) se cumplieron las condiciones necesarias para mantener la inocuidad y calidad de los alimentos. Estos aspectos no pueden ser supervisados ni por el Ministerio de Justicia y Paz ni el Ministerio de Salud, ya que los alimentos provienen de casas de habitación.
- Las encomiendas de los privados de libertad se empacan en una bolsa común, que incluye: comidas preparadas caseras, alimentos varios (cereales, fideos precocida, azúcar, pan cuadro, leche en polvo), artículos de limpieza e higiene personal.
- Dado que la encomienda tiene varios tipos de productos la refrigeración no es viable durante la recepción, transporte y distribución de las encomiendas. Por lo que no se puede mantener un rango de temperatura que inhiba el crecimiento de microorganismos en los alimentos preparados.
- En relación con el manejo de los alimentos, se observaron algunas deficiencias, que deben ser corregidas mediante la aplicación de las siguientes medidas como:
*Usar cofia o gorra
*Utilizar guantes (cambiarlos constantemente)
*Tener las uñas recortadas, limpias y sin esmaltado.
*No utilizar maquillaje
*No portar ningún tipo de joyas (relojes, aretes, cadenas u otros).
*Aumentar la cantidad de pilas en el área de revisión de encomiendas.
*Capacitar a los oficiales de seguridad en materia de manipulación de alimentos
*Utilizar lavaplatos y esponjas, en lugar de jabón en polvo y agua.
*Colocar jabón de manos y toallas en las pilas de las mesas de revisión, para el lavado de manos de los funcionarios.
*Realizar un lavado de manos completo antes y después de la revisión manual de las encomiendas.
*Estandarizar el procedimiento de lavado, secado y almacenamiento de los cuchillos utilizados en las revisiones.
*Suspender el uso de pañitos donde se colocan y guardan los cuchillos o bien estandarizar el procedimiento de lavado, secado y almacenamiento de estos. Preferir toallas de papel.
*Acondicionar las superficies de las mesas de revisión de modo que sean de fácil limpieza y desinfección.
*Realizar una limpieza de las superficies antes de cada revisión de las encomiendas con dilución de cloro 1:100 (1 parte de cloro y 99 partes de agua) preparada el mismo día que se va a utilizar.
Concerniente a los lineamientos COVID-19, la cantidad máxima de oficiales por mesa debe ser 2 y se deben colocar pantallas de acrílico en las mesas de atrás (ver anexo 4), ya que se atienden visitantes en esos puestos.
Aunado a lo anterior, se debe considerar una ampliación del espacio destinado a las mesas de revisión, ya que la afluencia de visitantes es mayor a la normal.
(…)
(…)
c) Condiciones
de almacenamiento
temporal, transporte
y distribución de
encomiendas
Cuando se termina la revisión y registro de las encomiendas, otro oficial recoge la bolsa cerrada y la coloca en una repisa, esta consta de dos niveles y se clasifican por ubicación de los privados de libertad (ámbitos).
Conforme van llegando las encomiendas, se organizan rutas para distribuirlas utilizando una móvil exclusiva, tipo pick up. Esta realiza entregas continuas.
Acorde con las observaciones de los funcionarios del MNPT al ser las 8:25 am se habían realizado tres viajes. Durante la inspección se observó un despacho. Acerca de la manipulación de alimentos en este punto, se debe mencionar que la encomienda está cerrada, se encuentra bajo techo en las repisas y se despacha en un vehículo que no cumple con lo establecido en el artículo 56 del DE-37308-S.
Una vez que se llega al destino de las encomiendas, se entregan al oficial a cargo del sitio, este las entrega al privado de libertad y se confronta la boleta de registro para su firma.
d) Medidas
disponibles para
conservar los
alimentos en los
dormitorios
En cada dormitorio se dispone de un microondas para calentar los alimentos, no se limita el tiempo para el calentamiento de la comida.
No se dispone de una refrigeradora para almacenar los alimentos perecederos, solamente para guardar ciertos medicamentos.
Así las cosas, no es viable preservar alimentos perecederos por más de un día.
e) Procedimiento
de requisas y revisión
Este tipo de operaciones están reguladas por los artículos 320 y 321 del Reglamento del Sistema Penitenciario Nacional. Según se consultó en la Oficialía del Ámbito de Convivencia D, estas se realizan portando mascarilla y guantes, y utilizando alcohol en gel.
En primera instancia, se les solicita a los privados de libertad que dejen en la cama sus pertenencias. Luego se hacen los cacheos corporales (uno por uno), conforme son revisados, los privados de libertad van saliendo del dormitorio.
Seguidamente, ingresan los oficiales a la habitación y revisan las pertenencias, camarotes, batería de baño, etc. En caso de que el detector de metales diera una señal, se le solicita permiso a la jefatura para abrir o bien romper el objeto sospechoso. Del acto descrito se levanta un acta.
Cuando se termina la revisión, según indican los oficiales, los privados se apresuran para entrar y recoger sus pertenencias, en ocasiones ocurren hurtos
y daños a bienes.
Este aspecto y el supuesto trato irrespetuoso a los privados de libertad por parte de la policía penitenciaria no se pudo corroborar en campo debido a que la inspección no coincidió con la realización de una requisa.
5. Observaciones generales: (…) se recomienda solicitar un plan de contingencia al CAI Jorge Arturo Montero Castro, en el cual priorice las medidas antes citadas (ítem A del cuadro) para su implementación gradual en Puesto 1”. (Prueba para mejor resolver solicitada).
III.- Hechos no probados. De importancia para la resolución de este asunto, se estiman como no demostrados los siguientes hechos:
a) Que las personas privadas de libertad del ámbito D reciban las encomiendas con alimentos hasta las 16:30 horas del día en que se llevan al centro penal.
b) Que las personas privadas de libertad del ámbito D hubieren recibido la comida en mal estado debido al tiempo que tardan los funcionarios penitenciarios en recoger las encomiendas y efectuar la revisión.
c) Que las encomiendas con comida para las personas privadas de libertad se coloquen en algún lugar en el que les pegue el sol.
d) Que los oficiales, durante las requisas, les tiren la comida y la ropa al suelo a las personas privadas de libertad, así como tampoco que les quiebren los radios, se lleven sus sábanas y los traten de forma inhumana.
IV.- Sobre el caso concreto. En el sub examine, los accionantes, quienes se encuentran recluidos en el ámbito D del pabellón D-4 del CAI Jorge Arturo Montero Castro, indican que los oficiales penitenciarios de las escuadras A y B abusan de su autoridad. Aducen que desde las primeras horas de la mañana (entre las 3:00 y las 4:00 horas) sus familiares hacen fila para hacer entrega de las encomiendas y comida. Mencionan que el centro penal abre las puertas entre las 7:30 y las 8:00 horas; sin embargo, tales oficiales les hacen llegar los alimentos aproximadamente a las 16:30 horas, motivo por el cual llegan en mal estado. Sostienen que cuando consultan por qué tardan tanto, los oficiales les contestan que no pueden hacer nada. Arguyen que los oficiales manipulan la comida con cucharas sucias y la ponen en un mueble de aluminio donde les pega el sol. Refieren que también les dicen “hijueputas ratas ”. Agregan que durante las requisas, los oficiales les tiran la comida y la ropa al suelo, quiebran los radios, se llevan las sábanas y los tratan de forma inhumana. Por lo anterior, solicitan la intervención de la Sala.
Del estudio de los autos se tiene por demostrado, que los accionantes se encuentran recluidos en el ámbito D del pabellón D-4 del CAI Jorge Arturo Montero Castro. El supervisor policial del ámbito de convivencia D del CAI accionado, mediante oficio SAD-1409-2021 de 18 de marzo de 2021 dirigido al director de ese ámbito, indicó que las personas con encomiendas para privados de libertad pueden ingresar al CAI a partir de las 6:30 horas; además, señaló que, una vez iniciado el proceso de recepción y revisión de encomiendas también comienza su distribución; asimismo, expuso que tal procedimiento tarda un promedio de una a dos horas desde su inicio y hasta su entrega. La revisión de las encomiendas se efectúa en un lugar cerrado bajo techo. El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de la Defensoría de los Habitantes, en la inspección llevada a cabo de las 6:55 a las 10:45 horas de 6 de mayo de 2021 en el CAI Jorge Arturo Montero Castro, efectuó los siguientes hallazgos y conclusiones: “PRINCIPALES HALLAZGOS DE LA INVESTIGACIÓN REALIZADA. Proceso de entrega de encomiendas A partir de la triangulación de las diferentes fuentes de información, el MNPT procede a presentar sus principales hallazgos de la inspección. Se hace énfasis en identificar las diferentes fases del proceso de entrega, recepción, revisión y traslado de las encomiendas a los Ámbitos del CAI Jorge Arturo Montero Castro. Según los datos de la Policía Penitenciaria, en el Centro de Atención Institucional Jorge Arturo Montero Castro, diariamente se reciben y entregan entre 250 y 350 encomiendas al día. Todas las encomiendas del CAI pasan por un mismo puesto de ingreso, lo cual incluye los Ámbitos A, B, C, D, E, F, Unidad de Pensiones Alimentarias y Centro Nacional de Atención Específica. 1)Puestos de ingreso para entrega de encomiendas. Las personas que llevan encomiendas deben presentarse al puesto de ingreso del CAI, y la primera fila se realiza en la acera del Centro. El MNPT se apersonó al CAI, y al ser las 06:50 horas, había en la acera una fila de unas 15 personas en espera de ingreso; se observó el proceso de ingreso, y se entrevistó al menos a una persona que permanecía haciendo fila en la acera. Según las manifestaciones de las personas visitantes y la policía, las filas pueden iniciar desde horas de la madrugada. En la acera se encuentra demarcada la distancia para que las personas esperen mientras ingresan a la casetilla (ver en anexos fotos 1 y 2). Aproximadamente a las 6:00 horas un oficial recoge las cédulas siguiendo el orden de la fila. A eso de las 6:30 horas ingresan a las personas al primer puesto donde se le llena una boleta con el nombre de la persona que entrega la encomienda, el nombre de la persona privada de libertad y el puesto donde se encuentra ubicada (ver en anexos foto 3). Una vez que ingresan las personas, se mantienen bajo techo y un dispositivo de perling permite que las personas puedan mantenerse sentadas. El lugar se observó limpio y con basureros (ver en anexos fotos 4 y 5). Se entrevistó a varias personas que estaban en la fila de ingreso hacia la ventanilla y señalaron que no todos conocen con claridad lo permitido, que, si bien están pegados en una pared la circular, no tiene claridad cuales alimentos u objetos pueden ingresar. Las personas deben presentarse a otro puesto de Control (ver en anexos foto 6), donde la policía penitenciaria verifica tres datos mediante el sistema IGNIS: a) que la persona visitante no tenga impedimento de ingreso al CAI; b) se corrobora que la persona privada de libertad a quien va dirigida la encomienda, efectivamente se encuentre ubicada en el CAI, y en cual Ámbito está; y c) en caso de traer artículos especiales, que se cuente con los permisos respectivos. Una vez pasan el primer punto, continúan hacia otra área de fila denominada “Caracol” (ver en anexos foto 7), previo al ingreso al área de revisión y entrega. Ahí deben permanecer durante un tiempo que puede durar entre 30 minutos, y 2 horas, dependiendo del día y la movilidad de las filas. Entre las 7:15 horas y las 7:30 horas, el MNPT entrevistó a varias de las personas ubicadas en dicho puesto. Algunas personas señalaron que en algunas ocasiones los (as) oficiales que se encuentran ordenando la fila en el sector del “caracol”, les revisan los alimentos y los obligan a botar algunos; no obstante, que ese trabajo lo realizan los oficiales que se encuentran adentro. El MNPT obtuvo información confidencial que efectivamente esa situación sucede algunas veces y que las personas ingresan molestas al momento de la revisión de los alimentos. Señalaron que pueden ingresar 5 tazas chinas trasparentes y media taza de ensalada, además de algunos alimentos en bolsa trasparente. Con respecto a la revisión de la alimentación, el MNPT recibió información respecto a que a las personas visitantes no se les permite ingresar algún tipo de utensilio para la revisión de los alimentos. Por su parte, el personal de la Policía Penitenciaria manifestó que la revisión se realiza con los utensilios que les proporciona el Ministerio de justicia y Paz, señalando que desconocen por qué no se aplica lo que se indica en la circular DGAS-DPP-02-2020-1, donde se le permite a la persona llevar paletas de madera. Algunas personas entrevistadas se quejaron del trato que reciben por parte de algunos (as) oficiales, considerándolo irrespetuoso, al menos una persona indicó, “lo tratan a uno como su fuera un privado de libertad”. 2.) Revisión y entrega de las encomiendas A las 7:30 horas, el personal del MNPT ingresó a Puesto 1. Ahí se verificó que cuando la persona visitante ingresa al puesto de revisión, debe pasar las encomiendas por un scanner, mediante el cual la Policía Penitenciaria verifica que no haya objetos prohibidos (ver en anexos foto 8). Posteriormente se pasa al área de revisión, donde estaban dispuestas aproximadamente 10 mesas con dos o tres oficiales cada una recibiendo las encomiendas, de las cuales solamente unas 7 están dispuestas de manera ordinaria en el lugar, siendo así, las que contaban con un lavaplatos dispuesto para el lavado constante de los utensilios con los que se revisa la comida. (ver en anexos foto 9 y 10) Los puestos de revisión ordinarios cuentan con un monitor, teclado y una pequeña impresora, además de los utensilios de revisión y de desinfección para manos y mesa. Tres de los puestos de revisión ubicados en la parte posterior, que parecen provisionales, no cuentan con mampara para la división entre oficiales y personas visitantes, con computadora ni con pila para el lavado de utensilios. Todas y todos los funcionarios portaban sus mascarillas; siendo el único equipo de protección en uso en la totalidad de los casos. El día de la inspección había suficiente personal de seguridad atendiendo a las personas visitantes para la entrega de alimentos o materiales, por lo que el proceso era ágil y rápido, según informaron las personas visitantes y los funcionarios de seguridad, los días martes, jueves y viernes, son los días de mayor afluencia y donde el proceso se vuelve más lento. Al ingresar al área de revisión, las encomiendas se colocan en un escáner donde la oficial toma la boleta la información y la anota en un libro de actas, foliado y sellado. Este libro de actas se observó incompleto en el momento de su registro ya que solicita la hora en que ingresó al escáner, pero la oficial destacada en el puesto indica que no tiene reloj y no puede portar su celular, por lo que omite este dato. Las anotaciones en días anteriores si tenían la hora de ingreso ya que se encontraba otro oficial en el puesto. El contenido de la encomienda es registrado en el sistema digital denominado IGNIS con el nombre de la persona que entrega, el nombre de la persona privada de libertad, el puesto y el dormitorio, el contenido detallado de la encomienda y registra la firma del funcionario que recibe y la hora. Esta boleta se imprime y se engrapa a la encomienda. (Ver foto 2). En el caso de los puestos en apariencia provisionales, dejan la boleta que fue llenada a mano con anterioridad, por no contar con computadora para llenarla digitalmente. Algunas mesas de trabajo están herrumbradas, por lo que el personal ha optado por forrarlas con tape transparente para trabajar de manera más higiénica. Se observó que, en algunos puestos, el personal realiza el respectivo lavado de utensilios entre cada revisión de encomiendas. En otros puestos se observó que utilizan un paño para limpiar el utensilio, sin utilizar en ningún momento la pila, siendo que los menos, no limpiaron sus cuchillos antes de realizar una nueva revisión. Algunas y algunos oficiales utilizan utensilios propios para revisar las encomiendas, pues prefieren no utilizar los que el Ministerio de Justicia brinda para estos fines (ver en anexos foto 11). Hay un puesto para el registro de encomiendas en la boleta denominada Control de Entrega de Encomiendas a las Oficialías, donde se anota la fecha, el nombre del chofer que entrega el ámbito/puesto, y en los espacios numerados se registra el nombre de la persona privada de libertad, el nombre de quien recibe y la hora. Este documento se lleva junto con las encomiendas para su respectivo recibido. Al llegar a la mesa, una persona que traía las encomiendas entregó la boleta al funcionario o funcionaria encargada, junto con su cédula. Sacó una bolsa plástica que debía proveer para guardar los recipientes y comenzó a mostrarlos. El funcionario introduce dos cuchillos –que tenía en la mesa y que no lavó previamente- en un pollo, un queso, un salchichón, entre otras cosas. Los paquetes de pan, galletas, gomitas, entre otros, los abrió y comenzó a revisar por encima de la bolsa su interior. Para ello, no utilizó guantes en ningún momento. Se observó otros casos en que la funcionaria introdujo un palillo metálico en los refrescos para removerlo. En dos oportunidades, las funcionarias se extrajeron la mascarilla para acercarse el alimento a su nariz y olerlo. Cada encomienda revisada y lista para ser distribuida, se colocó en un estante general dispuesto por ámbitos, el cual se encontraba bajo techo (ver en anexos foto 12). Siete oficiales entrevistados durante el proceso de recepción y entrega de alimentos no tenían conocimiento de protocolo, lineamiento o circular oficial en el que se indique el procedimiento a seguir en este procedimiento, siendo que el personal destacado para esta labor siempre es el mismo, a pesar de que el día de la inspección sí manifestaron contar con un grupo de apoyo adicional. 3) Traslado de las encomiendas a los Ámbitos A las 8:15 horas, llegó un vehículo estilo pick up para recoger las encomiendas e iniciar la carga y posterior repartición. Se observó que la carga de los paquetes en el carro se hace verificando la lista de encomiendas y las boletas que fueron previamente completadas para los efectos (ver en anexos foto 13). Es importante indicar que el personal del MNPT se dividió en dos grupos, uno permaneció en Puesto 1, corroborando el proceso de entrega y revisión de los alimentos, y el otro grupo siguió el proceso de entrega de los alimentos en los ámbitos. Desde Puesto 1, el personal del MNPT corroboró las siguientes salidas y entradas del vehículo institucional a cargo de las entregas de las encomiendas: 1. Salida: 8:24 am regreso: 8:44 am 2. Salida: 8:55 am regreso: 9:19 am 3. Salida: 9:25 am regreso: 9:45 am 4. Salida: 9:57 am - - Estos movimientos de entrega de alimentos se realizan a los distintos Ámbitos del Centro de Atención Institucional, incluida la Unidad de Pensiones Alimentarias. El personal del MNPT que siguió el vehículo encargado de hacer las entregas en los Ámbitos, verificó que el mismo llegó al Ámbito C a las 8:25 horas, e hizo entrega de las encomiendas. A las 8:30 horas, el mismo vehículo llegó al portón de ingreso del Ámbito D. Traía 34 encomiendas para este ámbito. El MNPT verificó todo el proceso de descarga y entrega de las encomiendas, en el cual el oficial a cargo del vehículo las entrega una por una a otro oficial destacado en el Ámbito D. El personal a cargo del transporte de las encomiendas y el que recibió en el puesto, hicieron un control cruzado entre la lista que se confeccionó en Puesto 1 y los paquetes que se fueron trasladando al carretón. Cada uno tenía el nombre de la persona privada de libertad escrito con marcador en la bolsa, así como la boleta –física o digital- engrapada (ver en anexos foto 15 y16). A su vez, una persona privada de libertad tiene a cargo recoger las encomiendas y subirlas en un carretón para ingresarlas al interior del ámbito (ver en anexos foto 14), y llevarlas a una zona llamada “Puesto Patagallo”. Este proceso se realiza con el acompañamiento del oficial del Ámbito. En el Puesto Patagallo estaban dispuestas dos mesas para realizar una nueva revisión de cada encomienda. Debe destacarse que este puesto está bajo techo por lo que los alimentos están protegidos de lluvia y sol (ver en anexos fotos 17 y 18). Según indicó el oficial a cargo del puesto, esta es una disposición tomada por la supervisión y la dirección del ámbito, pero que tiene conocimiento que en otros ámbitos también lo realizan Para estos efectos, había 4 oficiales encargados de abrir las bolsas y revisar superficialmente los paquetes, siendo que en este punto no abrieron los recipientes para revisar la comida por dentro. Este proceso de revisión de las 34 encomiendas finalizó a las 09:05 horas. 4) Entrega de las encomiendas a las personas privadas de libertad. A las 9:06 horas, en un carretillo se llevaron las encomiendas correspondientes a los pabellones D1 y D2. Al ingreso de estos, fuera del portón, llamaron a cada persona y se le entregó la boleta para que la revisara y la firmara y se le entregó su encomienda (ver en anexos fotos 19 y 20). Al ser las 9:12 horas, los oficiales a cargo de la entrega de encomiendas llegaron al ámbito D3 y D4. Hicieron el mismo procedimiento descrito anteriormente; no obstante, en este caso, de las 12 encomiendas aproximadamente que iban dirigidas al Pabellón D4, el MNPT corroboró que el personal policial llamaba a quienes tenían encomiendas a su nombre, aunque solamente salieron 3 personas privadas de libertad a recoger el suyo. Durante 15 minutos se hizo un proceso de observación a distancia sobre el llamado del personal policial a las personas privadas de libertad para hacer entrega de las encomiendas, y la respuesta por parte de la población. A las 9:30 el personal del MNPT se apersonó al portón del Pabellón D-4 del Ámbito D con la finalidad de entrevistar a la población privada de libertad. Al momento de la inspección había un total de 59 personas privadas de libertad en el Pabellón D-4 del Ámbito D. Se entrevistaron alrededor de 7 personas quienes manifestaron haber presentado el Recurso de Amparo en virtud de que en ocasiones las encomiendas llegan temprano y en otras llegan tarde. En relación con el Recurso de Amparo de marras, esto fue lo indicado por la población privada de libertad del Pabellón D-4; durante las entrevistas se brindó información al MNPT sobre otras temáticas no relacionadas al Recurso. A las 9:50 horas, una vez finalizadas las entrevistas a las personas privadas de libertad, el MNPT se retiró del lugar, no sin antes comprobar que quedaban 5 encomiendas sin recoger. Tanto el supervisor como 8 oficiales destacados en el ámbito indicaron dar fe de que es una situación recurrente, siendo que, en muchas ocasiones, a la hora del recuento en la tarde, ellos mismos deben ingresar las encomiendas porque en ese pabellón suelen no salir a recogerlas (ver en anexos foto 21). El MNPT también se apersonó a la Oficialía de Guardia, allí verificó que las boletas de cada día se escanean, siendo que se guarda en un registro y se envía una copia a la Jefatura de seguridad del CAI. Si bien, el MNPT no observó este procedimiento tal cual, se revisaron los registros de días anteriores, siendo que, al respecto, se verificó que efectivamente existen registros digitales escaneados de las boletas (ver en anexos foto 22). Cuando el MNPT se retiraba del Centro, se observó que la primera fila de ingreso había tres personas, las cuales estaban siendo atendidas en la ventanilla, en el sector del caracol no había ninguna persona y en revisión de alimentos había solamente tres, de tal manera que el flujo de ingreso de personas visitantes había bajado considerablemente. El MNPT sostuvo una conversación con las funcionarias del Ministerio de Salud, en torno al trabajo realizado y algunos hallazgos. La Inspección finalizó al ser las 10:35 horas. CONCLUSIONES Luego de analizados todos los hallazgos encontrados durante la inspección realizada al Centro de Atención Institucional Jorge Arturo Montero Castro, el MNPT llega a las siguientes conclusiones: I. Sí existe un procedimiento estructurado de ingreso, revisión y entrega de las encomiendas en el CAI Jorge Arturo Montero Castro, así verificado en sitio por el MNPT mediante registros documentales, boletas, observación y entrevistas. II. El plazo que puede durar una encomienda durante todo el procedimiento, desde que se recibe hasta que se entrega, es muy variable en la cantidad de tiempo. Este plazo puede varias dependiendo de: la cantidad de encomiendas recibidas durante el día, el personal policial disponible para revisión de las encomiendas, la frecuencia de los carros que reciben y entregan, y la respuesta de la población y los funcionarios. III. El MNPT estima un plazo mínimo de 2 horas, desde que una persona visitante ingresa con una encomienda, hasta que la misma es recibida por la persona privada de libertad. Este tiempo se cumpliría si todas las etapas se realizan sin demoras; los plazos máximos pueden ser muy superiores, dependiendo de la fluidez de las diferentes etapas del procedimiento. IV. EL MNPT observó que los alimentos y encomiendas siempre estuvieron resguardados a la sombra, en mesas o estantes”. El Área Rectora de Salud Alajuela 2, en inspección hecha el 6 de mayo de 2021 en el CAI Jorge Arturo Montero Castro, encontró las siguientes situaciones: “ (…) Respecto a las condiciones denunciadas por los recurrentes, se presenta el siguiente cuadro:
Aspecto
Situación encontrada
a) Proceso de
recepción de
encomiendas
• La recepción de alimentos y otros objetos están regulados por la circular DGAS-DPP-02-2020 de la Dirección General de Adaptación Social (DGAS) y Dirección de la Policía Penitenciaria (DPP). La cual se encuentra disponible para todo público y se informa en rótulos (ver anexo1).
• El horario de atención oficial es de 8:00 -14:00 todos los días; sin embargo, el ingreso de los visitantes se realiza desde las 6:30 am. Se permite que una persona autorizada pueda entregar una encomienda por día al privado de libertad; y cada visitante puede tener máximo 3 autorizaciones.
• Desde el mes de noviembre se habilitó un nuevo espacio techado para las visitas (ver anexo 2).
• El recorrido que realizan los visitantes para entregar encomiendas se describe en el anexo 3. El tiempo de espera varía, según la cantidad de visitantes, y del número de alimentos y objetos que contiene la encomienda.
• En cuanto a la revisión de los alimentos, posterior al escaneo de la encomienda, los visitantes se distribuyen en 10 mesas de revisión (ver anexo 4), las cuales son operadas por dos funcionarios (registro digital y
revisión manual). El procedimiento se detalla en el anexo 5.
La revisión manual de los alimentos es efectuada en cada uno de los recipientes o empaques, así pues, los recipientes transparentes (tipo entero y ½ entero chino) se abren y se revisan detenidamente el contenido de estos, con cuchillos (cortes y pinchazos); mientras que los alimentos empacados se abren y se tocan por afuera de la bolsa.
Una vez terminada, tanto la revisión manual como el registro de la encomienda en el sistema IGNIS, se guardan los alimentos y otros artículos en la bolsa plástica rotulada (nombre y ubicación del privado de libertad) y la visita revisa la boleta de desglose de la encomienda, la cual se engrapa en la bolsa.
A modo de referencia, se observaron varias revisiones y en promedio la duración es de 15 minutos.
Con relación a la manipulación de los alimentos, propiamente y tomando como referencia el Reglamento para los Servicios de Alimentación al Público (DE-37308-S), es importante señalar que:
- Se desconoce si en la preparación y transporte de las comidas preparadas (encomiendas) se cumplieron las condiciones necesarias para mantener la inocuidad y calidad de los alimentos. Estos aspectos no pueden ser supervisados ni por el Ministerio de Justicia y Paz ni el Ministerio de Salud, ya que los alimentos provienen de casas de habitación.
- Las encomiendas de los privados de libertad se empacan en una bolsa común, que incluye: comidas preparadas caseras, alimentos varios (cereales, fideos precocida, azúcar, pan cuadro, leche en polvo), artículos de limpieza e higiene personal.
- Dado que la encomienda tiene varios tipos de productos la refrigeración no es viable durante la recepción, transporte y distribución de las encomiendas. Por lo que no se puede mantener un rango de temperatura que inhiba el crecimiento de microorganismos en los alimentos preparados.
- En relación con el manejo de los alimentos, se observaron algunas deficiencias, que deben ser corregidas mediante la aplicación de las siguientes medidas como:
*Usar cofia o gorra
*Utilizar guantes (cambiarlos constantemente)
*Tener las uñas recortadas, limpias y sin esmaltado.
*No utilizar maquillaje
*No portar ningún tipo de joyas (relojes, aretes, cadenas u otros).
*Aumentar la cantidad de pilas en el área de revisión de encomiendas.
*Capacitar a los oficiales de seguridad en materia de manipulación de alimentos
*Utilizar lavaplatos y esponjas, en lugar de jabón en polvo y agua.
*Colocar jabón de manos y toallas en las pilas de las mesas de revisión, para el lavado de manos de los funcionarios.
*Realizar un lavado de manos completo antes y después de la revisión manual de las encomiendas.
*Estandarizar el procedimiento de lavado, secado y almacenamiento de los cuchillos utilizados en las revisiones.
*Suspender el uso de pañitos donde se colocan y guardan los cuchillos o bien estandarizar el procedimiento de lavado, secado y almacenamiento de estos. Preferir toallas de papel.
*Acondicionar las superficies de las mesas de revisión de modo que sean de fácil limpieza y desinfección.
*Realizar una limpieza de las superficies antes de cada revisión de las encomiendas con dilución de cloro 1:100 (1 parte de cloro y 99 partes de agua) preparada el mismo día que se va a utilizar.
Concerniente a los lineamientos COVID-19, la cantidad máxima de oficiales por mesa debe ser 2 y se deben colocar pantallas de acrílico en las mesas de atrás (ver anexo 4), ya que se atienden visitantes en esos puestos.
Aunado a lo anterior, se debe considerar una ampliación del espacio destinado a las mesas de revisión, ya que la afluencia de visitantes es mayor a la normal.
(…)
(…)
c) Condiciones
de almacenamiento
temporal, transporte
y distribución de
encomiendas
Cuando se termina la revisión y registro de las encomiendas, otro oficial recoge la bolsa cerrada y la coloca en una repisa, esta consta de dos niveles y se clasifican por ubicación de los privados de libertad (ámbitos).
Conforme van llegando las encomiendas, se organizan rutas para distribuirlas utilizando una móvil exclusiva, tipo pick up. Esta realiza entregas continuas.
Acorde con las observaciones de los funcionarios del MNPT al ser las 8:25 am se habían realizado tres viajes. Durante la inspección se observó un despacho. Acerca de la manipulación de alimentos en este punto, se debe mencionar que la encomienda está cerrada, se encuentra bajo techo en las repisas y se despacha en un vehículo que no cumple con lo establecido en el artículo 56 del DE-37308-S.
Una vez que se llega al destino de las encomiendas, se entregan al oficial a cargo del sitio, este las entrega al privado de libertad y se confronta la boleta de registro para su firma.
d) Medidas
disponibles para
conservar los
alimentos en los
dormitorios
En cada dormitorio se dispone de un microondas para calentar los alimentos, no se limita el tiempo para el calentamiento de la comida.
No se dispone de una refrigeradora para almacenar los alimentos perecederos, solamente para guardar ciertos medicamentos.
Así las cosas, no es viable preservar alimentos perecederos por más de un día.
e) Procedimiento
de requisas y revisión
Este tipo de operaciones están reguladas por los artículos 320 y 321 del Reglamento del Sistema Penitenciario Nacional. Según se consultó en la Oficialía del Ámbito de Convivencia D, estas se realizan portando mascarilla y guantes, y utilizando alcohol en gel.
En primera instancia, se les solicita a los privados de libertad que dejen en la cama sus pertenencias. Luego se hacen los cacheos corporales (uno por uno), conforme son revisados, los privados de libertad van saliendo del dormitorio.
Seguidamente, ingresan los oficiales a la habitación y revisan las pertenencias, camarotes, batería de baño, etc. En caso de que el detector de metales diera una señal, se le solicita permiso a la jefatura para abrir o bien romper el objeto sospechoso. Del acto descrito se levanta un acta.
Cuando se termina la revisión, según indican los oficiales, los privados se apresuran para entrar y recoger sus pertenencias, en ocasiones ocurren hurtos
y daños a bienes.
Este aspecto y el supuesto trato irrespetuoso a los privados de libertad por parte de la policía penitenciaria no se pudo corroborar en campo debido a que la inspección no coincidió con la realización de una requisa.
5. Observaciones generales: (…) se recomienda solicitar un plan de contingencia al CAI Jorge Arturo Montero Castro, en el cual priorice las medidas antes citadas (ítem A del cuadro) para su implementación gradual en Puesto 1”.
Sobre el particular, procede estimar el recurso solo en cuanto a los problemas evidenciados por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y el Área Rectora de Salud Alajuela 2, en relación con la manipulación de los alimentos que se entregan a las personas privadas de libertad por encomiendas. Al respecto, el órgano desconcentrado de la Defensoría de los Habitantes hizo notar que, en algunos puestos de revisión, no se limpiaban los utensilios después de una revisión y antes de efectuar otra; asimismo, que se introducían cuchillos en algunos productos lavarlos previamente pese a que se encontraban en las mesas; y, además, no se utilizaban guantes en algunos casos. Por su parte, la autoridad de salud enunció de forma clara y expresa las siguientes deficiencias a corregir en el procedimiento de revisión de los alimentos: “*Usar cofia o gorra *Utilizar guantes (cambiarlos constantemente) *Tener las uñas recortadas, limpias y sin esmaltado. *No utilizar maquillaje *No portar ningún tipo de joyas (relojes, aretes, cadenas u otros). *Aumentar la cantidad de pilas en el área de revisión de encomiendas. *Capacitar a los oficiales de seguridad en materia de manipulación de alimentos *Utilizar lavaplatos y esponjas, en lugar de jabón en polvo y agua. *Colocar jabón de manos y toallas en las pilas de las mesas de revisión, para el lavado de manos de los funcionarios. *Realizar un lavado de manos completo antes y después de la revisión manual de las encomiendas. *Estandarizar el procedimiento de lavado, secado y almacenamiento de los cuchillos utilizados en las revisiones. *Suspender el uso de pañitos donde se colocan y guardan los cuchillos o bien estandarizar el procedimiento de lavado, secado y almacenamiento de estos. Preferir toallas de papel. *Acondicionar las superficies de las mesas de revisión de modo que sean de fácil limpieza y desinfección. *Realizar una limpieza de las superficies antes de cada revisión de las encomiendas con dilución de cloro 1:100 (1 parte de cloro y 99 partes de agua) preparada el mismo día que se va a utilizar. Concerniente a los lineamientos COVID-19, la cantidad máxima de oficiales por mesa debe ser 2 y se deben colocar pantallas de acrílico en las mesas de atrás (ver anexo 4), ya que se atienden visitantes en esos puestos. Aunado a lo anterior, se debe considerar una ampliación del espacio destinado a las mesas de revisión, ya que la afluencia de visitantes es mayor a la normal” .
De ahí que, como tales situaciones ponen en riesgo la salud de las personas privadas de libertad y son contrarias a su dignidad, procede declarar con lugar este extremo en contra de las autoridades penitenciarias, en los términos que se dictarán en la parte dispositiva de este pronunciamiento.
Por otra parte, no se demostró que las personas privadas de libertad del ámbito D reciban las encomiendas con alimentos hasta las 16:30 horas del día en que se llevan al centro penal, ni tampoco que hubieren recibido la comida en mal estado debido al tiempo que tardan los funcionarios penitenciarios en recoger las encomiendas y efectuar la revisión. Asimismo, no consta que las encomiendas se coloquen en algún lugar en el que les pegue el sol. Al respecto, el Mecanismo Nacional para la Prevención de la Tortura estimó que se daba un plazo mínimo de dos horas desde que una persona visitante ingresa con la encomienda y hasta que es recibida por la persona privada de libertad, pero no estableció un plazo máximo. En adición, ese órgano desconcentrado señaló que los alimentos y encomiendas siempre estuvieron resguardados a la sombra, en mesas o estantes. Ergo, estos extremos se declaran sin lugar.
Finalmente, no se comprobó que los oficiales, durante las requisas, a las personas privadas de libertad, les tiren la comida y la ropa al suelo, ni que les quiebren los radios, se lleven sus sábanas y los traten de forma inhumana. En ese sentido, no existen elementos que sustenten lo alegado por los accionantes, y los hechos, en los términos planteados en el escrito de interposición, no permiten a la Sala efectuar algún análisis de constitucionalidad. En consecuencia, también se desestiman estos alegatos.
V.- Nota del magistrado Rueda Leal. Advierto que en este recurso no salvo el voto como ordinariamente lo hago y remito el asunto al Juez de Ejecución de la Pena, dado que el amparo está relacionado con aspectos de salud y dignidad humana que, según aducen los recurrentes, les afectan, lo que estimo una excepción a mi tesitura en la materia en virtud de la relevancia de tal derecho para la propia existencia del ser humano y cuya resolución debe ser atendida céleremente. Por consiguiente, estimo procedente conocer por el fondo el recurso.
VI.- Documentación aportada al expediente . Se previene a las partes que de haber aportado algún documento en papel, así como objetos o pruebas contenidas en algún dispositivo adicional de carácter electrónico, informático, magnético, óptico, telemático o producido por nuevas tecnologías, éstos deberán ser retirados del despacho en un plazo máximo de 30 días hábiles contados a partir de la notificación de esta sentencia. De lo contrario, será destruido todo aquel material que no sea retirado dentro de este plazo, según lo dispuesto en el "Reglamento sobre Expediente Electrónico ante el Poder Judicial", aprobado por la Corte Plena en sesión N° 27-11 del 22 de agosto del 2011, artículo XXVI y publicado en el Boletín Judicial número 19 del 26 de enero del 2012, así como en el acuerdo aprobado por el Consejo Superior del Poder Judicial, en la sesión N° 43-12 celebrada el 3 de mayo del 2012, artículo LXXXI.
Por tanto:
Se declara con lugar el recurso solo en cuanto a la manipulación de los alimentos en el procedimiento de revisión de encomiendas por parte del CAI Jorge Arturo Montero Castro. Se ordena a Ronald Enrique Mora Solano, en su condición de director del Área Rectora de Salud de Alajuela 2, o a quien ocupe ese cargo, que gire las órdenes pertinentes y lleve a cabo todas las actuaciones que se encuentren dentro del ámbito de sus competencias, para que, en el plazo de TRES DÍAS contado a partir de la notificación de esta sentencia, se dicten, por medio de órdenes sanitarias, las medidas provisionales y definitivas necesarias para la atención de los problemas de manipulación de alimentos detectados en el CAI Jorge Arturo Montero Castro en la inspección del 6 de mayo de 2021 y se notifiquen a las autoridades de ese centro penal dentro del plazo otorgado supra; además, deberá disponer lo correspondiente para que vele por el respectivo cumplimiento de tales órdenes sanitarias. Se ordena a Santiago Arroyo Brenes y Greivin Alfaro Araya, por su orden director a.i. y supervisor policial del ámbito de convivencia D, ambos del CAI Jorge Arturo Montero Castro, así como a Viviana Boza Chacón, en su condición de directora general de Adaptación Social, o a quienes ocupen tales cargos, que, giren las órdenes pertinentes y lleven a cabo todas las actuaciones que se encuentren dentro del ámbito de sus competencias, para que, una vez notificadas las órdenes sanitarias, se cumplan estas en los términos y plazos determinados por el Área Rectora de Salud Alajuela 2. Se advierte a las autoridades recurridas que, de conformidad con lo establecido por el artículo 71 de la Ley de la Jurisdicción Constitucional se impondrá prisión de tres meses a dos años o de veinte a sesenta días multa, a quien recibiere una orden que deba cumplir o hacer cumplir, dictada dentro de un recurso de amparo y no la cumpliere o no la hiciere cumplir, siempre que el delito no esté más gravemente penado. Se condena al Estado al pago de las costas, daños y perjuicios ocasionados con los hechos que sirven de base a esta declaratoria, los que se liquidarán en ejecución de sentencia de lo contencioso administrativo. En lo demás, se declara sin lugar el recurso. El Magistrado Rueda Leal pone nota. Notifíquese.
Fernando Castillo V.
Presidente
Paul Rueda L.
Nancy Hernández L.
Luis Fdo. Salazar A.
Jorge Araya G.
Anamari Garro V.
Ana María Picado B.
Documento Firmado Digitalmente
-- Código verificador --
*H3YXBGQVQK861*
H3YXBGQVQK861
EXPEDIENTE N° 21-005079-0007-CO

Teléfonos: 2549-1500 / 800-SALA-4TA (800-7252-482). Fax: 2295-3712 / 2549-1633. Dirección electrónica: www.poder-judicial.go.cr/salaconstitucional. Dirección: (Sabana Sur, Calle Morenos, 100 mts.Sur de la iglesia del Perpetuo Socorro). Recepción de asuntos de grupos vulnerables: Edificio Corte Suprema de Justicia, San José, Distrito Catedral, Barrio González Lahmann, calles 19 y 21, avenidas 8 y 6

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR