Sentencia Nº 002650 de Sala Primera de la Corte, 19-11-2020

Emisor:Sala Primera de la Corte (Corte Suprema de Costa Rica)
Número de sentencia:002650
Revisión del Documento

*110000340183CI*

Exp. 11-000034-0183-CI

Res. 002650-A-S1-2020

SALA PRIMERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las nueve horas seis minutos del diecinueve de noviembre de dos mil veinte .

Pronunciamiento sobre el recurso de revocatoria interpuesto por la parte actora, el señor Francisco Picado Brenes, en contra de la resolución dictada por esta Sala a las 9:03 horas del 13 de agosto de 2020 (documento ingresado al Escritorio Virtual en fecha 03/08/20 a las 11:36:00 horas). Víctor Hugo Fernández Mora y Enrique Cruz Conejo intervienen como personas abogadas en el proceso.

CONSIDERANDO

I.- Sobre la admisibilidad del recurso de revocatoria. De conformidad con el cardinal 66.1 del Código Procesal Civil - ley n.° 9342-, el recurso de revocatoria procede contra los autos y debe interponerse ante el tribunal que lo dictó, dentro del tercer día, si el auto es escrito. Adicionalmente, la Sección II del Capítulo IV, Título II del Código Procesal Civil, denominada MEDIOS DE IMPUGNACIÓN establece como disposiciones generales -aplicables para la totalidad de los recursos regulados en ese cuerpo normativo- los siguientes filtros de admisibilidad: i) la regla de taxatividad de los medios de impugnación (v.g. Art. 65.1), ii) la delimitación de la legitimación para impugnar (v.g. Art. 65.2) y; iii) la obligatoriedad de motivar la impugnación (v.g. Art. 65.5). Los anteriores requerimientos han sido cumplidos por la parte recurrente. En primer lugar, la inadmisibilidad decretada por esta Sala en relación al recurso de casación presentado contra la sentencia n.° 2018-301 (de las 15:11 horas del 7 de agosto de 2018 emitida por el antiguo Juzgado Cuarto Civil del Primer Circuito Judicial de San José) concede legitimación al accionante para impugnar esa decisión. En segundo lugar, la resolución recurrida corresponde a un auto por lo que el recurso de revocatoria es procedente de conformidad con el cardinal 66.1 Ibídem. En tercer lugar, el recurso se presentó dentro del plazo enunciado anteriormente por las siguientes razones: i) La comunicación del auto fue trasmitida por última vez al común de las partes -de conformidad con el ordinal 38 de la Ley de Notificaciones Judiciales- el día 26 de agosto de 2020 (Escritorio Virtual, acta de notificación documento ingresado el 28/08/2020 a las 10:26:00 horas) y correspondió al día 27 de agosto de 2020 a la fecha de la notificación; ii) El plazo recursivo venció el 1 de setiembre de 2020 y; iii) El recurso de revocatoria fue presentado en esa fecha ante la Sala Primera (Escritorio Virtual, documento ingresado el 01/09/2020 a las 15:23:00 horas).

II.- Sobre los agravios en el recurso de revocatoria: Explicó el gestionante que debe notarse que la sentencia de primera instancia fue aclarada y adicionada por medio de la resolución de las 9:50 horas del 18 de diciembre de 2018 emitida por el Tribunal Primero Colegiado de Primera Instancia Civil del Primer Circuito Judicial de San José aplicando el articulado de la ley 9342 y que el recurso de casación fue emplazado a las partes por ese Tribunal aplicando también la ley 9342. Argumentó que según la ley 7130 y la 9342 los procesos tendrán dos instancias debiendo tomar en cuenta los jueces que la finalidad de las normas procesales en la aplicación de las normas de fondo que son y por ellos son de carácter instrumental. Dice que si bien las normas procesales son de orden público se exceptúan de estas reglas las normas que, aunque procesales, sean de carácter facultativo, por referirse a intereses privados. Estimó que según el artículo 2.4 las partes pueden disponer de sus derechos procesales y sostuvo que la resolución que se apela fue ADICIONADA, ACLARADA y EMPLAZADA a las partes bajo las reglas del nuevo Código Adjetivo, lo cual produce que dicho fallo fue impugnado bajo las reglas de dicho texto legal, pues adquirió las características de Cosa Juzgada en fecha posterior a la entrada en vigencia de la Ley 9342. Indicó que la contraparte no alegó formalismos al respecto en el transcurso del emplazamiento y que al interponer la casación renunció a acceder a la apelación.

III.- Esta Sala resolvió lo siguiente en el auto recurrido: 1. El Código Procesal Civil -ley n.° 9342- dispone que el recurso de casación se interpondrá contra las sentencias dictadas en procesos ordinarios de mayor cuantía como el presente (v.g. Art. 69.1), no obstante, la aplicación de las normas procesales de la Sección II del Capítulo IV, Título II del Código Procesal Civil, denominada MEDIOS DE IMPUGNACIÓN fue perfilada por normas especiales que determinaron los casos en los que resulta aplicable ese nuevo régimen recursivo. Por consiguiente, la propia ley n.° 9342 dispone en el Transitorio II que contra las resoluciones que estuvieran dictadas al entrar en vigor el Código -el día 8 de octubre de 2018-, cabrán los recursos autorizados por las disposiciones procesales vigentes al momento en que se dictaron. 2. En lo que respecta al recurso de casación que aquí se conoce, este impugna una resolución cuya emisión es previa a la fecha mencionada; dictada el día 7 de agosto de 2018 y, por consiguiente, el régimen recursivo corresponde al que regula el Código Procesal Civil ley n.° 7130, tal y como fue previsto en el transitorio. En otras palabras, la sentencia recurrida contaba con recurso de apelación por disposición del ordinal 559 de la ley n.° 7130. Asimismo, resulta importante ahondar en que el Código Procesal Civil -ley n.° 7130- establecía en el numeral 592 la posibilidad de plantear un recurso de casación de manera directa. Indica ese precepto legal que Procederá el recuso de casación contra la sentencia de primera instancia dictada en proceso ordinario o abreviado, cuya cuantía sea inestimable o exceda de la fijada por la Corte Plena, cuando las partes manifiesten expresamente que renuncian al recurso de apelación, dentro del plazo para ejercitar este último…” (el resaltado no es original). Mas el recurrente no ha expresado que es ese el caso por el cual presentó el recurso de casación. A partir de esas premisas, esta Sala está en el deber de rechazar de plano el recurso con base en el ordinal 597 de la ley n.° 7130.

IV.- Encuentra esta Sala que no pueden acogerse los argumentos plasmados por la parte actora. En primer lugar parece entender el recurrente que el hecho de que el Tribunal de Primera Instancia hubiese emitido un auto para pronunciarse sobre la solicitud de adición y aclaración presentada contra la sentencia de primera instancia (Escritorio Virtual documento del 18/12/2018 de las 9:50:03 horas) cuando ya había entrado en vigencia el Código Procesal Civil n.° 9342; dicha circunstancia cambió el régimen recursivo contra la sentencia. Por el contrario dicha lógica queda invalidada cuando se observa que el propio recurrente no sabe motivar en su recurso cómo sus interpretaciones normativas pueden contrarrestar la propia letra del Transitorio II de la ley n.° 9342. Este acápite fijó el régimen recursivo de las sentencias dictadas antes del 8 de octubre de 2018 (Contra las resoluciones que estuvieran dictadas al entrar en vigencia este Código cabrán los recursos autorizados por las disposiciones procesales vigentes al momento en que se dictaron) y fue con base en dicha regulación que esta Sala denegó el recurso de casación cuando no se ha acudido primero a la segunda instancia recursiva ante el Tribunal de Apelación. La anterior es norma especial que regula el régimen recursivo de los procesos en el medio de la transición de una regulación procesal a otra, y, en efecto, es norma de orden público que no puede ser variada a conveniencia de las partes. Entonces, el hecho de que el Tribunal Colegiado de Primera Instancia emitiera un auto en relación a la adición y aclaración de la sentencia en nada varía el régimen recursivo. Al respecto de este particular -que parece ser el aspecto argumentativo en que más insistió el recurrente- debe partirse del hecho de que la aplicación de la ley n.° 9342 -por parte del Tribunal- para resolver la gestión de adición y aclaración es meramente el resultado de la aplicación del Transitorio I de ese mismo cuerpo normativo y no genera alteración sobre el régimen recursivo porque precisamente la adición y aclaración no tiene carácter de recurso sino que es meramente una solicitud (v.g. Art. 63 del Código Procesal Civil, ley n.° 9342). En otro orden de ideas, también parece entender el recurrente que el Transitorio I de esa ley le permitía adoptar las nuevas normas procesales y adaptarse al nuevo régimen recursivo para obviar una instancia recursiva; no obstante, la disposición de ese primer transitorio estableció expresamente que la nueva legislación se ajustaría a los procesos ya iniciados en cuanto sea posible; de ahí que, existiendo una regulación tan tajante sobre el régimen recursivo en el transitorio siguiente de ese Código (Transitorio II), no resuelta lógico desde el punto de vista jurídico que sea posible variar el régimen recursivo. Al respecto debe recordar el interesado que las normas deben entenderse de manera integral y por ello, sus esfuerzos por fundarse en otros numerales para justificar un derecho de disposición sobre las instancias recursivas en contra de la propia letra del Transitorio II- no pueden ser atendidas. En relación a la temática sobre la garantía a la segunda instancia; no encuentra esta Sala que haya perjuicio causado por este órgano al gestionante de la revocatoria, pues, precisamente esta Sala está resguardando el régimen recursivo que le corresponde, siendo por entera decisión del interesado presentar el recurso de casación (en la manera en que lo hizo) cuando tenía acceso primeramente al recurso de apelación. En otras palabras, la Sala no ha cercenado en ningún momento el acceso a la segunda instancia cuando por el contrario está instruyendo al gestionante en ese sentido. La responsabilidad que pesa sobre la parte con respecto a cómo optó por ejercer sus derechos recursivos no puede ser trasladada a esta Sala si el Transitorio II de la ley n.° 9342 es norma de la cual no puede alegarse ignorancia. Finalmente, se hace ver que el recurrente plantea sus argumentos de manera contradictoria cuando por un lado defiende la aplicación del régimen recursivo de la ley n.° 9342 al caso concreto para que se admite su recurso de casación; y por otro, indica que de conformidad con el artículo 592 de la ley 7130 su persona renunció al recurso ordinario de apelación para interponer el recurso extraordinario de casación ante esta Sala. Entonces para el gestionante deben aplicarse normas de ambos regímenes normativos lo cual no es posible por no encontrar amparo legal. Al respecto, considera esta Sala que el promovente se encuentra invocando el cardinal 592 Ibídem sobre la casación directa porque el auto emitido por esta Sala le hizo ver que su caso no es uno de renuncia al recurso de apelación que prevé ese artículo. Significa que en el escrito del recurso de casación la parte nunca consideró ni se refirió al trámite del cardinal 592 Ibídem, y, por consiguiente, el hecho de que ahora traiga ese argumento a colación como uno novedoso que no planteó en el momento procesal oportuno; no puede ser de recibo por esta Sala (principio de preclusión). Por consiguiente, no queda más que reafirmar que las partes no manifestaron expresamente que renunciaban al recurso de apelación tal y como ese precepto legal lo exige; en aras de que esta Sala entendiera que se trataba de un caso de casación directa. Así fue resuelto en el auto impugnado. Lo cierto del caso es que el recurrente desatendió la disposición del Transitorio II del Código Procesal Civil n.° 9342 y; con el recurso de revocatoria busca de manera tardía solventar su error primero haciendo interpretaciones normativas sobre la ley n.° 9342 y luego cambiando de fundamentación jurídica para solicitar la aplicación del cardinal 592 de la ley n.° 7130. Por las razones expuestas, deberá rechazarse el recurso de revocatoria.

POR TANTO

Se rechaza el recurso de revocatoria. JMONTEALEGRE

Luis Guillermo Rivas Loáiciga

Román Solís Zelaya

Rocío Rojas Morales

William Molinari Vilchez

Damaris Vargas Vásquez

Documento Firmado Digitalmente

-- Código verificador --

*GUGNRCE0ANM61*

GUGNRCE0ANM61

Teléfonos: (506) 2295-3658 o 2295-3659, correo electrónico sala_primera@poder-judicial.go.cr