Cinco grandes proyectos buscan aplacar la sed en Guanacaste

RESUMEN

La reducción de las fuentes de agua, la presencia de arsénico y, más recientemente, la salinización de los pozos han mantenido a Guanacaste en una sequía casi permanente.

 
EXTRACTO GRATUITO

La reducción de las fuentes de agua, la presencia de arsénico y, más recientemente, la salinización de los pozos han mantenido a Guanacaste en una sequía casi permanente.

Según las estimaciones del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), de cumplirse las proyecciones del Instituto Meteorológico Nacional, en el segundo semestre de este año habrá una reducción en las lluvias, lo cual repercutirá, una vez más, en la producción de agua potable en esa provincia.

Con el objetivo de mitigar ese faltante, el AyA desarrolla cinco grandes proyectos en Bagaces, Cañas, bahía Papagayo, El Coco y la zona costera de Santa Cruz.

Además, como medidas temporales se trabaja en la perforación de 12 pozos extras este año, la interconexión en los sistemas y la ampliación de los acueductos de playa Panamá y Playa Hermosa.

Detalles. La presidenta del AyA, Yamileth Astorga, explicó que, en el caso de Cañas-Bebedero, se trata de la construcción de un acueducto completamente nuevo que captará agua del embalse Sandillal para llevarla hasta Cañas.

Este proyecto será desarrollado con fondos donados por el Gobierno de China y tiene un costo de ¢3.185 millones. Se estima que las obras se iniciarían en febrero del 2018.

Astorga aseguró que ya se cuenta con el terreno y los estudios de prefactibilidad. Mientras tanto, como solución temporal, en esas localidades se instaló una planta removedora de arsénico.

El problema del arsénico también afecta a varios poblados de Bagaces, en donde la solución temporal incluye la colocación de filtros en las comunidades más pequeñas. El plan del AyA para esta población también consiste en la creación de un nuevo acueducto.

Según la jerarca, para incluir ese cantón dentro del decreto de emergencia por la sequía, debieron hacer estudios para demostrar cómo la baja en las fuentes aumentó la concentración de arsénico. El AyA estima tener listo el nuevo acueducto a fines del 2019.

Quienes están más cerca de ver solucionada su crisis son los pobladores de bahía Papagayo. Ahí los trabajos se iniciaron en mayo de este año y se espera que estén listos a comienzos del 2018.

'Este lo hicimos en conjunto con el Instituto Costarricense de Turismo y ya está en construcción. En Trancas se hizo una interconexión que llamamos 'tranquitas', que es un proyecto antes del proyecto grande porque llevar aguas con cisternas no solo es caro, sino que muchos hoteles también deben pagar porque no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS