Sentencia de Tribunal Disciplinario Notarial, 05-03-2021

Fecha de Resolución 5 de Marzo de 2021

"Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuere" Ulpiano

PROCESO DISCIPLINARIO NOTARIAL Y CIVIL RESARCITORIO

EXP. Nº 13-000414-0627-NO

ACTORES: MARCO ANTONIO MONTERO ULLOA Y LUZ MARÍA ULLOA SOLANO

NOTARIO DEMANDADO: LICDO. JORGE ANDRÉS CORDERO LEANDRO

VOTO 032-2021

TRIBUNAL DISCIPLINARIO NOTARIAL.- PRIMER CIRCUITO JUDICIAL DE SAN JOSÉ, a las diez horas quince minutos del viernes cinco de marzo de dos mil veintiuno.-

Proceso disciplinario notarial y civil resarcitorio establecido ante el Juzgado Notarial por LUZ MARÍA ULLOA SOLANO y MARCO ANTONIO MONTERO ULLOA, por su orden, cédulas de identidad tres- cero ciento noventa y ocho- mil trescientos cuatro y uno- cero ochocientos - cero trescientos sesenta y cinco, viuda y soltero, ama de casa e incapaz, ambos vecinos de Pacayas de Alvarado, Cartago; contra el notario JORGE ANDRÉS CORDERO LEANDRO, cédula de identidad número tres- cero trescientos cincuenta y cinco- cero doscientos ochenta y seis- abogado y notario, casado, domicilio desconocido en autos. Por disposición del artículo 153 del Código Notarial, se dio parte a la Dirección Nacional de Notariado. Intervino como apoderada de la parte actora, la doctora Angie Arce Acuña y como abogado director del proceso de esa misma parte, el licenciado Rodrigo Bonilla Ulloa.-

REDACTA EL JUEZ SUPERIOR CHAVES ORTIZ, Y;

C O N S I D E R A N D O:

I.- SÍNTESIS DEL CASO BAJO EXAMEN: ACCIÓN: La señora Luz María Ulloa Solano, en su condición personal y como administradora provisional de su hijo Marco Antonio Montero Ulloa denunció y demandó al notario Jorge Andrés Cordero Leandro por supuestas faltas cometidas en la confección, autorización y actos posescriturarios relacionados con las escrituras veintidós- once del veintitrés de noviembre de dos mil once y trescientos ochenta y tres- trece de diecinueve de noviembre de dos mil doce. Afirmó que el notario demandado no estuvo presente en ninguna de esas dos ocasiones, y que permitió que otras personas hicieran uso de su protocolo para obtener por vía de la fuerza e intimidación la firma de los aquí actores, para otorgar una hipoteca en la primera escritura y una dación en pago de la finca dada en garantía en la segunda escritura, pese a que su hijo, por su condición de salud, no puede otorgar ese tipo de actos; y en cuanto a ella, se vio forzada para no afectar más a su hijo. Pidió imponer las sanciones disciplinarias correspondientes, anular las escrituras veintidós-once y trescientos ochenta y tres- trece y condenar al demandado al pago de daños, perjuicios y ambas costas del proceso. CONTESTACIÓN: El notario Jorge Andrés Cordero Leandro contestó la acción negando haber prestado su protocolo y que mediara intimidación y violencia para la firma de las escrituras. Se opuso a la pretensión indemnizatoria y estableció las excepciones de falta de derecho, falta de legitimación activa y pasiva y prejudicialidad. ASPECTOS DE TRÁMITE: 1) La doctora Angie Arce Acuña renunció al poder otorgado y la dirección del proceso, por "causa justificada donde se afecte el honor, dignidad, conciencia e independencia (...) existiendo serias conductas y actuaciones que de forma grosera rozan con mis principios mi independencia y mi dignidad" (folio 410). En su lugar, la parte actora designó abogado director al licenciado Rodrigo Bonilla Ulloa. 2) La excepción de prejudicialidad fue denegada por resolución número 82-2016 de las diez horas treinta y ocho minutos del siete de marzo de dos mil dieciséis. SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA: La juez de primera instancia, doctora Ingrid Palacios Montero, mediante sentencia número 044-2019 (sic), de las trece horas cincuenta y un minutos del veintinueve de enero de dos mil veinte, declaró con lugar el proceso disciplinario e impuso al notario Jorge Andrés Cordero Leandro dos meses de suspensión en el ejercicio del notariado. Declaró sin lugar la acción civil resarcitoria en todos sus extremos y resolvió sin especial condenatoria en costas. IMPUGNACIÓN: Parcialmente inconforme con lo resuelto, apeló el notario Jorge Andrés Cordero Leandro y habiendo sido admitida la impugnación conoce este Tribunal del asunto.-

II.- DE LA DETERMINACIÓN DE LA COMPETENCIA MATERIAL: El artículo 10 del Código Procesal Civil (7130), establecía: "Salvo disposición legal en contrario, todos los actos procesales de quien no tenga facultad legal para ejecutarlos, serán absolutamente nulos.". En ese mismo sentido, aunque no con la misma claridad y contundencia deseable, el nuevo Código Procesal Civil (9342), establece como derecho de las partes e intervinientes el contar con: "Tribunales imparciales, independientes e idóneos." (4.2); que "Los tribunales serán competentes conforme a la especialidad de la materia de debate." (8.1); y en cuanto a la incompetencia: "Por razón de la materia, cuantía y por territorio nacional podrá decretarse de oficio en cualquier estado del proceso, salvo que se haya definido mediante resolución firme." (9.1). Afortunadamente, la Ley Orgánica del Poder Judicial, aún conserva en su articulado, normativa que cabalmente regula la cuestión:

"ARTICULO 164.- Salvo en los casos exceptuados por la ley, la competencia se suspende:

(...)

3.- Por la excepción de incompetencia o declinatoria de competencia, desde que se le presenta el escrito en que se alega hasta que se declare sin lugar, salvo para tramitar y resolver dicha excepción, o por la declaratoria de incompetencia que haga el funcionario hasta tanto no sea revocada por el superior.

(...)

ARTICULO 165.- Todo juez tiene limitada su competencia al territorio y a la clase de asuntos que le estén señalados para ejercerla; las diligencias que los procesos de que conozca exijan se hagan en el territorio de otro juez, sólo podrán practicarlas por medio de este, salvo autorización legal en contrario.

El juez solo podrá conocer de los asuntos no sometidos a su competencia, cuando le fuere legalmente prorrogada o delegada.

ARTICULO 168.- Salvo disposición legal en contrario, todos los actos y procedimientos judiciales de quien no tiene facultad legal para ejecutarlos, serán absolutamente nulos."

En el presente caso, observa este Tribunal que en sentencia, al conocerse el fondo del asunto, la juzgadora a quo se refirió a aspectos referidos a la definición de su competencia, en los considerandos VI y VII, así: "La actuación endilgada al encausado por la actora en este hecho no es de recibo, por cuanto lo que se alega es que no se realizaron los actos jurisdiccionales correspondientes que se estipulan en el instrumento público en caso de incumplimiento, si bien el Notario alega que sí se llevaron a cabo (f. 169 a 196), en todo caso si éste realiza el patrocinio letrado en un proceso jurisdiccional su actuación se excluye de la función notarial...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba