Demanda turistica internacional por turismo naturaleza en Costa Rica: indicadores socio-demograficos y de condicion de viaje.

Author:Villalobos-C
Position:Report
Pages:75(29)
 
FREE EXCERPT

ÍNDICE Resumen Abstract 1. Introducción 2. Revisión de la literatura 3. Método y técnica de investigación 4. Modelo de análisis 5. Estimaciones y resultados: análisis de modelos 5.1. Modelo turismo naturaleza 5.2. Modelo caminata por senderos 5.3. Modelo visita a volcanes 5.4. Modelo observación de flora y fauna 5.5. Modelo observación de aves 5.6. Modelo canopy 6. Discusión, implicaciones y propuesta Reconocimiento Bibliografía 1. INTRODUCCIÓN

Con base en información del Instituto Costarricense de Turismo -ICT- (1987-2007), se puede identificar tres períodos de demanda según el número de turistas internacionales que han visitado Costa Rica: expansión (1987-1992), desaceleración (1993-2002) y recuperación (2003-2007). Este último se caracteriza por un alza en la tasa media de ingreso de divisas y una desaceleración en la tasa de visitación. En ese contexto en el que predomina el turismo sol y playa, el turismo naturaleza toma fuerza en la década de los noventa, la finalizar el periodo de expansión, y se sostiene hasta el período de recuperación. No obstante, es en este último periodo que el turismo naturaleza en el país forma parte de estudios sobre turismo, aunque de modo muy general. La presente investigación discurre en la necesidad de contribuir al conocimiento sobre el turismo naturaleza en Costa Rica. Para tal efecto se estudia la demanda turística por actividades que tienen lugar en espacios naturales del país, y que implican distintas modalidades de disfrute de la naturaleza. Las variables de análisis son de tipo socioeconómico y de condición de viaje, con las cuales se desprende la intensión de demanda del turista internacional en el país para el primer trimestre del año 2007.

La naturaleza es un recurso estratégico en países desarrollados, con importantes aportes socioeconómicos por parte del sector turismo (Kline, 2001). La literatura sobre turismo naturaleza no provee de una definición precisa (Curtin, 2009). Se vincula con actividades que implican experiencias de interacción en espacios naturales y con diferente intensidad de riesgo (Cater, 2006; Galloway et al, 2008). Comprende la recreación al aire libre (Buckley, 2004) y un modo de disfrute de vacaciones cortas (Kane and Zink, 2004), que pueden ser conducidas por medio de tours guiados, requiriendo algunas veces de equipo especializado (Buckley, 2007). La diversidad de actividades registradas en este tipo de turismo, ha permitido el surgimiento de conceptos tales eco-tourismo (Cater y Lowman 1994), turismo aventura (Black y Rutledge, 1995; Cater, 2006), aventura recreativa (Ewert y Hollenhorst, 1994), turismo salvaje (Curtin, 2009), entre otros, según las perspectivas de estudio. Esos conceptos destacan modos de contacto con la naturaleza que soportan el disfrute de diferentes efectos especiales, por parte del turista (Glover y Prideaux, 2009; Lam y Hsu, 2006). Kline (2001:4), basado en Hjalager (1996, 1997), define el turismo naturaleza como una innovación en respuesta a los cambios en las condiciones de los mercados y la demanda de los consumidores por productos amigables con el ambiente.

Los atributos de la naturaleza y de las actividades ofertadas en espacios naturales en diferentes destinos turísticos (Zhang y Fitzsimons, 1999), contribuyen a definir un perfil de demanda (Nicolau y Más, 2008; Weidenfeld et al, 2009). El perfil de la demanda turística internacional ha sido evaluado según aspectos socioeconómicos y de condición de viaje del turista. Entre ellas destacan género, escolaridad (Kattiyapornpong y Miller, 2008), edad (Opperman, 1995), salud, estado civil y familia (McGehee et al, 1996) y región de procedencia (Pouta et al, 2009). Ese tipo de estudios se han hecho, entre otros países, en Vietnam (Truong y King, 2009), Estados Unidos (Sung, 2004), Australia (Black y Rutledge, 1995), Nueva Zelanda (Cloke y Perkins, 2005), Kenya (Beh y Bruyere, 2007), Finlandia (Pouta et al, 2009), Inglaterra (Weidenfeld et al, 2009). Algunos estudios están relacionados con parques y reservas naturales locales (Valentine, 1992; Laarman y Gregersen, 1996; Laarman, J. G. y Perdue, R. R., 1989; Reynisdottir et al, 2008; Lee et al, 2009 y 2001). En el caso de Costa Rica, con una significativa industria turística basada en su sistema de parques y reservas naturales públicas y privadas --siendo el caso más significativo de Latinoamérica--, no hay estudios sobre la importancia socioeconómica del turismo naturaleza. Ello, a pesar de que más del 40% de los turistas internacionales que visitan el país, indican realizar actividades propias del turismo naturaleza (ICT, 2000-2007).

Costa Rica se divide en 12 zonas ecológicas que refugian cerca del 5% de la biodiversidad mundial (http://www.sinac.go.cr/planificacionasp. php). El 25,58% del territorio nacional (1,204,306 hectáreas), se conforma de 25 parques nacionales (12,23% del territorio nacional), 58 refugios de vida silvestre (3,53% territorio nacional), 32 zonas protegidas (3,06% territorio nacional), 15 humedales pantanosos (1,53% territorio nacional), 11 reservas forestales (4,47% del territorio nacional), 8 reservas biológicas (0,42% territorio nacional) y 11 áreas de conservación natural que comprenden bosques lluviosos, nublados y secos. Se estima que en el país hay alrededor de 10,000 especies de planta y árboles, 850 especies de aves indígenas y migratorias, 205 especies de mamíferos, más de 350,000 especies de insectos, 160 especies de anfibios, 220 especies de reptiles y cerca de 1,013 especies de peces de agua dulce y marinas (http://www.costarica-nationalparks. com/). En esos espacios se cuenta otros atractivos naturales como volcanes, depresiones, llanuras, ríos navegables, etc, que agregan valor turístico al país y permiten el desarrollo de distintas negocios turísticos.

A pesar de la importancia que esas cualidades naturales del país en el desarrollo del turismo naturaleza, se denota en la literatura que han recibido escaso examen con respecto a la intención de demanda del turista internacional en Costa Rica. Este estudio tiene por objetivo determinar la influencia de factores socio-demográficos y de condición de viaje, en la intención de demanda del turista internacional por turismo naturaleza y sus componentes, en el país. Este trabajo aportaría a los empresarios del sector y al Estado costarricense, un importante conocimiento acerca del tipo de actividades de turismo naturaleza demandada por los turistas internacionales. Se espera que los resultados brinden información acerca de las oportunidades que tienen esos sectores, así como las comunidades y organizaciones del sector turismo costarricense, para promover estrategias turísticas sostenibles acordes a la intensión de demanda de ese tipo de turistas.

La investigación se estructura de la siguiente manera: En el apartado segundo se presenta una revisión de la literatura, además de plantear las motivaciones del estudio. El epígrafe tercero se establece el método y la técnica de análisis, mientras en la sección cuarta se desarrolla el modelo de análisis. El componente cinco desarrolla las estimaciones y los principales resultados. Finalmente, en el sexto apartado se fundamenta el análisis de la investigación, así como de las implicaciones para los sectores público y privado, incluyendo los ámbitos académicos y científicos.

  1. REVISION DE LA LITERATURA

    En la literatura sobre turismo no hay acuerdo acerca de una definición de turismo naturaleza (Curtin, 2009; Jamal et al, 2003; Reynolds y Braithwaite, 2001; Sung, 2004). Abarca los criterios de turismo aventura, ecoturismo y viajes de aventura (Sung, 2004). Algunos autores lo definen como un conjunto de actividades realizadas por personas con actitudes y comportamientos satisfechas mediante sensaciones. Estas han sido relacionadas con riesgos físicos y sociales (Cater, 2006), búsqueda de experiencias intensas y novedosas (Bentley y Page, 2008; Sung, 2004) e interacción social, pensamientos y sentimientos, escape de situaciones personales y rutinas, entre otras (Galloway et al, 2008). También se entiende como diversas actividades recreativas realizadas al aire libre y en vacaciones cortas (Buckley, 2004; Kane y Zink, 2004). El turismo naturaleza se entiende también como una industria de tours guiados en entornos naturales, requiriendo algunas veces de equipos especializados (Buckley, 2007).

    El turismo naturaleza no necesariamente responde a expectativas de conservación, ni al escrutinio de formas de ingreso local o mínimos impactos (Stem et al, 2003). El disfrute de los espacios naturales no es posible per se, sus efectos especiales devienen en mercancía en tanto exigen condiciones para su deleite (Weidenfeld et al, 2009; Lee et al, 2009). Este no es siempre placer puro, es también una necesidad vital nacida en los sentidos de sobre vivencia humana. El turismo naturaleza otorga experiencias sensoriales agradables al turista (Lam y Hsu, 2006), nacidas ya en su estómago, en su corporeidad, en su saber e ignorancia o en su fantasía. Constituye una gama de segmentos de mercados diferenciados y cambiantes (Sung, 2004), en torno a los cuales la oferta enfrenta retos y oportunidades. Glover y Prideaux, 2009 y Lehto et al, 2008, destacan el estilo de vida y valores de los Babby Boomers como una oportunidad para diferentes destinos y actividades turísticas. Parafraseando a Kivela y Crotts (2006 : 355 - 356), si el turismo naturaleza puede influir en las expectativas de los turistas respecto de un destino, puede ser una alternativa a aquellos destinos que no se benefician de la gastronomía, el hospedaje, la cultura, el sol-mar-playa, el entretenimiento y atractivos artificiales.

    En la teoría microeconómica, el supuesto de conocimiento exacto y pleno de información--precios de mercado; calidad, localización, oferta, etc. de productos--permite a los consumidores tomar las mejores decisiones (Ferguson y Gould, 1989; Call y Holahan, 1990). Esa corriente es del criterio de que los demandantes...

To continue reading

REQUEST YOUR TRIAL