Sentencia Nº 2019-00013 de Sala Tercera de la Corte, 18-01-2019

Fecha de Resolución:18 de Enero de 2019
Emisor:Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia
 
CONTENIDO

*160001850706PE*

Exp: 16-000185-0706-PE
Res: 2019-00013
SALA TERCERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las diez horas cinco minutos del dieciocho de enero del dos mil diecinueve.
             Visto el Recurso de Casación interpuesto en la presente causa seguida contra Martín Segura Quesada, por el delito de Homicidio Culposo , cometido en perjuicio de [Nombre 001], y;
Considerando:
             I. Mediante escrito visible de folios 19 a 47, el Licenciado Armando Fuentes Quesada, en su calidad de defensor particular del imputado Martín Segura Fuentes, interpuso recurso de casación contra la sentencia Nº 2018-0581, dictada por el Tribunal de Apelación de Sentencia Penal del Tercer Circuito Judicial de Alajuela (San Ramón), a las 16:23 horas, del 13 de julio de 2018, en la cual se declararon con lugar los recursos de apelación interpuestos por el Ministerio Público  y la parte querellante y, anuló en su totalidad la sentencia 271-2018, de las 14:33 horas, del 22 de marzo de 2018, del Tribunal Penal del Segundo Circuito Judicial de Alajuela, Ciudad Quesada, ordenando a su vez el reenvío del asunto.
             II. En el primer motivo de casación, el recurrente reclama errónea aplicación de un precepto procesal, puntualmente el artículo 184 del Código Procesal Penal, con fundamento en lo dispuesto por el numeral 468 inciso b) de ese mismo cuerpo legal, por vicios en la valoración intelectiva, conforme a las reglas de la sana crítica racional.  Aduce que el Tribunal de Apelación se equivocó en sus argumentos para anular el fallo de juicio, porque afirmó que los juzgadores omitieron analizar todos los elementos probatorios que tenía al alcance, cuando en realidad es posible inferir del texto de la sentencia que sí se verificó un estudio exhaustivo, tanto la declaración del imputado, como el croquis del accidente, las fotografías, entre otros. En el mismo sentido, el impugnante asegura que la resolución de alzada hizo un análisis e interpretación incorrecto de las pruebas, tergiversando la declaración del imputado, para concluir que el mismo no cumplió con el deber de de cuidado de hacer un alto total de su vehículo y antes de cruzar la calle asegurarse que no viniera vehículo alguno; a juicio de quien recurre, por el contrario, los elementos probatorios fueron abundantes y contundentes en acreditar que el imputado sí cumplió con dicha diligencia al conducir. El impugnante asegura que los jueces de apelación no justificaron ni fundamentaron apropiadamente la valoración que se hizo de la deposición del acusado. Señala como agravio que el fallo contiene una interpretación incorrecta de la prueba testimonial del imputado y con ello, arribó a una conclusión completamente opuesta a lo que debió resolver, conforme a la sana crítica. Solicita se declare ineficaz la resolución impugnada y se mantenga la sentencia absolutoria. En el segundo motivo el defensor alega inobservancia del artículo 142 del Código Procesal Penal, por falta de fundamentación en la resolución impugnada. El recurrente asegura que el Tribunal de Apelación omitió considerar que en la especie no se contaba con una prueba pericial para determinar la verdad real de los hechos, sobre el estado de la motocicleta al momento del accidente, e inclusive si el propio ofendido se encontraba o no bajo los efectos de sustancias alcohólicas o enervantes, todo lo cual se debió al incumplimiento de deberes de la fiscal a cargo del asunto. Aunado a ello, el defensor asevera que el fallo impugnado utilizó como fundamento eventos que nunca se tuvieron por acreditados en debate, que no derivan de la prueba evacuada, y más bien sus argumentos demuestran un total desconocimiento del contenido de la prueba testimonial, documental y pericial, resolviendo en contra de todas esas probanzas. Inclusive, se discute que los juzgadores incurrieron en contradicciones y no fundamentan adecuadamente el examen que se hizo de la dinámica en que pudieron acontecer los hechos, y si realmente el ofendido circulaba con derecho de vía, así como si transitaba a alta velocidad o no, como factores determinantes en la ocurrencia del hecho, careciendo en la especie de una pericia que permitiera dilucidar todas esas interrogantes. Solicita se declare ineficaz la resolución de alzada y se mantenga firme la absolutoria dictada en juicio a favor de su representado.
             III. El recurso de casación es inadmisible. El artículo 467 del Código Procesal Penal estipula: “El  recurso de casación procederá contra las resoluciones dictadas por los tribunales de apelación de sentencia, que confirmen total o parcialmente, o bien resuelvan en definitiva, la sentencia dictada por el tribunal de juicio”. Con base en dicha disposición legal, aquellas resoluciones de los jueces de apelación que dispongan el reenvío de las actuaciones para una nueva sustanciación a través del juicio oral y público, no son impugnables mediante el recurso de casación, en tanto no resuelvan en definitiva ningún extremo del asunto. En ese sentido, esta Sala en otras oportunidades ha precisado el tema de la impugnabilidad objetiva en sede de casación de la siguiente manera: “Si bien esta Sala ha admitido – en casos muy excepcionales – la admisibilidad de impugnaciones formuladas contra fallos de apelación en los que se dispone el reenvío total de la causa, tal situación se ha circunscrito a situaciones en que lo resuelto, implica que se impone una situación determinada, que produce gravamen a alguna de las partes. Ello ocurre, cuando “…esta sede es la única que le permite impugnar una resolución que decide de forma definitiva la manera de llevar adelante el proceso…” (Sala Tercera, número 42-2013, de 1º de febrero de 2013). “Tal situación sucede, por ejemplo, cuando se anula el contradictorio y se impone el reenvío del asunto a fin de que se posibilite la tramitación de la causa mediante procedimiento abreviado. Sin embargo, no es esta la hipótesis que se presenta en la especie, pues lo dispuesto por el ad quem, es el reenvío para que el órgano de instancia sustancie nuevamente el asunto (cfr. f. 730 vto.)” . No se impuso alguna modalidad a seguir en la tramitación del juicio de reenvío. Tampoco se consolidó alguna situación  jurídica para las partes, o se sugirió una visión particular en relación con la prueba o los hechos. De manera que debe concluirse que nos hallamos ante un caso de falta de impugnabilidad objetiva, en los términos fijados en el numeral 467 del Código Procesal Penal”. (El destacado no corresponde al original). (Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, resolución número 2016-0070, de las 10:05 horas, del 29 de enero de 2016. Integran: Chinchilla, Ramírez, Arroyo, Arias, Desanti). Siguiendo estos lineamientos, es posible apreciar que el fallo que se impugna no confirmó ningún extremo de la sentencia dictada por el Tribunal de Juicio, ni tampoco consolidó de ninguna forma la situación jurídica en discusión. En este sentido, se señaló en el “Por Tanto” de la resolución: “Se declaran con lugar los recursos de apelación del Ministerio Público y el representante de la parte querellante. En consecuencia, se anula en su totalidad la sentencia impugnada, así como el debate que le dio origen. Se ordena el reenvío para que con una nueva integración, se resuelve lo que corresponda”. (Folio 18 vuelto). Tal y como lo explica el propio recurrente, el fallo de alzada enuncia la existencia de errores no sólo de fundamentación, sino además de valoración probatoria en la sentencia de juicio, que tornaban ineficaz lo allí resuelto, yerros que a criterio de los juzgadores solamente era posible enmendarlos a través de un nuevo contradictorio, con participación de todas las partes intervinientes. De lo dicho, se colige que la discusión de la responsabilidad penal del acusado y la valoración probatoria no se ha resuelto de forma definitiva, y los argumentos que ahora plantea el impugnante será posible discutirlos mediante el reenvío ordenado.  En conclusión, la decisión emitida por el Tribunal de Apelación de Sentencia Penal no es impugnable en esta Sede, por cuanto no resolvió en definitiva ningún extremo de la causa. Por consiguiente, se declara inadmisible el recurso de casación planteado por el licenciado Armando Fuentes Quesada.
Por tanto:
             Se declara inadmisible el recurso de casación interpuesto por el Licenciado Armando Fuentes Quesada, en su condición de defensor particular del imputado M.S.Q. Notifíquese.


Patricia Solano C.



Jorge Enrique Desanti H.                                                         Sandra Eugenia Zúñiga M.

Mag. Suplente.                                                                                           Mag. Suplente.



Jaime Robleto G.                                                                                    Rafael Segura B.

Mag. Suplente.                                                                                           Mag. Suplente.


iwoching.

*160001850706PE*