Sentencia Nº 1238-1U- de Tribunal Primero Civil, 02-10-2020

Fecha de Resolución: 2 de Octubre de 2020
Emisor:Tribunal Primero Civil
*180104051763CJ*
EXPEDIENTE:
18-010405-1763-CJ
PROCESO:
MONITORIO DINERARIO
ACTOR/A:
GMC SERVICIOS DE COSTA RICA S.A.
DEMANDADO/A:
MIREYA CALERO HIDALGO
-N° 1238-1U-
TRIBUNAL PRIMERO DE APELACIÓN CIVIL DE SAN JOSÉ, unipersonal.- A las quince horas cuarenta y cinco minutos (03:45 p.m.) del dos de octubre de dos mil veinte.-
PROCESO MONITORIO DINERARIO , establecido ante el Juzgado Primero de Cobro del Primer Circuito Judicial de San José, expediente número 18-010405-1763-CJ, por GMG SERVICIOS COSTA RICA SOCIEDAD ANÓNIMA, representada por sus apoderadas generales judiciales licenciadas Gabriela Alvarado Angeline y Fiorella Sánchez Chavarría, contra MIREYA CALERO HIDALGO .
Resuelve el juez Quesada Vargas de forma unipersonal, por tratarse de un proceso monitorio de menor cuantía, según lo dispuesto en el artículo 95 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.
CONSIDERANDO
I.- Resolución apelada. En resolución de las 10:09 horas del 14 de marzo del 2019, el Juzgado Primero Especializado de Cobro Judicial de San José, sin hacer prevención previa, dispuso rechazo parcial del presente proceso en cuanto al pagaré F1661096 por no haber sido adjuntado a la demanda monitoria.
II.- Recurso de apelación. De ello la parte actora formuló recurso de apelación en escrito presentado por medios tecnológicos el 25 de marzo del 2019. En esta oportunidad, expuso: “…En fecha 28 de diciembre del a ño 2018, se interpone la demanda contra la señora CALERO HIDALGO, y debido por un error material no se adjunta el pagare numero F16610966, que se menciona en dicho escrito inicial, para lo cual su autoridad rechaza dicho cobro, no dándonos audiencia de 5 días, según indica el artículo 35,4 del Código Procesal Civil, con el fin de subsanar el error de aportar dicho pagare que se omiti ó por consecuencia de una falla en el sistema, se adjunta documento base, y se solicita que se tome cuenta nuestro caso. Con base en lo anterior, se pide a su autoridad que se acoja el presente recurso y se eleve al superior correspondiente, a fin de que nos confiera audiencia para subsanar el error de este proceso y se contnué con el tramite de la presente demanda...” (sic).
III.- Sobre el fondo de la apelación. Al analizar lo resuelto en el auto impugnado y el motivo de disconformidad de la apelaci ón, procede revocar lo resuelto. Es importante observar el tratamiento procesal que el Código Procesal Civil vigente confiere a la omisión o defectos en el aporte de la documentación en una demanda cobratoria. Esta legislación (ley 9342) se encuentra estructurada en dos grandes libros. El primero reúne las normas aplicables a todos los procesos y el segundo las reglas especiales atinentes a cada tipología procesal. Es por ello que el régimen general aplicable a todas las demandas, incluido el proceso monitorio, se deduzca de la norma general 35 con sus subdivisiones. El numeral 35.1.6, establece en concreto el deber de ofrecimiento y aporte si esto ú ltimo fuere posible, de la prueba en que se sustente la demanda. Aunado a ello, en lo que especialmente deba considerarse a una demanda monitoria dineraria, se observan los artículos 111.1 y 111.2 de la propia ley numerada 9342. En cuanto a estas normas especiales se refiere, se observa de la primera de ellas, tal y como lo indicó el Juzgado a quo, la necesidad de adjuntar a la demanda monitoria dineraria un documento en el que conste una deuda líquida y exigible, debidamente firmado por el deudor. No obstante, si se tratare de un título ejecutivo calificado así por ley especial, con el que baste una certificación pública de crédito insoluto sin la firma del deudor, también estaríamos en presencia de un t ítulo con aptitud monitoria. Ahora bien, la normativa especial para demandas monitorias dinerarias no regula de forma expresa si la omisión o defectos formales en el aporte de los documentos necesarios para su curso o bien, discordancia entre la prueba adjuntada y lo consignado en el escrito inicial; amerita un rechazo procesal de plano de la demanda o una prevención judicial para su subsanación . La misma laguna jurídica se desprendía de la Ley de Cobro Judicial para demandas de este tipo. Es por la ineludible premisa resaltada por esta Cámara, que sin lugar a dudas, hay un vacío normativo que debe ser resuelto por los tribunales de justicia con base en los criterios que la misma normativa procesal dispone para ello.
IV.- La jueza de primera instancia decidió que esa laguna de la regulación, era merecedora de un rechazo parcial del cobro en cuanto al título base omitido, lo cual es una opción respetable, pero no ajustada a los criterios de integración normativa que establece la legislación procesal para...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba