Bomberos ve mano criminal en fuego que mató a 2 hermanitos

 
EXTRACTO GRATUITO

El incendio en el que murieron una niña de 10 años y su hermano de ocho, en abril pasado, fue provocado.A esa conclusión llegaron los expertos del Cuerpo de Bomberos luego de analizar pruebas físicas y recoger testimonios de la tragedia ocurrida la madrugada del 26 de abril en un apartamento en San Francisco de Dos Ríos, San José.Héctor Chaves, director de Bomberos, explicó que la posibilidad de que existiera mano criminal se la plantearon a las autoridades judiciales desde horas después del siniestro, conforme avanzaron las pesquisas de Ingeniería.Toda la información fue entregada para que continuaran con las investigaciones.El caso se indaga bajo el expediente 18-011748-042-PE del Organismo de Investigación Judicial (OIJ); empero, la Fiscalía está a la espera de un informe que permita individualizar a la persona o personas sospechosas.Se consultó a la Policía Judicial si manejan a un posible responsable, pero no se obtuvo respuesta.Para Chaves, en este caso, la madre debe ser cuestionada.Un primer aspecto que se analizó fue el punto donde se originaron las llamas, así como las fuentes de calor en el apartamento (planchas, lámparas o electrodomésticos) y si alguna de ellas pudo quedar conectada. Sobre esa base se establece si el fuego fue accidental, provocado o por causa natural (rayería).Según el informe de Bomberos, el punto de origen fue la habitación y, luego de revisar las fuentes de calor y el sistema eléctrico, se determinó que estos estaban en buen estado, por lo que se descartó algún cortocircuito.Hipótesis. A partir de entonces surgieron dos posibilidades: que la fuente de calor originaria se destruyera por completo o que las llamas fueron provocadas. Los expertos detectaron que en el punto de origen no había fuentes de calor.También se pudo conocer la dirección, velocidad y características del fuego. Lo anterior por marcas en muebles y dirección a la que se doblaron los metales...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA