Legales: Gobierno corporativo: ¿una oportunidad para las pymes?

RESUMEN

Este año entró en vigor la 'Ley de Protección al Inversionista Minoritario N° 9392' que adicionó el artículo 32 al Código de Comercio, el cual obliga a las empresas, sociedades y otras figuras comerciales, a adoptar políticas de gobierno corporativo y aprobarlas por sus órganos directores.

 
EXTRACTO GRATUITO

Este año entró en vigor la Ley de Protección al Inversionista Minoritario N° 9392, que adicionó el artículo 32 al Código de Comercio, el cual obliga a las empresas, sociedades y otras figuras comerciales, a adoptar políticas de gobierno corporativo y aprobarlas por sus órganos directores.

Según el 'Estado de Situación de las pymes en Costa Rica 2015' emitido por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), existen 29.068 pymes de las cuales, un 70,1% corresponden a microempresas, un 13,8% a pequeña empresa y un 16,1% a mediana empresa.

Cabe preguntarse, si la reforma legal puede crear una oportunidad para las pymes organizadas mediante una entidad societaria o similar.

Antes de responder lo anterior, se debe entender qué son las políticas de gobierno corporativo. Estas tienen su origen a inicios de la década de 1990 en países como Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, cuando los estados, corporaciones e inversionistas, notan la necesidad en las empresas cotizadas, de informar a los accionistas minoritarios sobre cómo operan y se toman las decisiones de inversión. Necesidad que se acentúo con las crisis financieras mundiales de los años siguientes.

Las políticas de gobierno corporativo son los mejores principios, normas y prácticas para la dirección, operación y control de las empresas y van dirigidas a aumentar su eficiencia, transparencia y permanencia en el tiempo.

No son monolíticas y por el contrario, deben ser flexibles, evolutivas y dinámicas. Una buena política debe poder ser transformada en una mejor y así sucesivamente.

Su finalidad es ordenadora, pues ayudan a que se utilice el capital eficientemente, regulan el funcionamiento de los órganos internos, responsabilizan a la empresa sobre su participación en el mercado, aseguran el trato equitativo a los socios, regulan las remuneraciones de los directores y los conflictos de interés, fortalecen la confianza de los inversionistas y facilitan la atracción de capitales y financiamientos.

Adicionalmente, han procurado lograr una mayor ética y transparencia empresarial, así como concientizar sobre su impacto en los intereses sociales, comunitarios y ambientales.

Específicamente, se han enfocado en los siguientes aspectos:

? Fortalecer el derecho de información de los accionistas sobre la operación de la compañía, las transacciones ordinarias y extraordinarias, los grupos de control, la participación activa en las asambleas sobre agenda, voto, elección de miembros, modificación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA