Sentencia de Tribunal de Apelación Civil y Trabajo Heredia Sede Heredia Materia Civil, 29-07-2021

EmisorTribunal de Apelación Civil y Trabajo Heredia Sede Heredia Materia Civil (Costa Rica)
Número de expediente14-000382-0504-CI
Fecha29 Julio 2021
Tipo de procesoSUCESORIO
*140003820504CI*
EXPEDIENTE:
14-000382-0504-CI - 6
PROCESO:
SUCESORIO
CAUSANTE
[.0.
INCIDENTE DE EXCLUSIÓN DE BIENES

VOTO Nº 303-02-2021
TRIBUNAL DE APELACIÓN CIVIL Y TRABAJO DE HEREDIA. A las catorce horas cincuenta minutos del veintinueve de julio de dos mil veintiuno.-
Proceso sucesorio de quien en vida fue [.0., establecido en el Juzgado Civil de esta ciudad bajo el número de expediente 14-000382-0504-CI, por [Nombre 002], [Valor 001]. Intervinieron en el proceso la licenciada V. de P.C.M.; la licenciada N.H.M., en calidad de apoderada especial Judicial de la albacea el licenciado E.R.A.; el licenciado M.M.D..
Redacta la juez C.V. , y;
CONSIDERANDO
I.- Conoce el Tribunal de los recursos de apelación presentados por los apoderados especiales judiciales de la Albacea [Nombre 003] y las herederas [Nombre 004] y [Nombre 005], contra la resolución dictada por el Juzgado Civil de Heredia a las quince horas quince minutos del catorce de noviembre de dos mil diecinueve, en la cual se declaró parcialmente con lugar el incidente de exclusión de bienes promovido por la señora [Nombre 002] , dentro del presente proceso sucesorio.
II.- Agravios de la Albacea: Inconforme con lo resuelto en primera instancia, la parte formula los siguientes agravios que se transcriben:
"La sentencia recurrida alega la posibilidad de interpretar la omisa, escasa y confusa petitoria del incidente alegado, convirtiendo en una concesión ultra petita el declarar con lugar el incidente precisamente con una petitoria que es el fundamento, la matriz, la base de la sentencia, y sí el origen se evidencia un mal planteamiento no podría en sentencia omitir tal yerro y subsanar de forma unilateral, ante ello lo procedente en razón de nulidades futuras el despacho, debió prevenir la aclaración o rectificación a fin de establecer un debido proceso e igualdad procesal entre los intervinientes, con una petitoria y que establece el contenido de lo que se debe pronunciar en sentencia.
Ello nos remite a que la labor jurisdiccional es de impartir una decisión y no de sustituir las omisiones, falencias y carencias del peticionante, en este caso, la incidentista que no logra puntualizar su requerimiento.
Además inevitablemente la carencia nos remitir a una falta de congruencia de la sentencia al no compatibilizar lo peticionado con lo declarado en sentencia, es decir, esto es más allá de si el contrato, los dineros de arrendamientos, si la jurisdicción competente, es un elemento básico de la fundamentación de una sentencia, de lograr determinar con claridad la petitoria y con base a ello exponer los alegatos, prueba y conclusión de la decisión del juzgador, pero como el caso de marras se presenta una petitoria de origen que no determina puntualmente su requerimiento, suplir esa carencia es un acto que es más allá de la función jurisdiccional y no cumple con la asumir o extraer en aras de declarar con lugar una petitoria que al final no cumple con su función, la cual es, exponerle a su Autoridad su reclamo.
Por otro parte, otro agravio con relación a la sentencia recurrida es sobre la interpretación sobre la aceptación del contrato como tal, más bien en razón de dicho contrato se aportó como prueba, se discutió como un reclamo basado en que los dineros producto de dicho arrendamiento son del haber patrimonial del sucesorio y no porque se acredite y I. el contrato y el pago a un tercero, entiéndase la señora [Nombre 002], como un aval del albacea, todo Io contrario es un punto medular de reclamo de protesta manifiesta.
En razón de los alegatos expuestos solicito se revoque la sentencia recurrida y se declare sin lugar el incidente de exclusión de bienes."

Por su parte las coherederas A.P. y M.J. se muestran inconformes por las siguientes razones:
"III. Motivos de impugnación y agravios
La resolución impugnada es, aunque muy respetable, errónea en ciertos aspectos que, de corregirse, implicaría mantener los frutos del alquiler del referido bien (alquileres), como parte del haber sucesorio del Sr. [.0..
En primer lugar, le dio efectos probatorios válidos al documento en vista de que éste “… no fue objetado ni cuestionado por ninguna de los interesados a la hora en que se tuvo por presentado el inventario”. La razón por la cual no se cuestionó la prueba documental como tal es sencilla: el contrato tenía como propósito evidenciar la titularidad de DOMINIO de un bien inmueble del causante. Como titular del dominio de la finca, también lo era de sus frutos, es decir, de sus alquileres. De ahí que en ese momento (presentación del contrato al inventario), no existía interés alguno por cuestionar un documento que, en el fondo, lo que probaba era la existencia de un inmueble más en la masa de bienes. Consecuentemente, es natural y procedente que haya sido impugnado como prueba documental hasta el momento, pues era hasta ese momento en que una tercera parte ajena al sucesorio (como lo es la señora [Nombre 002] ), pretendió hacer valer unos derechos que no le correspondían. Haberlo hecho antes, hubiese sido un contrasentido jurídico y entorpecer el proceso.
Ahora bien, en caso de que el Tribunal le dé validez documental al contrato, de todos modos la sentencia impugnada debe ser revocada, conforme se dirá.
En criterio de la A-quo, el contrato de arrendamiento rige por las leyes peruanas. Lo anterior constituyó una premisa incorrecta en la sentencia impugnada, lo que desembocó en una conclusión completamente errónea en perjuicio de mis mandantes y de la sucesión. Al respecto señala la resolución:
“… en dicho contrato se estipuló en cláusula décimo primera que sus contratantes se someten a las leyes peruanas, esto como consecuencia lógica pues la casa de habitación aludida se encuentra en Perú”.
El error de la Juzgadora estibó en concluir que las partes contratantes sometieron el contrato a las leyes peruanas, cuando en realidad se refirieron expresa y textualmente a la jurisdicción. Para efectos de dilucidar el agravio, conviene transcribir la citada cláusula décimo primera del contrato:
DECIMO PRIMERA – Para todos los efectos del presente contrato las partes contratantes fijan como sus domicilios legales los señalados en la introducción del presente contrato; domicilios a los que se dirigirán todas las notificaciones y comunicaciones judiciales o extrajudiciales a que hubiera lugar, sometiéndose los contratantes a la jurisdicción de los jueces y tribunales de la ciudad de Lima”. El resaltado es propio.
Como se aprecia, la referida cláusula no indica que “ la ley aplicable es la peruana”, o que aplicaría el “ordenamiento jurídico de Perú”. N., inclusive, que refieran a la jurisdicción de una ciudad específica (Lima), y no al país como tal, lo que confirma que el sometimiento no fue a las leyes de dicha nación; sino a la jurisdicción de una ciudad
específica de un país.
La diferencia entre ley aplicable y jurisdicción es contundente: la primera refiere a normas sustantivas, la segunda a normas procesales. En tanto el contrato de comentario refería a jurisdicción, esta representación basó su defensa del incidente en leyes costarricenses, que en cuanto al fondo resumen el conflicto concreto en un único tema: los alquileres de un inmueble son propiedad del titular del dominio.
Sobre la distinción de ley aplicable y jurisdicción, la jurisprudencia ha indicado:
No hay cuestionamiento alguno en cuanto a que las partes, actora y demandadas, son todas sociedades costarricenses y que su domicilio se encuentra también en nuestro país. Tampoco existe duda que el conflicto surge a raíz de un contrato de transporte intermodal suscrito en Costa Rica (tierra – mar –tierra utilizando un contenedor), cuyo origen se dio en la localidad de Aguas Zarcas de San Carlos y cuyo destino era la ciudad de Atlanta, Georgia. De la misma manera, está acreditado que al dorso del “B. o Lading”, o conocimiento de embarque, plasmado en un formulario de la empresa transportista, que dicho sea de paso es un documento preelaborado o predispuesto en el cual únicamente se llenan los espacios consignados al frente y todo lo que está impreso en el reverso ya está completo, se encuentra una cláusula concerniente a la ley y a la jurisdicción aplicable, en la cual: 1- Se renuncia a las leyes nacionales y, sin excepción alguna, se remite a la ley de Singapur para dilucidar los conflictos que puedan surgir entre las partes. 2- Se renuncia a los tribunales nacionales ordinarios para que “toda disputa” relacionada con ese conocimiento de embarque sea dilucidada únicamente ante los Tribunales de Singapur; sin embargo, en realidad dicha renuncia no es aplicable a la empresa marítima, porque podría “... a su discreción absoluta y única, invocar o someterse voluntariamente a la jurisdicción de Tribunales de cualquier otro país los cuales, con respecto a los términos de este Conocimiento de Embarque, podrían asumir jurisdicción correspondiente, a fin de conocer y determinar tales disputas, sin que esto constituya renuncia a los términos de esta disposición en ninguna otra instancia...”. 3- Se faculta únicamente a la empresa “Comerciante Marítima” para referir cualquier reclamo o disputa a una Corte Distrital de los “Estados Unidos del Distrito Sur de New York”, aplicando en cuanto al fondo las leyes de los Estados Unidos de América, cuando se trate de un contrato de transporte con origen o destino en un puerto de ese país conforme a lo que se consigna en la traducción oficial de ese documento. Cabe señalar, en primer lugar, que en este momento no se está discutiendo el punto sobre la ley de fondo aplicable, ni tampoco se está en presencia de un conflicto o reclamo efectuado por el “Comerciante Marítimo”, quien es el único facultado para referir a una Corte de New York un reclamo o el conflicto, pues quien somete el litigio no es la transportista sino la remitente de la mercadería. De esa forma, queda circunscrito el problema a dilucidar a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR