Sentencia Nº 2022-038 de Tribunal de Apelación de Sentencia Penal Juvenil II Circuito Judicial de San José, 22-02-2022

EmisorTribunal de Apelación de Sentencia Penal Juvenil II Circuito Judicial de San José
Número de sentencia2022-038
Fecha22 Febrero 2022
Número de expediente21-000869-0062-PJ
PODER JUDICIAL
TRIBUNAL DE APELACIÓN DE SENTENCIA PENAL
Resolución: 2022-038
Expediente: 21-000869-0062-PJ
TRIBUNAL DE APELACIÓN DE SENTENCIA PENAL JUVENIL . Segundo Circuito Judicial de San José. G., a las once horas quince minutos del veintidós de febrero de dos mil veintidós.
RECURSO interpuesto en la presente causa seguida contra [Nombre 001] [...]; por el delito de HOMICIDIO SIMPLE, en perjuicio de [Nombre 011] Intervienen en la decisión del recurso, los jueces E.A.G., Jorge A Camacho Morales y la jueza Tatiana López Monge. Se apersonaron en esta sede los licenciados L.B.E. en calidad de defensor público del menor encartado y A.B.M. representante del Ministerio Público.
RESULTANDO:
I.- Que mediante sentencia número 155-2021, de las ocho horas cincuenta y seis minutos del tres de diciembre de dos mil veintiuno, el Juzgado Penal Juvenil de C.N. resolvió: "De conformidad con lo expuesto, artículos 39 y 41 de la Constitución Política, 8 inciso 1) y 11) de la Convención Americana de los Derechos Humanos, artículo 9 inciso 2 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, artículo 40 de la Convención sobre los Derechos del Niño, Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la Administración de la Justicia de Menores (Reglas de Beijing), artículos 1, 21, 24, 30, 31, 45, 76, 111 del Código Penal, artículos 1, 9, 16, 142, 258, 266, 267, 268, 341, 367 y siguientes del Código Procesal Penal, 1 al 26, 29, 44, 45, 100 al 109, 121, 122, 123 y 131 de la Ley de Justicia Penal Juvenil, y demás normativa mencionada, se declara a [Nombre 001]. autor responsable de un delito de HOMICIDIO SIMPLE en perjuicio de [Nombre 011]; y como tal, se le impone como sanción única y principal el INTERNAMIENTO DIRECTO EN CENTRO ESPECIALIZADO, por el plazo de OCHO AÑOS . Se dispone la destrucción de la prueba material "CD color gris, marca maxell, rotulado expediente 21-000869-0062-PE" , si otra causa no lo impide. Se prorroga la medida cautelar de detenci ón provisional por el plazo de TRES MESES a vencer el 03 de marzo de 2022. Una vez firme la presente sentencia remítase para su ejecución el expediente al Juzgado de Ejecución de la Sanción Penal Juvenil y hágase llegar una copia de la misma con su acta correspondiente a la Direcci ón General de Adaptaci ón Social del Ministerio de Justicia y Gracia para lo de su cargo. Son las costas procesales a cargo del Estado. NOTIFÍQUESE. L.. Marco Alfredo Méndez Sánchez, Juez del Programa de Reducción de Circulante Unidad Penal Juvenil de San José.- MMENDEZSA ." (sic)
II.- Que contra el anterior pronunciamiento interpuso recurso de apelación el licenciado L.B.E. de defensor público.
III.- Que verificada la deliberación respectiva, el Tribunal se planteó las cuestiones formuladas en el recurso de apelación.
IV.- Que en los procedimientos se han observado las prescripciones legales pertinentes.
Redacta el Juez de Apelación Amador Garita; y,
CONSIDERANDO:
I. Sobre la prueba para mejor resolver ofrecida por la defensa. De conformidad con el principio de amplitud probatoria, y al guardar estrecha relación con los reclamos planteados por la defensa en el primer y segundo motivo de apelación, de conformidad con lo establecido en el numeral 464 del Código Procesal Penal, se admite como prueba para mejor resolver, el oficio número CFJZ-SEG-0035-2022 del Centro de Formación Juvenil Zurquí, así como las epicrisis del Hospital México y del Hospital Nacional Psiquiátrico, que dan cuenta sobre un intento de suicidio del joven imputado [Nombre 001]., ocurrido el 07 de enero de 2022, en el Centro de Formación Juvenil Zurquí y la atención médica que recibió tanto en el Hospital México como en el Hospital Nacional Psiquiátrico, visibles a folios 486 al 487 y 504 al 505 del legajo principal.
II. Primer motivo de apelación. Falta de fundamentación con respecto a la condición de imputabilidad disminuida y la no recabación de prueba. El máster L.B.E., defensor público del joven imputado [Nombre 001] ., alega que en la sentencia no se hace una fundamentación mínima con respecto a si [Nombre 001]. presentaba una disminución en sus capacidades, además de omitir pronunciamiento sobre los resultados de la extracción de sangre practicada al encartado, prueba que en su momento fue requerida por la defensa. Señala que en la sentencia la persona juzgadora concluye que de la prueba recabada en juicio no se pudo determinar que [Nombre 001]., para el momento de los hechos, estuviera bajo los efectos del alcohol, y que si lo estuviera, tampoco se pudo establecer el grado de alcohol que presentaba, de manera que no se ha comprobado que cuando el encartado [Nombre 001]. ejecutó la muerte del ofendido [Nombre 011], lo hiciera estando bajo una alta concentración de alcohol en sangre que le alterara la conducta, argumentación que el impugnante no comparte, pues a pesar de que el juzgador admite la existencia de testigos ([Nombre 010], [Nombre 009], [Nombre 025] y [Nombre 026]) y prueba documental (libro de novedades de la Fuerza Pública), que refieren que el joven encartado [Nombre 001]., para el momento de los hechos, consumió alcohol (se veía en aparente estado de ebriedad) y hasta drogas, de forma contradictoria, asegura que no hay forma de determinar que estuviera bajo los efectos del alcohol, mucho menos en una alta concentración, capaz de alterar su conducta, pasando por alto que, ese último aspecto (grado de concentración de alcohol en sangre), no se pudo dilucidar por cuanto los investigadores judiciales no hicieron la extracción de sangre conforme a la técnica ordenada por la Fiscalía, ausencia probatoria que no puede ser utilizada en contra del joven encartado, es decir, para descartar una circunstancia fáctica que lo podía beneficiar, a saber, la existencia de una afectación mental, producto de la ingesta de alcohol y drogas. Agrega que, no existe en la sentencia una mínima fundamentación de si el menor tenía o no las capacidades disminuidas, inclusive si la edad mental y maduracional del joven es el de una persona de 17 años, ya que el juzgador erróneamente se centra únicamente en concluir que [Nombre 001]. sí es imputable, más no así, si presentaba una imputabilidad disminuida. Del mismo modo, señala que en el juicio se demostró que [Nombre 001]. padece de un retardo mental leve y deprivación cultural, sin embargo, la persona juzgadora se limita a analizar que lo anterior no le afecta al joven encartado a discernir entre lo bueno y lo malo, otorgándole plena capacidad de juicio, soslayando en esa valoración si esa afectación mental, aunado a la ingesta de alcohol y drogas, podría haber disminuido las capacidades mentales de [Nombre 001]., conforme a lo regulado en el numeral 43 del Código Penal. Finaliza argumentando que lo anterior no sólo resulta obligatorio de valorar por el juzgador en cuanto al tema de la imputabilidad disminuida, sino también con relación a la validez de las manifestaciones realizadas por [Nombre 001]. al momento de ser detenido por los oficiales de la Fuerza Pública, pues resulta poco probable que bajo esas circunstancias, haya podido comprender los alcances de la prevención sobre su derecho a no autoincriminarse en el hecho delictivo. Solicita se declare con lugar el reclamo, dejando sin efecto la condenatoria, y en su lugar se le absuelva. En su defecto, se ordene el juicio de reenvío. Del mismo modo peticiona se deje sin efecto la medida cautelar de detención provisional, ordenando su inmediata libertad (folios 463 al 466 del legajo principal).
III. Segundo motivo de apelación. Indebida valoración de la prueba y errónea aplicación del principio de libertad probatoria. En este otro motivo de apelación, alega que en el juicio se recibieron una serie de elementos probatorios tendientes a acreditar que el joven imputado [Nombre 001]. para el momento de los hechos presentaba afectación en sus capacidades cognoscitivas y volitivas, que no solamente generaron una duda razonable, sino que acreditaron una serie de condiciones mentales que incidieron directamente en su capacidad de discernir entre lo bueno y lo malo. En ese sentido señala que pese a que en el debate se contó con dos epicrisis médicas (folios 209 vuelto al 210 y 256 del legajo principal), un informe de la Unidad de Investigación de la Defensa Pública (folios 257 al 261 del legajo principal) y hasta el testimonio del doctor Jorge Manuel Gutiérrez Prendas, médico psiquiatra con especialidad en psiquiatría en niños y adolescentes (declaración que se transcribe de forma extensa en el recurso), que dan cuenta de forma fundada que el joven imputado [Nombre 001]. padece de un retardo mental leve, el juez penal juvenil de forma errónea cuestiona y se aparta de dicho diagnóstico, alegando que lo realizado por el doctor Jorge Manuel Gutiérrez Prendas se trata de un seguimiento de tratamiento que se le ha brindado a [Nombre 001]. debido a sus atenciones en enfermería del Centro de Formación Juvenil Zurquí, las cuales no han sido constantes, sino que se limitan solamente a dos intervenciones además de que no desvirtúan con parámetros precisos y concretos lo dictaminado en la valoración social, psicológica y psiquiátrica practicadas a [Nombre 001] . y que constan en autos, ni tampoco encuentra congruencia con lo relatado en juicio por los testigos que han tenido contacto con [Nombre 001]. por años, como es el caso de [Nombre 025] y [Nombre 023], que son sus hermanas, [Nombre 026] que es su cuñado, [Nombre 010] que es su sobrino y [Nombre 009] que es esposo de una prima de [Nombre 001]. Al respecto, el impugnante reprocha que se pretenda desacreditar el diagnóstico rendido por el doctor Jorge Manuel Gutiérrez Prendas (retardo mental leve del encartado), con base en un dictamen psiquiátrico que no se realizó, una valoración social que no está dirigida a determinar las condiciones de culpabilidad del menor y a través de testigos sin ningún conocimiento en la materia, máxime si se toma en cuenta que se...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR