Taxistas condicionan invertir en autos eléctricos a aprobación de ley que regula plataformas de transporte

 
EXTRACTO GRATUITO

A cuatro años del arribo del servicio no regulado Uber, taxistas formales admiten que su mercado de pasajeros se encogió tanto como para explorar migrar a vehículos eléctricos para reducir sus costos.Hoy las tarifas aprobabas autorizan al taxista a cargarle a sus clientes gastos fijos como compra de combustible, mantenimiento del vehículo y otros rubros.Todos estos gastos desaparecerían con un carro eléctrico y sin variarse la tarifa porque, según las autoridades, no está previsto hacer cambios en el modelo tarifario para incluir a quienes operen con un taxi eléctrico.De hecho, entre 11.800 taxistas registrados, solo una transportista de Pérez Zeledón es la única brindando el servicio en vehículo eléctrico.Voceros de los taxistas aseguran que su interés en esta tecnología es completo, pero condicionan su migración a que primero se apruebe el proyecto de ley de Regulación de Empresas de Plataforma de Transporte (el 21.228), que el Gobierno envió al Congreso finales de enero, donde migró a Comisión de Asuntos Económicos al mes siguiente.Pero, ¿por qué tanto supuesto interés en carros eléctricos en conexión con una ley que regularía Uber?Una posible explicación es que, de aprobarse ese plan de ley, se crearía un Fondo Nacional de Movilidad administrado por el Consejo de Transporte Público (CTP), el cual se utilizará para la modernización de la flota de taxis rojos en los primeros ocho años de existir.El CTP destinaría hasta el 80% del fondo para subvencionar el pago de la prima de adquisición de vehículo nuevo. Vía reglamento, se fijarían parámetros de distribución según tipo de tecnología del vehículo (eléctrico, por ejemplo) y el monto por prima.La suma máxima que otorgaría a cada taxista como subvención equivaldría al 15% del valor del vehículo exonerado.Rubén Vargas, líder de la Unión de Taxistas Costarricense y uno de los principales opositores a Uber, sostuvo que sus colaboradores han analizado diversos modelos de sedanes eléctricos, como alternativa para modernizar su trabajo y cuidar el ambiente.No obstante, aclaró que hoy un vehículo eléctrico cuesta en promedio 30% más que uno convencional, incluso luego de las exoneraciones y condiciones preferentes para carros eléctricos nuevos y usados."Creemos que es factible para nosotros. Estamos en revisión y trabajamos por nuestro lado con un grupo de mujeres taxistas. Eso sí, todo pasa porque se apruebe el proyecto de ley que regula Uber", explicó Vargas.Maribel Guillén Vargas es quien...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA