Sentencia de Tribunal de Apelación Civil y Trabajo Heredia Sede Heredia Materia Laboral, 16-05-2022

EmisorTribunal de Apelación Civil y Trabajo Heredia Sede Heredia Materia Laboral (Costa Rica)
Fecha16 Mayo 2022
Número de expediente20-000492-0505-LA
Tipo de procesoOR.S.PRI. PRESTAC. LABORALES



EXPEDIENTE:

20-000492-0505-LA

PROCESO:

OR.S.PRI. PRESTAC. LABORALES

ACTOR/A:

APL SERVICE CENTER DE COSTA RICA S.A.

DEMANDADO/A:

MARCO A.J....S.

VOTO N° 152-03-2022

TRIBUNAL DE APELACIÓN CIVIL Y TRABAJO DE HEREDIA. A las quince horas quince minutos del dieciséis de mayo de dos mil veintidós.-

Proceso ordinario laboral establecido en el Juzgado de Trabajo de esta ciudad, bajo el número de expediente 20-000492-0505-LA, por APL Service Center de Costa Rica Sociedad Anónima, cédula jurídica 3-101-385192 contra M.A.J.énez S., mayor, soltero, vecino de San José, cédula de identidad 1-1468-990. Interviene el licenciado M.B.ños A., en calidad de apoderado especial judicial de la parte actora.

Redacta la jueza A.M., y;

CONSIDERANDO

I.- RESOLUCIÓN IMPUGNADA: El Juzgado de Trabajo de Heredia mediante resolución N° 2022-000022 de las trece horas cuarenta y dos minutos del cinco de enero de dos mil veintidós, dispuso:

"Revisado el expediente, se denota que la parte actora no ha cumplido con la prevención realizada mediante resolución de once horas ocho minutos del cinco de agosto del año dos mil veintiuno, en el sentido de indicar una nueva dirección para llevar a cabo la diligencia de notificación o en su defecto, verificar la dirección aportada a los autos. Se toma en cuenta también que ha vencido sobradamente el plazo dado por este despacho, y que la última gestión de la parte actora fue desde 01 de setiembre del año 2021, no obstante, la misma no procura el proceso bajo el principio de pro sentencia, toda vez que solo se aporta un poder especial judicial a un profesional en derecho, sin cumplir con el requerimiento para proceder con una notificación del demandado. En consecuencia, en aplicación de las normas procesales civiles, por permitirlo el artículo 428 del Código de Trabajo, siendo que la dirección para notificar a la parte demandada es un requisito indispensable para poder continuar con un proceso de este tipo (por así disponerlo el artículo 495 inciso 7 del Código de Trabajo), y por haber transcurrido sobradamente el plazo de ley, de conformidad con el artículo 57.1 del Código Procesal Civil, se declara la Caducidad este proceso y se ordena su archivo. Por lo expuesto y de conformidad con el artículo 562 del Código de Trabajo, se condena a la parte actora al pago de las costas personales y procesales causadas, previa liquidación que formule la parte interesada.- Licda. C.A.R.íguez C.ón. Jueza"

II.- RECURSO DE LA PARTE ACTORA: inconforme con la resolución, la parte actora plantea recurso de apelación con fundamento en los siguientes argumentos. En primer lugar estima que se realiza el impulso procesal con el apersonamiento de una nueva dirección jurídica, aportando nuevo medio para ser notificado y poder especial judicial. Señala que conforme a lo resuelto en un antecedente del Tribunal de Apelación Civil y Trabajo de P. en Voto N°00115-2021, el apersonamiento de sus apoderados, debe ser considerado como realizado con la "finalidad de la efectiva prosecución del proceso", siendo que si dicho acto ocurrió el primero de setiembre de dos mil veintiuno, han transcurrido apenas cuatro meses desde la realización de ese acto, por lo que no se encuentra dentro del plazo de seis meses señalado en el artículo 57.1 del Código Procesal Civil.

Señala una indebida aplicación de la norma, concretamente del artículo 495 inciso 7 del Código de Trabajo, pues la parte aportó una dirección para notificar a la demandada en su escrito inicial. Aporta en el acto nueva dirección para notificar al demandado.

Solicita por tanto se declare con lugar su recurso, se anule la condenatoria en costas por su actuación de buena fe y se comisione la notificación al demandado a la nueva dirección que aporta.

III.- CRITERIO DEL TRIBUNAL: lleva razón en parte quien apela. Efectivamente no es correcto fundamentar la resolución en el artículo 495 inciso 7 del Código de Trabajo. Las prevenciones para corregir el escrito de demanda, se limitan a un momento procesal y no puede nuevamente exigir un requisito de la misma en etapas posteriores (principio de preclusión artículos 421 ibídem y 2.9 del Código Procesal Civil). El artículo 496 del Código de Trabajo establece el procedimiento a seguir para la demanda defectuosa. Si bien es indispensable para la continuación de un proceso ordinario la notificación a la parte demandada, y la dirección exacta es un requisito de la demanda, también es posible, como en el caso de marras, que pese a que la parte actora aporte una dirección, no se pueda efectuar la notificación como corresponde. Para ello, quien legisló dispuso una solución normativa, diversa a la elegida por la juzgadora, por cuanto el artículo 23 de la Ley de Notificaciones Judiciales establece que en caso de que los domicilios registral y contractual no estuviesen actualizados, y la persona no se localiza en el lugar originalmente señalado, está cerrado en forma definitiva o, es incierto, impreciso o inexistente, se procederá a nombrar curador procesal para continuar con el proceso. (Ver en igual sentido sentencia N°305 del Tribunal de Apelación de Trabajo II Circuito Judicial de San José. S.ón Segunda, de las nueve horas cinco minutos del treinta y uno de agosto de dos mil veinte).

No lleva razón la parte en su argumento de que se realiza el impulso procesal con el apersonamiento de una nueva dirección jurídica, aportando nuevo medio para ser notificado y poder especial judicial. Todos esos actos no implican impulso procesal. Esta figura refiere a aquéllos actos de las partes que efectivamente vaya dirigida a la prosecución del proceso. En tal sentido refiere la doctrina nacional lo siguiente:

"La exigencia de que se trate de una actividad que tienda a la efectiva prosecución del proceso, hace referencia a que sea un acto que se dirija a la búsqueda de la solución, especialmente al dictado de la sentencia. Desde esa perspectiva, quedan excluidos como actos interruptores de la caducidad, como ya lo hacía la jurisprudencia emitida durante la legislación anterior las solicitudes y decretos de embargo. Por eso se reitera, en la norma (57.1) que no interrumpen el plazo de caducidad las...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR